“Brexit”, nada personal

ALEXANDER DUGINpor Alexander Dugin – En primer lugar, el hecho mismo de la consulta es importante. La Unión Europea se fundó sin consultar la voluntad del europeo corriente. Fue una decisión de las élites europeas con el apoyo de Washington y un club de fanáticos globalistas como George Soros. Nadie le preguntó a la gente, y se decidió sin su voluntad. Existía la Unión Soviética, y así la integración europea estaba dirigida contra nuestro estado y contra el campo de la Europa del Este. Sin embargo, la Unión Soviética se derrumbó más rápidamente de lo que se esperaba, y la Unión Europea tuvo que ser completada en condiciones completamente diferentes a aquellas en las que se fundó.

En la década de 1990, la Europa unida estuvo cerca de sorprender a los estadounidenses. Sin más enemigos en el Este, las élites nacionales francesas y alemanas apuntaban a la creación de un sistema de seguridad independiente, su propio ejército, el Eurocuerpo, con el fin de salir del control de la OTAN, o al menos bajo el control de Estados Unidos. Lógicamente, desde que Moscú disolvió el Pacto de Varsovia era el momento también de disolver la Alianza del Atlántico Norte. Europa fue capaz de convertirse en un actor geopolítico independiente, incluso si no pro-ruso, al menos no claramente pro-estadounidense.

Entonces, el Reino Unido entró en escena como el principal socio de Estados Unidos en el Viejo Mundo. Los estadounidenses fueron una vez una colonia británica, pero en el siglo XX los papeles se cambiaron, y ahora, en términos políticos y estratégicos, Inglaterra se convirtió en vasallo y sátrapa de Washington. Estas son las duras realidades de la geopolítica. El centro del atlantismo se ha desplazado aún más hacia el oeste. Así, Gran Bretaña criticó todas las iniciativas de París y de Berlín destinadas a la creación de una verdadera Europa, una Europa europea, no una norteamericana o atlantista. Y Gran Bretaña cumplió este rol con éxito. No intervino en los asuntos de la Unión Europea, pero siempre que las potencias continentales declararon una posición diferente a la norteamericana, los británicos se apresuraron al rescate de Washington. Su papel vasallo les obligaba a hacerlo.

Este fue el caso durante la guerra de Irak. Los británicos ni siquiera aceptaron el euro, mantuvieron la libra, y parecía que estaban fuera de Europa por sí mismos. Pero tan pronto como los países europeos concibieron algo diferente, algo realmente europeo, Londres se activaba inmediatamente, a menudo del lado de los más extraños “europeos”, en su mayoría de los países del Báltico y del Este que rápidamente cambiaban un amo por otro y comenzaban a rodar contra el antiguo. El programa de ladridos era, por supuesto, decidido en Washington, pero la brumosa Albion contribuyó con un velado juego bastante desagradable, antieuropeo, anglosajón en un “alto” estilo arrogante cada vez más pasado de moda.

Pero ahora los británicos han decidido irse. Brexit. Sin embargo, después de todo, en un principio no preguntaron a la gente cuando se unieron a Europa y, para ser honesto, el inglés pierde poco por estar en la UE. Meras bagatelas. La cuestión, por supuesto, es diferente. ¿Quién más necesita una Europa unida ya? Los partidos euroescépticos de derecha e izquierda están ganando en cada vez más países, por lo que la tendencia principal es claramente el final de la Unión Europea.

Una cosa está clara: el Brexit significa que las mismas fuerzas que crearon la Unión Europea, el mismo viejo club globalista, ahora está disolviéndolo para sus propios fines, decepcionado o en busca ahora de una estrategia diferente. De todos modos, esto conducirá claramente al caos. Dicho caos ha existido en Oriente Medio y en el mundo árabe desde hace mucho tiempo, pero ahora es el turno de Europa. Y todo está preparado para esto. Los británicos de alguna manera simplemente huyen de un barco que se hunde. Pero ellos no están exactamente seguros. La multitud migrante que pasa el mar Mediterráneo y el Canal de la Mancha aún tiene que ser manejada en dos frentes. En el túnel y en el agua. Esto les enseñará una lección.

Si los británicos deciden quedarse, esto significa que los estrategas de Washington todavía temen que Europa puede salirse de control, y que bajo la amenaza de una crisis fatal podrían aceptar la propuesta de alianza con Rusia, por ejemplo. Por otra parte, Moscú ha hecho hincapié en que, en cualquier caso, la oferta de amistad sigue en pie.

La democracia europea ya no es el gobierno del pueblo, sino el dominio de las élites. Por lo tanto, las personas no deciden nada. Una pura sociedad del espectáculo. Cualquier democracia no es más que una tapadera para el poder de la élite. Hoy en día esto se ha vuelto evidente para todos.

Fuente: Katehon.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: