A la sombra del minarete en llamas

ALAIN SORAL

por Alain Soral¡La cuestión de la relación Francia / Islam por fin tratada correctamente!

El posicionamiento político de Marine Le Pen es ideal para el FN.

La crítica del mundialismo, es la defensa de Francia.

La crítica del Islam radical, es la defensa de Francia.

Los franceses están exasperados por la violencia económica mundialista.

Ellos están exasperados por la arabización de Francia…

Marine da pues la impresión de querer salvar Francia, pero como Milosevic, que quería salvar la gran Serbia (en lugar de la Federación Yugoslava) ¿No se arriesga más, de hecho, a precipitarla hacia la guerra civil?

Y la guerra civil, ¿no es eso lo que significa el imperio mundialista, que prospera en todas partes, en Yugoslavia, en Líbano, en Irak … sobre las ruinas de las naciones?

El Imperio, que está en Wall Street, y que sabe que empujar al pauperizado empleado francés contra el árabe le costará más barato que aumentar su salario, devolverle un puesto de trabajo dejando de desindustrializar su país.

Que sabe que designar al árabe (vestido de musulmán) como responsable de su sufrimiento le evitará pasar por caja … y terminar en la cazuela.

Y es, necesariamente, muy eficaz electoralmente, ya que allí donde hay más franceses que están sufriendo por la crisis económica, es allí donde hay, también, más musulmanes disfrazados de árabes …

Escoria también, ascendida a la ideología liberal de la pasta, las chicas y las joyas, como Doc Gyneco y su pequeño amigo Sarkozy júnior (alias Mosey) [1], y de los que, extrañamente, no hablamos más, ellos no son musulmanes. Sin embargo, ¿no son los musulmanes los que roban, los que insultan a la policía y los que están marcados!

Asimilar, sí… pero ¿qué?

Retornando a la asimilación, me parece bien hacerlo, ¿pero la asimilación a qué? ¿A la Francia de Sarkozy el estadounidense, que salió a correr con la camiseta de la policía de Nueva York y las Ray Ban?

¿Qué legitimidad tiene este falso francés para pedirles a los musulmanes asimilarse, cuando él y todas nuestras élites políticas, culturales, asimilan a marchas forzadas a Francia al comunitarismo anglosajón?

¿Cómo se atreve a exigir que se acabe con el comunitarismo, cuando va cada año a recibir sus órdenes en la cena del CRIF [2]? ¿Este CRIF que después de habernos inculcado que el problema en Francia es el Islam, acaba de pronunciarse por los minaretes, el comunitarismo y la guerra civil?

En serio, ¿cómo asimilarse a la cultura francesa en los suburbios, entre las torres de viviendas de alquiler moderado de la Ciudad Yuri Gagarin [3], la mediateca Robert Schuman (miembro del primer gobierno de Petain) y la comida rápida de McDonald?

En última instancia, yo también estoy a favor de que las musulmanas se quiten el velo en el espacio público… a condición de que los judíos se quiten la kipá. Porque en el centro de la ciudad no vemos velos sino kipás, y ellas reaparecieron mucho antes que los velos…

Incluso si le concedo que estos jóvenes barbudos de tres días, estas jóvenes chicas con velo para impresionar y flirtear, son molestos, más exasperantes todavía son las manipulaciones de otros, esa estupidez de todos, musulmanes y galos, entrando de cabeza en la trampa de una repentina escalada identitaria.

Si no hubiera habido una inmigración masiva...

Pero la ira no debe hacernos olvidar que la arabización de Francia es principalmente el resultado de la inmigración, de esta inmigración a marchas forzadas contra la voluntad de los pueblos – de todas los pueblos, franceses como magrebíes – querida por el mundialismo.

Hasta el punto de hacernos olvidar por otra parte que Islam no necesariamente quiere decir árabe…

Así que en vez de ir al enfrentamiento, jugando al juego del “Choque de civilizaciones”, que es el juego del Imperio, ¿no deberíamos más bien nosotros, los nacionalistas, por genuino patriotismo, dar voz a los musulmanes franceses, a aquellos a los que jamás se ve en los medios de comunicación que invitan cada vez más complacientemente a Marine para hacer el trabajo sucio – porque este trabajo sucio, querido por toda la clase política, de la izquierdista Caroline Fourest al derechista Alain Finkielkraut, el trabajo sucio del “ratonneur” [4], todavía hará falta que sea la derecha nacional la que lo haga. ¡La burguesía cosmopolita, ella, quiere mantener las manos limpias!

Así que en lugar de volver a caer en la trampa de la “extrema derecha”, ¿por qué no dar la palabra a esta nueva generación de franceses musulmanes patriotas, que son mucho más numerosos que las mujeres con burka?

Exigir que dejen finalmente de hablar por ellos, para defenderlos tan mal, Mélenchon el “laïcard” [5], que aún cree que son los papeles los que dan la pertenencia a la nación (los judíos alemanes también, Sr. Mélenchon, tenían papeles en el 33 y ¡bien que le dijeron a Hitler, el austríaco, que eran más alemanes que él! Sobre el papel tenían razón, pero no fue suficiente). ¡Que se calle también Vincent Peillon el “shoatique” [6], que mira visiblemente más hacia Yad Vashem que hacia la franja de Gaza. Los musulmanes franceses, que no se preocupan por la Shoah, señor Peillon, no son los que votaron plenos poderes a Pétain, esa es la alcoba [7] del Frente Popular! En cuanto a Julien Dray el antirracista, para él, después de 25 años de molestias y estafas, ¡la suerte está echada! E incluso el gentil Ramadán, él mismo catedrático suizo, que permita también hablar al francés musulmán, para que finalmente pueda decir a su compañero de fatigas galo:

Que el Islam no es una religión árabe, sino universal.

