Posts tagged ‘Hombre’

27/12/2014

Derechos humanos como disvalor

ALBERTO BUELA

por Alberto Buela* – Como hace muchos años que venimos escribiendo sobre el tema de los derechos humanos y lo hemos encarado desde distintos ángulos: a) derechos humanos de primera, segunda y tercera generación, b) derechos humanos e ideología, c) derechos humanos o derechos de los pueblos, d) derechos humanos: crisis o decadencia.

En esta ocasión vamos a meditar sobre los derechos humanos como un disvalor o, si se quiere para que sea más comprensible, como una falsa preferencia.

Es sabido que la Declaración Universal de los Derechos Humanos proclamada por las Naciones Unidas a finales de 1948, afirma en su artículo 3 que: Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

read more »

Anuncios
24/12/2014

¿Quién soy yo?

QUIEN SOY

por Antonio Medrano“¿Quién soy yo?” He aquí la pregunta que nos asalta acuciante, a veces de modo incluso angustioso, en los momentos críticos de la vida, planteándonos el interrogante de nuestra verdadera naturaleza, del sentido de nuestra vida, del origen y destino del ser que constituimos. Pregunta ésta, tan sencilla como profunda, que, empleada de forma intencionada y metódica, figura como elemento clave en toda vía de realización espiritual.

Un maestro japonés contemporáneo, en un libro que lleva precisamente por título “Watashi ga dare ka?” (¿quién soy yo?), ha podido afirmar que todo el secreto de la doctrina Zen se halla contenido en esa escueta fórmula interrogativa. Son muchas en la historia del Zen las anécdotas que nos hablan del empleo por los maestros de esta fórmula, bajo una u otra variante, como poderosa palanca para provocar en el discípulo el despertar interior.

read more »

24/12/2014

Karma y destino

TRADICION

por Esaúl R. Álvarez – Una de las nociones metafísicas que ha sido más pervertida y desnaturalizada por la new-age es la de karma. Llama la atención en particular que este término de karma se haya extendido a lo largo y ancho de occidente a la vez que se niega de la manera más ferviente toda concepción metafísica propia de la tradición occidental, y muy particularmente se niega aquella que viene siendo la contraparte occidental de la idea de karma: el destino.

Esto demuestra la profunda confusión en que está inmerso el hombre moderno, que reniega de todo aquello que le es más propio y cercano -con el consabido argumento del oscurantismo y la superstición- solo para acabar abrazando exotismos y modas ajenas que no comprende, y que a menudo resultan ser aún más oscurantistas y falsas, cuando no obedecen a intereses sospechosos [1].

read more »

23/12/2014

Superhombre

NAUFRAGIO JEAN BENNER 1836 1909

por Juan Manuel de Prada – Sin duda, uno de los pensadores que más han influido en nuestra época es Nietzsche; y uno de los conceptos más socorridos y exitosos de su filosofía es el de übermensch, hombre superior o (como generalmente se traduce) ‘superhombre’, que su creador describe así: «El superhombre ha alcanzado un nivel de existencia en el que la piedad, el sufrimiento, la tolerancia con los débiles, la supremacía del alma sobre el cuerpo, la creencia en el más allá ya no le afectan». Se trata, sin duda, de un concepto engolosinador y fascinante: el hombre convertido en una suerte de diosecillo presuntuoso, sin ataduras ni servidumbres, capaz de establecer sus propias normas de conducta y su propio sistema de valores, determinando que lo bueno es aquello que procede de su voluntad de poder.

read more »

23/12/2014

Los mitos latentes de la modernidad: “el hombre nuevo”.

DALI NIÑO GEOPOLITICO MIRANDO EL NACIMIENTO DEL NUEVO HOMBRE 1943
por Manuel Fernández Espinosa – El ejercicio de la filosofía, a día de hoy, debiera atender a cumplir una tarea intelectual que considero urgente, que denomino “patentizar” y que califico “purificadora”. Urgente: pues cuanto antes la realicemos, antes serán mostrados en su inconsistencia (e incluso su malicia) los “mitos” que han ido configurando el imaginario de nuestra cultura actual: una cultura que algunos –ufanos o derrotistas- llaman “post-cristiana”. “Patentizar” (esto es, manifestar lo que permanece escondido, latente) y “purificar”. Pero, ¿qué es lo que hay que purificar aquí? El imaginario cultural erigido confusamente, tras la crítica moderna al cristianismo y al orden tradicional y propuesto (o impuesto) como sustitutivo del imaginario cristiano (que se hace cada vez más extraño incluso para el cristiano).

read more »

21/12/2014

La percepción humana en el trabajo

MAILER MATTIÉ

por Mailer Mattié* – Promovida por las ideologías económicas que avalan el sistema de producción industrial, desde el siglo XIX la deshumanización del trabajo se ha convertido en fatídica singularidad de la civilización moderna. No obstante, la reflexión crítica -escasa y precursora- proporciona una medida real del alcance y la contundencia de la destrucción de la condición humana en el mundo contemporáneo, aportando también una aproximación al ideal de la verdadera transformación del individuo y del mundo social fundamentada en valores humanos.

Las contribuciones de Karl Polanyi y de Simone Weil brindan, en tal sentido, una perspectiva complementaria de importante significación. Polanyi, en efecto, objetó los principales argumentos utilizados para adscribir el trabajo a la esfera económica de la sociedad –tal como sucedió con la naturaleza-,

read more »

15/09/2014

Edad moderna vs. edad media. Algunas reflexiones sobre dos paradigmas antagónicos

TRADICION

por Esaúl R. Álvarez – Ya que nos hemos referido recientemente a los pilares del control y la emancipación (ver aquí) quisiéramos emplear este modelo teórico para confrontar la ideología y los valores subyacentes a los respectivos paradigmas medieval y moderno.

En primer lugar hemos de señalar cómo toda la historia de occidente está construida sobre esta dicotomía ya citada de ‘control-emancipación’ presentada por De Sousa, dicotomía que en sí misma reviste en el fondo un carácter profundamente tradicional pero que toma tintes claramente anormales y anti-tradicionales en el modo en que la modernidad lo entiende y aplica. Veamos por qué.

Resulta definitorio que, dado el carácter reduccionista y excluyente de la modernidad, estas oposiciones no fueron entendidas como complementariedades -como lo eran para el mundo tradicional- sino que se asumió su perfecta irreconciliabilidad y por tanto la absoluta superioridad de uno de los polos sobre el otro. Es esta irreconciliabilidad entre los opuestos la que ha conformado el carácter propio de la modernidad, conduciéndola inexorablemente a los ideales de competencia, control y dominio, ideales donde, como ya hemos dicho con anterioridad, lo diferente representa un peligro, una amenaza que debe ser neutralizada.

read more »