Posts tagged ‘Mercosur’

11/04/2015

Cumbre de Las Américas y repudio a las sanciones de EEUU contra Venezuela

EEUU VENEZUELA

por Jesús Silva R. – En la venidera Cumbre de Las Américas es de esperarse una reacción en repudio contra las sanciones de Estados Unidos hacia Venezuela puesto que tales medidas constituyen actualmente la amenaza más grave en contra de la paz en el continente americano.

En este contexto, luce conveniente advertir que el mapa de América es ideológicamente heterogéneo por que existen conjuntos de países que siguen alineados con la política de dominación estadounidense conocida históricamente como Doctrina Monroe, también denominada panamericanismo, la cual establece que EEUU es la potencia predestinada a ejercer el liderazgo político, económico y social en norte, centro y sur de América y al mismo tiempo quienes se opongan a ese régimen serán castigados severamente como enemigos de la “integración”.

read more »

12/07/2014

La geopolítica alimentaria y el olvido de los niños explotados en la agricultura

ESCLAVITUD

por Miguel Mora Alviárez – Los diferentes bloques que se han constituido en América para tratar los asuntos económicos de la integración, han subestimado algunos problemas sociales y políticos que son una aberración para estos cambios de época. El esclavismo ha tomado nuevas figuras, y especial los agricultores empobrecidos, sus familias completas están sometidos a regímenes laborales expoliadores que van contra la dignidad y la vida misma. Frente al tema del trabajo infantil en la agricultura, los Estados y los políticos se hacen de oídos sordos y ojos ciegos. Veamos con ejemplos, algunas causas, cifras y consecuencias.

Los pobres del mundo y el hambre caminan agarrados de las manos débiles que provoca la miseria; lejos de disminuir, este fenómeno ronda por el 20 % de la población mundial, se reconoce que existen unos 1200 millones de personas en situación de pobreza.

read more »

14/01/2014

¿Mercosur o Hispanoamérica?

IBEROAMERICA

por Carlos Leáñez AristimuñoEl mundo unipolar de los noventa ha desaparecido. Vamos hacia grandes y múltiples polos actuando en marcos multilaterales. Quien se halle articulado a un polo falto de organicidad no tendrá consistencia ni pegada. Quien se encuentre desarticulado tendrá que correr los riesgos que implica ser un enano en medio de gigantes. Quien esté adscrito a un polo adecuado a su cuerpo histórico-cultural encontrará la fortaleza necesaria para un intercambio óptimo con el mundo. ¿Cuál será el polo de los hispanoamericanos? ¿Uno que gravite en torno a los Estados Unidos? Aunque en plena mutación, todavía difieren demasiado de nosotros. ¿O más bien uno en torno a Brasil? No parecería óptimo: tiene otra historia, otra lengua, otros intereses. Dicho crudamente: ya juega en el patio de los grandes, donde los pequeños no deben aventurarse sin haberse previamente reagrupado para dar la talla. Sin embargo, con la salida de Venezuela de la Comunidad Andina de Naciones y su entrada al Mercosur, pareciera no irse hacia el reagrupamiento de los semejantes, sino hacia una hegemonía brasileña en América del Sur. Errado camino.

Debemos insistir en la creación de nuestro propio polo.

Las bases del polo hispanoamericano Cultura y lengua comunes son las bases de nuestro polo. Dos descodificadores esenciales de sentido, dos generadores de cohesión, pertinentes en lo que nos ocupa, por ser las bases de la especificidad y la escala suficientes. La puesta en sinergia de sus elementos obrará maravillas. En efecto, en nuestra actual condición de archipiélago, la economía hispanoamericana es la quinta mundial… ¿Qué lugar ocuparía dispuesta en un todo orgánico constituido por 360 millones de personas asentados sobre un vastísimo y contiguo territorio ­prácticamente 12 millones de kilómetros cuadrados­ con todo tipo de climas y recursos, distribuido en pocos husos horarios y que, por sus amplísimas fachadas, tanto al Atlántico como al Pacífico, se abre al mundo a plenitud a la par que limita con dos polos fundamentales, Brasil y EE.UU.? ¿Qué potencial reservaría este mercado interno para fortalecernos hacia adentro y catapultarnos hacia el orbe entero? Pensemos en cómo la base lingüística hispanohablante ha sido clave para que nuestra literatura sea una de rango mundial. Imaginemos entonces esa base operando en todos los órdenes. ¿Cuántos frutos plenos nos depararía, cuántas razones tangibles de orgullo pondría ante nosotros? Entraríamos en una fase de círculos virtuosos, de plenitud, de confianza en nosotros mismos.

read more »

12/11/2013

El Mercosur hoy: estado de situación

SANTIAGO PEREZ

por Santiago Pérez * – Las crónicas negociaciones con la Unión Europea y el acercamiento a Centro América y el Caribe. Oportunidades, desafíos y la necesidad del bloque de abandonar el actual estado de parálisis.

La pasada semana el Mercosur celebró una nueva cumbre. Ministros y cancilleres se dieron cita en Caracas para reactivar la agenda regional.

El primer aspecto tratado fue la propuesta de creación de una zona económica complementaria que incluya al Alba a Petrocaribe y al Caricom (Comunidad del Caribe). Si bien en principio se trataría de un acuerdo de tipo económico-comercial, es altamente probable que este anuncio no trascienda a lo estrictamente discursivo. La estructura arancelaria del Mercosur es marcadamente rígida por lo que en la práctica se torna muy difícil que estos tres bloques o asociaciones logren beneficios considerables en el corto plazo. La cumbre de Caracas fue la primera en la que Venezuela ejerció la Presidencia pro témpore del bloque y era esperable que el gobierno de Maduro aprovechara las ventajas de jugar de local. Desde hace ya mucho tiempo Venezuela intenta expandir su influencia en Centro América y el Caribe, la construcción geopolítica de Hugo Chávez corría en ese sentido. El petróleo de la Cuenca del Orinoco fue de utilidad para ganar apoyos en aquella región y la pertenencia al Mercosur como herramienta de poder no podía ser desaprovechada.

read more »

09/08/2012

El significado geopolítico del ingreso de Venezuela al Mercosur

por Miguel Barrios*

El ingreso de la República Bolivariana de Venezuela al Mercosur, como miembro pleno le otorga al mismo un salto cualitativo y cuantitativo . Ello hace necesario un análisis contextual y totalizador con el fin de racionalizar la etapa que estamos viviendo.

El siglo XXI ha materializado definitivamente el protagonismo absoluto de los Estados Continentales Industriales como únicos actores protagónicos del sistema mundial. Estados Unidos, China, India, Rusia y la Unión Europea son ejemplos paradigmáticos de lo antedicho.

Al mismo tiempo, sólo habrá unidad de América Latina a partir de América del Sur. Es en el subcontinente sudamericano donde se juega el principal campo estratégico de un futuro Estado Continental Sudamericano, capaz de ser protagónico también como los que nombramos anteriormente. El Mercosur es el anillo nuclear , sin Mercosur no hay Unasur ni Celac, esto hay que tener màs que claro.No son, procesos antagònicos, son anillos envolventes, donde el nùcleo es Mercosur.

México constituye la principal frontera hispanoamericana frente al mayor poder hegemónico de la historia, pero geopolíticamente se ubica afuera de la isla continental sudamericana, a tal punto que el 85% de su mercado externo se halla totalmente vinculado a los Estados Unidos. Por supuesto, Mèjico en , nuestra gran frontera hispanoparlante ante los Estados Unidos y para el nuevo gobierno mejicano, serà un enorme desafio , su relacion verdadera con amèrica del Sur.

Por primera vez desde su constitución en 1991, el Mercosur incorpora un nuevo Estado como socio pleno. Con la República Bolivariana de Venezuela se suma la tercera economía sudamericana, el Mercosur pasa a representar el 75% del Producto Bruto de esta región, y por consiguiente se empieza a originar el necesario poder intrínseco unificador que requiere todo proceso integracionista de toda la América del Sur.

Por primera vez, un país caribeño insertado en la masa continental sudamericana y que por ende históricamente durante el siglo XIX y XX, tuvo su área de influencia sobre todo el Caribe y América Central se entrelaza con el sur.

La República Bolivariana de Venezuela, a partir de su independencia en 1811, se encontró ante tres alternativas geoestratégicas. Las dos primeras fueron realizadas por Simón Bolívar durante las guerras de la independencia.

En la primera entre 1810-1817, Bolívar actuó en el área antillana durante la Primera República Venezolana, siendo derrotado parcialmente se exilia en las Islas de Jamaica y Haití, donde repiensa su proyecto unificador.

En la segunda 1817-1830, con la ayuda del presidente de Haití Alejandro Petión, Bolívar recomienza su acción sentando su base de
operaciones en Bogotá y a partir de allí reinicia su camino victorioso hacia la instauración de la Gran Colombia -actual Colombia, Ecuador y Venezuela-. Esta segunda ruta geoestratégica es el camino Andino que sustituye al camino inicial Antillano, ambos inventados por Bolívar, y que encuentra su punto culminante al hacerse cargo de la conducción general de las guerras de la independencia ante el retiro de San Martín por la falta de asistencia del centralismo de Buenos Aires, y que en diciembre de 1824 llegan a la victoria final de Ayacucho en el Alto Perú (actual Bolivia).

La posterior fragmentación de la América hispánica encorsetó geográficamente a Venezuela en el arco Andino Caribeño, es decir donde había desarrollado su acción según lo analizado, Simón Bolívar. Esta es la explicación de la participación de Venezuela en el pacto Andino en 1969 – año de su fundación-.

El presidente Chávez, como heredero del unionismo bolivariano en la concepción geoestratégica de conformar una “Nación de Repúblicas” reinventa La tercer ruta geopolítica de Venezuela en su historia, no como ruptura sino como continuidad de las dos anteriores en el objetivo de la unidad, y encuentra el camino estratégico del Atlántico Sur para Venezuela, con una originalidad inédita para la historia de ese país.

Geopolíticamente – gravitación del espacio, tecnología y poder en la formulación de la política exterior de los Estados -, por primera vez la República Bolivariana de Venezuela se vincula con la Cuenca del Plata, única frontera real lusohispánica donde se juega la unidad real de América del Sur, conformando como novedad un espacio geoeconómico que va desde el Caribe hasta Tierra del Fuego, por lo que podemos observar los primeros indicios de lo que podría ser en un futuro un Estado Continental Sudamericano.

Además, al sumarse Venezuela, se avanza en la complementariedad de las economías del Mercosur, pues este país puede desempeñar un rol importantísimo de proveedor de inversiones e importador de una diversidad de productos de origen industrial y agropecuario, fortaleciendo el mercado común.

El país caribeño posee las reservas petrolíferas más importantes del continente y las gasíferas más grandes de América del Sur. Esta situación es clave, ya que un Estado Continental Industrial para poseer Renta Estratégica debe contar con cinco capacidades previas: Poder Alimentario, Poder Acuífero, Poder Demográfico, Poder Geográfico y Poder Energético.

En ese sentido, se abren posibilidades gigantescas de emprendimientos conjuntos para las Compañías de Hidrocarburos de la región,
que privilegian la Cooperación e Integración Energética.

Otro dato relevante, es la contribución de la República Bolivariana de Venezuela al combate de las asimetrías. En tal aspecto, no deberían existir justificativos para que las legitimas demandas de países de menor desarrollo relativo, como Paraguay y Uruguay,o incluso Bolivia no puedan ser atendidas y canalizadas por las tres mayores economías de Sudamérica.

Necesitamos comprender las mutaciones mundiales en curso y concentrar un Poder Regional Sudamericano – de ahí la importancia de la República Bolivariana de Venezuela-, de grandes convergencias.

El Poder Administrativo “políticamente correcto” ya no basta. La globalización nos obliga a todos a cambiar el lenguaje y la acción
“municipalista” y cortoplacista. Ya no hay Nación sin Región, y no hay Región sin Poder Estratégico y por la tanto Decisorio. El ingreso de la República Bolivariana de Venezuela al Mercosur, están marcando el inicio de esa ruta.

*Miguel Ángel Barrios, Argentina. Dr. en Educación. Dr. en Ciencia Política. Autor de reconocidas obras sobre América Latina, como el Diccionario latinoamericano de seguridad y geopolítica – director- y Consejo suramericano de defensa. Desafíos geopolíticos y perspectivas continentales.

Fuente: Escola Superior de Guerra