Posts tagged ‘Islamismo’

24/06/2014

Takfirismo, el Frankenstein saudí

RODNEY SHAKESPEARE

por Rodney Shakespeare – Los EE.UU. y el Reino Unido están creando un monstruo. Estas criaturas se supone que deben morder a otras personas, pero tienen una tendencia desconcertante a morder la mano que les da de comer.

Sin embargo, los EE.UU. y el Reino Unido siguen alimentando al monstruo, en parte porque les gustan y, en parte, porque justifican las acciones para más espionaje, más armas y más guerras.

La creación del monstruo del 11S fue particularmente exitosa, ya que les permitió tener una excusa para atacar a las naciones islámicas (de hecho, al general Wesley Clark se le informó que atacarían a siete).

read more »

09/06/2014

Carta abierta a los europeos atrapados tras la cortina de hierro israelo-estadounidense

HASSAN HAMADÉ

por Hassan Hamadé* – Desde la perspectiva de Occidente, la OTAN lucha contra el terrorismo. Fuera de ese mundo bien ordenado, la verdad es muy diferente: la OTAN es el amo del terrorismo internacional, protege campos de entrenamiento de al-Qaeda en Libia e instala otros en el territorio de Turquía, país miembro de la OTAN. Al-Qaeda nunca ha derrocado un gobierno ni conquistado ningún país. Lo que ha hecho es destruir sociedades aplicando, en beneficio de Washington, la doctrina straussiana del «caos constructor». Para Hassan Hamadé, la civilización comenzó en Siria, mientras que Europa, Norteamérica e Israel todavía siguen en la fase de la barbarie. ¿Se creen ustedes superiores? Hassan Hamadé les invita a que abran los ojos.

Voy a contarles varias cosas muy graves que la cortina de hierro impuesta a la Unión Europea no permite que ustedes sepan. Voy a hablarles de la peligrosa relación que los une a ustedes los europeos, sin que ustedes mismos lo sepan, con la más temible de las nebulosas terroristas que operan en la escena internacional: ¡al-Qaeda!

read more »

29/05/2014

¿Qué hay detrás de Boko Haram y la propaganda mediática?

AFRICA AJEDREZ

por Maximiliano Sbarbi Osuna – Es llamativo que durante la reunión que mantuvo días atrás el presidente de Francia, François Hollande, con los líderes de Nigeria, Níger, Chad, Togo, Benin y altos representantes diplomáticos de Gran Bretaña y Estados Unidos, haya manifestado ignorar quién o quiénes financian al grupo terrorista nigeriano Boko Haram, que mantiene secuestradas unas 270 niñas desde hace un mes. También es curioso que recién ahora París y Washington comiencen una campaña de alerta contra este grupo extremista, siendo que desde 2009 ha asesinado a unas tres mil personas.

¿Quién financia a Boko Haram?

La asociación ilícita entre la OTAN con Al Qaeda para el Magreb Islámico en 2011, por medio de la cuál Occidente y el extremismo lograron quitar a Kadafi del medio y repartirse las riquezas petroleras, acuíferas y armamentísticas de Libia, produjo un asentamiento permanente en Bengasi, desde donde se torció el destino de la Primavera Árabe a favor de Occidente.

read more »

25/05/2014

Los once de Barcelona. Otro atropello de la fiscalía, la prensa y los tribunales de Injusticia españoles

ISLAMOFOBIA INJUSTICIA Y MANIPULACION

por Pepe López – Antecedentes: El gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero llegó al poder tras la conmoción provocada por los atentados en el «Corredor de Henares» el 11 de marzo de 2004, por las contradicciones en las versiones sobre la autoría del atentado entre el gobierno de José María Aznar y -prácticamente- todas las agencias de noticias, cadenas de televisión y periódicos de Occidente (contradicciones que recordaron intensamente las mentiras del «Trío de las Azores» sobre las armas de destrucción masiva de Iraq) y por las movilizaciones antigubernamentales durante la jornada de reflexión atizadas por SMS (es decir, por «teléfonos móviles» que, en pocos días, pasaron de ser un «medio de comunicación» síntoma de «progreso y libertad individual» a un instrumento terrorista, golpista y desestabilizador).

read more »

23/11/2013

Una vez más sobre el proyecto islámico. Entrevista con Geidar Dzhemal

GEIDAR DZHEMAL

Entrevista extraída del libro de Geidar Dzhemal: Stena Zulkarnaina (El muro de Zulkarnayn), Moscú, 2010.

ARBA.ru.: Geidar, Ud. es el presidente del Comité Islámico de Rusia ¿Cuál es su función y la suya personal?:

Geidar Dzhemal: Históricamente el Comité Islámico ha nacido como la consecuencia de mi conversación con el doctor Turabi en Sudán aproximadamente en el año 1994. Entonces llegamos a la conclusión de que Rusia (en primer lugar) necesitaba tener una estructura que pudiera servir, utilizando el lenguaje informático, como “interfaz” entre la clase política del Kremlin y el mundo islámico. Era la época de Kózirev, el frenético desmontaje del sistema político-militar soviético, el descarado servilismo ante los EE.UU. y el libre acceso en Rusia de los norteamericanos con el derecho de los vencedores al sistema de control y de la toma de decisiones a todos los niveles, dejó al Tercer Mundo indefenso ante el descaro del imperialismo clásico, cuyo último baluarte es el régimen de Washington (el globalismo, en cambio, tiene el rostro europeo y utiliza los métodos mucho más sutiles de imposición imperialista).

Pero más importante que saber cómo ha surgido el Comité Islámico es entender en qué se ha convertido con el paso de tiempo. Hoy el Comité Islámico se ha convertido en el cerebro, el estado mayor intelectual de la Umma islámica, que asume la función del “sujeto”, capaz de ser un jugador independiente en el escenario político mundial, tal y como debe ser el Islam en su conjunto.

A.: Pero en Rusia existen multitud de organizaciones islámicas oficiales, incluyendo el muftiato y las Direcciones Espirituales ¿por qué no dejarles estas funciones? ¿Por qué precisamente el Comité Islámico asume la misión de representar el Islam en Rusia?

G.D.: El Comité Islámico asume la valentía de hablar en el nombre del Islam porque aquí bajo nuestro nombre se han unido prácticamente todos los impulsos y tendencias de la actual vida política de la Umma, las experiencias positivas y negativas, a veces únicas. Además, precisamente nosotros poseemos el discurso que el Islam necesita como el aire, dirigido contra el panteísmo que corroe el mensaje coránico y contra el misticismo sentimental que se esconde detrás de la marca genérica del “sufismo”.

A.: Sí, pero en el papel de los luchadores contra el sufismo es más habitual ver a los así llamados wahabitas, que insisten en la fe elemental casi ascética, rechazando todo lo que el Islam fue adquiriendo a lo largo de la historia…

G.D.: A decir verdad, el wahabismo, o el movimiento salafista, no pueden nada contra el sufismo, porque tampoco ellos entienden lo suficientemente bien el Islam. Intentan luchar contra el predominio del simbolismo en la mentalidad musulmana, cosa que está bien, pues el simbolismo es el arma metodológica de los sacerdotes (kahin). El simbolismo refleja la visión del mundo platónica o neoplatónica, la fe en un mundo real objetivo, que existe independientemente del testigo, en esencias que tienen arquetipos celestes, que arrojan sus sombras hacia abajo. “Lo que es arriba es abajo”, – es el principio fundamental de la metafísica pagana, escrito en la Tabla Esmeralda de Hermes Trismegisto, el principio de analogía ¡al que está sometida la intuición espiritual del hombre, un ser creado, hecho del barro! Una criatura sin alas, sin autonomía está condenada a someterse a este principio lógico. La Revelación rompe este círculo cerrado de la identificación en última instancia del todo con el todo y nos proporciona el testimonio sobre la fuente que se encuentra fuera de cualquier analogía.

read more »

26/08/2013

Asesinan a los condenados de la tierra

MIGAJAS PARA LOS CONDENADOS DE LA TIERRA

por Chris Hedges – El Islam radical es el último refugio de los musulmanes pobres. Las obligatorias cinco plegarias al día proveen la única estructura real a las vidas de los creyentes empobrecidos. Los cuidadosos rituales de lavarse antes de las plegarias en la mezquita, el estricto código moral, junto con el entendimiento de que la vida tiene un propósito fundamental, salvar a cientos de millones de musulmanes desamparados de la desesperación. La ideología fundamentalista que surge de la opresión es rígida e inclemente. Divide radicalmente el mundo en negro y blanco, bueno y malo, apóstatas y creyentes. Es intolerante y cruel hacia las mujeres, los judíos, los cristianos y secularistas, junto con gays y lesbianas. Pero al mismo tiempo ofrece a los que están en lo más bajo de la sociedad un refugio final y esperanza. Las matanzas de cientos de creyentes en las calles de El Cairo marcan no solo un ataque contra una ideología religiosa, no solo un retorno al brutal Estado policial de Hosni Mubarak, sino el comienzo de una guerra santa que convertirá a Egipto y a otras regiones pobres del globo en una caldera de sangre y sufrimiento.

La única manera de romper el control del Islam radical es dar a sus seguidores una participación en la economía en general, la posibilidad de una vida en la cual el futuro no esté dominado por una pobreza demoledora, la represión y la desesperanza. Si se vive en los amplios barrios bajos de El Cairo o los campos de refugiados en Gaza o las casuchas de hormigón en Nueva Delhi, cada salida de escape está cerrada. No se puede obtener una educación. No se puede conseguir trabajo. No se tienen los recursos para casarse. No se puede cuestionar la dominación de la economía por los oligarcas y los generales. El único camino que queda para afirmarse es convertirse en mártir, o shahid. Entonces se obtendrá lo que no se puede conseguir en la vida – un breve momento de fama y gloria. Y mientras eso tenga lugar en Egipto será definido como una guerra religiosa, y los actos de violencia de los insurgentes que surgirán de las plazas ensangrentadas de El Cairo serán definidos como terrorismo, el motor para este caos no es la religión sino el colapso de la economía de un mundo en el cual los condenados de la tierra son subyugados, muertos de hambre o a tiros. Las líneas de batalla están siendo fijadas en Egipto y en todo el globo. Adli Mansur, el presidente titular nombrado por el dictador militar de Egipto, general Abdul-Fattah el-Sisi, ha impuesto un gobierno dirigido por militares, un toque de queda y un estado de emergencia. No serán levantados pronto.

read more »

24/08/2013

Europa y Califato: dos polos mundiales de un futuro próximo

GEIDAR DZHEMAL

por Geidar Dzhemal No existe hoy en el Islam político otra idea más discutida y rebatida que el proyecto de la restauración del califato. El partido más conocido de los partidarios del califato es el Hizb ut-Tahrir. También en el espacio de internet sus seguidores están muy activos y se pueden encontrar los argumentos de los “tahriristas” y su polémica con los que dudan en prácticamente todos los idiomas.

Y hay muchos que dudan: según la visión de la historia islámica más extendida (no chiita), únicamente los cuatro primeros califas – Abu Bakr, Umar, Usmán y Alí – fueron califas justos. Después se sucedieron tres principales califatos: el Omeya, Abasida y Otomano, que terminó en 1922. Ninguno de estos califatos cumplía las exigencias del fikh acerca del sistema perfecto del gobierno islámico (además había existido también la rama de los Omeyas en el Califato de Córdoba y el Califato Fatimida en Egipto).

Los que ponen en duda que el principal objetivo del Islam político en actualidad debe ser la restauración del califato, parten de una observación bastante evidente – de que con los recursos humanos de la comunidad musulmana mundial es imposible restaurar el califato justo.

En tanto que el califato injusto podría representar para el Islam un mal mayor que la simple ausencia del califato. El restablecimiento del poder del representante del Profeta sobre umma representa un acontecimiento escatológico y testimonia la llegada del reino hiliástico de la justicia y la verdad, dirigido por el Guiado, es decir por el representante de la estirpe del profeta Muhhamad, que tiene determinadas características y que aparece ante el mundo debido directamente a la voluntad del Altísimo. En ese punto coinciden tanto los chiitas como los sunitas, dado que la dogmática referente a Mahdi (“guiado por Allah”), está reflejada en la colección básica de los hadiz de Buharí, reconocida por todos los sunitas.

read more »

24/04/2013

¿Segunda guerra civil en el Islam?

GEIDAR DZHEMAL

por Geidar Dzhemal – Poistine.com – La principal constatación de la situación política en el mundo musulmán es la ausencia de diálogo entre los sunitas y los chiitas. Las fuerzas interesadas en este diálogo hoy son demasiado débiles y marginales. Por otra parte predomina la consigna general de impedir cualquier intento para establecer semejante diálogo. Todo ello ocurre con el trasfondo del enfrentamiento armado directo entre las fuerzas de Hezbolá libanesa y los salafistas internacionales en Siria.

Es evidente que, a pesar de las buenas declaraciones, la segunda guerra civil en la historia musulmana entre los sunitas y los chiitas es inevitable. Además los impulsos del conflicto, que empujan a ambos bandos hacia la confrontación armada, han madurado con extremada rapidez ¡prácticamente ante nuestros ojos!

La principal característica de esta guerra desde el punto de vista de su análisis estructural es la ausencia de una base “materialista”. No es una guerra que surge como resultado del conflicto entre “las fuerzas de producción y las relaciones de producción”; no es una guerra de clases; no es una guerra por los recursos; no es un conflicto entre distintos clanes criminales que se están disputando algo… En otras palabras, se trata de una guerra totalmente política. La política en este caso adelanta a la ideología, aunque casi siempre ha sido así. En esta situación concreta el conflicto político coincide con el ideológico, lo que subraya lo inevitable del choque directo.

read more »

07/04/2013

Un Nuevo Oriente Próximo como requisito previo a un Nuevo Orden Mundial

NAGHAM SALMAN

por Nagham Salman – Antes del estallido de la Primera Guerra Mundial ‘Bilad al Cham’ comprendía un amplio territorio que, de norte a sur, se extendía desde la actuales Turquía a Arabia Saudí, y, de oeste a este, desde el Sinaí al río Éufrates. La región estaba bajo dominio del Imperio Otomano y estaba formada por ciudades y pueblos interconfesionales en los que comunidades humanas de diferentes religiones y etnias convivían pacíficamente desde los tiempos de las últimas cruzadas.Aunque a día de hoy pueda parecer paradójico, las comunidades cristianas y judías gozaban de gran importancia política, económica y social en toda la región, y eran muy respetadas en ciudades milenarias de mayoría musulmana como Damasco, Alepo y Bagdad. Compartiendo todos ellos una cultura semita y la lengua árabe, los musulmanes tenían muy claro que sus antepasados habían sido judíos y cristianos que se habían convertido al Islam a partir de los siglos VII y VIII, de tal manera que pertenecían a la misma etnia. La convivencia fue generalmente pacífica y, salvo contados episodios, se caracterizó por la tolerancia recíproca y la inexistencia de cualquier tipo de radicalismo religioso.El Tratado de Sykes-Picot, concluido el 16 de Mayo de 1916 en plena Primera Guerra Mundial, fue un acuerdo secreto entre Gran Bretaña y Francia cuyo objetivo era dividirse los territorios del Oriente Próximo en caso de victoria en la guerra contra los Imperios Centrales, y debe su nombre a los negociadores del pacto, Sir Mark Sykes, en representación de Gran Bretaña, y Charles François Georges-Picot por Francia.

read more »

18/03/2013

Radicalismo islamista como arma de desestabilización masiva

NAGHAM SALMAN

por Nagham Salman – Neologismos como ‘balcanizar’, ‘afganizar’ y ‘somalizar’ son ya profusamente utilizados por muchos expertos y analistas internacionales. Y es previsible que la ciencia política internacional cree una nueva terminología como ‘iraquizar’, ‘libianizar‘, ‘sudanizar’ y ‘sirianizar’, o incluso ‘malinizar’, todos ellos para hacer referencia a procesos de creación de estados fallidos sumidos en el caos y que provocan a su vez inestabilidad regional.

Estos conceptos aluden a un proceso de anarquización interesada e instigada desde el exterior por las potencias hegemónicas, que después suelen ofrecerse a solucionar el desbarajuste en el seno de las altas instancias internacionales, en general las Naciones Unidas. De esa manera, obtienen beneficios vendiendo armas durante el conflicto y, a posteriori, con la reconstrucción del país y la adjudicación de los grandes proyectos de infraestructuras y de extracción de hidrocarburos a grandes corporaciones internacionales durante la supuesta ‘transición a la democracia’.

Y todos los conflictos a los que se refieren dichos conceptos presentan a su vez dos rasgos comunes e inconfundibles: el fundamentalismo islamista y el yihadismo internacional. Ambos son componentes esenciales de la estrategia que se inauguró con la creación de Al Qaeda para luchar en Afganistán contra la expansión soviética a través de Asia Central y hacia el Océano Índico en los años ochenta del siglo pasado.

La creación de la red que lideró Osama Bin Laden fue financiada por Arabia Saudita, y el entrenamiento, el armamento, la logística y la inteligencia serían suministrados por la CIA, como reconoció Hillary Clinton en una entrevista reciente.

13/03/2013

Tradición laica de Estado sirio debe preservarse, afirma Gran Muftí

GRAN MUFTI DE SIRIA

por Luis René Brizuela Brínguez – Damasco, 28 feb (PL) – Para el Gran Muftí de la República Árabe Siria, Ahmad Bader Addin Hassun, la tradición laica del Estado sirio debe ser preservada ante la ideología fundamentalista que prevalece entre quienes buscan derrocar al gobierno e imponer un Califato en Siria. Nuestra nación es un mosaico de religiones y confesiones; es el primer Estado laico en la región y eso es algo bello que debe defenderse, comentó la máxima autoridad religiosa del país en entrevista con Prensa Latina.

Creemos en la importancia y necesidad de mantener un Estado civil, porque privilegia las libertades individuales, entre ellas las religiosas; hace a todos los ciudadanos iguales ante las leyes y garantiza que la religión no se inmiscuya en los asuntos de la política, consideró.

Alertó sobre el peligro que significa el pensamiento salafista -del término salaf, predecesor o ancestro-, que subyace en un porcentaje significativo de los irregulares del actual conflicto, quienes abogan por un retorno a los valores más ortodoxos y extremos del Islam.

Quieren imponer un Califato a la fuerza, incluso contra la voluntad popular, lo confiesan delante de cámaras y es conocido en el mundo entero; pero la mayoría de los medios internacionales ocultan esa verdad, destacó. Existen clérigos de esa corriente que llaman a demoler todo cuanto se encuentre al paso, hasta las instalaciones eléctricas. Eso es absurdo, es fundamentalismo, porque la luz no es cristiana o islámica, sunita o alauita. La luz es un bien para todos, contrastó.

Resaltó que incluso, los mercenarios impiden la llegada de algo tan básico como el pan a los civiles. “Dicen en Occidente que esto es una Revolución, ¿o es una destrucción?, cuestionó.

read more »

01/03/2013

Alfredo Embid: “El Fundamentalismo islámico se utiliza para justificar la guerra contra el terrorismo”

ALFREDO EMBID

por Myriam Merhi Andión – Alfredo Embid (Zaragoza, 1950) posee en su haber una extensa trayectoria profesional. Es fundador y coordinador general de la Asociación de Medicinas Complementarias. En 2001, fundó el Colectivo de Investigación sobre las Armas Radiactivas (CIAR), un grupo de voluntarios españoles que colaboran en la denuncia del aumento de la contaminación radiactiva. Autor de libros editados desde 1971, conferenciante y analista político. El Nuevo Fígaro ha tenido ocasión de entrevistarle. Esta vez, hablará de un reino cuyo principio básico es el fundamentalismo. Se trata de Arabia Saudí, para muchos autores y analistas, el estado más fundamentalista que existe junto a su gran aliado, Estados Unidos.

-El Nuevo Fígaro: Según el escritor libanés Gilbert Achcar, “el reino saudí es el estado islámico más fundamentalista de la tierra”. Le atribuye adjetivos como oscurantista, reaccionario y opresivo (con las mujeres). Además, añade: “Si comparamos este reino con Irán, éste parece el faro de la emancipación de la mujer”. ¿Qué opina al respecto?

-Alfredo Embid: Tienes razón, hay muchos ejemplos de lo que dices: En Arabia Saudí, una mujer no puede conducir, ni tampoco puede viajar y, ni siquiera, ser admitida en un hospital sin permiso de su marido o tutor masculino. Esto da lugar a situaciones surrealistas como la que se produjo en 2002 durante un incendio nocturno en una escuela femenina de La Meca. A los bomberos no se les permitió entrar porque las niñas no estaban vestidas “adecuadamente”. Resultado: 15 murieron y otras 50 resultaron quemadas.

Las trabajadoras importadas viven en condiciones de semi esclavitud. De hecho, las trabajadoras domésticas se consideran como “propiedades“ de los que las emplean, trabajan más de 12 horas al día , duermen en el suelo de la cocina o del baño, no tienen derecho a salir, sufren abusos sexuales, etc. Sus raras quejas, cuando se producen, no van a ninguna parte. El sistema judicial da la razón al “propietario”. No se puede esperar mucho de una “justicia” que ha llegado a condenar a muerte por decapitación a mujeres acusadas de ser “brujas”, publicamos la foto. Al menos 45 mujeres esperan actualmente ser decapitadas.

Pero el régimen no solo es opresivo con las mujeres. Todos los trabajadores importados viven en condiciones de semi esclavitud y son, por lo menos, unos siete millones. En 2001-2002, los trabajadores inmigrados constituían el 40% de los condenados a la decapitación. En 2011, ejecutaron a 82 personas y a 79 el año pasado. Todo esto con el silencio cómplice de la comisión de derechos humanos de la ONU.

read more »

16/02/2013

La intervención militar en Mali: Operación Especial para la recolonización de África

ALEXANDER MEZYAEV

por Alexander Mezyaev – Fundación de la Cultura Estratégica – La operación militar lanzada en Malí el 11 de enero es otro claro ejemplo de actividades especiales dirigidas a la recolonización del continente africano. Se trata de una captura ordenada y coherente de los nuevos territorios de África por las potencias occidentales. Se han apoderado de Sudán desmembrándola (quitando al país la mayor parte de los depósitos de petróleo), los campos petrolíferos de Nigeria han sido capturados [por Occidente] de acuerdo con la Corte Internacional de Justicia (1), Libia está en su poder como como resultado de la intervención militar directa, Costa de Marfil ha sido conquistada gracias a una acción militar a pequeña escala llevada a cabo bajo los auspicios de las Naciones Unidas. Son diferentes maneras de hacer las cosas, pero el resultado es el mismo. El proceso de recolonización toma impulso en África …

Los errores de las anteriores acciones agresivas se han tenido en cuenta al ocupar Malí. Hoy todo el mundo está seguro de que Occidente está defendiendo la soberanía de Malí y la integridad territorial. No es exactamente así. En realidad no fue en 2011-2012 cuando los grupos terroristas aparecieron en el norte del país. Habían estado organizando y realizando actividades allí durante decenas de años (2). La situación estalló porque las armas libias fueron capturadas [por los salafistas] después de la caída de Gadafi. Los materiales militares no llegaron a Mali por sí mismos, hay hechos que prueban que Francia participó en su traslado desde Libia.

read more »

11/02/2013

¿El islamismo contra el Islam?

CLAUDIO MUTTI

por Claudio Mutti – Eurasia Rivista – El instrumento fundamentalista

“El problema subyacente para Occidente no es el fundamentalismo islámico. Es el Islam”.  Esta frase, que Samuel Huntington coloca al cerrar el largo capítulo de su Choque de civilizaciones titulado “El Islam y Occidente” [1], merece ser leído con más atención de lo que se ha hecho hasta ahora.

Según el ideólogo norteamericano, el Islam es un enemigo estratégico de Occidente, porque es su antagonista en un conflicto de fondo, que no surge tanto de disputas territoriales sino de una confrontación fundamental y existencial entre la defensa y rechazo de los “derechos humanos”, la “democracia” y los “valores laicos”.  Huntington escribe: “Mientras el Islam siga siendo Islam (como así será) y Occidente siga siendo Occidente (cosa que es más dudosa), este conflicto fundamental entre dos grandes civilizaciones y formas de vida continuarán definiendo sus relaciones en el futuro.” [2]

Pero la frase citada al principio no se limita en designar al enemigo estratégico, también es posible deducir la indicación de un aliado táctico: el fundamentalismo islámico.  Es cierto que en las páginas del Choque de las civilizaciones la idea de utilizar al fundamentalismo islámico contra el Islam no está formulada de una forma muy explícita, pero en 1996, cuando publicó Huntington El choque de civilizaciones y la reconfiguración del orden mundial, este tipo de práctica ya había sido inaugurada.

“Es un dato de hecho -escribe un ex embajador árabe acreditado en los Estados Unidos y Gran Bretaña- que los Estados Unidos habían acordado alianzas con la Hermanos Musulmanes para echar fuera a los soviéticos de Afganistán; y que, desde entonces, no han cesado de hacer la corte a esta corriente islamista, favoreciendo su propagación en los países de obediencia islámica.  Siguiendo la huella de su gran aliado norteamericano, la mayoría de los estados occidentales han adoptado, en relación con esta nebulosa integrista, una actitud que va de la neutralidad benévola a la connivencia deliberada.” [3]

read more »

Etiquetas: ,
10/02/2011

Egipto al borde del baño de sangre

por Thierry Meyssan (*)

Los grandes medios de difusión se apasionan por las manifestaciones egipcias y predicen la llegada de la democracia occidental a todo el Medio Oriente. Thierry Meyssan desmiente esa interpretación, señala la existencia de fuerzas opuestas en pleno movimiento y precisa que el resultado va en sentido contrario del orden estadounidense en la región.
Ayer por ejemplo, alrededor de dos millones de personas marcharon por la calles de El Cairo, la capital del país, para exigir la salida inmediata del presidente, de su recientemente nombrado vice-presidente, el general Suleiman y de todos aquellos que representan el viejo orden estatal al servicio del neocolonialismo occidental.

Hace una semana que los medios de prensa occidentales vienen haciéndose eco de las manifestaciones y de la represión en marcha en las grandes ciudades egipcias. Esos medios establecen un paralelismo entre estos hechos y los que desembocaron en la caída de Zine el-Abidine Ben Ali, en Túnez, y hablan de un aire de rebelión que recorre el mundo árabe. También según esos medios, este movimiento puede extenderse a Libia y a Siria y debe beneficiar a los demócratas laicos, no a los islamistas, según dicen, porque la administración Bush sobreestimó la influencia de los religiosos y el «régimen de los ayatolas» que reina en Irán no es bien visto. Se cumpliría así el deseo expresado por el presidente estadounidense Barack Obama en la universidad del Cairo: la democracia reinará en el Medio Oriente.
Este análisis es falso en todos sus aspectos.

- En primer lugar, las manifestaciones de Egipto comenzaron hace meses. Los medios de prensa occidentales no les prestaban atención porque pensaban que no llegarían a nada. Los tunecinos no contagiaron a los egipcios sino que les abrieron los ojos a los occidentales sobre lo que está sucediente en la región.

- En segundo lugar, los tunecinos se rebelaron contra un gobierno y una administración corruptos que poco a poco comenzaron a expoliar a toda la sociedad, privando así de toda esperanza a un número cada vez mayor de categorías sociales. La rebelión egipcia no está dirigida contra ese modo de explotación sino contra un gobierno y una administración que están tan ocupados en servir a los intereses extranjeros que no les queda energía para responder a las necesidades básicas de su propia población.
Numerosos motines se han producido en Egipto durante los últimos años, ya sea contra la colaboración con el sionismo o provocados por el hambre. Estos dos temas están íntimamente vinculados. Los manifestantes se refieren simultáneamente a los acuerdos de Camp David, el bloqueo contra Gaza, los derechos de Egipto sobre las aguas del Nilo, la división de Sudán, la crisis de la vivienda, el desempleo, la injusticia y la pobreza.

Además, Túnez era administrado por una dictadura policial, mientras que Egipto es administrado por un régimen militar. Digo «administrado», y no «gobernado», porque en ambos casos se trata de Estados que se encuentran una bajo tutela postcolonial, privados de política exterior y de defensa independiente. Como consecuencia, en Túnez, el ejército logró interponerse entre el pueblo y la policía del dictador, mientras que en Egipto la cuestión tendrá que resolverse a golpe de fusil automático entre militares.

- En tercer lugar, si lo que está sucediendo en Túnez y en Egipto constituye un estímulo para los pueblos oprimidos, la realidad es que esos pueblos no son los que los medios occidentales se imaginan. Para los periodistas de esos medios, los “malos” son los gobiernos que se oponen –o que parecen oponerse– a la política occidental. Sin embargo, para los pueblos, los tiranos son quienes los explotan y los humillan. Es por eso que no creo que veamos revueltas similares en Damasco.
El gobierno de Bachar el-Assad es el orgullo de los sirios. Se ha puesto del lado de la resistencia y ha sabido preservar sus intereses nacionales sin ceder nunca ante las presiones. Lo más importante es que ha sabido proteger a su país del destino que Washington le reservaba: el caos, como en Irak, o el despotismo religioso, como en Arabia Saudita. Aunque ciertos aspectos de su administración son muy criticados, está desarrollando una burguesía y los procesos de decisión democrática que la acompañan. Por el contrario, Estados como Jordania y Yemen son inestables, en lo que concierne al mundo árabe, y el contagio puede extenderse también al África negra, por ejemplo, a Senegal.

- En cuarto lugar, los medios de difusión occidentales están descubriendo tardíamente que el peligro islamista no es más que un espantapájaros. También deberían admitir que quienes lo activaron fueron los Estados Unidos de Clinton y la Francia de Mitterrand, durante los años 1990 en Argelia, y que la administración Bush lo infló después de los atentados del 11 de septiembre, mientras que los gobiernos neoconservadores europeos de Blair, Merkel y Sarkozy se dedicaban a alimentarlo.
Tendrían que reconocer además que nada tienen en común el wahabismo saudita y la Revolución islámica del ayatola Khomeiny. Calificar a ambas tendencias de «islamistas» no sólo es simplemente absurdo, sino que equivale a prohibirse a sí mismo la comprensión de lo que está pasando.
La familia Saud ha financiado, en colaboración con Estados Unidos, a grupos sectarios musulmanes que predican un regreso a la imagen que ellos tienen de la sociedad del siglo VII, la época del profeta Mahoma. Pero su impacto en el mundo árabe es similar al de los amish, con sus carretas de caballos, en Estados Unidos.
La Revolución de Khomeiny no tiene como objetivo la instauración de una sociedad religiosa perfecta, sino el derrocamiento del sistema de dominación mundial. Afirma que la acción política es para el hombre un medio de sacrificarse y de superarse a sí mismo y que es por lo tanto posible encontrar en el Islam la energía que se necesita para lograr el cambio.

Los pueblos del Medio Oriente no aspiran a reemplazar las dictaduras policiales o militares que los oprimen por dictaduras religiosas. No existe un peligro islamista. Simultáneamente, el ideal revolucionario islámico, que ya dio lugar al nacimiento del Hezbollah en el seno de la comunidad chiíta libanesa, está influenciando ahora al Hamas en la comunidad sunnita palestina. También puede ser capaz de desempeñar un papel en los movimientos que ya se encuentran en marcha, y ya lo está haciendo en Egipto.

- En quinto lugar, aunque no sea del agrado de ciertos observadores, y aunque estamos asistiendo a un regreso de la cuestión social, no se puede reducir este movimiento a una simple lucha de clases. Por supuesto, las clases dominantes tienen miedo de las revoluciones populares, pero las cosas son mucho más complicadas. Así que no tiene nada de sorprendente que el rey Abdullah de Arabia Saudita haya telefoneado al presidente Obama para pedirle que pare el desorden en Egipto y que proteja a los gobiernos ya establecidos en la región, sobre todo el suyo. Pero ese mismo rey Abdullah acaba de favorecer un cambio de régimen en el Líbano a través de la vía democrática. Abandonó al millonario líbano-saudita Saad Hariri y ayudó a la coalición del 8 de Marzo, incluyendo al Hezbollah, a poner en su lugar como primer ministro a otro millonario líbano-saudita, Najib Mikati. Los diputados que habían elegido a Hariri representaban al 45% del electorado libanés, mientras que Mikati acaba de ser electo por parlamentarios que representan al 70% del electorado.
Hariri respondía a los intereses de París y de Washington, mientras que Mikati anuncia una política de apoyo a la resistencia nacional. La cuestión de la lucha contra el proyecto sionista es en la actualidad extraordinariamente determinante en relación con los intereses de clase. Además, más que la repartición de la riqueza, los manifestantes protestan contra el sistema capitalista seudoliberal impuesto por los sionistas.

- En sexto lugar, y volviendo al caso de Egipto, los medios occidentales se precipitaron a aupar a Mohamed El Baradei, nombrándolo como líder de la oposición. Esto da risa. El señor El Baradei es una personalidad que goza de una agradable reputación en Europa por haber resistido por algún tiempo a las presiones de la administración [Bush], sin oponerse a ella completamente. Representa por lo tanto la buena conciencia que pretende tener ante Irak la Europa que, después de oponerse a la guerra, acabó apoyando la ocupación. Sin embargo, objetivamente, El Baradei es el hombre de los paños tibios al que le dieron el premio Nóbel de la Paz para no dárselo a Hans Blix. Se trata, sobre todo, de una personalidad sin influencia en su propio país. Existe políticamente porque los Hermanos Musulmanes lo convirtieron en su vocero ante los medios occidentales.
Estados Unidos ha fabricado opositores más representativos, como Ayman Nur, que Washington seguramente no tardará en sacar del sombrero, aunque sus posiciones a favor del seudoliberalismo económico lo descalifican ante la crisis social que está atravesando el país.

Como quiera que sea, en realidad sólo existen dos organizaciones de masas, implantadas en la población, que se oponen desde hace mucho a la política actual: los Hermanos Musulmanes por un lado y la iglesia cristiana de los coptos por el otro (aunque S. B. Chenudda III ve una diferencia entre la política sionista de Mubarak, a la que él se opone, y el rais, al que él se adapta). A los medios occidentales se les escapa ese detalle porque les han hecho creer al público que eran los musulmanes quienes perseguían a los coptos, cuando en realidad es la dictadura de Mubarak quien lo hace.

No resulta inútil hacer un paréntesis en este punto. Hosni Mubarak acaba de nombrar vicepresidente a Omar Suleiman, un gesto que busca evidentemente hacer más difícil su posible eliminación física por parte de Estados Unidos.
Mubarak se convirtió en presidente porque había sido designado vicepresidente y Estados Unidos eliminó al presidente Annuar el-Sadat a través del grupo de Ayman al-Zawahiri. Así que Mubarak se negó siempre a designar un vicepresidente por temor a ser asesinado a su vez. Al designar al general Suleiman, Mubarak escoge ahora a uno de sus cómplices, el mismo con quien él se manchó las manos en la sangre de el-Sadat. En lo adelante, para tomar el poder, no bastará con matar al presidente sino que habrá que ejecutar también a su vicepresidente. Pero Omar Suleiman es el principal artífice de la colaboración con Israel, así que Washington y Londres van a protegerlo como la niña de sus ojos.

Además, Suleiman puede apoyarse en el ejército israelí frente a la Casa Blanca. Y ya trajo francotiradores y equipamiento israelíes que se encuentran listos para abatir a los elementos más activos (líderes o cabecillas) durante las manifestaciones callejeras.

- En séptimo lugar, la situación revela las contradicciones de la administración estadounidense. En su discurso de la universidad del Cairo, Barack Obama tendió la mano a los musulmanes y exhortó a la democracia. Pero ahora hará lo que sea para impedir elecciones democráticas en Egipto. Él puede tolerar un gobierno legítimo en Túnez, pero no en Egipto. Unas elecciones beneficiarían a los Hermanos Musulmanes y a los coptos. De ellas saldría un gobierno que abriría la frontera con Gaza y que liberaría al millón de personas allí encerradas.
Los palestinos, con el apoyo de sus vecinos, el Líbano, Siria y Egipto, romperían el yugo sionista.

Hay que señalar aquí que durante los dos últimos años, estrategas israelíes han analizado la posibilidad de orquestar una maniobra. Considerando que Egipto es una bomba social, que la revolución es allí inevitable, han estudiado la posibilidad de favorecer un golpe de Estado militar a favor de un oficial ambicioso e incompetente.
Este último emprendería entonces una guerra contra Israel y fracasaría en ella. Tel Aviv recuperaría así su antiguo prestigio militar y recuperaría también el monte Sinaí y sus riquezas naturales. Se sabe que Washington se opone resueltamente a ese escenario, demasiado difícil de controlar.

En definitiva, el Imperio anglosajón sigue anclado a los principios que él mismo fijó en 1945: es favorable a las democracias que toman «la decisión correcta» (la del servilismo) y se opone a los pueblos que toman «la mala» (la de la independencia).

Por consiguiente, si les parece necesario, Washington y Londres no tendrán reparos en apoyar un baño de sangre en Egipto, con tal de que el militar que salga ganador sobre los demás se comprometa a mantener el statu quo internacional

(*) Analista político francés. Fundador y presidente de la Red Voltaire y de la conferencia Axis for Peace. Última obra publicada en español: La gran impostura II. Manipulación y desinformación en los medios de comunicación (Monte Ávila Editores, 2008).

Extraído de: Red Voltaire