Posts tagged ‘Revisionismo’

20/11/2015

Libertades y dogmas occidentales: Dieudonné desestimado por la Corte Europea de Derechos Humanos

DIEUDONNE Y FAURISSONRobert Faurisson en el escenario: es una “demostración de odio” para el TEDH.

El polemista francés Dieudonné, que discutía ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos su condena por haber hecho salir al escenario a un negador del Holocausto, fue desestimado hoy por el TEDH porque éste no protege “los espectáculos negacionistas y antisemitas” [*].

read more »

Anuncios
17/06/2015

Entre progrefachas y nipsters

ESCUDO

por Antonio Moreno Ruiz* – Está claro que ante temas medio espinosos, en estos oscuros tiempos que nos han tocado no es muy inteligente usar argumentos “explícitamente religiosos” frente a un ateo. ¿O acaso un ateo nos va a convencer con argumentos materialistas? En todo caso, se podría empezar por hacer política cristiana para no cristianos; cosa que por lo visto muchos no se enteran. Ahora bien: La fe no es algo “meramente subjetivo” o “sentimental”. Eso es un concepto que se ha dado desde protestantes a fideístas; pero no tiene nada que ver con el realismo de la filosofía perenne grecolatina, condensado y recogido en el “Fides et Ratio” de la tradición católica.

Así que pongamos las cosas en su sitio.

read more »

28/05/2015

La entidad sionista Israel exige la censura mundial de Internet

CENSURA MUNDIAL SIONISTA

El régimen israelí ha exigido, al término de un foro celebrado en la capital de la Palestina ocupada, Al-Quds (Jerusalén), la implantación de medidas de censura de Internet a escala mundial, alertaron el lunes militantes antisionistas franceses.

“Eliminar las páginas de Internet que niegan el Holocausto. Cancelar los resultados de búsquedas que propugnan el odio (por ejemplo, una búsqueda del término ‘judío’ en inglés redirige a páginas antisemitas)”, son algunas de las medidas que impulsa el autodenominado “ministerio de asuntos exteriores israelí” en su página oficial, al término del foro.

El alcance mundial de las pretensiones sionistas se pone de manifiesto con la tercera medida que defiende “combatir la incitación en Internet”: “establecer en cada país un organismo para hacer cumplir la legislación y exigir a los proveedores de Internet que hagan cumplir sus reglas contra el alojamiento de contenido de odio”.

read more »

09/05/2015

Estudioso francés del “Holocausto” Vincent Reynouard huye de la persecución política

VINCENT REYNOUARD

El estudioso francés del holocausto judío condenado a dos años de cárcel, Vincent Reynouard, ha vuelto a la clandestinidad para escapar a la persecución política que sufre en su país.

“Desde el jueves, por tanto, se puede decir que estoy huido. Esta vez lo he perdido todo, o casi. Heme aquí sin hogar, con mi mochila. No he podido salvar más que algunos fragmentos de archivos para intentar realizar los vídeos prometidos”, anuncia Reynouard en un vídeo publicado ayer sábado.

Reynouard fue condenado en febrero a dos años de cárcel por un vídeo publicado en Internet en el que denunciaba la manipulación política y el lavado de cerebro que se inflige a la juventud en su país sobre el supuesto plan de exterminio de los judíos con cámaras de gas durante la Segunda Guerra Mundial.

read more »

26/04/2015

Centenario del genocidio armenio

El autor en una de las capillas del Patriarcado Armenio Ortodoxo. Antelias, Beirut, 1 07 2012. Foto de Ana Casasola

por Fernando José Vaquero Oroquieta24 de abril de 2015: una fecha que no puede olvidarse.

Pero, ¿hubo un genocidio?

El 24 de abril de 1915 fueron detenidos en Estambul 235 líderes de su numerosa comunidad armenia, ampliándose a un total de 600 en los días siguientes. Docentes, políticos, intelectuales, artistas, periodistas… todos ellos serían deportados a Ankara y ejecutados en tránsito.

No era la primera vez que el pueblo armenio era agredido por sus gobernantes turcos. Destaquemos que, entre otras, de 1894 a 1897 unos 300.000 armenios fueron masacrados bajo el mandato del sultán Abdul Hamid II; obsesionado con el delirio de una supuesta nación armenia que llegara a traicionar a su imperio.

read more »

26/04/2015

El primer genocidio del siglo XX

GENOCIDIO ARMENIO 1919 ARCHIVO VATICANO

por José Luis Orella* – Este 24 de abril se conmemora por las comunidades armenias, el aniversario del genocidio armenio. Un exterminio invisible para la mayor parte del mundo. El 24 de abril de 1915, el gobierno de los Jóvenes Turcos decretaba la deportación de la población armenia al centro de la península anatólica. El brutal traslado de la población armenia a los campos de concentración, su ubicación en una zona desértica y el desarrollo de la Primera Guerra Mundial, ayudó a crear el momento propicio para su eliminación física. Aunque los historiadores turcos rebaten las cifras, se calcula que murió un millón y medio de armenios residentes en el Imperio, de un total de dos millones. También fue destruido el 95% del patrimonio cultural armenio, donde se incluyen preferentemente 2.500 iglesias y 1.500 colegios, sufriendo destrucción más de 25.000 aldeas y 66 ciudades.

read more »

09/03/2015

Libertades de Occidente: abogada alemana Sylvia Stolz vuelve a la cárcel por criticar la censura sobre el llamado “Holocausto”

SILVIA STOLZ Y SU ABOGADO W NAHRATH 250215

La letrada alemana Sylvia Stolz fue condenada el miércoles en Múnich (Alemania) a 20 meses de cárcel por declaraciones pronunciadas en 2012 en las que puso en entredicho el relato ‘oficial’ sobre el denominado ‘Holocausto’ y la persecución de los historiadores críticos.

“No soy en modo alguno el primer abogado castigado por ‘negación de holocausto’, ni de lejos”, dijo Stoltz en su discurso, dedicado fundamentalmente a denunciar la imposibilidad que tienen los estudiosos críticos del denominado ‘Holocausto’ de defenderse ante los tribunales europeos, puesto que la propia presentación de pruebas constituye el mismo ‘delito’ que se imputa al acusado.

read more »

22/02/2015

La religión del “holocausto”

GILAD ATZMON
por Gilad Atzmon – Gilad Atzmon es un saxofonista de jazz, activista político, escritor y novelista nacido en Israel, de nacionalidad británica. En 1994 emigró al Reino Unido para realizar en la Universidad de Essex, una maestría en Filosofia y adquirió la nacionalidad britanica en 2002. Es un gran crítico del gobierno de Israel, lo cual manifiesta en sus escritos contra el sionismo, el judaísmo y la ocupación del territorio palestino. Ofrecemos hoy nuestra traducción de parte del capítulo 18 (pp. 203 y ss.) de su libro The Wandering Who? A Study of Jewish Identity Politics (Ed. Zero Books. Winchester, UK; Washington, USA, 2011) sobre la “religión del holocausto”. Un texto muy interesante.

Yeshayahu Leibowitz, el filósofo que fue un judío ortodoxo y observante, me dijo una vez: “La religión judía murió hace dos cientos años. Ahora no hay nada que unifique a los judíos del mundo que no sea el holocausto”. Remember What? Remember How? Uri Avnery 19.3.05 (90)

read more »

22/02/2015

Condenan a 2 años de cárcel a estudioso francés del llamado “Holocausto”

JUSTICE-NEGATIONNISME-JUIFS
El estudioso francés Vincent Reynouard ha sido condenado este miércoles a dos años de prisión por publicar un vídeo en el que refuta la teoría del exterminio sistemático de los judíos europeos durante la IIª Guerra Mundial y denuncia la propaganda a que son sometidos en Francia los jóvenes sobre ese asunto.

“A la señora se le olvida decir que sobre el tejado no puede hallarse rastro alguno de ninguna chimenea para introducir Zyklon B”, dice Reynouard en un momento de su vídeo “Deber de memoria: una juventud adoctrinada”, criticando informaciones suministradas por una profesora a sus alumnos durante un viaje al antiguo campo de prisioneros de Auschwitz, en Polonia.

read more »

23/01/2015

Caricaturesca libertad de expresión en Francia

por Renán Vega Cantor – Es tal la libertad de expresión que impera en Francia que si yo viviera en ese país podría estar en la cárcel por haber escrito este artículo. as caricaturas que ilustran este escrito son del dibujante brasileño Carlos Latuff, quien en noviembre de 2012 fue catalogado por el Centro Simon Wiesenthal de Estados Unidos como el tercer “antisemita” del mundo, debido a sus denuncias gráficas de los crímenes del Estado de Israel en Gaza.

“La libertad de expresión en Francia es una completa falsedad y un fraude”. Noam Chomsky

En estos días a raíz de los luctuosos acontecimientos de París, han aparecido toda clase de aclamaciones a la pretendida libertad de pensamiento, opinión y expresión que existiría en Francia. Como sucedió el 11 de septiembre de 2001, cuando se empezó a decir sin mucha imaginación “todos somos estadounidenses”, ahora se repite como cacatúas que “todos somos franceses” o más banalmente “Je suis Charlie”.

read more »

16/01/2015

Charlie Hebdo, déjà-vu…

ADRIAN SALBUCHI

por Adrián SalbuchiTras el horrendo ataque terrorista perpetrado la semana pasada contra el semanario parisino “Charlie Hebdo” la atención global sigue firmemente centrada en Francia. Fue un acto espantoso que muchos medios de prensa occidentales parecen estar aprovechando para azuzar crecientes sentimientos anti-musulmanes, promoviendo deseos de venganza en los corazones de decenas de millones de franceses, europeos y americanos.  

El poeta inglés del siglo XVII John Donne alguna vez alabó la sociedad humana diciendo que “Ningún hombre es una isla, entero en sí mismo…”, concluyendo que “la muerte de cualquier hombre también a mí me disminuye….  Qué así sea con el asesinato de los doce caricaturistas y periodistas de Charlie Hebdo.

Ahora bien: ¿estaremos viendo la imagen completa y veraz de lo sucedido?  ¿Estarán sobre-actuando los gobiernos y medios de prensa occidentales? Y si así fuera, ¿por qué?  ¿Cuáles fines tendrían en mente?

read more »

28/02/2014

Nunca olvidaremos. 60 años del bombardeo de Dresde (13 de febrero de 1945)

HOLOCAUSTO DE DRESDE 1945

por Eduardo palomar Baró – A principios del año 1945 el Ejército Rojo avanzaba hacia Alemania desde el Este en dirección a Berlín, empujando no sólo al ejército germano, sino también a decenas de miles de civiles alemanes que huían hacia Dresde (en alemán Dresden) creyendo que allí estarían a salvo del salvaje comportamiento de los soldados rusos, que se dedicaban a la rapiña, la extorsión, el asesinato y las violaciones, enloquecidos por el triunfo, la sangre y la bebida. El número de habitantes de la ciudad sajona aumentó de 600.000 a más de un millón.

read more »

06/02/2014

¿La Shoah [el “Holocausto”] como religión del Estado? Blasfemia en la Francia secular

Quenelle-Auschwitz Fuente Internet

por Diana Johnstone – París.- La campaña del Gobierno francés, los medios de comunicación y organizaciones influyentes para silenciar al humorista franco-camerunés Dieudonné M’Bala M’Bala continúa exponiendo una división radical en la percepción de la población francesa. La “movilización” oficial contra el comediante, primero convocada por el ministro del Interior Manuel Valls dirigiendo una reunión del Partido Socialista el verano pasado, retrata al artista como un agitador antisemita peligroso, cuyo gesto quenelle* se interpreta como un “saludo nazi a la inversa”.

Para sus fans y seguidores, esas acusaciones son falsas y absurdas.

read more »

22/01/2014

Francia: el lobby pro-israelí entrampado por Dieudonné.

MARIA POUMIER

por Maria Poumier* – París. Un artista de enorme valentía tiene al gobierno francés en jaque. Tal un burdo Polifemo, parece que el poder es un coloso de un solo ojo, que sólo ve lo que el lobby proisraelí le dice que vea. Nuestro presidente Hollande, supuestamente socialista, fue a Israel a aplaudir a Netanyahu, a insistir en que hay que destruir a Irán y a Siria justo en el momento en que Obama toma sus distancias de todos los objetivos israelíes. Nuestro presidente, hace tres días, acudió a la cena anual que organiza el Consejo representativo de las instancias judías en Francia CRIF, al que ningún político se atreve a boicotear si lo invitan, y ahí le reiteró al presidente Cuckierman: “¡le escuchamos, a la orden!” con absoluta sumisión. A dicho lobby judío le cae mal el cómico preferido de los franceses, el militante antisionista Dieudonné: en el acto el ministro del interior lanza una fatwa, conmina a las autoridades locales a que prohíban sus espectáculos, con el pretexto de que podrían dar lugar a disturbios. El abogado franco israelí Arno Karsfeld está invitando públicamente a los judíos a provocar ellos mismos los deseados disturbios callejeros, que hasta ahora no han ocurrido. Otros abogados están buscando la manera de expulsarlo de su propio teatro parisino, y la ministra de justicia se ensaña para asfixiarlo con multas y los clásicos medios de tortura de los impuestos.

Ante furia tan repentina, el país se pregunta ¿cuál será el fondo de la cuestión? Hasta ahora, Dieudonné estaba totalmente prohibido en televisión, desde el año 2003, por un sketch donde un colono israelí hacía el saludo hitleriano gritando Heil Hitler. Pero la persecución ya le hacía caer bien a la juventud, su teatro siempre está lleno y por internet es famosísimo, lo ven millones de personas. Dieudonné es un genio de la comunicación: ha logrado que el gobierno le haga una inmensa publicidad gratis. La furia sionista nace de un gesto grosero que ha inventado, la “quenelle”, divertido porque la quenelle es un bocado de la gastronomía regional, en forma de chorizo blancuzo y blando, o sea un anti-símbolo de agresión sexual, algo exquisitamente eufemístico. El caso es que hasta militares, bomberos y policías se han dejado retratar haciendo el signo maldito, y como antes se le hacían los cuernos por detrás a las figuras importantes, ahora se les hace la quenelle, al mismo Hollande se lo han hecho. Hay una alegría de colegiales en la difusión viral del gesto, es imposible tomarlo en serio. Pero el gobierno afirma que es un “saludo nazi a la inversa”, que merece los mayores castigos. El pueblo mira con los ojos de Dieudonné a nuestro ministro del interior, y lo ve como un inquietante protagonista del teatro del absurdo.

read more »

22/01/2014

“Quenelle”: ¿coraje o saludo nazi al revés?

GORDON DUFF

por Gordon Duff – Hay un extraño gesto arrasando en Europa llamado la “Quenelle.” Dieudonné M’bala M’bala, un cómico francés muy popular y activista por la justicia social, es considerado su creador. ¿Qué es?

Haaretz lo llama un “saludo nazi al revés”. Cuando lo veo, se trata de alguien cepillándose las pelusas de la manga.¿Son los sionistas de Europa, el grupo político extremista contra el que las masas se están levantando por considerarlo la “pelusa” que debe ser cepillada lejos? Tal vez ese sea el mensaje tras décadas de odio lanzado contra los alemanes, el adoctrinamiento robótico de los europeos en una historia cuestionable, el auto-odio y la obediencia servil a una élite de “bankster (banquero + gánster)” que es el verdadero corazón del sionismo.Este es el verdadero mensaje de la Quenelle, una postura contra el apartheid en un Israel que, legalmente, nunca tuvo la intención de ser un estado judío, sino más bien una “patria” para los judíos perseguidos durante la guerra. Nunca confunda uno con el otro.

Placa de Honor

La Quenelle es la antítesis del sionismo. Es internacional, inclusivo, no sectario, impregnado no solo de humor, sino de una dedicación a la justicia social que se aleja de la violencia.

Usted ve que los judíos son victimados. Pocos no-judíos lo entienden y aún menos judíos “se dan cuenta” cada día. Los judíos son el forraje de la “mitología del odio”, una industria de mitología prefabricada enraizada en más de 60 años de conflictos y muertes que ahora se cuentan por millones.

read more »

03/01/2014

¿Es nazi hacer la quenelle? Por qué el lobby judío persigue a un humorista: la bestia negra del establishment francés

DIEUDONNE DIFERENTES GRADOS DE QUENELLE

Un humorista francés, Dieudonné M’Bala M ‘ Bala, y un gesto estudiantil que popularizó en sus espectáculos, la llamada quenelle, están provocando la tormenta perfecta. El estado, las organizaciones judías y los medios de comunicación del hexágono señalan (y así se reproduce en todo el mundo) que la quenelle y su promotor son la encarnación del neonazismo populista. Ejemplo de esta tendencia que crecerá en pocas semanas se puede observar en este artículo de ABC, derechista periódico español. Huelga decir que El País supera incluso a su rival periodístico en señalar el peligro Dieudonné. Cuando la unanimidad es  regla y el linchamiento mediático se hace rutinario, se antoja necesario traducir un reciente artículo de la revista digital Counterpunch donde la analista política residente en París, Diana Johnstone, desmenuza las claves de este affaire más allá de la propaganda al uso.

En tiempos de furia absoluta, cuando el poder se reviste de victimismo para humillar a sus reales víctimas, nada más necesario que un poco de lucidez.

La bestia negra del establishment francés

por Diana Johnstone – Los principales medios de comunicación franceses, igual que sus políticos, están comenzando el nuevo año con una resolución común para este 2014: amordazar, en forma permanente, a un cómico franco-africano que está llegando a ser muy popular entre los jóvenes.

Entre Navidad y Año Nuevo, nada menos que el Presidente de la República, François Hollande, mientras visitaba Arabia Saudita para cerrar (muy grandes) negocios, dijo que su gobierno debe encontrar una manera de prohibir la actuación del humorista Dieudonné M’Bala M ‘Bala, según lo solicitado por el ministro francés de Interior, Manuel Valls.

El líder del partido de la oposición conservadora, la UMP, Jean -François Copé, de inmediato intervino con su  “total apoyo” para silenciar al animador inmanejable.

read more »

30/12/2013

Prosigue en Francia la “revolución de la quenelle”. Documental: “Dieudonné, un humorista político”

2014 année quenelle

La por algunos denominada “revolución de la quenelle” iniciada por el humorista francés Dieudonné, no deja de crecer. Mientras la petición pública para la disolución de la LICRA (Liga Internacional contra el Racismo y el Antisemitismo) iniciada por el cómico ronda ya las 135.000 firmas, el ministro del interior francés Manuel Valls, trata de prohibir las actuaciones del humorista francés y amenaza con cerrar su teatro, lo que provoca la movilización de sus seguidores, en la red y en la calle. Por su parte, los sionistas de la Liga de Defensa Judía, fieles a su estilo, agreden a personas que se han fotografiado haciendo una “quenelle” o intentan boicotear la venta de entradas de los espectáculos del cómico. El último gran golpe de efecto ha sido el protagonizado por el futbolista Anelka, quien ha dedicado una “quenelle” a su amigo Dieu tras marcar un gol en la liga inglesa. A partir de ese momento, los medios de intoxicación de masas españoles (como El Mundo o La Razón) han empezado a ocuparse del tema, como siempre a base de verdades a medias y mentiras completas…

Nosotros recomendamos la lectura del artículo publicado en este mismo sitio hace algunas fechas “¿Se está gestando una nueva revolución en Francia?”, para hacerse una idea aproximada de la naturaleza del fenómeno que tiene lugar en el país vecino, que dista mucho de ser una mera “reacción antisemita”, puesto que se trata de una expresión de disidencia frente a un sistema y unas clases dirigentes corruptas, entregadas a la finanza internacional. La “revolución de la quenelle” es francamente plural: a ella se suman funcionarios, estudiantes, deportistas, cristianos, musulmanes, ateos, jóvenes y no tan jóvenes, etc… a sus márgenes comienzan a propagarse iniciativas diversas, incluso un baile, y ya ha aglutinado a dieudonnistas de diversas procedencias, como es el caso de algunos simpatizantes hispanoparlantes en la red. ¿Logrará saltar las fronteras del mundo francófono la “revolución de la quenelle”?

Mientras la bola (o la “quenelle”) crece, seguimos profundizando en la figura del recientemente multado (una vez más) Dieudonné, gracias a este documental de la televisión venezolana, del año 2006, dividido en tres partes:

read more »

30/12/2013

Crímenes de guerra japoneses: ¿Perdón… ?

ADRIAN SALBUCHI

por Adrián Salbuchi – China y Corea del Sur están muy enojados con el primer ministro japonés Shinzo Abe luego de su visita al Templo Yosukuni en Tokio que honra a unos 2.500.000 de japoneses – tanto militares como civiles – muertos en guerra.

Muchos están enojados con el primer ministro porque entre los caídos cuya memoria se honra en el Templo Yosukuni del siglo XIX, hay héroes de la segunda guerra mundial que fueron clasificados como “criminales de guerra” por las fuerzas de ocupación estadounidenses.  Ello incluye catorce “Criminales Clase-A” acusados de “planificar la guerra”, entre ellos, el general
Hideki Tojo, líder japonés durante la guerra, ejecutado por los norteamericanos en 1948.La Historia Oficial

La verdad es dura y triste: cuando un país gana una guerra no sólo tiene derechos totales sobre el territorio de la nación vencida, sino que también adquiere el control total y arbitrario sobre sus ciudades, tierras, población, recursos, plantas, patentes, fuerzas militares, derechos internacionales, etc.

También se gana el “derecho” a (re)escribir la historia del conflicto que condujo a la guerra.  Se hace del derecho de imponer su propio punto de vista como “la verdad”, acusando al país derrotado de ser “maligno, equivocado, criminal y ambicioso…”

Esto es tan viejo como el Hombre: “nosotros somos los buenos; los otros son siempre los malos”.  “Nuestros muchachos son héroes; los otros son monstruos diabólicos que merecen ser muertos hasta el último bebe de 2 años”.

read more »

19/12/2013

Las libertades del “occidente democrático”: multan al comediante francés Dieudonné por negar el holocausto

DIEUDONNE LISTA ANTISIONISTA

La Corte Penal de París ha impuesto este lunes [16/12/2013] una multa de 28 mil euros a un famoso comediante galo, por lo que ha bautizado como un acto de negación del holocausto.

El actor Dieudonné fue multado por unas observaciones hechas en un video publicado en Internet en abril de 2010.

En el video, el artista había expresado su contrariedad con “el poder del lobby judío”, haciendo referencia al olvidado caso del asesinato de Said Bourarach, un guardia de origen árabe encontrado ahogado en el canal Lourcq del río Sena.

En la misma cinta, el actor se había lamentado por el destino del guardia que no tuvo la “suerte” de Llan Halimi, un judío francés igualmente asesinado en París, que recibió todos los honores y se convirtió en símbolo de la crueldad que sufren los judíos.

Después de estas declaraciones, el comediante fue demandado por calumnia y difamación por las cuales, recientemente, recibió una multa después de casi tres años de juicio.

En la sesión de este lunes, el abogado defensor de Dieudonné ha insistido en la libertad de expresión y ha considerado una reacción normal las declaraciones del actor que se siente indignado por la indiferencia y la falta de respuesta a la muerte de Bourarach.

Dieudonné, de 47 años de edad, argumenta que está desempeñando un papel vital en una sociedad francesa complaciente y racista. “He podido reírme de todo excepto de los judíos”, dijo en una entrevista. “Me di cuenta de que estaba prohibido reírse de ellos”, concluye.

Fuente: HispanTV

03/12/2013

Los mitos del Estado de Israel

GARAUDY LOS MITOS FUNDACIONALES DEL ESTADO DE ISRAEL

por José E. MosqueraUn libro que revela las mentiras del holocausto judío y atribuye que las guerras del Oriente Medio y el Oriente Próximo son guerras, basadas en los mitos fundacionales del Estado de Israel.

Dicen que los buenos libros a veces pasan desapercibidos en las librerías y terminan rematados por precios irrisorios en los mercados de las pulgas. Hace poco compré por $2.000 en el pasaje la Bastilla de Medellín, el libro Los Mitos Fundacionales del Estado de Israel del filósofo francés Roger Garaudy. Un intelectual polémico y reformista que murió hace un año, autor de 50 libros, perseguido y sus libros proscritos y vetados por las editoriales francesas.

Lo sorprendente de este libro es el estudio crítico y riguroso que hace Garaudy de aspectos poco conocidos sobre las mentiras del holocausto, las cifras infladas de las víctimas y la persecución a los judíos y a cerca de los mitos con las cuales se fundó el Estado de Israel.

Además, hace un análisis profundo donde demuestra cómo la política de la pureza racial de los judíos fue la que sirvió de fuente de inspiración de la política de pureza racial de la raza aria de Hitler y que terminó en el holocausto de los judíos.

read more »

27/11/2013

Condenado a 8 años de cárcel por el fraude de 57 millones de dólares mediante reclamaciones de falsas víctimas del “holocausto”

HOLOCAUST MAZIAR BIJANI BORZU BITARAF

Semen Domnister, ex directivo de la Conference on Jewish Material Claims Against Germany (Conferencia sobre Reclamaciones Materiales Judías contra Alemania o Claims Conference), fue declarado culpable de dirigir un fraude de 57 millones de dólares en la organización y administración de las restituciones por el llamado “holocausto”, y fue condenado a ocho años de prisión. Domnister, de 55 años, fue sentenciado el lunes (04/11/13) en la corte federal de Manhattan. También se le ordenó a renunciar a 59.230 dólares y a pagar una indemnización por un monto de 57.3 millones dólares .

Desde 2010, un total de 31 individuos han sido acusados ​​de participar en el plan para defraudar el Article 2 Fund y los programas del Hardship Fund, que Domnister dirigió y que la Claims Conference gestiona.

Veintiocho acusados ​​se declararon culpables y tres -Domnister, Luba Kramrish y Oksana Romalis- fueron condenados en mayo después de juicio. Kramrish fue condenado el 20 de septiembre a 37 meses de cárcel, y Romalis espera ser sentenciado el 26 de noviembre.

El fraude fue descubierto en 2009 y se remonta a 1993, y consistía en el uso de falsas “víctimas” del llamado “holocausto” para solicitar reclamaciones monetarias. Los conspiradores publicaron anuncios en los periódicos de Rusia buscando personas que por su edad hubieran vivido la Segunda Guerra Mundial y, una vez captados, los entrenaron e instruyeron en la historia “oficial” del llamado “holocausto” con el fin de que efectuaran reclamaciones fraudulentas a cambio de sobornos.

read more »

24/11/2013

Relaciones entre nazismo y sionismo. Ana Arendt en Jerusalén

MARCOS GHIO

por Marcos Ghio – La nota que escribiremos trata de un tema que a los argentinos nos debe interesar sobremanera.

Allá por 1961, en la localidad suburbana de San Fernando, el Sr. Eichmann, que vivía públicamente con el apellido de Clement y que trabajaba como técnico mecánico en la empresa Mercedes Benz, fue raptado por un comando del Mossad y conducido a Israel para ser enjuiciado por crímenes contra los derechos humanos del pueblo judío, aquello que vulgarmente se conoce como el famoso Holocausto. El hecho causó en su momento verdadera conmoción pública, no solamente por los ribetes policiales, puesto que se había podido dar con el paradero de uno de los principales cerebros de la ‘solución final’, sino por las circunstancias escabrosas con las cuales el acontecimiento se desenvolvió. En la Argentina había en ese entonces un gobierno constitucional y democrático, por lo cual Israel, que se jactaba ante el mundo de practicar dicho sistema político, no tenía argumentos para defender el procedimiento de haber violado la soberanía de un país secuestrando a una persona y sorteando los procedimientos legales de extradición que se efectúan en tales casos. Además de ello resultaba sospechosa también la manera como se indicaba que el Sr. Eichmann hubiera podido salir embarcado en un avión junto a otro personal diplomático de Israel. Se dijo en tal circunstancia que ello había sido porque se lo había dopado con una droga poderosa que había doblegado su voluntad impidiendo que se rebelara en el momento de pasar por los obligados controles aduaneros. Argumento éste que, además de lo llamativo, y del cual luego hablaremos, pondría además en severo ridículo a nuestros sistemas de seguridad que no habrían sido capaces de percibir tal situación.

El tema para la Argentina, tal como era de esperar con gobiernos democráticos, se resolvió económicamente. Israel prometió ‘inversiones’ y las protestas diplomáticas de ese entonces, que en un primer momento alcanzaron hasta a reclamos en las mismas Naciones Unidas, se diluyeron en forma definitiva para dar cabida al famoso y espectacular juicio que habría de desarrollarse en la ciudad de Jerusalén. Recordemos al respecto que en la Argentina no rige la pena de muerte y que por tal razón una extradición de Eichmann a Israel habría impedido que finalmente se ejecutara contra éste tal castigo.

read more »

28/10/2013

Última entrevista a Erich Priebke

Libertad de Expresión

En consonancia con la sociedad del espectáculo en la que estamos inmersos, y en coherencia con los altos valores de civilización y humanidad que guían nuestras “democracias”, hemos podido asistir al indecente “show” acaecido con los restos de Erich Priebke tras su muerte. Durante dicho espectáculo, países como Alemania -el país por el que combatió-, Argentina -donde vivió durante casi todo su exilio y gran parte de su vida- o Italia -donde murió-, se han negado a dar cristiana sepultura a su cadáver, bajo la excusa de que este soldado alemán era un criminal de guerra, todo ello acompañado por el acostumbrado coro de indignados y opinadores profesionales, medios de intoxicación de masas y valerosos combatientes patea ataúdes. Hasta los representantes de la Iglesia Católica han tenido a bien sumarse al coro de lo “políticamente correcto” asumiendo una actitud bochornosa, más aún si consideramos que el fallecido era católico practicante.

En la terrible matanza de la Fosas Ardeatinas, 335 prisioneros fueron asesinados como represalia -represalia legal, que se ajustaba a las leyes de guerra vigentes entonces, más tarde prohibidas- al brutal asesinato de 33 soldados alemanes, muertos en un atentado llevado a cabo por partisanos comunistas que sabían las represalias que se tomarían. Priebke, como oficial del ejército, cumplía órdenes, y ni decidió ni ordenó la matanza. Fue juzgado y condenado por ello. Antes de morir, Priebke manifestó que haber tenido que participar de la matanza de las Fosas Ardeatinas fue terrible tanto para él como para los que se vieron involucrados, y que, como creyente, sufrió una tragedia íntima.

Dado el evidente interés informativo de la noticia, según ha podido comprobarse por el número de páginas en prensa  y de minutos en tv y radio dedicados a este tema en las últimas semanas, reproducimos la última entrevista hecha pública tras el fallecimiento de Erich Priebke, sin añadir ni quitar nada, extraída del sitio Ácratas, traducción de la publicada por el sitio italiano Dietro la Notizia:

“HOLOCAUSTO

o cómo la subcultura histórica

se impone a la Historia Universal

(Última entrevista a Erich Priebke)

“Con motivo de su centésimo aniversario a finales del pasado julio, el recientemente fallecido Erich Priebke concedió una entrevista que ha sido difundida tras el deceso por su abogado Paolo Giachini, en calidad de “testamento humano y político”.

Pregunta: Sr. Priebke , hace años declaró que no renunciaba a su pasado. ¿A sus cien años de edad sigue pensando lo mismo?

read more »

19/10/2013

Llamazares se traviste de revisionista. ¿Le aplicará Gallardón su código penal por incitación al odio y negacionismo?

Ayer [domingo 13-10-2013] el diputado de Izquierda Unida se retrató de la peor forma con una rabieta por las beatificaciones de 522 mártires católicos asesinados por la izquierda en la Guerra Civil Española. En su Twitter Llamazares escribió: “La iglesia contra la historia: nunca hubo un programa de exterminio de religiosos, sí se reconoce el de los republicanos con su bendición”. Es decir, que según Llamazares en la Guerra Civil no se exterminó a religiosos, sólo a republicanos.

En España hubo un genocidio anticatólico que debería ser reconocido de forma oficial
Para IU una agresión ultra es terrorismo, pero lo que hace Resistencia Galega no
IU, que apoya a las dictaduras comunistas, quiere que sea ilegal apoyar al franquismo

Aquí podéis ver una captura del nauseabundo tuiteo publicado por el diputado de IU:

LLAMAZARES NEGACIONISTA

6.832 clérigos y religiosos asesinados por la izquierda en apenas 3 años

Con estas palabras se está refiriendo a unos hechos históricos que incluyen no sólo el incendio y destrucción, con carácter masivo, de iglesias, conventos, monumentos religiosos, bibliotecas católicas y obras de arte sacro en la zona dominada por la izquierda, sino también la tortura y asesinato de 13 obispos, 4.184 sacerdotes, 2.365 religiosos y 283 religiosas, muchas de ellas, además, violadas. Se trata de hechos perfectamente documentados y sobre los que hay numerosos testimonios no sólo de los testigos católicos, sino también de muchos izquierdistas que colaboraron en esos crímenes. Hablamos de 6.832 religiosos y de miles de laicos católicos asesinados por su fe, a menudo por negarse a renunciar a su religión, por llevar encima un rosario o un crucifijo o incluso por ser sorprendidos rezando.

Los comunistas se niegan a pedir perdón por los crímenes del PCE

Para los que desconozcan este dato, Llamazares es diputado de una coalición controlada por el Partido Comunista de España, que tuvo una responsabilidad directa en muchos de esos crímenes. Tal vez eso explica su miserable actitud ante unos crímenes de guerra perfectamente documentados y que echan por tierra su visión idílica de la Segunda República como la panacea de la democracia. Crímenes por los que el PCE nunca ha pedido perdón, ni cabe esperar que lo haga. Esa ideología se ha cobrado ya 100 millones de muertos en su relativamente corta aunque sangrienta historia, sembrando el mundo de dictaduras en las que los cristianos han sido deportados, recluidos en campos de concentración y asesinados por millones. Y todo por el mero hecho de ser cristianos. A pesar de ello, los partidos comunistas nunca han pedido perdón por esos crímenes, e incluso han seguido apoyando a las dictaduras que los perpetran. Ahí está el caso de IU apoyando a la dictadura cubana y las juventudes del PCE apoyando a Corea del Norte, cuya dictadura sigue ejecutando a cristianos incluso aplastándolos con apisonadoras.

En vez de pedir perdón, el diputado de IU arremete contra la Iglesia

Precisamente por eso, porque no está entre los planes de IU pedir perdón por los crímenes perpetrados en nombre de una ideología que sigue abanderando sin el menor sentido crítico, en vez de referirse a los crímenes cuyas víctimas eran beatificadas ayer, Llamazares cargaba contra la Iglesia acusándole de hacer política:

Seguir leyendo la noticia en: Contando estrelas

27/09/2013

Nuevo código penal: la casta corrupta instaura el delito de opinión en España con una “ley mordaza”

COSAS QUE NO SE PUEDEN DECIR EN ESPAÑA

La nueva redacción del artículo 510 establece una restricción de las libertades muy difícil de compatibilizar con lo que se supone es una democracia.

El Código Penal alemán persigue cualquier acción, propuesta, discurso, gesto o símbolo relacionado con el nacionalsocialismo, y cualquier menosprecio al Holocausto y a cualquier genocidio, la ley española será aún peor, la más dura al respecto de Europa.

Para asegurar el cumplimiento de la nueva normativa el Fiscal General del Estado ha acordado nombrar antes de fin de año a 50 nuevos fiscales especializados en Delitos de Odio.

Con la redacción actual del proyecto de ley de reforma del vigente código penal español de 1995, se podrá perseguir penalmente a quienes editasen, vendiesen, distribuyesen o incluso regalasen en territorio español, entre otras obras, el ‘Mein Kampf’ (‘Mi Lucha’) de Adolf Hitler y podrían ser condenados a penas de entre 1 y 4 años de prisión, más otras accesorias.

Con la nueva reforma del Código Penal propuesto por Ruiz Gallardón -pasa a debate al Congreso de Diputados tras su aprobación en el Consejo de Ministros del pasado viernes- hay una especial atención a los delitos de odio y discriminación, es decir, todos los contenidos en el Capítulo IV: “De los delitos relativos al ejercicio de los derechos fundamentales y libertades públicas”.

read more »

10/08/2013

Pedro Varela: “El Holocausto es un mito”

VARELA JULIO 2013

por Andrea Espiñeira – Compostimes – Pedro Varela es conocido por su trayectoria como editor, escritor e historiador revisionista. Es el propietario de la Librería Europa, famosa por difundir material relacionado con la segunda guerra mundial. Los libros que te encuentras en su librería no son los que hay en la Fnac o en El Corte Inglés. Además tiene una editorial, Ediciones Ojeda, que le da voz a aquellos a los que muchos no quieren o no pueden escuchar. Esto le ha traído más de un problema.

¿Cómo definiría usted la librería Europa?

Es un centro de difusión de cultura, con libros, edición de libros y conferencias alternativo al sistema. El sistema te ofrece la posibilidad de llegar a otro tipo de libros en el resto de las librerías, pero hay libros a los que no llegas. Simplemente porque no están expuestos. Nosotros corremos el riesgo de exponerlos y ofrecerlos al público. No obligamos a nadie a entrar en la librería, y quien entra lo hace voluntariamente y lee o no lee, pero, por lo menos puede comparar.

¿Por qué difundir este material?

Porque sino no hay forma de llegar a él. Tú puedes leer El Capital de Marx y no por ello defiendes el gulag soviético. Quieres informarte. Pero no puedes leer el Mi Lucha de Hitler porque no hay forma de encontrarlo. La gente ha de poder tener la posibilidad de informarse. Puedes leer la versión de los vencedores de la Segunda Guerra Mundial. Lógicamente la historia la escriben los vencedores, los vencidos no tienen nada que decir, primero porque los mataron a todos y luego porque no les han dejado escribir nada y creo que es necesario exponer ambas versiones.

Vi en vuestra página web que os habían prohibido vender Mein Kampf.

Bueno, dicen que lo hemos editado sin pagar los derechos, pero el pobre Hitler lo que quería era que el libro se difundiera, no cobrar derechos. Es un truco legal para perseguirnos. El fiscal del odio, como le llaman aquí en Catalunya, dice que tenemos que pagar los derechos, no se sabe exactamente a quien. Sin embargo el libro es de libre difusión y de posesión universal. Solo nos persiguen a nosotros, es un tema político.

read more »

15/05/2013

Vídeo. Dieudonné: “Crimen contra la humanidad”

Fuente vídeo: Nueva Direita Cultural

Actor y humorista controvertido, Dieudonné (Dieudonné M’bala M’bala) es un cómico, actor y activista político francés nacido el 11 de febrero 1966 en Fontenay-aux-Roses, de madre bretona y padre camerunés.

Dieudonné empieza a ser conocido como comediante en 1990 a través del dúo cómico formado con Elie Goulding “Elías y Dieudonné”, hasta su separación en 1997, cuando  continúa su carrera en solitario. En la segunda mitad de esa década se implica cada vez más en política, participando en varias convocatorias electorales.

En 1997 fue candidato a las elecciones en Dreux en oposición al candidato del Frente Nacional. Su discurso político se centró en la denuncia de la esclavitud y el pasado colonial de Francia y Occidente, así como contra el sionismo, sus lobbys y su injerencia y/o control sobre los asuntos de Francia y del mundo.

read more »

07/03/2013

No hay negocio como el negocio de la “Shoá”

HOLOCAUST MAZIAR BIJANI BORZU BITARAF

por Gilad Atzmon – Ayer, The Independent informó: “Asombrosa nueva investigación muestra que la red de campamentos nazis dirigida a los judíos era dos veces más grande de lo que se pensaba.” (Noticia similar aparecida en el diario El País – Nota Pág. Transversal) Pero The Independent fue rápido y amable para darnos una idea de las implicaciones de esta nuevo affaire Shoá. “El equipo responsable de la investigación, del Holocaust Memorial Museum de Estados Unidos en Washington DC, dijo a The Independent que ellos creen que la evidencia podría ser también crucial para los supervivientes que tratan de llevar los casos de indemnización contra Alemania y en otros países, por el tiempo pasado en los campos cuya existencia era hasta ahora desconocida o no documentada”.

El legendario (y muy perspicaz) diplomático israelí Abba Eban ya se había percatado en la década de 1950 cuando nos dijo que: “No hay negocio como el negocio de la Shoá”

Durante años, me he estado oponiendo a las leyes europeas sobre negación del Holocausto. Entre otras cosas, creo que esas leyes están diseñadas principalmente para mantener la primacía del sufrimiento judío y desviar la atención de los pecados de Israel y el sionismo. Pero ahora me doy cuenta de que podría haber sido un error. A medida que la industria del Holocausto se queda sin vapor, algunas instituciones judías se dedican a mantener el Holocausto como la madre y el padre de todos los genocidios y, como hemos leído más arriba, sin duda saben cómo convertir el sufrimiento en shekels. Así que ahora comprendo que las Leyes de negación del Holocausto, en realidad pueden haber pasado para salvar a los gentiles de la inflación inevitable de futuras demandas por indemnización adicional, tal como se informó anteriormente.

read more »

05/01/2013

Naciones Unidas Artículo 19: Derechos Humanos y revisionismo histórico

GILAZ ATZMON

por Gabi Weber  y Gilad Atzmon – 02/01/2013 – Comité de Derechos Humanos, julio de 2011: Observación General sobre el artículo 19 – Libertad de Opinión y de Expresión

Apenas hace unos días nos encontramos con lo siguiente desde el Comité de Derechos Humanos – un organismo independiente encargado de supervisar el cumplimiento del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP).

El documento, de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (OCHR), data de julio de 2011 y se refiere a la libertad de opinión y de expresión. Afirma que “las leyes contra la blasfemia y las restricciones a la crítica de los gobiernos son incompatibles con las normas vigentes y que la libertad de expresión es esencial para la protección de los derechos humanos”.

Este informe, titulado Comentario General, es una interpretación del Pacto Internacional de 1966 sobre Derechos Civiles y Políticos (PIDCP) – un pacto con 167 Estados signatarios, firmado y ratificado por Alemania, Francia, Suiza y otros países europeos.

read more »

05/02/2012

La Conferencia de Wannsee, verdad y mito

por Gilad Atzmon – La semana pasada, mientras los grupos de presión judíos continúan invirtiendo ingentes esfuerzos en dictar e imponer un discurso rígido e incuestionable respecto al Holocausto, el periódico israelí Haaretz publicó un informe breve, conciso y valiente que impugna la validez de la Conferencia de Wannsee como prueba de la “solución final” de los nazis.

Justo antes del Día de Recuerdo del Holocausto, el diario israelí informó de que el doctor Norbert Kampe, director del Memorial Centre de Berlín “Wannsee Conference”, desafió algunos de los más ampliamente aceptados “hechos” históricos asociados con la conferencia y su significado.

Los eruditos judíos del Holocausto siempre han insistido en que el plan maestro del judeicidio nazi se concibió en la Conferencia de Wannsee, pero se cita al doctor Kampe diciendo que la conferencia se refiere únicamente a “cuestiones operativas” y no una plataforma de cualquier forma de “toma de decisiones”. Para probar su información, Kampe señala el hecho de que Hitler y sus ministros no estaban presentes en la conferencia. También dice, “En ese momento, enero de 1942, no había un plan organizado de campos de exterminio”.

Entonces, Haaretz admite, “No se equivoquen. Kampe no es antisemita. Ciertamente tampoco niega el Holocausto. Al contrario. Como era de esperar de un historiador profesional, estudió innumerables textos, documentos y testimonios sobre el caso particular… Su conclusión es el resultado directo de un análisis cuidadoso de material escrito en su poder”. Con tanto valor, un periódico israelí alaba a Kampe y su “fascinante lección de historia” y reconoce también que el Ministerio de Educación israelí carece de la capacidad de participar en cualquier tipo de debate bien informado sobre el Holocausto. Haaretz admite claramente que: “hasta hoy nadie sabe con absoluta certeza y seguridad lo que sucedió exactamente el 20 de enero de 1942, en esta bonita villa en el lujoso barrio de Berlín”.

Solo existe una copia del protocolo de la Conferencia de Wansee, hallada en 1947, que sobrevivió a la guerra. Otras fueron destruidas deliberadamente por los nazis en un intento de ocultar las pruebas. Este protocolo es la única documentación auténtica de lo que sucedió en Wannsee y uno de los pocos que hizo uso explícito del término “solución final”. Sin embargo, Haaretz reconoce que, como cualquier documento histórico, el documento de Wannsee debe leerse cuidadosamente. Las palabras “muerte” o “asesinato” no aparecen en el protocolo de la conferencia. En su lugar, se refiere a “la disminución natural”, “tratamiento adecuado”, “otras para la solución” y “diferentes formas de soluciones”. De hecho, las únicas referencias explícitas en el documento hablan más de deportaciones que de exterminio. Incluso la famosa tabla adjunta al protocolo que hace un escrutinio de la población judía en cada país ocupado, no hace referencia a que esos judíos estén destinados al exterminio.

Solo unos días antes del Día del Recuerdo del Holocausto un periódico israelí encontró el coraje para admitir que “décadas de investigación sobre el Holocausto no pudieron encontrar una orden clara y explícita realizada por funcionarios nazis de alto nivel para involucrarse en el exterminio masivo y sistemático de los judíos”.

Según el periódico israelí, los nazis ocultaron sus verdaderas intenciones bajo algunas “órdenes ambiguas y códigos secretos”, que se supone que llevarían a los agentes a interpretar y reaccionar a lo que se cree que era la voluntad de Hitler.

La moraleja aquí es simple. Una vez más nos enteramos de que algunos israelíes están muy por delante de la prensa occidental y el mundo académico en su crítica de la ideología judía en general y la narrativa del Holocausto sionista en particular.

(Traducido para Rebelión por J. M. y revisado por Caty R.)

Fuente: http://www.gilad.co.uk/writings/gilad-atzmon-the-wannsee-conference-truth-and-myth.html#entry14803459

Extraído de: Rebelión.

24/04/2011

Ajustando cuentas con Deborah Lipstadt

por Gilad AtzmonEl sionismo como mutilación del pensamiento.

En un artículo publicado recientemente , la “shoáloga” Deborah Lipstadt intenta restablecer su argumento en contra del revisionismo histórico.

Lipstadt se pronuncia claramente en contra de los negadores del Holocausto, a los que califica además como antisemitas, pero se abstiene de definirnos lo que significa exactamente el negacionismo. También se queda corta cuando se trata de explicarnos qué significa el antisemitismo. Supongo que para Lipstadt son ‘negacionistas’ aquellos que insisten en que nuestro pasado debe ser revisado, analizado y contado desde diferentes puntos de vista. A las personas que creen tal cosa normalmente se los llama revisionistas históricos o simplemente historiadores. Sin embargo, a los revisionistas históricos Lipstadt los percibe claramente como antisemitas. Supongo que para Lipstadt aquellos que se atreven a tocar o jugar con el pasado judío son enemigos.

Según Lipstdat, los ‘negacionistas’ constituyen un movimiento activo que trabaja denodadamente para “distorsionar la historia e inculcar el antisemitismo”. Sin embargo, dista lejos de estar claro cómo alguien puede “distorsionar la historia”, habida cuenta de que la historia no es un conjunto singular de hechos establecidos y dictados exclusivamente por un grupo determinado de personas. La historia es más bien un intento de transformar el pasado en una historia que aspira a constituir una narración lo más completa posible, elaborada a partir de tantos puntos de vista como sea posible y en base a un cuerpo de investigación tan amplio como esté disponible. En ese sentido, la historia es un intento de construir una narrativa. Todo el mundo debería tener derecho a mantener diferentes perspectivas sobre su pasado.

Al parecer, a Lipstdat todo eso no le hace la más mínima gracia. Ella quiere que el capítulo conocido como Holocausto se convierta en un relato meta-histórico impenetrable. No está claro ni para mí ni para un número creciente de académicos, artistas y gente corriente por qué los académicos y las instituciones judías tienen tanto miedo a que se examine y discuta libremente este capítulo concreto de la historia.

Por alguna razón peculiar Lipstadt se considera a sí misma como “académica”, pero la forma como aborda el asunto dista mucho de tener una orientación académica. Su lectura de la era nazi es absolutamente sonrojante. Por ejemplo, dice que “si el mundo se hubiera tomado más en serio el antisemitismo nazi desde el principio del ascenso del Tercer Reich, la tragedia posterior podría haber sido muy diferente”.

Sin embargo, da la impresión de que el mundo sí reaccionó muy seriamente al antisemitismo nazi, pues, básicamente, se atuvo al programa nazi. EEUU y Gran Bretaña cerraron sus puertas a los judíos y abandonaron a su suerte a los refugiados judíos europeos. Ni siquiera los sionistas hicieron gran cosa para salvar a sus hermanos y hermanas europeos. Está claro también que los nazis no habrían tenido éxito en su proyecto de limpieza étnica si no hubieran contado con la ayuda de comunidades y gobiernos europeos e incluso de las instituciones judías. No parece que los nazis fueran “los únicos antisemitas”; simplemente, eran antisemitas sin tapujos.

La ignorancia de Lipstadt no conoce límites. Prosigue: “en los años 1930 y 1940, por supuesto, los observadores ––y las víctimas potenciales–– no podían comprender hasta dónde podía conducir el antisemitismo de Hitler y sus cohortes”. Supongo que la “historiadora” judía [Lipstadt] en realidad ignora que en los años 1930 y principios de 1940 “Hitler y sus cohortes” tampoco sabían hacia dónde se dirigían’. Sabemos que querían una Alemania libre de judíos, algo que es de por sí, en efecto, altamente escandaloso. Sin embargo, [ese objetivo] no es tan diferente del de la gran mayoría de los israelíes, que quieren una Palestina libre de palestinos.

Lipstadt está convencida de que los ‘negacionistas’ están motivados por “odio a los judíos y por deseos de hacerles daño”. Pero la verdad del asunto resulta más bien embarazosa: el revisionismo histórico es un creciente cuerpo de conocimiento. No pretende abordar “la cuestión judía” ni defiende ninguna agenda política, y tampoco postula que se haga daño a los judíos. Sin embargo, el caso es que con demasiada frecuencia nos encontramos con llamamientos institucionales judíos reclamando dañar e incluso destruir a los árabes y musulmanes. En esas circunstancias uno esperaría que Lipstadt fuera coherente y se enfrentara a las inclinaciones genocidas de sus propios hermanos y hermanas. Pero está claro que la integridad no es algo que deba esperarse de una profesora de Estudios Modernos Judíos y Holocáusticos.

Cuando se hace evidente que Lipstadt no tiene nada inteligente que decir sobre este asunto (o quizá sobre ningún asunto), entonces se saca un conejo de la chistera o, mejor dicho, se saca a Ahmadinejad de la peluca. “Durante los últimos cinco años hemos visto cómo una corriente de negación del Holocausto, de antisemitismo abierto y de amenazas contra Israel emanaba de la boca del presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad (…) la negación del Holocausto que hace Ahmadinejad está directamente relacionada con su hostilidad hacia Israel”.

Y aquí es donde pasado, presente y futuro judíos se entrelazan en un sentido colectivo que parece totalmente impermeable a la razón, la ética y la humanidad. Es evidente que quienes se oponen a la barbarie israelí pueden en cierto momento someter a escrutinio la raison d’être del sionismo, es decir, el holocausto. Evidentemente, es natural que aquellos que detestan las mentiras de Israel se paren a examinar todos y cada uno de los relatos israelíes o judíos. La pregunta es: ¿Y qué hay de malo en ello? ¿Por qué los judíos, o al menos algunos judíos, se horrorizan ante la idea de que otros pudieran recelar de algunos aspectos de sus relatos históricos? ¿Por qué es tan difícil para Lipstadt aceptar que Ahmadinejad está en contra de Israel y ponga en cuestión además algunos aspectos del pasado judío?

“En el año 2009”, dice Lipstadt, “después de cuestionar la existencia del Holocausto, [Ahmadinejad] declaró que [el Holocausto] fue una artimaña que emplearon los judíos para conseguir que Occidente apoyara la creación del Estado de Israel”. Una vez más, ¿acaso el argumento expuesto por Ahmadinejad no es una cuestión académica legítima? ¿Acaso el holocausto y la fundación del Estado judío no están ligados inextricablemente?

Pero no se preocupen, no es Ahmadinejad la única persona a la que odia nuestra académica de yeshiva. “El egipcio Gamal Abdel Nasser habló de `la mentira de los seis millones de judíos’ (…) Los portavoces de Hamás también han practicado la negación del Holocausto. Negaciones del Holocausto se pueden encontrar en los periódicos de muchas partes del mundo árabe, incluidos los de Jordania, Egipto y Líbano”.

Incluso Mahmud Abbas era un “negacionista” de acuerdo con esta lumbrera de la Shoá: “cuando era un joven estudiante, [Abbas] escribió una tesis que era puro negacionismo”. Pero, ¿a que no lo adivinan? Abbas no tiene por qué preocuparse: Lipsdat ya lo ha perdonado. Él [Abbas] “posteriormente repudió su punto de vista” y Lipstadt “cree firmemente en su retractación”. Por lo menos Lipstadt es lo suficientemente flexible como para modificar sus puntos de vista “académicos” de modo que se adapten a la actual agenda política israelí.

Supongo que es razonable sostener que Lipstadt continúa luchando por lo que ya es una batalla perdida. Nuestro pasado no es propiedad judía. Cuando leo la diatriba pseudoacadémica de Lipstadt me convenzo aún más de que hay aspectos de la visión sionista de la historia que deben seguir siendo analizados y debatidos, porque la historia no puede ser manipulada o censurada por ninguna variedad de intelectual de yeshiva, pues la ideología de la yeshiva es todo lo contrario al espíritu occidental, al debate intelectual y a la apertura.

Lipstadt afirma: “Hace setenta años la gente tenía motivos fundados para decir: ‘Nunca pudimos imaginar que Hitler hablara en serio’. Hoy ya no podemos permitirnos ese lujo. Como mínimo estamos obligados a tomarnos en serio a Ahmadinejad y a los líderes musulmanes y creadores de opinión que le secundan”.

Aquí parece que Lipstadt está instando a los líderes occidentales a desmantelar Irán y otros países musulmanes en el nombre de la misma historia que ella no les permite revisar o examinar. Creo que en aras de la paz mundial es necesario desenmascarar a gente como Lipstadt y su cohorte.

En su párrafo final Lipstadt parece descubrir qué hay de malo en los revisionistas: “su negación del Holocausto forma parte de su agenda política contemporánea”.

En términos psicológicos a lo anterior se lo suele definir como proyección: Lipstadt proyecta sus propios síntomas sobre los revisionistas históricos. Es evidente que el “evangelismo holocáustico’ de Lipstadt tiene la finalidad de servir a su propia agenda política siocéntrica.

Llegados a este punto, la pregunta que tal vez le interese a usted formular es la siguiente: ¿Durante cuánto tiempo vamos a permitir que la ideología supremacista de la yeshiva determine la visión que tenemos de nuestro pasado? Yo mismo creo que ha llegado la hora de decir NO a la ideología y política judías. La gota ya ha colmado el vaso.

(Traducido para Rebelión por LB)

Fuente: Gillad Atzmon 

15/09/2009

Derechos humanos y revisión de la historia.

por Vicente Blanquer

La historiografía tradicional -Raul Hilberg, Victor Frankl, Hannah Arendt y Yehuda Bauer- tras la segunda guerra mundial ha sostenido la tesis del genocidio judío como culminación lógica de los postulados ideológicos del nacionalsocialismo. La historiografía revisionista por el contrario ha cuestionado los métodos de análisis empleados. Por último, dentro de la propia historiografía clásica, cabe distinguir entre la postura de quienes como Bauer son favorables a la censura en nombre del honor de las víctimas, que según ellos está amenazado por el revisionismo, y la de aquellos que como el propio Raul Hilberg son favorables a la libertad de expresión dentro de lo que constituye el debate académico propiamente dicho.

La controversia surgida en torno a los “supervivientes” del Holocausto ha desatado una vivísima polémica en el seno del propio judaísmo, al amparo de la cual el revisionismo se ha ido abriendo paso poco a poco. La obra de Filkenstein “La industria del Holocausto” (*) denuncia la contradicción entre un número de muertos elevado para recalcar la barbarie nazi y un número igualmente elevado de supervivientes. No es posible estar vivo y muerto, a la vez. Muerto para denunciar la maldad nazi, de la que nadie duda, y vivo para cobrar las indemnizaciones. No sería muy riguroso incluir a 4.390.049 “supervivientes-peticionarios” de indemnizaciones entre los muertos del Holocausto. Porque son 4.390.049 los individuos a los que, con arreglo a convenios internacionales, ha tenido el gobierno de la República Federal Alemana que pagar 50.18 billones de marcos, entre octubre de 1953 y diciembre de 1983 (1)

Si admitimos asimismo que son 600.000 los supervivientes del “Holocausto”, ello supondría que ha habido 3.790.049 resurrecciones, lo cual sería una buena noticia que, tal vez, contribuiría al acercamiento ecuménico judeo-cristiano porque si en la segunda mitad del siglo XX pueden producirse tales fenómenos ¡¿cómo podemos dudar de la resurrección de Cristo en el siglo primero?!

Denuncia este autor que las cifras al alza son peligrosas porque dan argumentos a los “negacionistas” y denuncia la censura del sionismo oficial sobre este tema porque no sólo perjudica a los llamados revisionistas, sino también a las propias víctimas del nazismo que no son indemnizadas directamente sino a través delas organizaciones sionistas que administran dichos fondos. Para autores como Bauer los revisionistas son unos mentirosos que saben que están mintiendo y con la mentira no es posible entrar a considerar sus argumentos. Para él estos autores no revisan sino que niegan la evidencia y por ello no debemos escucharlos ni polemizar con ellos.

Para el lego en la cuestión, sin descartar la hipótesis de Bauer, se plantea una pregunta: si los “negacionistas” sí entran en los argumentos de sus oponentes, y los consideran para refutarlos, podría ser por dos motivos:

1.- Porque consideran que quienes sostienen la tesis del genocidio lo hacen de buena fe pero que sus argumentos son erróneos.

2.- Porque admiten la posibilidad de que aquellos entren en los suyos, es decir, que quienes sostienen la tesis del genocidio estén en lo cierto y que ellos estén equivocados.

Para quienes tenemos un conocimiento superficial de la polémica se nos plantea el siguiente problema. No es posible denunciar un asesinato sin un asesino, ni un robo sin un ladrón. Del mismo modo no es posible denunciar una opinión como mentirosa sin juzgar la conciencia y la intención del otro y resulta sorprendente que algunos de quienes más han denunciado la Inquisición como el mayor atropello a la conciencia humana tengan el valor de violarla nada más y nada menos que en nombre de esos derechos humanos que dicen defender. ¿No creen que al actuar así la gente pueda pensar que, más que tener la razón, den la impresión de tener miedo?

Un error muy extendido es creer que el revisionismo histórico niega el genocidio, lo cual puede ser cierto en algunos autores, pero no en todos ni siquiera en la mayoría. Lo que niega el revisionismo es que la mera afirmación del genocidio constituya por si misma prueba suficiente de su existencia, lo cual es muy distinto. La autentica revisión histórica, la investigación sin “a prioris”, se opone tanto al negacionismo como al afirmacionismo. En historia existe lo que se puede demostrar con pruebas documentales, y lo que no se puede demostrar simplemente no se toma en consideración pues de lo contrario la ciencia historiográfica volvería a la era del rumor y la leyenda. El cuestionar la fiabilidad de las pruebas o los métodos de análisis en los que se basa la afirmación de que la muerte de judíos bajo el III Reich se debió a un proyecto criminal concreto, ¿supone negar el Holocausto o cuestionar su carácter?

De todas las cuestiones planteadas por el triunfo del materialismo biológico en la Alemania de los años 30 hasta el final de la segunda guerra mundial sin duda la llamada solución final, el exterminio sistemático y deliberado de los judíos europeos por parte de las autoridades nacionalsocialistas, es la que más pasiones suscita. El horror que en todo ser humano producen la tortura y el asesinato de inocentes ha hecho que los estudios sobre dicho tema se hayan abordado desde un punto de vista ético o moral más que estrictamente histórico. Ello ha creado incontables dificultades a los investigadores, pues, con frecuencia, su labor se ha visto entorpecida y dificultada por la acción de la opinión pública y los poderes políticos para los cuales la “soah”, el holocausto, posee un valor escatológico y metarracional que no puede ser, no ya cuestionado, sino ni siquiera estudiado o analizado. Se considera un hecho ante el cual la única actitud es la contemplación y el silencio. No debería ser necesario, sin embargo, recordar a las personas que así piensan cuántas “realidades incuestionables” basadas en la mentira han sido semilla de odio y fanatismo a lo largo de la historia, p.e.: que los cristianos practicaban canibalismo o sacrificaban recién nacidos; que los judíos asesinaban recién nacidos; que Juana de Arco tenía tratos con el demonio, etc.

Tras los enfoques emotivos de algunas víctimas de la brutal tragedia se alzaron las primeras denuncias de otras víctimas del nazismo, como Paul Rassinier, militante antifascista francés de la resistencia y también ex-deportado en Buchenwald y en Dora, que consideraban que el sufrimiento concede derecho a lo que es justo y sólo a lo que es justo. La obra del Dr. Rassinier “El Drama de los judíos europeos” (*) supuso un análisis crítico del “genocidio posible”, a partir de datos estadísticos de los propios judíos (entre ellos los del Centro Mundial de Documentación Judía, de Tel Aviv) sobre dicha población, lo cual arrojaba una cifra de 1.485.292 judíos que con una corrección al alza del 40% para incluir a los judíos no practicantes podía dar una cifra de 2.079.528 judíos, cifras que no concuerdan con los 6 millones, pero es que además si aceptáramos esta última cifra cotejada con las estadísticas judías tendríamos que admitir que los judíos poseen la capacidad de duplicar su población cada 3 años. A estos estudios vendrían a sumarse otros que abordarían cuestiones tales como la ausencia de garantías procesales en Nüremberg, lo cual fue un error para las potencias vencedoras pues si bien, a corto plazo, les permitía obtener unas sentencias espectaculares, desde el punto de vista histórico el rigor de las pruebas aportadas por la acusación se devaluaba considerablemente ya que a los acusados correspondía probar su inocencia. Es decir se partía de un “a priori” en contra de lo que es la práctica jurídica habitual.

