¿El punto de inflexión?

ALAIN DE BENOIST

por Alain de Benoist* – Los siglos nunca adquieren inmediatamente un carácter que pueda recompensarlos con un lugar adecuado en la historia. Así, el siglo XX realmente no comenzó hasta 1914. ¿Será el siglo XXI etiquetado como “el siglo 2015”? Sin desear predecir el futuro, que permanece por definición imprevisible, podemos tratar de mirar los eventos de hoy, que a su vez pueden ayudarnos a esbozar el marco general del futuro. Una cosa sigue siendo cierta sin embargo: nunca el mundo ha sido tan incierto, nunca hemos sido testigos de tales trastornos en todos los ámbitos. En cada dominio las cartas están siendo barajadas y vueltas a barajar. Con los viejos temas desapareciendo, otros nuevos siguen apareciendo en el horizonte. ¿Cuáles son estas principales fuerzas motrices?

La escena de fondo es bastante bien conocida por todos. Entre los principales problemas emergentes en las próximas décadas, cuatro, al menos, resultarán ser cruciales: el inevitable agotamiento de los recursos naturales; el futuro de las migraciones internacionales y de las relaciones interétnicas; el surgimiento de nuevos tipos de guerra (la guerra por el petróleo y la guerra por el agua, la guerra espacial y la guerra cibernética); incluyendo la fusión prevista de la electrónica y los seres vivos. ¿Qué pasa con el resto de las cosas?

¿Será el siglo XXI un siglo euroasiático? Los Estados Unidos tienen un miedo obsesivo a ver una firme alianza entre China y Rusia como preludio a la constitución de un gran bloque continental. Después de haber puesto en marcha una serie de guerras de agresión geopolíticas, harán todo lo posible para cercar a China y Rusia, para imponer el Acuerdo Trans-Atlántico de “Libre Comercio” diseñado principalmente para separar a Europa de Rusia, para manipular artificialmente el precio del petróleo, y lo harán con su brutalidad habitual basándose en el principio: “Si no eres nuestro vasallo, estás contra nosotros.” Los acontecimientos en Ucrania, un país que es el verdadero pivote geoestratégico de Eurasia, ya han ayudado a reactivar la Guerra Fría – que, en primer lugar, en realidad nunca había llegado a su fin. La “revolución” de la Plaza Maidan ha sido desde el principio más anti-rusa que pro-europea, pero fueron los estadounidenses quienes finalmente sacaron beneficio de ella. Estados Unidos está preparado para cualquier cosa, absolutamente cualquier cosa con el fin de mantener su estatus de “nación indispensable”.

“Des-norteamericanización del mundo”

Rusia, por su parte, está tratando de poner en marcha un nuevo eje geopolítico con Pekín y Teherán, un factor de equilibrio de poder multipolar frente a los esfuerzos atlantistas. Los chinos, después de una larga dilación, ya no esconden su deseo de “des-norteamericanizar el mundo”. Sin embargo, el futuro de Rusia, una gran potencia aunque todavía frágil, de una manera similar a la de China, con sus propias contradicciones internas, sigue siendo incierto. Los países de Europa del Este aún se muestran reticentes en cuanto a cuál es el camino a seguir, tanto más cuanto que Alemania está tratando de reemplazar a la antigua URSS como factor unificador en Europa Oriental y Central.

Estamos siendo testigos de una reestructuración de las formas de la dominación mundial. Los Estados Unidos, con sus mercados financieros, sus fuerzas armadas, su lenguaje y sus industrias culturales sigue siendo la primera potencia mundial. Su impacto económico, sin embargo, está disminuyendo poco a poco (su parte de la producción industrial mundial ha caído del 45% en 1945, al 17,5% en la actualidad), con el dólar representando hoy en día sólo un tercio del comercio mundial, en comparación con más de la mitad del año 2000. El proceso de “desdolarización” ya ha comenzado, y simultáneamente, en el comercio de petróleo y gas y en el frente monetario. Rusia y China, emuladas por otros países del Tercer Mundo, están utilizando cada vez más sus monedas nacionales en el comercio y en la inversión. El proyecto de comercio en energía y materias primas, sin recurrir al dólar, está empezando a tomar forma. Mientras tanto, la compra de oro está cobrando impulso. El advenimiento de una nueva moneda de reserva internacional, diseñada para reemplazar al dólar, parece inevitable.

La deuda total de los Estados Unidos ha alcanzado la asombrosa cifra de 60 billones de dólares (el 400% del PIB. Es decir, deuda pública, deuda privada, deuda corporativa y deuda de los hogares), que, para toda intención y propósito, ya no es reembolsable. Otras naciones, atrapadas en el caldero de la deuda, también corren riesgo de impago. Como figura principal de una compañía en crecimiento, aunque sin crecimiento a la vista, Europa, que ya está al borde de la recesión, ahora parece estar al borde del colapso. La crisis de 2008 fue sólo un ensayo general. Una burbuja de bonos del estado de todos los países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) sigue hinchándose. Hay hoy más de 100 billones de dólares en bonos y más de 555 billones de dólares en derivados. ¿Qué pasará cuando esta “burbuja de bonos” estalle?

Autodestrucción del capitalismo

El fondo del asunto es que el capitalismo se ha vuelto incapaz de seguir el “desarrollo de su lógica dentro del marco formado irónicamente por la lógica de su propio desarrollo” (Francis Cousin). Para compensar la disminución de su nivel de rendimiento, el capitalismo debe aumentar constantemente el volumen de sus ganancias, es decir, debe ampliar constantemente el alcance de sus oportunidades de comercio. Con el fin de asegurar, sin embargo, el libre flujo de bienes y mercancías, debe elevar su nivel de productividad, lo que a su vez significa la reducción de la participación del trabajo, que ha sido domesticado a través del sistema de trabajo asalariado. De ahí la proliferación de “población superflua” – es decir, los desempleados. ¿Cómo vender cada vez más y más a los clientes que están siendo obligados a ganar menos y menos con sus salarios? Por el contrario, ¿cómo hacer frente a los costes cero marginales de bienes y servicios digitales? El capitalismo se enfrenta ahora al problema fundamental de la devaluación del valor del capital. El vuelo del sistema de préstamo y de la obsolescencia programada, seguido de la carrera de la especulación financiera y “derivados”, tiene sus límites. El modelo del consumismo a través del crédito está llegando a su fin. Habiendo destruido todo, el capitalismo, como un escorpión, está obligado a destruirse a sí mismo.

La saturación del mercado, la explosión de la deuda, la tendencia descendente de la tasa de ganancia, la decadencia de Europa, el aumento generalizado de la falsa conciencia, la activación de un sub-caótico proceso de des-civilización – el mundo parece haber entrado en una etapa implosiva y terminal. ¿Podemos salir de ella de otra forma que no sea por la guerra?

Ya no es descabellado pensar que la guerra se acerca y que será una nueva guerra mundial. No será un “choque de civilizaciones” (para que esto suceda se necesitan algunas civilizaciones), ni una guerra entre el “Islam” y “Occidente”. Una vez más, será una guerra entre el Este y el Oeste. Una “batalla final” entre los poderes de la Tierra y los poderes del Mar, entre las potencias continentales y las potencias talasocráticas, entre el sistema del dinero y el principio de realidad. La OTAN, que se ha convertido en una alianza militar ofensiva al servicio de las guerras estadounidenses, sigue siendo la coalición más amenazante para la paz mundial. Una señal ha sido cuando Vladimir Putin fue etiquetado por los estadounidenses como el enemigo principal. El 4 de diciembre de 2014, la Cámara de Representantes aprobó una resolución que vale por una declaración de guerra contra Rusia. La alternativa es la guerra.

(Traducido del francés por Tom Sunic).

(Traducción de Página Transversal)

* Alain de Benoist es filósofo. Su nuevo libro es Le Traité transatlantique et autres menaces (2015). Este editorial apareció primero en la publicación trimestral Eléments (enero-marzo de 2015) con el título “Le Tournant?”.

Extraído de La Cuarta Teoría Política en español

One Trackback to “¿El punto de inflexión?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: