Archive for ‘Salman, Nagham’

06/10/2014

¿Quién recluta, quién paga, quién adiestra y quién arma a los yihadistas del EIIL?

NAGHAM SALMAN

por Nagham Salman – Si Al Qaeda fue una gran obra de ingeniería de los servicios secretos estadounidenses  y saudíes hace más de treinta años,  el EIIL no es más que la última fase de esta nebulosa mutante, que se disgrega y se vuelve a concentrar en el espacio y el tiempo en función de las circunstancias geopolíticas del momento y de los designios de los servicios de inteligencia que mueven sus hilos.

Analizando la historia reciente, las que fueron bautizadas como ‘primaveras árabes’ han resultado ser una nueva injerencia que requería una previa desestabilización de todo Oriente Medio y del norte de África. El 4 de febrero de 2011 se organizó en El Cairo una reunión para iniciar la ‘primavera árabe’ en Libia y Siria. John McCain habría presidido la reunión, tras la cual se produjo la entrada masiva de yihadistas Internacionales en Libia desde Túnez y Egipto durante los bombardeos franceses, que provocaron la caída de Gaddafi en pocas semanas, y  un caos absoluto que todavía perdura.

read more »

07/04/2013

Un Nuevo Oriente Próximo como requisito previo a un Nuevo Orden Mundial

NAGHAM SALMAN

por Nagham Salman – Antes del estallido de la Primera Guerra Mundial ‘Bilad al Cham’ comprendía un amplio territorio que, de norte a sur, se extendía desde la actuales Turquía a Arabia Saudí, y, de oeste a este, desde el Sinaí al río Éufrates. La región estaba bajo dominio del Imperio Otomano y estaba formada por ciudades y pueblos interconfesionales en los que comunidades humanas de diferentes religiones y etnias convivían pacíficamente desde los tiempos de las últimas cruzadas.Aunque a día de hoy pueda parecer paradójico, las comunidades cristianas y judías gozaban de gran importancia política, económica y social en toda la región, y eran muy respetadas en ciudades milenarias de mayoría musulmana como Damasco, Alepo y Bagdad. Compartiendo todos ellos una cultura semita y la lengua árabe, los musulmanes tenían muy claro que sus antepasados habían sido judíos y cristianos que se habían convertido al Islam a partir de los siglos VII y VIII, de tal manera que pertenecían a la misma etnia. La convivencia fue generalmente pacífica y, salvo contados episodios, se caracterizó por la tolerancia recíproca y la inexistencia de cualquier tipo de radicalismo religioso.El Tratado de Sykes-Picot, concluido el 16 de Mayo de 1916 en plena Primera Guerra Mundial, fue un acuerdo secreto entre Gran Bretaña y Francia cuyo objetivo era dividirse los territorios del Oriente Próximo en caso de victoria en la guerra contra los Imperios Centrales, y debe su nombre a los negociadores del pacto, Sir Mark Sykes, en representación de Gran Bretaña, y Charles François Georges-Picot por Francia.

read more »

18/03/2013

Radicalismo islamista como arma de desestabilización masiva

NAGHAM SALMAN

por Nagham Salman – Neologismos como ‘balcanizar’, ‘afganizar’ y ‘somalizar’ son ya profusamente utilizados por muchos expertos y analistas internacionales. Y es previsible que la ciencia política internacional cree una nueva terminología como ‘iraquizar’, ‘libianizar‘, ‘sudanizar’ y ‘sirianizar’, o incluso ‘malinizar’, todos ellos para hacer referencia a procesos de creación de estados fallidos sumidos en el caos y que provocan a su vez inestabilidad regional.

Estos conceptos aluden a un proceso de anarquización interesada e instigada desde el exterior por las potencias hegemónicas, que después suelen ofrecerse a solucionar el desbarajuste en el seno de las altas instancias internacionales, en general las Naciones Unidas. De esa manera, obtienen beneficios vendiendo armas durante el conflicto y, a posteriori, con la reconstrucción del país y la adjudicación de los grandes proyectos de infraestructuras y de extracción de hidrocarburos a grandes corporaciones internacionales durante la supuesta ‘transición a la democracia’.

Y todos los conflictos a los que se refieren dichos conceptos presentan a su vez dos rasgos comunes e inconfundibles: el fundamentalismo islamista y el yihadismo internacional. Ambos son componentes esenciales de la estrategia que se inauguró con la creación de Al Qaeda para luchar en Afganistán contra la expansión soviética a través de Asia Central y hacia el Océano Índico en los años ochenta del siglo pasado.

La creación de la red que lideró Osama Bin Laden fue financiada por Arabia Saudita, y el entrenamiento, el armamento, la logística y la inteligencia serían suministrados por la CIA, como reconoció Hillary Clinton en una entrevista reciente.