Para llevar a cabo una empresa de tal magnitud son necesarias unas órdenes muy precisas. Unas órdenes generales que se traduzcan en órdenes particulares y todo ello debería de haber dejado algún rastro de tipo documental. Sin embargo, en un sistema tan burocratizado como el nazi, la impresión que pretende darse es que las cosas funcionaban de modo “oral”.Es decir que las relaciones administrativas del III Reich se basaban en la “confianza” y que no se comprobaba ni la procedencia de las órdenes ni su cumplimiento.

Por otro lado, indudablemente, en los campos de concentración murieron cientos de miles de personas, sin embargo en cualquier juicio por asesinato (y el genocidio mientras no se demuestre lo contrario es un asesinato), sin pruebas forenses, sin autopsias nadie se atreve a efectuar un dictamen sobre la causa de las muertes (2) . Teniendo en cuenta que, según Iván Lagaz, especialista en crematorios del tanatorio de Calgary (Canadá), que llevó a cabo un estudio sobre los crematorios de Auschwitz, Maidanek y Treblinka, cada cadáver necesitaba un mínimo de 2 horas para consumirse, y los hornos deben funcionar al 50% por motivos de seguridad. Teniendo en cuenta que la capacidad de incineración al 100% de los hornos de todos los campos de concentración durante el periodo de la solución final es de 430.600 personas, suponiendo que funcionaran al 100% todo ese tiempo, ello significaría que tendríamos 1.648.928 cadáveres sobre los que investigar o practicar al menos un estudio aleatorio. ¡Y no digamos si aceptamos la cifra de los 6 millones! La única posibilidad de justificar la imposibilidad de un estudio forense sería demostrar que los cadáveres judíos arden a mayor velocidad que los cadáveres del resto de las personas y que por tanto 2.079.528 cadáveres de judíos tienen la propiedad de consumirse a mayor velocidad que 2.079.528 cadáveres de no judíos.

De todas las cámaras de gas que se dijo que había en los campos de concentración alemanes la única que se exhibió en cinta fue la de Dachau, que no era sino la antesala de un crematorio. El hecho de que los campos de concentración en muchos casos fueran centros de producción de armamento suscitó dudas sobre el que la finalidad de los mismos fuera compatible con un programa de genocidio (3) . De hecho la investigación actual, incluso la más conservadora, limita el número de campos de exterminio a siete: Riga, Treblinka, Sobibor, Maidanek, Bergen Belsen, Birkenau y Chelmo. Auschwitz finalmente ha sido excluido a raíz de las investigaciones de Germar Rudolf sobre análisis químico de las “cámaras de gas” y el nivel freático del campo, aunque para subsanar este “contratiempo” suele hablarse actualmente de Auschwitz-Birkenau.

El estado actual de nuestros conocimientos nos plantea por consiguiente algunas dudas. Si el programa de genocidio sólo se llevó a cabo en siete campos, o bien rebajamos las cifras con lo que podríamos cuestionar que el gaseamiento obedeciera a un programa de genocidio y deberíamos plantear la posibilidad de que obedeciera a un programa de eutanasia, o bien si pretendemos seguir manteniendo la primera hipótesis deberemos confirmar las cifras con un estudio de los registros y archivos de dichos campos. Por el momento, a falta de más pruebas, los 40 archivos de Auschwitz que establecen los registros de los internos por nombre, nacimiento, último lugar de residencia y defunción sólo registran 68.000 defunciones, que no son pocas. Sin embargo sabemos que la eutanasia no era una medida antijudía, sino una ley de aplicación general para todos los alemanes que además no habría podido ser aplicada dentro del contexto de la solución final, debido a que por presiones de las iglesias tales medidas dejaron de aplicarse en agosto del 41, lo cual nos lleva a plantear la posibilidad de que dichas muertes se deban a negligencia criminal y no a un asesinato premeditado, lo cual no cambia el juicio moral que podamos tener del nazismo pero sí el que teníamos de los vencedores y en este sentido constituye un importante motivo de reflexión que podría llevar a los investigadores e intelectuales a identificarse menos con el punto de vista de los aliados y a adoptar las necesarias cautelas que toda exégesis requiere.

La aplicación de la técnica del peritaje químico a los campos de exterminio “seguros” ha sido decepcionante. El problema del gaseamiento se plantea con los análisis químicos por la siguiente razón: el Zyclon B es gas hidrocianhídrico. Si realmente se hubiera aplicado éste donde se dice que se aplicó, debería haber dejado una impronta azul en las paredes y hallaríamos restos del mismo en el interior del mortero, incluso aunque se hubiesen limpiado las paredes. Sin embargo, los resultados de las llamadas cámaras de la muerte son negativos. El gas hidrocianhídrico tiene capacidad para penetrar el cemento de las juntas de los ladrillos traspasando la totalidad del muro. La única forma de borrar esta prueba hubiera sido derribar los muros de las cámaras y construir otros nuevos. Extremo que debería haber sido alegado tanto por los testigos de la acusación que sobrevivieron a los campos como por los nazis (Niemoeller, Gernstein, Hotl, y Höess) que decidieron autoinculparse. La pregunta es la siguiente: ¿cómo consiguieron los aliados que los acusados confesaran que en el lugar de los hechos, las llamadas cámaras de gas, se habían llevado a cabo unos hechos que se ha probado son químicamente indemostrables? Según el historiador judío-francés Pierre Vidal Naquet “Los estudios realizados por químicos de diversos países y distintos orígenes ideológicos son de suma importancia ya que todos ellos son de hecho negacionistas” y añade: “Sería un grave error poner mala cara a una conquista científica como el hecho de que a las cifras de un testimonio tan importante se les debe aplicar un coeficiente de división por cuatro (6 dividido entre 4). Al renunciar a las cifras falsas no se atenúa el crimen de los nazis. El problema del número de las cifras no es esencial.”Sin embargo al cuestionar el “arma del crimen”, el principal argumento de la acusación, no se trata ya de una cuestión de cifras, sino del concepto mismo de genocidio. Si un solo judío hubiese sido asesinado por el hecho de serlo con el propósito de destruir al pueblo judío como tal, estaríamos evidentemente ante un hecho genocida. Ahora bien, la única forma de mantener tal teoría es establecer que el hambre y el tifus, al ser consecuencia de la política alemana, convierte a ésta en responsable deliberada de tales muertes. Si admitiéramos dicho punto de vista ¿cómo deberíamos calificar las muertes de personal civil y militar de los países del Eje en campos de concentración aliados por causas análogas?

Por otro lado tampoco se explica el lenguaje empleado por las autoridades nacionalsocialistas para referirse al problema judío. La postura que sostiene la tesis del genocidio intenta explicar el empleo de un lenguaje y una terminología en el llamado documento Wansee (sin fecha, ni firma ni sellos) debido al pudor “religioso” de los nazis ante un hecho tan bárbaro, cuando lo cierto es que a la hora de adoptar decisiones criminales contra la población civil que apoyaba a los partisanos los nazis no parecen mostrar ese pretendido pudor. ¿Qué pudor experimenta Himmler, por ejemplo, por las órdenes criminales que reconoce haber dado en sus discursos de los días 4 y 6 de octubre de 1943, referentes a al exterminio de las mujeres y los hijos de los partisanos, para evitar que crezcan en el odio contra Alemania (sic.)? Pero estas órdenes, al menos, tienen base documental. Las órdenes son claras y taxativas también a la hora de ordenar represalias o fusilamientos de rehenes (práctica que por lo demás es común a todos los ejércitos de la época, simplemente con remitirnos a los manuales de guerra aliados tal y como inútilmente denunció la defensa en Nüremberg).Probablemente debamos admitir que los nazis eran muy poco nazis si el asesinato de un judío les daba más vergüenza que el de un gentil o un ario. En cuanto al contenido del “documento”, si alguien tiene interés en consultarlo, se refiere al traslado de población al este, lo cual tiene sentido si pensamos que los campos eran centros de producción de armamento y se buscaba alejarlos del radio de acción de la aviación aliada. Mediante este procedimiento los jueces de Nüremberg dieron un paso más allá de lo lícito en la ciencia jurídica juzgando hechos a partir de intenciones atribuidas a los acusados sin base empírica que las fundamenten. Sólo así tiene sentido unas traducciones tan “libres” de los términos: endlösung, gemsamtlösung, zurückdrängun, ausschaltung y ausrotung como exterminio, cuando en alemán dicho concepto se expresa por medio de la palabra verninchtung (4). Para encontrar un precedente de tales técnicas jurídicas debemos retrotraernos a alguna de las páginas más negras de la Inquisición.

Pero, en fin, asumiendo a pesar de todo los criterios metodológicos sostenidos por la tesis favorable a la hipótesis del genocidio creo que el debate académico no tendrá problemas en aplicar dichos criterios al trato aliado a los prisioneros del Eje puesto que, si aplicáramos un criterio diferente, estaríamos negando a los criterios antes mencionados validez universal y ello implicaría reconocer que no estamos obrando de forma científica sino con arreglo a algún otro criterio que se nos escapa. Pero claro, al asumir la tesis tradicional, pues el Parlamento al parecer tiene capacidad para pronunciarse sobre cuestiones de índole académico, para ser coherentes debemos dar por válido el análisis de James Bacque, lo cual vistas las cosas no resultaría sorprendente que condujera nuevas modificaciones legislativas de nuestro código penal (5).

Hasta hace poco las fuentes históricas apenas ofrecían posibilidad para los investigadores de trabajar sobre otro tipo documentación distinta de la prensa. Ello ha hecho que declaraciones de líderes políticos y militares occidentales fueran aceptadas sin contrastar con documentos oficiales, limitando considerablemente nuestras posibilidades. Sin embargo la desclasificación de parte de la documentación aliada con la apertura de archivos de 1980, completada con la desclasificación de los archivos soviéticos en 1990, nos está obligando a modificar algunas ideas que veníamos manejando al respecto. El final de la segunda guerra mundial ha sido presentado como un final feliz en el que, con el triunfo de la causa de la democracia y los derechos humanos sobre la tiranía fascista, tras un breve período gracias a la ayuda del Plan Marshall, vencedores y vencidos se reconciliaron poniéndose las bases de una Europa unida sin resquemores ni venganzas. Sin embargo, pese a lo atrayente y lo idílico del panorama, desgraciadamente éste, a la vista de la documentación desclasificada, no siempre se corresponde con la realidad.

El plan Morgenthau, que preveía la desmembración, desindustrialización y ruralización de Alemania, parecía apuntar en otra dirección. Según Henry Morgenthau, su objetivo era el siguiente: “Quiero que se desmantele el Ruhr… Sé que mi plan dejará sin trabajo de 18 a 20 millones de alemanes… Mi plan tendrá una enorme influencia sobre Inglaterra y Bélgica y debería garantizar para los próximos 20 años su bienestar económico, pues el Ruhr ha sido su principal competidor en el carbón y el acero. De esta manera prestaremos un gran servicio a la economía inglesa”. De este modo la guerra contra el fascismo se instrumentalizaba al servicio de ciertos intereses que poco tienen que ver con la causa de la democracia o los derechos humanos y sus consecuencias iban a repercutir sobre todos, fueran o no fascistas.

