Posts tagged ‘Arraigo’

30/03/2016

El mundo tiene necesidad de un nuevo patriotismo

MAILER MATTIÉpor Mailer Mattié – Instituto Simone Weil/CEPRID – “El Estado es una cosa fría que no puede ser amada, pero mata y destruye todo lo que podría serlo; así obliga a amarlo, a falta de otra cosa. Tal es el suplicio moral de nuestros contemporáneos”. Simone Weil (Echar raíces, 1943)

read more »

29/02/2016

La doctrina de las tres liberaciones

CARLO TERRACCIANOpor Carlo TerraccianoLibertà va cercando ch’è sì cara, Come sa chi per Lei vita rifiuta. Dante Alighieri (A la libertad la busca aquel que la aprecia, como sabe quien por ella la vida rechaza).

Introducción

La libertad es parte misma de la esencia y de la existencia tanto de un hombre como de un pueblo, de cada Hombre y de cada Pueblo como tal.

read more »

23/09/2015

“New-age”: pseudo-espiritualidad y contra-tradición

TRADICION CONTRA MODERNISMOpor Esaúl R. Álvarez – “What shall we use to fill the empty / Spaces where we used to talk? / How shall I fill the final places? / How shall I complete the wall?”. Pink Floyd, Empty spaces, del álbum The Wall (1979).

Tanto por parte de la ‘élite cultural’ de nuestra sociedad como por parte de los medios que forman y dirigen la opinión del gran público, el fenómeno de la new-age ha recibido poca o ninguna atención. Desde su pretendida superioridad intelectual se considera este un asunto de importancia muy menor, algo poco serio y propio de frikis, carente de relevancia social y poco digno de tratar.

read more »

22/03/2015

Hombres nuevos

JUAN MANUEL DE PRADA

por Juan Manuel de Prada – Si analizásemos los procesos históricos modernos desde la Revolución Francesa hasta nuestros días, descubriríamos una idea motriz común, presentada bajo diversos ropajes. Tal idea (por supuesto demencial, pero expuesta siempre con ardor desmelenado y fatua convicción) postula que se puede romper drástica y radicalmente con el pasado, fundando una nueva época que cristaliza en hombres nuevos, proyectados hacia un futuro esplendente a lomos del progreso. Esta idea, tan optimista como mentecata, de refundación de la Historia y regeneración humana está en la médula del espíritu revolucionario y se resume en la frase del genocida Jean-Baptiste Carrier, que después de encerrar a miles de antirrevolucionarios en barcos que hizo hundir exclamó exultante: «Convertiremos Francia en un cementerio si no podemos regenerarla a nuestro modo». Todos los movimientos políticos de los dos últimos siglos han hecho propio este desiderátum psicopático, cuyos orígenes debemos buscar en Descartes.

read more »

13/12/2013

Crítica de la ideología liberal

ALAIN DE BENOIST

por Alain de Benoist

Crítica del liberalismo

No habiendo nacido sólo de un solo hombre, el liberalismo no se ha presentado nunca como una doctrina unificada. Los autores que se han reclamado de esta corriente han dado con mucha frecuencia interpretaciones divergentes, si no contradictorias de la misma. Sin embargo, hizo falta hubiera entre ellos suficientes puntos comunes para que se los pudiera considerar a unos y otros como autores liberales. Son precisamente estos puntos comunes los que permiten definir el liberalismo como escuela. El liberalismo es, por una parte, una doctrina económica que tiende a hacer del modelo de mercado auto regulado el paradigma de todos los hechos sociales:  lo que se llama el liberalismo político sólo es un modo de aplicar a la vida política principios deducidos de esta doctrina económica, la cual tiende a limitar siempre lo más posible la parte de lo político. (En este sentido ha podido decirse que una “política liberal” era una contradicción en sus mismos términos). Por otra parte, el liberalismo es una doctrina que se basa en una antropología de tipo individualista, es decir que descansa sobre una concepción del hombre como ser no fundamentalmente social.

Estos dos rasgos característicos, que poseen ambos una vertiente descriptiva y una vertiente normativa (el individuo y el mercado son descritos al mismo tiempo como hechos y presentados como modelos), son directamente antagonistas de las identidades colectivas. Una identidad colectiva no podría analizarse de manera reduccionista como la simple suma de las características que poseen individuos asociados en el seno de una colectividad dada. Requiere que los miembros de esta colectividad tengan la clara conciencia de que su pertenencia engloba o supera a su ser individual, es decir que su identidad común resulta de un efecto de composición. En la medida en que se basa en el individualismo, el liberalismo tiende a romper todas las uniones sociales que van más allá del individuo.

En cuanto al funcionamiento óptimo del mercado, implica que nada estorba la libre circulación de los hombres y las mercancías, lo que implica que las fronteras deben ser consideradas finalmente como inexistentes, algo que todavía contribuye aún más a la disolución de las estructuras y de los valores compartidos. Eso no significa, naturalmente que los liberales no hayan podido defender nunca identidades colectivas, sino que implica que no han podido hacerlo más que en contradicción con los principios de los que se jactan.

read more »