Posts tagged ‘Vida y Muerte’

24/12/2014

Karma y destino

TRADICION

por Esaúl R. Álvarez – Una de las nociones metafísicas que ha sido más pervertida y desnaturalizada por la new-age es la de karma. Llama la atención en particular que este término de karma se haya extendido a lo largo y ancho de occidente a la vez que se niega de la manera más ferviente toda concepción metafísica propia de la tradición occidental, y muy particularmente se niega aquella que viene siendo la contraparte occidental de la idea de karma: el destino.

Esto demuestra la profunda confusión en que está inmerso el hombre moderno, que reniega de todo aquello que le es más propio y cercano -con el consabido argumento del oscurantismo y la superstición- solo para acabar abrazando exotismos y modas ajenas que no comprende, y que a menudo resultan ser aún más oscurantistas y falsas, cuando no obedecen a intereses sospechosos [1].

read more »

19/12/2014

El Cuarto Estado: historia y significado de la Clase Media

ALEXANDER DUGIN
por Alexander DuginCiencia e ideología: Un problema de método

Ninguna de las palabras que utilizamos en el curso de los debates y análisis políticos y sociales es ideológicamente neutral. Fuera de la ideología tales palabras pierden completamente su significado. Y no es posible determinar nuestras actitudes hacia ellas sin ambigüedad, ya que el contenido de cualquier expresión está moldeado por el contexto y las estructuras semánticas, un tipo de sistema operativo. Cuando vivimos en una sociedad con una ideología obvia, mantenida abiertamente como la ideología dominante, las cosas son lo suficientemente claras.

El significado de las palabras se deriva directamente de la matriz ideológica, que se inculca a través de la crianza, la educación, y la instrucción y el apoyo de los activos aparatos ideológicos del Estado. El Estado forma un lenguaje, define el significado del discurso y establece – por lo general a través de medios represivos, entendidos en sentido amplio – los límites y el contenido moral del conjunto básico de conceptos y términos políticos y sociológicos.

read more »

21/02/2014

El combate entre el Espíritu y el Alma

ANTONIO MEDRANO

por Antonio Medrano – Incluimos aquí un capítulo del libro La lucha con el Dragón, concretamente el capítulo 9, en el que se explica el significado simbólico de dicho combate con la bestia infernal. Lo reproducimos en tres partes: 1) el combate  sagrado,  2) el simbolismo del caballo o la cabalgadura del Héroe, 3) el simbolismo de las armas que emplea el Héroe para vencer al dragón.

La vida es combate, guerra incesante, lucha y esfuerzo para alcanzar la meta. Y esto, lo queramos o no; nos guste o nos disguste; nos demos o no cuenta cabal de ello. El hombre es por naturaleza un ser combatiente: nace con una misión luchadora y realiza su destino combatiendo, venciendo obstáculos, resistencias y fuerzas hostiles. Vivir es combatir, pelear a brazo partido para superar las dificultades que surgen en nuestro camino, bregar contra los impedimentos que se oponen a nuestros propósitos y proyectos.

read more »

04/12/2013

Entrevista con Antonio Medrano. La vida: el vivir humano ante la crisis actual [Reflexiones sobre la vida]

ANTONIO MEDRANO

Antonio Medrano es licenciado en ciencias empresariales (ICADE), filósofo, escritor y pensador de reconocido prestigio internacional, lingüista (conoce más de 10 idiomas) y experto en liderazgo, coaching y problemas humanos Ha escrito numerosos libros en los que ha tratado los temas más trascendentes de la vida humana, aquellos que la persona, en un momento u otro de su vida, debe enfrentar y responder. Desde “Magia y misterio del liderazgo” y “La vía de la acción” hasta “La lucha con el dragón” o “La senda del honor”, Antonio Medrano ha estudiado el hecho humano en todas sus facetas y ha intentado responder a las preguntas que se formula el hombre moderno a la luz, siempre presente en sus obras, de la sabiduría espiritual, tan necesaria hoy para nosotros como lo fuera a nuestros antepasados hace mil años. En la siguiente entrevista Medrano responde a algunas de esas preguntas. El lector comprobará la altura de sus respuestas pero también un tono eminentemente práctico, cálido y cercano que está presente asimismo en toda la obra del autor, a modo de luz orientadora en medio de la confusión de la hora presente.

