Posts tagged ‘Franco’

11/11/2013

Antifranquistas

JUAN MANUEL DE PRADA

por Juan Manuel de Prada – Como matar a Dios es una empresa irrealizable o enloquecedora que certificó el fracaso de la modernidad (ahí tenemos al Nietzsche terminal, papando moscas en el manicomio de Jena), la posmodernidad, mucho más cuca y bandarra, hizo un recuelo freudiano y se conformó con matar al padre, que es como matar a Dios por persona interpuesta, o como hacer vudú. En la versión autóctona de este vudú posmoderno han elegido como sucedáneo de Dios a Franco; y así, resucitando cada mañana a Franco para figurarse que lo matan, algunos consiguen dar espesor y sustancia a sus días inanes. Yo he conocido gente que está plenamente convencida de que la culpa de todos sus males la tiene Franco: si la burocracia administrativa es lenta, la culpa la tiene Franco; si el fracaso escolar en España es superior a la media europea, la culpa la tiene Franco; si a su mujer le huele el aliento, la culpa la tiene Franco; y así sucesivamente. Ser omnímodo y omnipotente es uno de los atributos de Dios; y convirtiendo a Franco en responsable de todos sus males no hacen sino divinizarlo.

La mayoría de los antifranquistas son unos pelmazos llenos de neuras, a veces cínicos y a veces sensibleros, a veces eufóricos y a veces depresivos, con esa tendencia a la bipolaridad y a la autoindulgencia típica del posmoderno; y con una vocación irrefrenable a la inanidad que disimulan sacando a Franco en procesión, venga o no venga a cuento. Yo diría que Franco proporciona un exoesqueleto a su vida invertebrada y chisgarabítica; e, invocándolo, exorcizan el horrorvacui que los corroe. Claro que, si este sacar a Franco en procesión resulta de un gagaísmo patético en los señores mayores, en los pipiolos provoca una hilaridad entreverada de alipori. De «franquista» motejan a Wert los pipiolos que protestan en las calles; y lo acusan de querer volver a tiempos de Franco con su reforma educativa, sólo porque les pide (¡de rodillas!) que hinquen un poquito más los codos. Yo, si tuviera que injuriar a Wert, lo llamaría más bien antifranquista, porque cuando se crece es cínico y cuando se hunde es sensiblero.

read more »

11/11/2013

Vileza y estupidez del antifranquismo

PIO MOA

por Pío MoaEl antifranquismo pretende una condena moral imposible. Es él mismo una enfermedad moral.

La oposición a Franco no ha cesado de crecer en los últimos quince años. Lo cual prueba tanto la farsa en que se ha convertido la política en España, como la plena actualidad de  un personaje y un régimen fenecidos  hace 38 y 35 años respectivamente. Y son actuales porque no han sido asimilados de forma mínimamente racional, entre los necios que se creen demócratas por declararse antifranquistas, y los no menos necios que  “miran al futuro”, como si pudieran ver o aprender algo de ese modo. Si algo triunfa en España desde hace tiempo es el espíritu de la pose y de la sandez insolente y chabacana.

El antifranquismo ha creado una serie de mitos realmente estúpidos, por gratuitos e innecesarios, sobre la guerra civil y la era de Franco. Por ejemplo:  Franco “exterminó” a sus enemigos porque “no pensaban como él”. O  fusiló a decenas o cientos de miles de personas honradas por el solo delito de ser “republicanas”, y  las cunetas están llenas de restos de  asesinados. Por ejemplo,  las chekas y el genocidio religioso no existieron o estuvieron justificados, o más vale no hablar de ellos; mientras que los fusilados por el franquismo eran inocentes y no, en su mayoría, culpables de crímenes a menudo espantosos. Por ejemplo,  el Frente Popular había salido de unas elecciones democráticas y se componía de intachables demócratas y servidores del “pueblo”, contra unos  franquistas empeñados en perpetuar el oscurantismo y los “privilegios” de los capitalistas, curas y militares. Por ejemplo,  el régimen de Franco es semejante al nazi y  debía encarcelarse a quienes sostengan otra cosa. Por ejemplo,  el franquismo tuvo mucha oposición,  esta fue democrática y se metía en la cárcel al primero que discrepara del régimen;  la mujer estaba terriblemente discriminada y el vasco, el catalán y el gallego prohibidos, incluso bajo pena de muerte; y no había vida intelectual o cultural porque el régimen la asfixiaba…

Los antifranquistas creen que su ignorancia, sustituida por mitos de tres al cuarto, les otorga una aureola moral y democrática. Creen que haber librado a España de una revolución totalitaria no tiene ningún mérito. Que haber evitado a España la II Guerra Mundial carece de importancia o incluso ocurrió a pesar de Franco. Que haber derrotado al maquis comunista es un crimen. Que haber asegurado la paz más larga en dos siglos, persistente aún, es una fruslería. Que haber traído la época de mayor prosperidad y desarrollo económico vivido por el país en dos siglos, carece de excesivo interés o sucedió a pesar del franquismo, que carece de valor haber disuelto (salvo en minorías irreconciliables) los odios que destrozaron a la república… En suma, creen que reconocer los enormes logros de aquel régimen es una actitud “fascista”, la cual debiera ser penada con cárcel o al menos rechazada de cualquier medio de comunicación y condenada a muerte civil.

read more »