Posts tagged ‘Sociedad’

14/07/2017

Sobresocialización

por Esaúl R. Álvarez – “Sugerimos que la sobresocialización está entre las crueldades más serias que los seres humanos se infligen unos a otros“, T. Kaczynski, Manifiesto de Unabomber. La sociedad industrial y su futuro [1], 26.

En los otros momentos el ser está identificado con las modificaciones (de la conciencia)“, Yogasuttras, I, 4.

read more »

Anuncios
21/12/2014

Comunidad y ciudadanía: dos modelos de sociedad antagónicos.

por Esaúl R. Álvarez – Retomamos la comparativa entre la sociedad tradicional y la sociedad moderna abordando uno de los conceptos fundamentales de la moderna sociedad liberal y de su retórica: el concepto de ciudadanía.

Creemos convenientes estas aclaraciones dado que la post-modernidad nos presenta con frecuencia creciente la consideración de ‘ciudadano’ como la conquista de una condición privilegiada, que nunca antes ningún hombre disfrutó. Un discurso muy propio del progresismo -y las izquierdas-, donde se nos trata de convencer de que los hombres hemos dejado de ser súbditos y vasallos para llegar a ser ciudadanos que deciden libremente y que ahora, una vez conquistada esta privilegiada posición somos agentes activos de la sociedad. Un verdadero progreso. Pero tras toda esta bella retórica se esconde una realidad que pocas veces es puesta de manifiesto.

read more »

15/09/2014

Edad moderna vs. edad media. Algunas reflexiones sobre dos paradigmas antagónicos

TRADICION

por Esaúl R. Álvarez – Ya que nos hemos referido recientemente a los pilares del control y la emancipación (ver aquí) quisiéramos emplear este modelo teórico para confrontar la ideología y los valores subyacentes a los respectivos paradigmas medieval y moderno.

En primer lugar hemos de señalar cómo toda la historia de occidente está construida sobre esta dicotomía ya citada de ‘control-emancipación’ presentada por De Sousa, dicotomía que en sí misma reviste en el fondo un carácter profundamente tradicional pero que toma tintes claramente anormales y anti-tradicionales en el modo en que la modernidad lo entiende y aplica. Veamos por qué.

Resulta definitorio que, dado el carácter reduccionista y excluyente de la modernidad, estas oposiciones no fueron entendidas como complementariedades -como lo eran para el mundo tradicional- sino que se asumió su perfecta irreconciliabilidad y por tanto la absoluta superioridad de uno de los polos sobre el otro. Es esta irreconciliabilidad entre los opuestos la que ha conformado el carácter propio de la modernidad, conduciéndola inexorablemente a los ideales de competencia, control y dominio, ideales donde, como ya hemos dicho con anterioridad, lo diferente representa un peligro, una amenaza que debe ser neutralizada.

read more »

05/09/2014

La Cuarta Teoría Política

JOSE ALSINA CALVES

por José Alsina Calvés – Al hablar o escribir sobre la Cuarta Teoría Política (en adelante CTP) todos pensamos, con razón, en el filósofo y politólogo ruso Alexander Dugin. Pero a pesar de ser este el principal impulsor de la CTP, no debemos verla como la elucubración personal de un solo autor. Muchos de los temas impulsados por Dugin tienen sus antecedentes lejanos en las obras de autores tradicionalistas, como Julius Evola, y, sobretodo, en la Nueva Derecha francesa. La expresión “Cuarta Teoría Política” apareció por primera vez en el libro de Alain de Benoist Contra el liberalismo: la Cuarta Teoría Política.

En el libro de Dugin La Cuarta Teoría Política, traducido recientemente al español y publicado en Ediciones Nueva República, el filósofo ruso insiste en el carácter colectivo de su creación, en que no es un sistema cerrado, sino abierto a las aportaciones posteriores.

En el presente artículo intentaremos describir y explicar, así como valorar, el mencionado libro de Dugin, al que tomaremos como base de nuestro trabajo. A nuestro entender la CTP que Dugin expone se fundamenta en un armazón teórico que consta de cinco elementos fundamentales:

read more »

21/08/2014

Familia y política

EDUARDO ARROYO

por Eduardo ArroyoDecía Russell Kirk que detrás de toda política se oculta la pregunta por el sentido de la vida del hombre. Por eso en la época actual, materialista hasta los tuétanos, prima fundamentalmente lo económico y en la política del día a día se habla casi siempre de economía.

Los economistas devienen hombres políticos y los políticos agachan las orejas abdicando de su función y otorgando a los economistas un poder que no deberían tener. Las decisiones políticas son suplantadas por medidas de gestión económica.

