Archive for ‘Venner, Dominique’

24/06/2013

El sol blanco de Dominique Venner

dominique venner

por Adriano Erriguel – Toda buena lectura es un diálogo silencioso. Y cuando se repite en el tiempo se convierte en una forma de amistad. El suicidio de un autor al que se consideraba un amigo – aunque sólo lo fuera a través de la lectura – es un hecho que necesariamente conmueve, máxime cuando se trata de un suicidio espectacular y con visos testimoniales.

El historiador y escritor francés Dominique Venner se mató de un disparo en la Catedral de Notre-Dame, el 21 de mayo de 2013. Su trágico final fue inesperado, en cuanto parecía encarnar un tipo humano que, tras haber conocido la vorágine del activismo más turbulento, alcanza un estado de serenidad estoica. Su suicidio resultará también sorprendente para quienes conocieran sus repetidos elogios al ideal griego de mesura.

Las líneas que siguen son un intento personal de comprender el sentido del suicidio – sacrificio o inmolación según sus allegados – del historiador y escritor Dominique Venner. Desde el respeto pero también desde la crítica a los hábitos mentales de toda una cultura política en cuyo contexto, pensamos, su muerte puede intentar explicarse. Se trata también de establecer cierta prevención frente a algunos usos ideológicos a los que esta muerte, de forma casi inevitable, se presta.

Partimos de la asunción de que este suicidio no es el acto de un desequilibrado, sino un acto bien meditado a través del cual el autor nos interpela y busca concluir de forma congruente el diálogo que con nosotros había emprendido. “Me doy la muerte – escribe Venner en su último mensaje – con el fin de despertar las conciencias adormecidas. Me sublevo contra la fatalidad. Me sublevo contra los venenos del alma y contra los deseos individuales que, invadiéndolo todo, destruyen nuestros anclajes identitarios y especialmente la familia, base íntima de nuestra civilización multimilenaria. Al tiempo que defiendo la identidad de todos los pueblos en su propia patria, me sublevo también contra el crimen encaminado a remplazar nuestras poblaciones.”

read more »

Anuncios
Etiquetas:
13/06/2013

Dominique Venner, historiador neo-pagano: el testimonio de un cristiano

ARNAUD IMATZ

por: Arnaud Imatz – Después de leer muchos artículos laudatorios o difamatorios, publicados con motivo de la muerte de Dominique Venner, puede ser útil añadir un testimonio personal. Por razones generacionales, no conocí el joven soldado, el militante  anti-comunista o el nacionalista europeo redactor de Europe-Action.

Durante el verano de 1968 en respuesta a los acontecimientos de mayo, yo había interrumpido voluntariamente mis estudios en Ciencias Económicas para hacer el servicio militar. Venner había abandonado definitivamente la acción política, cuando me uní al 6º RPIM (Regimiento Paracaidista de Infanteria de Marina), que en ese momento era la única unidad paracaidista compuesta por reclutas susceptible de ser enviada a operaciones en el extranjero.

Fue mucho más tarde, en la década de 1980, cuando descubrí a Dominique Venner y sus escritos. Nunca dejé de seguir con atención sus trabajos. Viviendo en España desde 1986, he tenido pocas oportunidades de encontrarlo, aparte de emisiones de radio donde Venner hacia generosamente promoción de mis libros.

En 2010, recibí una llamada telefónica de nuestro editor y amigo español Javier Ruiz Portella. A petición expresa de Dominique, Portella me propuso que escribiera el prólogo de su libro “Europa y su destino“, una obra que había escrito especialmente para los lectores hispanos. Consciente de mi privilegio, no lo dudé un momento. Yo tenía absoluta libertad para escribir acerca de lo que me acercó y al tiempo, me alejó de él. Venner no ignoraba mi catolicismo, ni el gaullismo de mi juventud, ni yo ignoraba su neo-paganismo (muy anticristiano), o su activismo anti-gaullista del pasado.

read more »

08/06/2013

Ceremonia-homenaje a Dominique Venner en París

HOMENAJE A DOMINIQUE VENNER PADRE GUILLAUME DE TANOÜARN

por Javier Ruíz Portella – Este viernes 31 de mayo Dominique Venner fue incinerado en el cementerio parisiense de Père-Lachaise. Participaron en el acto la familia y un nutrido grupo de íntimos cuya lista él mismo había establecido. La ceremonia estuvo marcada por una grandeza y una dignidad tales que permiten pensar que, contrariamente a la práctica habitual, sí es posible un ritual funerario de carácter laico que esté a la altura de lo que, cuando la Iglesia aún practicaba rituales dignos de este nombre, rodeaba de fuerza sagrada el momento de la gran partida. Basta para ello que el arte (mediante textos literarios, música e himnos) esté presente en el lugar que es el suyo: el de manifestación de lo sagrado.

Por la tarde, en medio de la emoción colectiva y en una sala abarrotada por más de 700 personas, se celebró una ceremonia-homenaje marcada por iguales características.

