Posts tagged ‘Cultura popular’

18/01/2016

“Guerra perpetua para la paz perpetua”: la dialéctica geopolítica de los EEUU

KERRY BOLTONpor Kerry Bolton – George Orwell, en su novela distópica 1984 se refiere a una de las consignas del régimen en el poder como “la guerra es la paz[1]. El erudito revisionista Dr. Charles Beard escribió que “la guerra perpetua para la paz perpetua” es un fundamento de la política exterior estadounidense, y Gore Vidal escribió un libro del mismo nombre [2].

read more »

21/12/2013

“EE.UU. reformatea Oriente Medio para imponer los valores occidentales”

VALERY KOROVIN

EE.UU. está reformateando Oriente Medio para imponerle los estándares estadounidenses, afirma el director del Centro de Análisis Geopolítico de Rusia, Valeri Korovin.

Según él, Washington está desarrollando el plan Gran Oriente Medio no desde que empezó la Primavera Árabe, sino desde antes, desde el año 2004.

El proceso de reformateo consiste en desorganizar la estructura social tradicional de la región, afirma el experto. “Se lleva a cabo una desorganización con el fin de imponer los valores liberales occidentales, que se basan en el individuo, es decir, una persona atomizada. Para obtener esa persona se necesita destruir la subjetividad colectiva, que es la base del orden social de los Estados y pueblos tradicionales”, explica Korovin, citado por el diario ‘Vzgliad‘.

Según él, para lograr su objetivo EE.UU. utiliza los principios de la teoría del caos controlado de Stephen Mann. “Externamente los acontecimientos se desarrollan como si lo hicieran por sí mismos y como si su naturaleza fuera caótica, pero, en última instancia, esos procesos turbulentos y heterogéneos llegan a su fin, a su punto predeterminado”, dice el director del Centro de Análisis Geopolítico de Rusia.

read more »

11/12/2013

La función de la belleza en la vida. Brevísimas reflexiones sobre estética y estrategia

PRADO ESTEBAN

por Prado Esteban – “Breve y raro es lo bello en su delicadeza y vulnerabilidadMax Scheller

La belleza, la trascendencia y la sublimidad forman parte de las necesidades básicas, las más primarias si se desea conservar la civilización, sin embargo lo peculiar de la condición humana es que ésta se ubica entre lo sórdido y bestial y lo sublime y grandioso. Muchas corrientes filosóficas han intentado superar esa condición enfrentando el cuerpo y la conciencia, presentando al sabio, al que es capaz de la vida buena, desvinculado de todo lo bajo y lo vil de nuestra naturaleza. Tal proyecto solo es posible para una minoría pues exige descargar sobre la mayoría lo considerado degradado pero que es imprescindible para la vida, es decir, solo es posible en una sociedad  de la esclavitud.

Pero además esa idea descarriada descompone y pervierte la naturaleza de lo humano tanto, o incluso más, que las otras corrientes bestialistas que toman nuestro ser sensorial más elemental como único factor a tener en cuenta y el alimento de los impulsos y las satisfacciones groseras del cuerpo como meta esencial de la vida.

Lo cierto es que ambas son ideologías de la negación de nuestra naturaleza auténtica que es indisolublemente bipartida y ambas reniegan de lo humano de igual manera, es decir, nos deshumanizan.Si defendemos la rehumanización como factor de recuperación de nuestro potencial como sujetos tenemos que aprender a aceptar y afirmar nuestra humanidad tal cual es, con todos sus constituyentes.

Lo común es asumir que si se desea una sociedad sin castas gobernantes ésta vivirá volcada hacia las necesidades materiales y ajena a la belleza y la sublimidad, así los movimientos populares del presente han decretado la centralidad de lo doméstico y fisiológico, de lo pequeño y funcional, tildando de burgués todo lo que se aparte de lo inmediato y lo somático.

read more »

09/11/2012

“Halloween” como expresión de la aculturación y desintegración mental general

por Félix Rodrigo Mora – Hubo un tiempo en que los pueblos de “España” no sólo apreciaban su cultura sino que además la construían y creaban por sí. Tenían sus propias tradiciones, fiestas, narraciones, música, prácticas culturales y conmemoraciones, en las que expresaban su singular y propia manera de estar en el mundo, concebir lo humano y encarar los problemas más cardinales de nuestro destino y condición.

Si, aunque muchos no se lo crean, hubo un tiempo no demasiado lejano en que las cosas eran así.

La tarea de demolición la empezaron los Ilustrados. Para ellos, pedantes y redichos, lo popular auto-creado era una masa de “supersticiones” a erradicar. Luego llegaron los liberales y jacobinos y, sin dar tregua a la bayoneta, dictaminaron que todo lo popular era “clerical” y en consecuencia digno de ser purificado en la hoguera y ante el pelotón de fusilamiento. El progresismo y con él la izquierda apostillaron de “burgués”, cuando no de “franquista”, casi cualquier expresión de saber, celebración y cultura popular. Lo tradicional, dicen, es “reaccionario”, mientras que todo lo moderno, esto es, todo lo anglosajón, es “emancipador”, en especial el idioma inglés. Y no sólo lo anglosajón sino lo ajeno en general, orientalismos, indigenismos y otros ismos de importación, muy útiles además para crear sentimientos, lo más intensos posible, de culpa colectiva y autoodio de masas a los pueblos europeos.

read more »