Revoluciones de color y cultura: patriotismo vs. nacionalismo

ANDREW KORYBKOpor Andrew Korybko – Hay mucho de qué hablar cuando se trata de Revoluciones de color y de la cultura, pero no tenemos el tiempo como para hacerlo de forma tan completa, así que sólo me voy a centrar en cómo las Revoluciones de Color manipulan el patriotismo con el fin de crear un nacionalismo destructivo, pero también en cómo el patriotismo genuino se puede utilizar para repeler este falso nacionalismo. Antes de ir más lejos, me gustaría citar a nuestro presidente ruso, quien dijo en abril que “el nacionalismo es el odio a otros pueblos, mientras que el patriotismo es el amor por tu patria.” Si partimos desde esta comprensión, entonces todo lo demás tendrá sentido.

Hoy en día los EE.UU. están practicando lo que llamo Guerra de Quinta generación, o la conversión en armas de cosas que antes se pensaba que eran inconvertibles como armas. Por ejemplo, vemos cómo usan las protestas y a los inmigrantes como armas de guerra, pero también están haciendo lo mismo con la cultura. En el pasado, los EE.UU. se centraban en la promoción de los así llamados valores “occidentales liberal-democráticos”, con el fin de diseñar choques culturales con la mayoría de la población, que cree en los valores tradicionales, y en promover este programa ampliamente. Sin embargo, la tendencia más reciente ha sido la de cultivar un nacionalismo extremo en los estados objetivo, y subirse a la ola de resentimiento anti-sistémico que en los últimos años ha surgido en contra del status quo.

En particular, vemos cómo lograron esto con el mayor éxito posible en Ucrania, durante el brote de terrorismo urbano conocido internacionalmente como “Euromaidán”. Los EE.UU. se pasaron años organizando las llamadas “organizaciones no gubernamentales” para difundir este virus ideológico y convertirlo en un arma, y finalmente se desplegaron en el momento planificado de antemano que creyeron era el más ventajoso para sus objetivos de cambio de régimen. Pero, al mismo tiempo, existe la otra cara de la moneda. En la República de Macedonia, manifestantes pro gubernamentales han utilizado el patriotismo como su bandera de lucha para oponerse al movimiento de cambio de régimen, y en realidad han tenido mucho éxito con esto, a pesar de que la mayoría de los medios de comunicación internacionales no han informado sobre sus victorias.

Lo que puede verse por lo tanto a través de estos dos ejemplos es que el nacionalismo fomentado por los Estados Unidos es una destructiva conversión en arma de la cultura, que se utiliza para derrocar los gobiernos señalados como objetivo, mientras que el patriotismo orgánico es una defensa muy eficaz contra esta arma de guerra de quinta generación. Ambas ideologías pueden tener un aspecto muy similar superficialmente, pero todo el mundo ha de recordar las palabras del presidente Putin sobre cómo “el nacionalismo es el odio a otros pueblos, mientras que el patriotismo es el amor por tu patria”, con el fin de identificar la diferencia clave entre ellos. Sin embargo, debido a sus muchos puntos en común y teniendo en cuenta el contexto político actual en muchos lugares de todo el mundo, especialmente en Europa, estos estilos de pensamiento son muy atractivos para un base de reclutas potencialmente grande.

En la promoción de la conversión de la cultura en un arma y en la mutación del patriotismo defensivo hacia un nacionalismo agresivo, los EE.UU. emplean una amplia variedad de ONGs aliadas dentro del estado objetivo. La tendencia clave ha sido la de crear la ilusión de que estos grupos no son financiados desde el extranjero o no tienen apoyo occidental, por lo que los EE.UU. proporcionan un “capital inicial” para crear lo que técnicamente son “organizaciones nacionales”, a pesar de que sus gerentes son entrenados fuera de su país de origen, y reciben órdenes de organizaciones internacionales que a menudo sirven como fachadas de inteligencia. Parafraseando un lema común, son “nacionales por su forma, internacionales en su contenido”.

Los EE.UU. tratan de influir en todos los tipos de organizaciones que representen cada forma de la cultura de un país, por lo cual se involucran en los ambientes de la sociedad civil, de la política y en otros tipos de grupos. Su objetivo es construir un entramado tan ancho como sea posible para que se pueda activar el conjunto de la red cuando se decide iniciar una revolución de color o poner en marcha una prueba para sondear su viabilidad. El plan es ensamblar tal diversidad de grupos de manifestantes como sean capaces, con el fin de crear una masa crítica que supere rápidamente a las autoridades y desestabilizar el aparato del Estado. Además, mediante la activación de tantos diferentes grupos de protesta, al mismo tiempo, los EE.UU. están promoviendo el “caos creativo” en un entorno operativo, e identificando qué grupos e ideas son las más atractivas de defender para los ciudadanos normales durante una crisis fabricada. Como consecuencia, los EE.UU. pueden saber entonces en qué grupos vale la pena invertir más recursos, inversiones que no se justifican.

La situación estratégica es un poco diferente cuando se trata de las medidas defensivas que los estados pueden promover para salvaguardarse contra esta agresión. Lo más importante que las autoridades pueden hacer es promover una educación patriótica entre los jóvenes y recordar a los ciudadanos la historia única de su país. El punto aquí es inculcar un sentido de orgullo por la tierra natal que podría ayudar a impedir la tentación que un ciudadano podría tener de unirse a uno de los movimientos de cambio de régimen estadounidenses. También es fundamental aumentar la conciencia sobre el modo en el que los EE.UU. tratan de engañar a una población objetivo, e inadvertidamente llevan a cabo sus políticas, como por ejemplo a través del uso de estas organizaciones pantalla que realmente reciben sus órdenes desde el extranjero, aunque la mayor parte de la militancia de base sea ingenuamente inconsciente de ello. Además, se debe recordar a todos los ciudadanos la experiencia de la Segunda Guerra Mundial y cómo el falso “patriotismo” fue utilizado como un disfraz para el nacionalismo agresivo.

A través de una sinergia adecuada de la política estatal, las ONGs patriotas, y los auténticos movimientos de la sociedad civil, es de esperar que la población pueda aprender a resistir los trucos de la revolución de color estadounidense, y no permitir que su patriotismo sea pervertido en un nacionalismo. Si los expertos rusos pueden dominar adecuadamente esta compleja interacción de las tecnologías defensivas, la mayoría de los cuales se están produciendo ya de forma natural en el país, pero todo lo cual puede ser sistematizado y modelado, a continuación Moscú puede convertirse en el líder mundial en la oposición a las revoluciones de color en todo el mundo, formando en estos métodos a los estudiantes, expertos y líderes de la sociedad civil de sus aliados. Lo más importante es recordar que el nacionalismo no es el patriotismo y que el patriotismo no es el nacionalismo, y que mientras el nacionalismo apoyado por los Estados Unidos sólo destruirá un país de adentro hacia afuera, el patriotismo orgánico lo reforzará y permitirá al Estado repeler todas las amenazas externas.

Fuente: Katehon.

Guardar

One Trackback to “Revoluciones de color y cultura: patriotismo vs. nacionalismo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: