Posts tagged ‘Distributismo’

02/03/2016

La “Nueva Derecha” y lo que puede ofrecer al resto del mundo

runaruedapor Siryako Akda – El término nacionalismo -como es conocido fuera de Occidente- es sobre todo sinónimo de sentimientos anticolonialistas y antiimperialistas del siglo XIX y XX, es decir, el nacionalismo desde la perspectiva de un asiático, africano, para alguien de Oriente Medio o iberoamericano no es simplemente una afirmación de la identidad étnica y cultural, sino también el rechazo de la colonia blanca o de la autoridad imperial, y hasta cierto punto, de la cultura blanca.

read more »

15/03/2015

Consumo rebelde: esperanza para el distributismo

10 MULTINACIONALES CONTROLAN CONSUMO

La crisis económica ha convertido a España en un país crítico con el actual modelo económico y sus principales protagonistas: las grandes empresas y la banca.

Cambio de tendencia.

El programa fundamental del distributismo consiste en restituir la libertad por medio de la propiedad privada. Es la tercería vía al socialismo y al capitalismo, ya que rechaza tanto que toda la propiedad esté en manos del Estado como que toda la propiedad esté en unas pocas manos. El distributismo busca descentralizar los medios de producción y aspira a que todos sean titulares de una pequeña propiedad privada.

read more »

23/10/2014

La otra antiglobalización

OTRA ANTIGLOBALIZACION Eric Draper

Una crítica razonable a la economía de casino global desde el distributismo.

Los estudios sobre el incremento de la desigualdad muestran que existe una clara tendencia hacia la concentración y centralización de la propiedad y el capital a escala mundial. El actual modelo económico, basado en buena medida en el capitalismo financiero, favorece la acumulación de riqueza mundial en pocas manos, sin importar las naciones ni las fronteras.

Es una tendencia que viene de lejos. En los tiempos del capitalismo industrial Chesterton ya nos prevenía que “hoy todo el comercio y todo el negocio tiende hacia los grandes conglomerados comerciales, más imperiales, más impersonales, más internacionales que una Commonwealth comunista”. De alguna forma, Chesterton ya estaba pronosticando, con un siglo de antelación, la llegada de la globalización.

read more »

25/07/2014

Capitalismo

JUAN MANUEL DE PRADA

por Juan Manuel de Prada – En un pasaje particularmente penetrante de su obra Los límites de la cordura, Chesterton nos advertía de que los defensores del capitalismo suelen confundirse a los ojos de la gente incauta con defensores de la propiedad privada, cuando en realidad son sus más enconados enemigos. Y proponía una definición de capitalismo que considero bastante acertada: «Organización económica dentro de la cual existe una clase de capitalistas, más o menos reconocible y relativamente poco numerosa, en poder de la cual se concentra el capital necesario para lograr que una gran mayoría de los ciudadanos sirva a esos capitalistas por un sueldo». Le faltó añadir, sin embargo, un elemento distintivo de esta forma de organización económica que la convierte definitivamente en una máquina depredadora; nos referimos como el lector inteligente ya habrá adivinado al principio de responsabilidad limitada, que separa la persona individual del capitalista de la personalidad jurídica de la empresa que dirige.

read more »

10/04/2014

El Papa Francisco y la economía que mata

PAPA FRANCISCO

Aviso a los libremercaderes del templo: el catolicismo es incompatible con el fundamentalismo de mercado.

Una vez pasado el revuelo causado por la publicación de Evangelii Gaudium es el momento de realizar una lectura sosegada de su contenido. Entre otras cuestiones, en este texto el Papa Francisco realiza una dura crítica del modelo económico hegemónico, basado en el capitalismo del laisser faire y las finanzas.

Las palabras del Papa Francisco han sentado muy mal entre los defensores del libre mercado sin restricciones. No son pocos los autores liberales que han tachado al Pontífice de socialista, de estatalista, de intervencionista o de cosas parecidas. Sin embargo, en este artículo veremos que el Papa Francisco se mueve en la ortodoxia de la doctrina social de la Iglesia y que en sus textos no hay ruptura con sus predecesores, sino una armoniosa continuidad.

read more »

02/03/2012

El distributismo es aplicable hoy

por Juan Manuel de Prada

Inspirados por León XIII, Chesterton y otros autores formularon una nueva doctrina económica, no a medio camino, sino alternativa al materialismo que preconizaban el capitalismo y el socialismo. «Algunos la juzgarán una sociedad utópica; yo la juzgo perfectamente realizable, en un tiempo como el presente», afirma el escritor Juan Manuel de Prada. «Sólo hacen falta católicos radicales e intrépidos, con poco que perder (el soborno del mundo) y mucho que ganar (la vida eterna)»

Hilaire Belloc y G.K. Chesterton consideraron siempre que el capitalismo era la gran plaga que impedía la floración de una sociedad auténticamente cristiana, por haber introducido la competencia en las relaciones conyugales, desarraigado al hombre de su tierra y nublado las virtudes de nuestros mayores, convirtiendo a los seres humanos en máquinas al servicio de la producción. «El capitalismo -escribiría Belloc- constituye una calamidad no porque defienda el derecho legal a la propiedad, sino porque representa, por su propia naturaleza, el empleo de ese derecho legal para beneficio de unos pocos privilegiados contra un número mucho mayor de hombres que, aunque libres y ciudadanos en igualdad de condiciones, carecen de toda base económica propia».

En la grandiosa encíclica Rerum novarum (1891), de León XIII, en la que se condenan las condiciones oprobiosas, lindantes con la esclavitud, en las que vivía una muchedumbre infinita de proletarios, hallarían Chesterton y Belloc el aliento para impulsar, en compañía de Arthur Penty y el padre Vincent McNabb, un nueva doctrina económica, alternativa al capitalismo y al socialismo, cuyo fin último es promover el Reinado Social de Cristo.

El distributismo se funda en las instituciones de la familia y la propiedad, pilares básicos de un recto orden de la sociedad humana; no cualquier familia, desde luego, sino la familia católica comprometida en la procreación y fortalecida por vínculos solidarios indestructibles. Tampoco cualquier propiedad, y mucho menos la propiedad concentrada del capitalismo, sino una propiedad equitativamente distribuida que permita a cada familia ser dueña de su hogar y de sus medios de producción. El trabajo, de este modo, deja de ser alienante y se convierte en un fin en sí mismo; y el trabajador, al ser también propietario, recupera el amor por la obra bien hecha, y vuelve a mirar a Dios, al principio de cada jornada, con gratitud y sentido de lo sagrado, santificando de veras sus quehaceres cotidianos.

Por supuesto, la sociedad distributista preconizada por Chesterton y sus amigos se rige por el principio de subsidiariedad y por la virtud teologal de la caridad, que antepone el bien común al lucro personal. Se trataría de lograr que cada familia cuente con los medios necesarios para su subsistencia, bien mediante la producción propia, bien mediante el comercio con otras familias o comunidades de familias, con las que se asociará para realizar obras públicas y garantizar la educación cristiana y el aprendizaje de los oficios para sus hijos. Los gremios vuelven a ser, en la sociedad distributista, elemento fundamental en la organización del trabajo.

El distributismo no postula una sociedad de individuos iguales, empachados de una libertad que acaba destruyendo los vínculos comunitarios, sino una sociedad verdaderamente fraterna, regida por los principios de dignidad y jerarquía, en la que mucho más que el bienestar importa el bien-ser.

Algunos la juzgarán una sociedad utópica; yo la juzgo perfectamente realizable, en un tiempo como el presente, en que el capitalismo financiero y el llamado cínicamente Estado social de Derecho se tambalean, heridos de muerte. Sólo hacen falta católicos radicales e intrépidos, con poco que perder (el soborno del mundo) y mucho que ganar (la vida eterna).

Extraído de: “Alfa y Omega”