Las funciones monetaria y financiera no recaen en el Estado, ni siquiera como árbitro para evitar los desmanes del mercado, sino que todos aceptan sin demasiada discusión que el Estado no debe inmiscuirse en el modo en el que ciertas fuerzas, a las que nadie ha elegido, hacen de la política monetaria y financiera.

read more »

20/08/2014

La mitología de la modernidad

DALMACIO NEGRO

por Dalmacio Negro – El estado de naturaleza, la doctrina de la soberanía político-jurídica, el contractualismo, el Estado, la Sociedad, y el ciudadano como el hombre perfecto son los grandes mitos que subyacen en el subsuelo de las constituciones modernas, cajas de Pandora del artificialismo imperante en las relaciones humanas.

1.- Luís Díez del Corral observó hace tiempo en La función del mito clásico en la literatura contemporánea, que los mitos clásicos habían perdido su expresividad originaria y Manfred Frak dedicó más tarde algunos libros a “la nueva mitología” de la modernidad. El libro del jurista italiano Danilo Castellano Constitución y constitucionalismo, una espléndida síntesis, breve y muy clara, sobre la naturaleza del constitucionalismo nacido de las revoluciones modernas y sus vicisitudes, sugiere que el constitucionalismo descansa en doctrinas que operan como mitos.

read more »

12/02/2014

Democracia representativa y democracia participativa

ALAIN DE BENOIST

por Alain de Benoist – La democracia representativa, de esencia liberal y burguesa, y en la cual los representantes electos están autorizados a transformar la voluntad popular en actos de gobierno, constituye en la hora actual el régimen político más comúnmente extendido en los países occidentales. Una de las consecuencias de esto es que tenemos la costumbre de considerar que democracia y representación son, en cierta forma, sinónimos. No obstante, la historia de las ideas demuestra que no es así.

read more »

02/01/2014

Contribución a la teoría actual de la protesta radical

GEIDAR DZHEMAL

por Geidar Dzhemal – 30-12-2013 –  Geidar Dzhemal toma como punto de partida para su reflexión las tesis de A. Dugin acerca de la ”hegemonía” y la “contrahegemonía”.

El momento clave a la hora de analizar el liberalismo global para A. Dugin es la “libertad frente a…” Según él, este principio (el concepto de “liberty” – N. del T.) como una apisonadora pasa por encima de las comunidades e identidades que representan una manifestación del “totalitarismo”. En cuanto este “totalitarismo” es detectado, se queda sin argumentos frente a la “libertad”. Los últimos baluartes del “fascismo” que caerán, serán la “falta de libertad” frente al género fijo y la “falta de libertad” frente al estatus del ser humano…

Aquí es importante comprender una cosa: “libertad” (de la que habla Mill y cualquier pensador liberal) ¡no es una categoría metafísica! Se trata de una categoría social, más exactamente de un instrumento social que sirve para desmontar los núcleos de infidelidad frente a la sociedad, presentados como “fascismo/totalitarismo”. El nacional-patriotismo o, pongamos el “machismo”, o el racismo etc. no son más que sombras, reliquias, substitutos de lo “metafísico” (en el sentido de supraindividual), que por inercia aún siguen incorporados en la sociedad actual, y como tales se le oponen, le estorban. Todas estas lealtades hacia distintas identidades colectivas representan fragmentos de la “sociedad política”, definitivamente derrotada en 1945 (no se trata de la derrota del Reich, sino de algo más serio). Estas lealtades impiden al individuo ser definitiva y totalmente absorbido por la Sociedad Contemporánea Global ¡que sobre todo no es política!

¿Y cómo es? La Sociedad Contemporánea Global es el “Todo” autosuficiente, en la que el Ser desaparece, encarnado en la cosa social. El “CIELO” y la “TIERRA” metafísicos se convierten en tan solo dos aspectos derivados dentro de la “infinita” sociedad. Lo último que le queda por comerse es el hombre y es lo que está ocurriendo.

A diferencia de la Sociedad Contemporánea Global, la “sociedad política” del pasado ejercía como intermediario dentro del triángulo “cielo-tierra-hombre”, y en aquella sociedad el Ser, claro está, no podía ser social, sino que era antropológico, encarnado en el “faraón/césar”. Sin embargo, tanto en su calidad anterior antropológica, como en su calidad social actual el Ser (su proyección dentro del “espejo” de nuestro mundo) representa el poder en sí mismo, en su estado puro, sin diluir. El “Ser” en su definición ontológica platónica y el “Poder” son sinónimos.

read more »

13/12/2013

Crítica de la ideología liberal

ALAIN DE BENOIST

por Alain de Benoist

Crítica del liberalismo

No habiendo nacido sólo de un solo hombre, el liberalismo no se ha presentado nunca como una doctrina unificada. Los autores que se han reclamado de esta corriente han dado con mucha frecuencia interpretaciones divergentes, si no contradictorias de la misma. Sin embargo, hizo falta hubiera entre ellos suficientes puntos comunes para que se los pudiera considerar a unos y otros como autores liberales. Son precisamente estos puntos comunes los que permiten definir el liberalismo como escuela. El liberalismo es, por una parte, una doctrina económica que tiende a hacer del modelo de mercado auto regulado el paradigma de todos los hechos sociales:  lo que se llama el liberalismo político sólo es un modo de aplicar a la vida política principios deducidos de esta doctrina económica, la cual tiende a limitar siempre lo más posible la parte de lo político. (En este sentido ha podido decirse que una “política liberal” era una contradicción en sus mismos términos). Por otra parte, el liberalismo es una doctrina que se basa en una antropología de tipo individualista, es decir que descansa sobre una concepción del hombre como ser no fundamentalmente social.