Dirigida por Fabrice Lesade, amigo íntimo de Dominique Venner al que éste le pidió que lo acompañara la tarde de su inmolación en Notre-Dame, y con la participación de jóvenes del movimiento Europe-Jeunesse que portaba banderas, tomaron la palabra en dicha ceremonia, junto con Alain de Benoist y el Padre Guillaume de Tanoüarn, los historiadores y colaboradors de la Nouvelle Revue d’Histoire Philippe Conrad y Bernard Lugan, así como el director de Polémia Jean-Yves Le Gallou. De fuera de Francia hablaron el líder de CasaPound Italia, Gianluca Ianone, y el director de este periódico, Javier Ruiz Portella. Ésta fue su alocución.

read more »

Etiquetas: ,
27/05/2013

Alain de Benoist: “¿La muerte voluntaria de Venner? La más conforme con la ética del honor”

ALAIN DE BENOIST

por Nicholas Gauthier – Alain de Benoist, usted conocía a Dominique Venner desde 1962, más allá de la pena o del disgusto, ¿ha sido estúpido su gesto? Aunque él hubiese renunciado desde hace tiempo a la política, ¿este gesto es coherente con su vida, con su lucha política?

Alain de Benoist: Ahora me disgustan especialmente ciertos comentarios. “Suicidio de un ex de las OAS”, escriben unos, otros hablan de una “figura de extrema derecha”, de un violento opositor del matrimonio gay o de un “islamófobo”. Sin contar los insultos de Frigide Barjot, que ha revelado su verdadera naturaleza escupiendo sobre un cadáver. Ellos no saben nada de Dominique Venner. Nunca han leído una sola línea (de sus más de 50 libros y centenares de artículos). Ignoran al fin, que tras una juventud agitada – que él mismo contó en Le coeur rebelle (1994), entre sus mejores obras -, había renunciado a toda forma de acción política desde hace casi medio siglo. Exactamente desde el 2 de julio de 1967. De hecho estaba presente cuando comunicó la decisión. Desde entonces Dominique Venner se había dedicado a escribir, primero con libros sobre caza y armas (era un experto reconocido en este ámbito) y después con ensayos históricos brillantes por estilo y, a menudo, autorizados. Había entonces fundado La Nouvelle Revue d´histoire, bimestral de elevada cualidad.

Su suicidio no me ha sorprendido. Desde hace tiempo sabía que – siguiendo el ejemplo de los antiguos romanos, y también de Cioran, por citarlo solo a él – Dominique Venner admiraba la muerte voluntaria. La juzgaba como la más conforme a la ética del honor. Recordaba a Yukio Mishima, y no es casualidad que en su próximo libro, que el próximo mes será editado por Pierre-Guillaume de Roux, se titulará “Un samouraï d´Occident” (Un samurái de Occidente). ¿Hasta qué punto se puede medir su carácter de testamento? Pese a que esta muerte ejemplar no me sorprende. Me sorprenden el tiempo y el lugar.

read more »

22/05/2013

Dominique Venner, in memoriam

DOMINIQUE VENNER

Etiquetas:
26/04/2013

El individualismo: origen último de la corrupción

DOMINIQUE VENNER

por Dominique Venner – En Europa, desde la más remota Antigüedad, siempre había dominado la idea de que cada individuo era inseparable de su comunidad, clan, tribu, pueblo, polis, imperio, al que se encontraba unido por un vínculo más sagrado que la propia vida. Esta indiscutida conciencia, de la que la Ilíada nos ofrece la más antigua y poética expresión, tomaba formas diversas. Basta pensar en el culto a los ancestros a quienes la polis debía su existencia, o a la lealtad hacia el príncipe era la expresión visible de la misma. Una primera fue la introducida por el individualismo del cristianismo primitivo. La idea de un dios personal permitía emanciparse de la autoridad hasta entonces indiscutida de los dioses étnicos de la polis. Sin embargo, impuesta por la Iglesia, se recompuso la convicción de que ninguna voluntad particular podía ordenar las cosas a su antojo.

Pero ya se había sembrado el germen de toda una revolución espiritual. Reapareció de forma imprevista con el individualismo religioso de la Reforma. En el siglo siguiente se desarrolló la idea racionalista de un individualismo absoluto vigorosamente desarrollada por Descartes (“pienso, luego existo”). El filósofo también hacía suya la idea bíblica del hombre dueño y señor de la naturaleza. Sin duda, en el pensamiento cartesiano, el hombre estaba sujeto a las leyes de Dios, pero éste había dado un muy mal ejemplo. Contrariamente a los dioses antiguos, no dependía de ningún orden natural anterior y superior a él. Era el único y omnipotente creador de todo, de la vida y de la propia naturaleza, según su exclusivo designio. Si semejante Dios había sido el creador desprovisto de todo límite, ¿por qué los hombres no estarían, a su vez, liberados de todo límite?

Puesta en marcha por la revolución científica de los siglos XVII y XVIII, esta idea ya no tuvo a partir de entonces el menor límite. En ella consiste lo que denominamos la “modernidad”: esa idea según la cual los hombres son los propios autores de sí mismos y pueden remodelar el mundo a su antojo. Sólo hay un principio: la voluntad y el capricho de cada cual. Por consiguiente, la legitimidad de una sociedad ya no depende de su conformidad con las leyes eternas del etnos. Sólo depende del momentáneo consentimiento de las voluntades individuales. Dicho de otra manera, sólo es legítima una sociedad contractual, derivada de un libre acuerdo entre partes que encuentran en tal pacto su propio beneficio.

read more »