Sr. Medrano, ante la grave crisis que actualmente atravesamos, ¿qué importancia tiene la vida, cuál es el puesto y el papel que a la vida humana le corresponde en esta difícil coyuntura?

La vida es algo sumamente valioso: no sólo la vida humana, sino la vida en cuanto tal, la vida de todo ser viviente. Y, al hablar de la vida y de su valor, no hay que pensar que nos estamos refiriendo tan sólo a la vida en abstracto, con carácter general, sino que hay que pensar, ante todo y de manera muy especial, en la vida real y concreta de cada uno: la vida de los míos (mis seres queridos o más próximos), la vida de todos y cada uno de los que me rodean, y en particular, claro está, mi vida, propia vida personal.

La vida es nuestro más preciado tesoro, lo más importante que tenemos cada uno de nosotros.

Mi vida, mi vida íntima y personal, es lo que más me debería importar. Que mi vida esté bien articulada y orientada es lo primero que tendría que preocuparme, y más en tiempos de crisis, de total confusión y desorientación como los que actualmente vivimos. Desgraciadamente, no solemos dar a nuestra vida la importancia que tiene, dejamos que vaya pasando un día tras otro sin pena ni gloria, la desperdiciamos de manera lamentable, sin preocuparnos de darle forma, de organizarla y construirla como es debido. No deberíamos olvidar nunca que nuestra vida será feliz o desgraciada según esté bien o mal enfocada, según pongamos o no interés en vertebrarla, en proyectarla y construirla con inteligencia. Por eso, la vida es lo que ante todo hemos de defender, afirmar, afianzar y forjar.

¿Qué me importa que todo vaya bien –el país o su economía, la situación política internacional, el progreso del mundo, mi casa y mi familia, mi cuenta corriente y mis inversiones, la empresa donde trabajo o mi equipo de fútbol–, si mi vida va muy mal y está por completo destrozada? ¿De qué me sirve tener un buen sueldo o una brillante carrera, contar con magníficas relaciones sociales, ser alabado y admirado por todo el mundo, si mi vivir es un auténtico desastre, un pésimo desconcierto, un deplorable sinvivir en el que no acierto a poner orden, y no sé qué hacer con mi vida ni conmigo mismo? Difícilmente podré decir que tengo una existencia satisfactoria, o que estoy contento con mi vida, si no soy capaz de darle sentido, si me encuentro completamente desorientado y me veo sumido en una negra incertidumbre, si me siento permanentemente triste y angustiado.

read more »

02/11/2013

El tabú de la muerte en una sociedad que agoniza

PRADO ESTEBAN

por Prado Esteban – El deplorable circo de Halloween nos recuerda un año más la triste condición de nuestra sociedad. Con la ayuda inestimable de los maestros, los medios, la industria del espectáculo y la hostelería, han conseguido imponer el constructo de la industria norteamericana de la diversión y abrir una brecha entre los jóvenes y la cultura de sus ancestros.

Quienes andan gritando en las calles a favor de una “educación pública de calidad” son los mismos que adoctrinan a nuestros hijos para olvidar sus raíces, escupir sobre sus muertos y sumarse al espectáculo zafio, feo y grosero, la apoteosis de la incultura y la aculturación que es Halloween.

Yo volveré mañana a mi tierra, iré al cementerio con mis hijas a visitar la tumba de mi padre y mis abuelos. Hablaremos de los muertos para no olvidar, para traerlos por un momento a nuestro mismo espacio y nuestro tiempo y hablaremos de la muerte, de su objetividad que planea sobre nuestra existencia material todos los días de nuestra vida.

En el pasado los muertos y los vivos compartían el mismo espacio, no se moría del todo porque se seguía viviendo a través del recuerdo, del rastro material y espiritual que cada ser dejaba en su entorno y que era conservado con amor, cada ser hundía sus raíces en esa forma panteísta del vivir la comunidad. La muerte estaba presente y la vida cobraba un sentido profundo y trascendente precisamente por su fragilidad, por su fugacidad.

Se vivía desde la infancia con la consciencia de la muerte, con la capacidad para asumir la condición de mortal, con la facultad de sentir y dolerse de la desaparición de los seres queridos.

Y se entendía el tiempo, el valor del tiempo que es la vida, la intensidad que se ha de dar al lapso que nos corresponde, el valor de las obras que dejamos en el corto plazo de la existencia.

read more »