Que sus valores también son valores de resistencia al mundialismo que nos destruye a todos.

Y que si son de confesión musulmana, como patriotas franceses, también están resueltamente en contra de la inmigración, el mundialismo y la arabización del país.

Que están incluso, contrariamente al internacionalista Cohn-Bendit, al cosmopolita BHL [8], y a Besancenot el “mestizador”, por la independencia de Francia y el afrancesamiento del Islam. Y nada en los cinco pilares del Islam, nada en su teología lo prohíbe, al contrario.

Los que querrían incitarnos a una guerra civil…

Porque si Muhammad es el profeta árabe de Dios, como Jesús era judío, Allah, Él, es el Dios de todos los hombres, y los valores morales son universales, a diferencia de los de Philippe Val…

Así que no hay ninguna necesidad de que los musulmanes franceses se nos presenten en babuchas, con cúpula y minarete. ¿Al chino que se convierte al catolicismo se le somete a cirugía ocular? ¿Renuncia, para construir iglesias y mezquitas, al techo de pagoda de su terruño? No. Haría falta viajar un poco. He aquí lo que los musulmanes franceses, teniendo por fin acceso a la palabra, y no más los franc-masones, deben decirles ahora a los ciudadanos franceses de cepa: una mezquita no está en Francia para ser un monumento de importación oriental.

Que la fe genuina no puede ser reducida a sus signos temporales y contingentes y que ellos también están pues, contra los minaretes innecesarios y otros signos étnicos en el espacio público.

Que, en resumen, ellos también están contra la colonización.

Por decirlo rápidamente, alto y claro al pueblo enojado de Francia, para no convertirse, mañana, en los chivos expiatorios de la crisis impulsada por Wall Street, hábilmente relevado en Francia por el CRIF, ¡y del cual Marine, de no pensar más en ello y reflexionar, puede convertirse en profeta!

Porque en la práctica, aunque haya una ley u ordenanza anti-burka, ¿cómo descubrimos a las mujeres en el espacio público?

¿Enviamos pequeños novatos educados en Derechos del Hombre, a arrancar a la fuerza los pañuelos en los lugares sin ley poblados de subproletarios muy sensibilizados con el respeto, donde los policías ya no pueden poner un pie incluso llevando una pelota de baloncesto?

Por lo tanto la ley anti-burka es una farsa, el símbolo, una declaración de guerra … Empujar a los musulmanes humillados a radicalizarse. ¿No tuvo éxito esto con el pañuelo en la época de la Segunda Intifada? Entonces volvemos con el burka antes de bombardear Irán (Irán que, dicho sea de paso, es musulmán y persa). Con el tiempo tendrán su guerra civil generalizada nuestros mundialistas, para quien toda nación unida y fuerte es un obstáculo para el futuro gobierno mundial, ¡como en la antigua Yugoslavia, en Irak, en Líbano, en Palestina! Milosevic también, en lugar de salvar la Federación Yugoslava, quiso salvar la gran Serbia, y los serbios tuvieron la pequeña Serbia, con la partición de Kosovo. Recuerde ¡también allí BHL, Kouchner y Glucksmann el checheno, estaban todos por los minaretes!

Es en esto en lo que deberían pensar los franceses enfurecidos antes de embocar las trompetas de la Reconquista y, en lugar de mirar hacia los identitarios holandeses y daneses, todos agentes del Imperio y sionistas (como para Dantec, el sionismo es un muy buen marcador), deberían mirar más hacia el general Aoun [9], que conoce, él, la guerra civil, sus daños, sus fines y sus causas; el general Aoun que le tiende la mano, genuino patriota, a Nasrallah, de Hezbollah…

¡Insha’Allah!

(31/12/2009)

Notas de la Página Transversal:

[1] http://elpais.com/elpais/2012/11/23/gente/1353700572_484759.html

[2] Consejo representativo de Instituciones Judías de Francia, organización sionista.

[3] Suburbio de París.

[4] “Ratonero”: en el lenguaje político frances, aquel que persigue a personas de origen árabe o de etnia no europea en general.

[5] Término despectivo derivado de “laïque” (“laico”). También usado en el sentido de opuesto a una laicidad intercultural.

[6] Derivado de “Shoah”, en hebreo “catástrofe”, y que hace referencia al llamado “holocausto” judío durante la II GM.

[7] También “cámara”.

[8] Bernard Henry-Lévy.

[9] Michel Naim Aoun (en árabe ميشال عون ), nacido el 19 de febrero de 1935 en Haret Hreik es un político y antiguo comandante libanés. Fue Primer Ministro del Líbano entre el 22 de septiembre de 1988 y el 13 de octubre de 1990. Fue detenido por Siria y enviado al exilio forzado, hasta que retornó al en mayo de 2005, once días después de la retirada de las tropas sirias del Líbano. Conocido popularmente como “General”, Aoun actualmente es miembro del Parlamento del Líbano y lider del partido Movimiento Patriótico Libre, una coalición principalmente cristiana y actualmente aliada de Hezbolá.

Fuente: Égalité et Réconciliation

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: