Archive for ‘Vitali, Juan Pablo’

03/02/2014

Criollismo e Hispanidad

JUAN PABLO VITALI

por Juan Pablo Vitali – Mi primer libro publicado en España, cierra con un poema que lleva por título: “Cuando muera España”, reproduzco aquí algunos de sus versos:

…Cuando muera España fundaremos
Una gran España todavía más terrible…

…Levantaremos los dioses olvidados
Y seremos solamente: banderas negras, acero y territorio.

Cuando muera España habrá un cataclismo

read more »

Anuncios
29/09/2013

Separarse, ¿para generar qué?

JUAN PABLO VITALI

por Juan Pablo Vitali – Los objetivos de los separatismos son algo sumamente confuso. Separarse para generar qué cosa, sería la pregunta. Cuando las Provincias Unidas del Río de La Plata se disolvieron, se generaron varios países que en realidad empequeñecieron un proyecto continental sobre una base federal, semejante a la de la de los EEUU antes del triunfo yanqui en la guerra de secesión. Los grandes espacios difícilmente tengan una constitución unitaria.

Cuando veo que sobre la base de antiguas “nacionalidades” o “regiones” se agita el separatismo en Cataluña o en el norte de Italia, la pregunta inmediata es la misma: separarse para qué cosa. Mis viejos reflejos buscan entonces de inmediato el gran proyecto continental, ese gran proyecto que justifique proponer semejante cosa, que justifique desagregar las unidades históricas correspondientes a una época para entrar en otra.

A su vez me pregunto por qué perjudican las actuales naciones española o italiana el desarrollo político futuro del norte de Italia o de Cataluña. Se sabe que las regiones que buscan autonomía tienen una situación económica mejor que el resto de sus connacionales, pero eso no es la política. De hecho la forma como se mide la economía y quiénes la miden es la quintaesencia del sistema. Habría que analizar también si nada le deben esas regiones a sus connacionales menos favorecidos.

En un mundo que concentra poder, hay dos posibilidades para abordar el separatismo. La primera es que realmente este sea parte de un proyecto superior, con un sentido de imperium, con un contenido sacro, elevado, trascendente. La otra posibilidad es que como sucursales favorecidas (al menos por el momento) por el nuevo orden mundial, los separatistas se vean a sí mismos como los “empleados del mes” de McDonald. Empleados del mes o del año, chicos ejemplares a los que les va bien porque “sirven” más que los demás, son más lindos y quieren ser la cara “blanca” de un sistema que devasta todos los tópicos de lo que podría llamarse una identidad europea. Racismo de barrio en un mundo global.

read more »

17/09/2013

Contra el totalitarismo ideológico

JUAN PABLO VITALI

por Juan Pablo Vitali – Las formas políticas siempre se transforman, y deben hacerlo para tratar de alcanzar sus objetivos. Pasó en Roma y pasará siempre. Hay cosas esenciales y formas sucesivamente útiles a esas cosas esenciales. Atarse a las formas en detrimento de la realidad cambiante no tiene sentido.

He conocido duros que se tornaron traidores y moderados que hicieron un gran servicio a los suyos. Además, la realidad es cruel y no respeta necedades. Traicionar es ser venal. Ser realista no es traicionar un objetivo. No es bueno en política encapsularse en una realidad ideológica. Las ideologías pasan, las culturas, los pueblos y los territorios quedan.

Cada fenómeno político es fruto de su época y de su entorno, tiene un contexto y dura un tiempo determinado. Eso no quiere decir que no quede nada de él, queda justamente lo esencial, y no las formas. A todos nos duele ver morir a nuestros padres, pero es la ley de la vida. Y la política es cruel, como dice un amigo. Me ha costado aceptarlo y comprenderlo. Confieso que tengo cierta tendencia a lo absoluto, lo cual me ha hecho fracasar en política una y otra vez. Pero he aportado algunas cosas, como por ejemplo tratar de recordar a través de la poesía las cosas permanentes, tratar de poner límites al pragmatismo, que cuando traiciona los objetivos superiores sí se convierte en traición. Pero traicionar no es comprender que existe una relación de fuerzas y que dentro de ella se desarrolla la política. Traicionar es anteponer el propio interés a cualquier cosa.

El problema del totalitarismo ideológico es que no deja pensar, no deja disentir, no deja considerar ni comprender cuál es el camino apropiado y posible. Muchas veces la pretendida pureza ideológica termina en las peores aberraciones. Los totalitarismos ideológicos de izquierda y de derecha son religiones laicas escondidas detrás de un fanatismo. Pero es más amargo pelear en la medida de lo posible que esperar un milagro, proveniente de los cielos del fanatismo.

read more »