Estos dos rasgos característicos, que poseen ambos una vertiente descriptiva y una vertiente normativa (el individuo y el mercado son descritos al mismo tiempo como hechos y presentados como modelos), son directamente antagonistas de las identidades colectivas. Una identidad colectiva no podría analizarse de manera reduccionista como la simple suma de las características que poseen individuos asociados en el seno de una colectividad dada. Requiere que los miembros de esta colectividad tengan la clara conciencia de que su pertenencia engloba o supera a su ser individual, es decir que su identidad común resulta de un efecto de composición. En la medida en que se basa en el individualismo, el liberalismo tiende a romper todas las uniones sociales que van más allá del individuo.

En cuanto al funcionamiento óptimo del mercado, implica que nada estorba la libre circulación de los hombres y las mercancías, lo que implica que las fronteras deben ser consideradas finalmente como inexistentes, algo que todavía contribuye aún más a la disolución de las estructuras y de los valores compartidos. Eso no significa, naturalmente que los liberales no hayan podido defender nunca identidades colectivas, sino que implica que no han podido hacerlo más que en contradicción con los principios de los que se jactan.

read more »

13/11/2013

La sociedad y el tiempo. El mecanismo global de la alienación

GEIDAR DZHEMAL

por Geidar DzhemalTexto publicado en el libro “Recopilación escatológica”, editado por Biblioteca “INTELROS – Rusia intelectual”, Moscú, 2007. Se trata de la transcripción de una conferencia grabada, de ahí el estilo del texto (N. del T.)

Sociedad actual: ausencia de los beneficiarios visibles en el espacio social abierto

La absoluta mayoría de los hombres se encuentra hoy bajo una muy dura presión por parte de la sociedad actual, que ellos perciben como la presión del medio social, con sus desafíos diarios. Hoy, esta presión se extiende ampliamente, tomando diversas formas. Antes, en los tiempos burgueses anteriores a la llegada del lumpen global y la lumpenización y burocratización de las así llamadas “reglas de juego”, el dinero en gran medida ayudaba a protegerse de las desgracias externas: la gente rica estaba más o menos protegida ante esta presión, tenía algunas posibilidades añadidas. Pero hoy la situación ha cambiado radicalmente: el dinero deja de poseer su fuerza política independiente, su propia autoridad (si es que tal autoridad no fue un mito desde el principio, relacionado con el significado oculto del oro). Más aún, está cambiando la relación entre las personas y su propiedad, particularmente, entre las personas y su dinero. Hoy el Estado ha enredado hasta tal punto todos los aspectos de las relaciones humanas, que incluso en la sociedad liberal capitalista, que proclama los valores liberales capitalistas, nadie puede afirmar con toda seguridad que posee sus bienes, su dinero de una manera confortable, legal. Llegan los inspectores financieros, los inspectores de hacienda, la policía fiscal; el dinero que pasa de una cuenta a otra, se sigue, se registra. Debido a que el campo del derecho se ha vuelto inestable y virtual, en cualquier momento y, no importa contra quien, se puede inventar una acusación y con el mismo éxito demostrar que la acusación no se sostiene, o, al contrario, demostrar que se trata de un grave delito – todo depende de la coyuntura política. Así se puede quitarle el dinero a una persona y meterla en la cárcel…

Jodorkovski (oligarca ruso encarcelado – N. del T.) fue un ejemplo periférico de lo que realmente está ocurriendo en el mundo entero. En los Estados Unidos, sobre los que muchos creen, por ignorancia o ingenuidad, que ahí existen otro tipo de relaciones entre el hombre y su dinero, el hombre y el Estado, a los hombres de mucho mayor peso que Jodorkovski les encerraban en los manicomios, en cuanto éstos se desviaban “un paso a la izquierda, un paso a la derecha”. Es por lo que pensar que actualmente el dinero constituye una capa defensora frente al mundo exterior es un error. Más bien representa una carga añadida y una preocupación para aquel a quien este dinero se adjudica.

Pongamos que a alguien le “cuelgan” una propiedad por un valor de mil millones de dólares. Esta persona en cierto sentido en seguida se convierte en perseguida: tiene la enorme responsabilidad de pagos al Estado, a todo tipo de fondos benéficos, tiene que pagar continuamente al sistema, que le chantajea utilizando incluso a los paparazzi, que se meten en su vida privada. Como resultado tiene que vivir enclaustrado, rodeado de empleados contratados, protegido por guardaespaldas etc. Su vida se convierte en una existencia bastante problemática.

read more »