Declaraciones de este tipo y aun otras más duras fueron vertidas por influyentes personajes de la vida política y económica de los países aliados que no tardaron en llegar a la prensa alemana. La propaganda evidentemente era nazi, pero las declaraciones y la existencia de tales planes eran reales y no fue tanto la oposición de la bondadosa opinión pública angloamericana al plan, cuanto el informe del general Donovan del O.S.S. (servicios secretos) sobre el hecho de que la filtración de dicho plan por los nazis a la prensa había unido incluso a los opositores al nazismo en contra los aliados lo que llevó a aparcarlo, al menos oficialmente. Así que se decidió rechazar públicamente el plan pero aplicarlo en la medida de lo posible. Y el alcance de esa “medida de lo posible”, la instrucción JCS-1067, según James Bacque, al parecer fue considerable. Los prisioneros alemanes fueron sometidos a trabajos forzados para reconstruir Europa, Estados Unidos y las colonias; a parte de ellos se les dejó morir deliberadamente de hambre mientras se quemaba comida en buenas condiciones o se hundía ésta en el mar y, bajo la autoridad de Eisenhower, se castigaba con pena de muerte el alimentar a los presos, siendo fusiladas algunas adolescentes que intentaban alimentar a sus hermanos. Las escuelas y universidades fueron cerradas; las radios y los periódicos clausurados y cuando se volvieron a abrir fueron sometidos a censura militar. La cruz roja alemana y el servicio postal suprimidos. El carbón, las patentes industriales, la madera y las reservas de oro requisadas. Las fábricas destruidas, incluso las que no tenían finalidad bélica. La Alemania de preguerra tenía un 80% de autosuficiencia alimentaria. Los aliados expulsaron a los agricultores alemanes del 24% de la superficie cultivable alemana, al mismo tiempo que prohibían el uso de fertilizantes. El número de alemanes muertos bajo la ocupación aliada por hambre fue superior al número de alemanes muertos en toda la segunda guerra mundial en todos los frentes y en la retaguardia. ¿Cuál fue la causa de este hambre? Según la explicación tradicional, la barbarie nazi que habría provocado la guerra y los vengativos bolcheviques. Sin embargo las excavaciones realizadas en 1996 en Lambach, Austria, arrojan nuevas dudas al respecto. En las mismas se encontró una fosa común que, en principio, se atribuyó a víctimas judías del nazismo, no obstante la investigación forense confirmó que las víctimas eran alemanas, lo que coincidía con el hecho de que el lugar fue en 1945 un campo de concentración americano. Con posterioridad han surgido otras en Bromberg, Erfurt, Reinberg, etc.

Por otro lado el estudio de las estadísticas aliadas plantea algunos interrogantes. Según el gobernador militar norteamericano Lucius Clay, la mortalidad de Alemania en noviembre del 46 era del 12% al año, sólo ligeramente superior a la del 11,9% del año 39 en el que el impacto de la guerra apenas es apreciable ya que estalló a finales del mismo. Sin embargo el informe secreto del oficial médico de Clay habla del 21,5%. Es de señalar que los primeros años de la posguerra fueron particularmente duros debido al tifus, la gripe, el cólera, la tuberculosis, la falta de calefacción, de vivienda, etc. Por otro lado, si añadimos los nacimientos e inmigración de las estadísticas oficiales observamos lo siguiente:

5 millones de nacimientos
8,3 millones de inmigrantes expulsados
4,8 millones de prisioneros (cifras de Proodfoot)

Ello hace un total de 78,5 millones de personas; sin embargo en el censo de septiembre de 1950 sólo encontramos 68,8 millones. Es decir, tenemos 5,25 millones de “desaparecidos”. 5,7 si tomamos como punto de partida las cifras de la ONU. ¿Dónde fueron? La explicación clásica es que los soviéticos los hicieron desaparecer en el Gulag; sin embargo, la desclasificación de los archivos del KGB no parece corroborar esa teoría. Los rusos en su propaganda sobrevaloraron los prisioneros japoneses en manos occidentales; no obstante, en lo que se refiere a Europa los archivos de sus campos de concentración demuestran que sólo tenían 890.000 alemanes porque estos prefirieron rendirse a los aliados creyendo que recibirían mejor trato. Por tanto se justifican 890.000, quedando 4,36 millones que nos vemos obligados a buscar en otra parte.

Es curioso observar cómo a finales de los años 60, en pleno desarrollo industrial y económico, la mortalidad alemana, según fuentes del gobierno federal era del 12,2%, es decir, superior al año 47 con el tifus, la gripe, el cólera, la tuberculosis, el hambre, el frío y los desplazados. Según James Bacque hay que ser muy generosos, por decirlo de forma educada, para creer tales cifras. Una explicación podría ser que perecieron de forma natural por las desastrosas consecuencias de la guerra provocada por el nazismo. Para que estas muertes puedan ser consideradas “accidentales” hay que demostrar que no era posible obrar de otro modo. Para tener un punto de referencia podemos observar que las raciones holandesas bajo la ocupación nazi hacia 1943 eran de 1.775 calorías por persona y día, mientras en Alemania eran de 1.550 calorías por persona y día en esos mismos momentos. Es cierto que en 1944 se redujo, pero no como consecuencia de una política contra la población civil sino por necesidades de la guerra. Si consideramos que los granjeros fueron expulsados del 24% de la superficie agrícola útil de un país antes autosuficiente en un 80%; si consideramos que cerca de 6 millones de alemanes se encontraban prisioneros sometidos a trabajos forzados al servicio de los vencedores y no podían aportar su esfuerzo a sus familias; si consideramos que la industria alemana había sido destruida, privando al país del recurso al comercio para obtener alimentos es de suponer que ello se debía a que los aliados podían y estaban dispuestos a hacerse cargo del mantenimiento de los alemanes. Pero si el hambre alemana es fruto de la fatalidad de la guerra, ¿qué sentido tiene la prohibición del gobierno militar aliado a la comunidad menonita canadiense y a los cuáqueros americanos para enviar alimentos a sus correligionarios alemanes?¿Qué sentido tiene la orden del general Eisenhower de prohibir a los civiles alemanes entregar comida a los prisioneros bajo pena de muerte?¿Qué sentido tiene prohibir pescar a la población?¿Qué sentido tiene la destrucción de stocks de alimentos en buen estado? Por último, según fuentes de la Oficina Americana para el Comercio Agrícola Internacional, la producción agrícola mundial había alcanzado el 90% de los niveles de preguerra. Las cosechas en Europa fueron particularmente buenas, de acuerdo con el informe de la ONU de diciembre de 1946. El trigo y el centeno habían alcanzado el 80% de la producción normal, la remolacha el 66 % de los niveles de preguerra. Por otro lado los Estados Unidos y Canadá tenían excedentes disponibles según Robert Paterson. La ración británica era de 2.900 calorías/ persona y día. La ración americana era de 3.300 calorías/ persona y día.

Por otro lado, el control de los mares y los espacios aéreos por parte angloamericana no deja lugar a dudas sobre la infraestructura disponible para hacer llegar esa comida a su destino. La única explicación es que se trató de un ajuste de cuentas a expensas de quien está indefenso, del mismo estilo que se produjo cuando tras la primera guerra mundial se prolongó por iniciativa del entonces primer Lord del Almirantazgo Sir W. Churchill el bloqueo naval, tras la firma de los tratados de paz, durante 8 meses causando la muerte de un millón de alemanes. El hambre de 1947, coincidiendo con buenas cosechas, fue en parte debida al hundimiento industrial de Europa que, al hacer caer los precios, provocó que los agricultores retirasen sus productos del mercado. Debemos tener en cuenta que el mínimo biológico necesario para mantener vivo a un ser humano son 1.500 calorías/persona y día. La pregunta ya contestada sobre cuál era la capacidad aliada para alimentar a Alemania debe dejar paso a otras cuestiones.

Los informes de Murfy del año 47 en calidad de asesor político del gobierno militar aliado en Europa pronosticaban que las muertes excederían los nacimientos en Alemania en 2 millones en los próximos3 años, lo cual supone una mortalidad del 24%. ¿Como explicar tales “pronósticos” con los datos que tenemos, a no ser que no se trate de pronósticos y debamos de hablar de previsiones? Según James Bacque, si añadimos a los civiles muertos por el hambre, los expulsados por la limpieza étnica del este y los prisioneros muertos en los campos de concentración, conceptuados eufemísticamente como “otras pérdidas”, la cifra total de muertos oscila entre los 9,3 y los 13,7 millones de muertos. A los prisioneros debilitados por la falta de alimentos se les enviaba a las llamadas “unidades hospitalarias” donde no recibían ningún tratamiento y así se ocultaban las muertes. Nadie volvía de los “hospitales”. Con una ración de 1.390 calorías por persona y día se obtiene una mortalidad de un 0,6% a la semana, un 2,6% de la población al mes y un 32% al año.

El plan Morgenthau fue “oficialmente” abandonado para conseguir desmovilizar a la resistencia alemana; sin embargo las raciones cayeron progresivamente de forma sospechosa. De 1.500 (el mínimo vital) a 1.300, a 1.000, a 900, y en la zona francesa bastante menos. Los efectos de esta política fueron devastadores la mortalidad infantil en Berlín en 1945 fue del 100%. La mortalidad por inanición en Landau (Renania) era del 39% en 1946.En Hamburgo, bajo ocupación británica, murieron 100.000 personas de inanición. En Viena en 1946 era entre el 27 y el 35%.

Para finalizar, no debería ser nuestra misión valorar los acontecimientos históricos, aunque algunos de nuestros colegas dediquen más tiempo a la valoración que al análisis. Sin embargo como no parece ser ésta la óptica de ciertos manuales escolares no estaría de más recordar que el genocidio es el asesinato deliberado de una población por motivos de raza, lengua o religión, sean las víctimas del mismo judíos turcos, o… alemanes. Es decir, por pertenecer a ese grupo nacional con independencia de una culpa personal por un hecho concreto que pueda calificarse de punible. Que el arma del crimen sea la cámara de gas o sea el hambre provocado es completamente indiferente. Asimismo sería interesante que un debate académico arrojara luz sobre estas cuestiones.

El limitar el alcance de la persecución judía bajo el III Reich a niveles parecidos a los de la persecución comunista o católica, lejos de constituir una apología del nazismo, constituye una denuncia de la manipulación del antinazismo que pretende convencernos de que los nazis fueron más buenos o, más malos, con unos que con otros. Desgraciadamente el debate académico hoy por hoy es imposible, pues para que exista el debate es necesario que haya libertad e igualdad de condiciones para todas las partes y eso no se da. Y no por falta de voluntad de las escuelas revisionistas sino por la negativa de los medios académicos oficiales a “rebajarse” a entrar en dicho debate, sin que al parecer se sientan muy incómodos con el hecho de que sus posturas hayan de ser defendidas por la vía penal (tal vez tengan otros argumentos, pero por el momento no podemos saberlo). Y si la justicia sobre las cosas depende, en última instancia, de la verdad sobre las cosas, no debería ser tanto interés de los historiadores revisionistas el exponer públicamente estas dudas para llegar al fondo del problema cuanto de la propia sociedad en que la justicia de su causa no quede empañada por lo que en su nombre hubieran podido hacer determinadas personas.

Conclusiones

El presente artículo no pretende más que ser una exposición del punto de vista de la escuela historiográfica revisionista, sin cuernos ni rabo, tan buena o tan criticable como cualquier otra. Aunque mi especialidad es la historia moderna y no la contemporánea, sin embargo, como ser humano considero que la obligación del historiador es no dejarse ofuscar por las voces de su tiempo y denunciar la instrumentalización que de los Derechos Humanos se está haciendo, como en su día se instrumentalizó la Patria. Hoy se invocan los Derechos Humanos para negar el derecho a la libertad de opinión, a la investigación científica y al derecho a la defensa en relación a un hecho concreto. Si hoy cedemos en este punto concreto pronto deberemos ceder, cada vez más, en relación a más cosas, pues quien cede una vez cede siempre. Los Derechos Humanos de las víctimas del “genocidio”, como las de cualquier crimen, se defienden mediante la verdad, porque si no es así alguien podría pensar que, o bien las “víctimas” no lo son tanto, o que incluso las “víctimas” no lo son en absoluto. Los juristas lo llamarían los frutos del árbol envenenado.

La difamación pública, la pérdida de la libertad, la pérdida de la propiedad, la privación de los derechos civiles y la esterilización o el aborto forzados ya constituyen de por sí crímenes contra la humanidad, pero la dignidad de las víctimas no se ve respaldada cuando su defensa se hace sobre castillos de arena y, es más, quien recurre a tales procedimientos hipoteca su credibilidad en el futuro.

Para más información

“The destruction of the European Jews” de Raul Hilberg (Contrástese la edición de 1961 con la de 1986 y con el “Drama de los judíos europeos”).
“El drama de los judíos europeos” de Paul Rassinier Barcelona 1976.
“The Holocaust industry” de Norman G. Filkenstein Londres 2000.
“Les Mythes fondateurs de la politique israelienne” de Roger Garaudy, Paris 1996 (existe en la red internet versión en inglés).
“Crimes and Mercies” de James Bacque editado por Warner Books, London, 1998 ypor Little, Brown & Company/ 1997 Lancaster Place, London WC2E 7EN.
Para lo relativo a la técnica jurídica empleada en Nüremberg, aunque no agota el tema, es interesante el libro “Crímenes de Guerra” de José A. Llorrens Borrás, Ed. Acervo, Barcelona 1958; es posible que más de uno se lleve alguna sorpresa.

Direcciones y correos

Hay varias webs revisionistas pero creo que desde C.O.D.O.H. se tiene acceso a todas:
http://www.codoh.com/campus/campus.html

Notas

(1) West Germany’s Holocaust payoff to Israel and World Jewry http://www.ihr.org/jhr/v08/v08p243_Weber.html, pág. 4

(2) ¿Hubo investigación forense en los procesos de Nüremberg? Debemos responder afirmativamente. Concretamente en el proceso de Auschwitz de 1946 el Instituto de Investigación Forense de Cracovia (I.E.S.) llevó a cabo una serie de estudios sobre Auschwitz. Estudios cuya autoridad nunca ha sido cuestionada pese a que las garantías de investigación independiente en las llamadas Democracias del Pueblo siempre han sido limitadas, como ya se tuvo ocasión de comprobar durante el asunto de las fosas de Katyn. ¿Porqué excluyeron los analistas del Instituto de Cracovia el azul prusia de las cámaras de desinfección de su objeto de análisis alegando a priori que se trataba de pintura?¿Cómo es posible una diferencia tan grande entre los restos de ciclón B de las presuntas cámaras de ejecución? ¿Porqué el nivel de ciclón B de las primeras es prácticamente 0, concretamente 0,6mg./kg, y el de las segundas oscila entre 1 000 y 13 000 mg./kg. ¿Es que los niveles de degradación del ciclón B en mortero varían según el uso que se de a las cámaras? Este extremo ha tenido que ser reconocido incluso por los críticos de Germar Rudolf como Richard Green. Por lo que respecta a las autopsias las únicas autopsias realizadas, mientras no se demuestre lo contrario, son las llevadas a cabo en el campo de concentración de Struthof, Alsacia, y los resultados de las mismas, mientras no se demuestre lo contrario, apuntan al tifus y no al Zyiclon B. Desgraciadamente el original de este informe médico, el único,que contradecía las acusaciones de la prensa , de diciembre de 1945 llevado a cabo por el toxicólogo Rene Fabré, y confirmado por otros 3 especialistas, fue extraviado por las autoridades por una extraña falta de celo. La referencia es de Faurisson, http://www.irh.org/books/kulaaska30faurisson.html. Es decir el peso de la acusación de genocidio, en los términos que tradicionalmente hemos entendido, recae casi exclusivamente en pruebas testimoniales de gentes que tenían motivos sobrados de venganza, lo cual no significa que puedan ser aceptadas sin mayores críticas por la investigación histórica.

(3) Máxime cuando Burton H. Kleinen sus estudios sobre archivos alemanes ha desvelado que la industria alemana, después de descontar mano de obra esclava inclusive, tenía un déficit de 3’8 millones de trabajadores porque la economía alemana de preguerra, a diferencia de las economías aliadas, se encontraba operando en un nivel de pleno empleo y por ello se resintió más de la incorporación a filas. Burton H. Klein, Germany’s Economic Preparation for War, Harvard University1959, pág. 136.
Por otro lado la tesis tradicional interpreta la política judía del nacionalsocialismo como una persecución total a los judíos por el hecho de serlo, sin embargo las reveleciones de Brian Rigg, http://codoh.com/newsdesk/961203.HTML, respecto de las excepciones obliga a introducir algún tipo de matización. Al parecer Brian Rigg ha encontrado pruebas documentales que habían escapado a la atención de los historiadores del nazismo en particular el hecho de que no todos los judíos fueron internados en campos de concentración. La polémica medida fue presentada a la opinión pública como un modo de preservar a los judíos de las furias antisemitas alemanas que en realidad estaban atizadas por el partido nazi. Dicho análisis es correcto. Sin embargo de esta medida quedaron excluidos todos aquellos judíos que decidían prestar servicio como voluntarios en la Wehrmacht que fueron bastantes más de los que podríamos creer.
Ello significaría que nos encontraríamos ante una involución respecto de los derechos civiles adquiridos por una minoría, pero no ante una persecución total a esta minoría por el hecho de serlo.
Este tipo de medidas se exige a aquellos extranjeros que aspiran a adquirir una nacionalidad. Por ejemplo en Estados Unidos se exige jurar la constitución americana, en Gran Bretaña se exige jurar fidelidad a la reina. Y en ambos países el servicio militar es el medio más seguro para obtener la nacionalidad.
Es decir, estaríamos ante un hecho claramente censurable, pero bastante alejado de lo que habitualmente se ha venido diciendo.
Lo que sí se ha podido demostrar estudiando las conversaciones cifradas entre los campos de concentración y los cuarteles generales nazis, porque los británicos habían roto las claves alemanas, son un plan de esterilización masiva de los judíos con rayos X lo que permitiría su destrucción como grupo étnico pero manteniéndolos bien vivos para que trabajen en las industrias de armamento ayudando a Alemania a ganar la guerra. Vease Irving, D. Churchill’s War, vol. II, Triumph in Adversity, pág. 700.
Hay quién podría intentar sostener que ello se debió a motivos prácticos, evitar el mantenimiento de niños demasiado caros en una industria de armamento, sin embargo tal motivo no pasa de ser una mera excusa pues con la separación de sexos en los campos ya se cumplía esa función. Por ello sí puede hablarse de genocidio pero no con arreglo de la definición de tal dada por el Tribunal Militar Internacional si no con arreglo a la cosmovisión preformacionista nazi. Como botón de muestra baste estas dos citas, que no son únicas, del Segundo Libro de Hitler:
“Pero la guerra más cruel es precisamente aquella que parece ser la más pacífica a los ojos de la humanidad actual, esto es la pacífica guerra económica, …Porque esta guerra económica afecta no solamente a los vivos , si no que alcanza con su zarpazo a todos aquellos que están a punto de nacer. Mientras que la guerra lo más que hace es matar un fragmento del presente, la guerra económica asesina al futuro. Un solo año de control de nacimientos en Europa mata más gentes que todas las que cayeron en campos de batalla, desde los tiempos de la Revolución Francesa hasta nuestros días, en todas las guerras de Europa, incluyendo la guerra mundial”,Hitler A. Segundo Libro de Hitler, p. 16,Ed. Barcelona, 1969, bajo el título Raza y Destino. En realidad este segundo libro nunca tuvo título ni se publicó hasta después de la guerra. Se trataba de un borrador. Fue escrito entre la primavera y el verano de 1928 permaneciendo en una caja fuerte de la central de publicaciones del N.S.D.A.P. hasta que fue requisado por tropas americanas en 1945, guardados los manuscritos en la II División de Documentos de la II Guerra Mundial de los Archivos Nacionales de Washington. Su autenticidad como obra de Hitler fue comprobada en 1958 y se publicó en Nueva York en 1961 con el título Hitler’s Secret Book, en Stuttgart en el mismo año con el título Hitler Zweiter Buch y en Barcelona en 1962 y 1969 con el título Raza y Destino.
“La denuncia pública de niños enfermos, débiles mentales y, en definitiva, su destrucción, era más decente y, en realidad más humana (sic.) que la perversa locura de nuestros días que defendía a toda costa al individuo más patológico. Y en cambio arrebata la vida a centenares de niños sanos, practicando el control de nacimientos o los abortos, de modo que mantiene una raza de degenerados llenos de taras y enfermedades”, pág. 27, idem.

(4) La Falsificación de la Realidad, Madrid, 1998, R. Ceresole, Norberto, págs. 347 y 348. Ciertamente Hitler utilizó este término en su discurso de 30 de enero de 1939 ante el Reichstag , y en otras ocasiones, pero dentro del contexto de la campaña de prensa que se había desatado en medios judíos americanos y británicos a favor de la guerra contra Alemania.
Rassinier considera ésta la expresión hiperbólica de un hombre de estado. Además si interpretásemos esta expresión como literal ¿no estaríamos actuando como la propaganda nazi cuando hacía eso mismo con declaraciones como las aparecidas el 24 de Marzo de 1933 en el “Daily Express” en cuya pág. primera el sionismo oficial se pronuncia a favor de la guerra con Alemania? Krustchev y Ronald Reagan durante la guerra fría se han expresado en términos semejantes cuando se hablaba de la necesidad de aplastar, exterminar o aniquilar al campo imperialista o al imperio del mal sin que los historiadores otorguen a tales expresiones mayor significado cuando son empleadas en tales contextos.
La actitud científica ante un texto nos exige ceñirnos a lo que el texto dice, no a lo que a nosotros nos hubiera gustado que el texto hubiera dicho, por mucho que podamos odiar la ideología nazi. El científico debe centrarse en la rigurosidad del análisis y aceptar los resultados del mismo aunque estos contravengan sus simpatías personales, no alterar dicho análisis por las simpatías o antipatías que suscite el objeto de estudio. Y el sacar un texto de contexto no es una forma, no ya, muy honesta de proceder si no ni siquiera seria.
La pregunta es: ¿Cómo un movimiento de carácter gnóstico y neopagano como el nazismo consiguió arrastrar a la sociedad germana centroeuropea a una cruzada contra el judaísmo que está en la base del propio cristianismo? No fue un problema racial si no un problema económico, disfrazado de problema racial, lo que permitió a esta secta hacer lo que hizo, como reconoce el propio Dr. Brunning, último canciller democrático de Weimar en 1943 desde el exilio al denunciar que después de la gran crisis sólo quedaba un gran banco alemán en manos no judías. El dato lo consigna D. Irving, Hitler’s War, pág. 24. Reacciones contra minorías en momentos de crisis se han dado en Kenia contra los hindúes, tras la descolonización, o contra los europeos en Argelia sin que tengamos que recurrir a la metafísica para explicar conflictos de intereses.

(5) Según el artículo 607 del Código Penal español de 1998 se considera genocidio no sólo “Los que, con propósito de destruir a un grupo nacional étnico, racial o religioso, perpetraren alguno de los actos siguientes:
a) los que mataren a alguno de sus miembros .
b) los que agredieran sexualmente a alguno de sus miembros .
c) los que sometieran a cualquiera de sus individuos a condiciones de existencia que pongan en peligro su vida o perturben gravemente sus salud .
d) los que llevaran a cabo desplazamientos forzosos del grupo o sus miembros, adoptaran cualquier medida que tienda a impedir su género de vida o reproducción o bien trasladaran por la fuerza individuos de un grupo a otro” (de lo cual podría inferirse que el legislador ha notado la necesidad de apropiarse de la cosmovisión nazi que iguala la esterilización y el aborto); sino también “La difusión por cualquier medio de ideas o doctrinas que nieguen o justifiquen los delitos tipificados en el apartado anterior de este artículo, o pretendan la rehabilitación de regímenes o instituciones que amparen prácticas generadoras de los mismos, se castigará con la pena de prisión de uno a dos años”.
Obsérvese cómo en nuestro Código penal se amplía el concepto de genocidio al mero traslado de prisioneros, pero más grave si quien no distingue confunde, obsérvese como se sitúa al mismo nivel el hecho del genocidio, la justificación del genocidio y la negación del mismo. Si consideramos conceptualmente el genocidio como un asesinato, ¿se aceptaría dicha “simplificación” en un proceso criminal común? ¿Es lo mismo un delito en sí, por ejemplo un asesinato, que su negación, aún considerando la mala fe de quien lo niega? ¿Quiere decir ello que la convicción moral de las víctimas de un delito prima de modo absoluto sobre el derecho a la propia defensa del acusado, defensa cuya mala fe se presupone? Si sustituimos el término genocidio por el término homicidio o si aplicamos dicho criterio al resto de los delitos, al homologar el delito mismo con la negación de haberlo cometido negamos nada menos que el derecho a la defensa, eso sí en nombre de los derechos humanos ¡no faltaba más! Pero como hay más miedo que vergüenza es de esperar que se alcen tantas voces en defensa de los revisionistas como se alzaron en defensa de los judíos.
Aún suponiendo que los revisionistas fueran unos mentirosos y unos apologetas del nazismo que varían la realidad de los hechos para glorificar al III Reich, ¿cómo deberíamos considerar a unos legisladores capaces de variar en un Código Penal de 1998 el concepto de genocidio tal y como fue definido en 1948 por el Tribunal Militar Internacional Aliado en Nüremberg? ¿Acaso no implica dicha modificación del concepto un reconocimiento de la insuficiencia de la definición del año 48? Pues sí es lícito a un jurista definir un nuevo delito no lo es alterar la definición de un delito de una causa fallada.
Y si es así, ¿creen que con cárcel o con multas van a hacer real lo que ellos mismos con sus propios actos están desmintiendo?

Vicente Blanquer
22.V.2004

Extraído de la página Mi amigo PIC. Página extramuros de ideas, letras y eventos

Notas de la Página Transversal:

(*) Hay edición española: Norman G. Finkelstein La Industria del holocausto Siglo Veintiuno de España Editores, Madrid, 2002.
(**) Existe edición en español: Rassinier, Paul. El drama de los judíos europeos. Barcelona: Editorial Acervo, 1976.