Archive for ‘Esteban, Prado’

01/12/2014

Nada será como antes

PRADO ESTEBAN

por Prado Esteban – Ser madres es realmente un punto de inflexión en la vida de las mujeres (otro día hablaré de cómo se realiza también en la vida de los hombres), antes de ser madres éramos ya personas, con intereses, necesidades, potenciales, habilidades, vínculos, ideas y mucho más, y éramos ya mujeres con un cuerpo de mujeres y funciones vitales femeninas, ovulaciones, menstruaciones y estados hormonales singulares, con una percepción determinada de nuestra feminidad, impulsos y vida sexual, deseo, lenguaje sexuado o desesexuado e identidad propia.

Pero la maternidad aporta cosas que antes no teníamos, la realidad es que cuando somos madres ya nada vuelve a ser como antes.

¿Por qué la experiencia maternal es tan especial en la vida de las mujeres? Empezaré por el principio.

read more »

26/04/2014

Entrevista a Prado Esteban: “Tenemos un deber histórico de reconstruir nuestra feminidad”

PRADO ESTEBAN

Prado Esteban es una escritora y militante española que ha tomado la responsabilidad de denunciar el Feminismo de Estado, develar la verdad sobre el pasado de la mujer y llevar un mensaje revolucionario anti-sistema a las mujeres de habla hispana en el mundo. Es autora del libro “Feminicidio o autoconstrucción de la mujer”, en el cual revisa el supuesto “sometimiento” de la mujer del cual nos habla la historia y el blog “Mujer, verdad y revolución integral” donde expone algunas de sus investigaciones sobre feminidad, maternidad, sexualidad, feminismo y política. ARTEMISAS la ha entrevistado y éste es el resultado de nuestro intercambio.

1) ¿Por qué estás en contra del feminismo?

read more »

07/01/2014

La huida del dolor como huida de la vida.

PRADO ESTEBAN

por Prado Esteban“Vivir es luchar y la lucha siempre es dolorosa” Félix Martí Ibañez

El uso de antidepresivos se ha disparado en toda Europa, prácticamente se ha doblado en el último decenio . En el Estado español el consumo de estos fármacos se ha incrementado en un 38% pero el de hipnóticos y sedantes lo ha hecho en un 66% y este crecimiento es, además, exponencial.

La utilización de psicofármacos es especialmente aterradora entre las mujeres, al menos el 25% de la población femenina toma algún narcótico para aliviar el dolor de vivir.

No hay duda de que la vida se ha hecho cada vez más insoportable para un número creciente de personas y especialmente de mujeres. Según la Encuesta Nacional de Salud del Ministerio de Sanidad y Consumo, la depresión femenina pasó del 6,58% al 20,49% entre 2003 y 2006. Quiere decir esto que el número de enfermas psíquicas[1] se triplicó en solo tres años, años que son, además, los de las grandes campañas institucionales a favor de la mujer y la creación del primer Ministerio de Igualdad.

Lo cierto es que emerge una nueva personalidad débil, blanda, egocentrada de forma narcisista, incoherente y menguada cuyas emociones no sostienen sus funciones superiores sino que las anulan, que esa personalidad es mucho más común entre el sexo femenino y que este sujeto, así constituido, es un potencial drogadicto de sustancias psicoactivas sean éstas legales o ilegales.

read more »

11/12/2013

La función de la belleza en la vida. Brevísimas reflexiones sobre estética y estrategia

PRADO ESTEBAN

por Prado Esteban – “Breve y raro es lo bello en su delicadeza y vulnerabilidadMax Scheller

La belleza, la trascendencia y la sublimidad forman parte de las necesidades básicas, las más primarias si se desea conservar la civilización, sin embargo lo peculiar de la condición humana es que ésta se ubica entre lo sórdido y bestial y lo sublime y grandioso. Muchas corrientes filosóficas han intentado superar esa condición enfrentando el cuerpo y la conciencia, presentando al sabio, al que es capaz de la vida buena, desvinculado de todo lo bajo y lo vil de nuestra naturaleza. Tal proyecto solo es posible para una minoría pues exige descargar sobre la mayoría lo considerado degradado pero que es imprescindible para la vida, es decir, solo es posible en una sociedad  de la esclavitud.

Pero además esa idea descarriada descompone y pervierte la naturaleza de lo humano tanto, o incluso más, que las otras corrientes bestialistas que toman nuestro ser sensorial más elemental como único factor a tener en cuenta y el alimento de los impulsos y las satisfacciones groseras del cuerpo como meta esencial de la vida.

Lo cierto es que ambas son ideologías de la negación de nuestra naturaleza auténtica que es indisolublemente bipartida y ambas reniegan de lo humano de igual manera, es decir, nos deshumanizan.Si defendemos la rehumanización como factor de recuperación de nuestro potencial como sujetos tenemos que aprender a aceptar y afirmar nuestra humanidad tal cual es, con todos sus constituyentes.

Lo común es asumir que si se desea una sociedad sin castas gobernantes ésta vivirá volcada hacia las necesidades materiales y ajena a la belleza y la sublimidad, así los movimientos populares del presente han decretado la centralidad de lo doméstico y fisiológico, de lo pequeño y funcional, tildando de burgués todo lo que se aparte de lo inmediato y lo somático.

read more »

02/11/2013

El tabú de la muerte en una sociedad que agoniza

PRADO ESTEBAN

por Prado Esteban – El deplorable circo de Halloween nos recuerda un año más la triste condición de nuestra sociedad. Con la ayuda inestimable de los maestros, los medios, la industria del espectáculo y la hostelería, han conseguido imponer el constructo de la industria norteamericana de la diversión y abrir una brecha entre los jóvenes y la cultura de sus ancestros.

Quienes andan gritando en las calles a favor de una “educación pública de calidad” son los mismos que adoctrinan a nuestros hijos para olvidar sus raíces, escupir sobre sus muertos y sumarse al espectáculo zafio, feo y grosero, la apoteosis de la incultura y la aculturación que es Halloween.

Yo volveré mañana a mi tierra, iré al cementerio con mis hijas a visitar la tumba de mi padre y mis abuelos. Hablaremos de los muertos para no olvidar, para traerlos por un momento a nuestro mismo espacio y nuestro tiempo y hablaremos de la muerte, de su objetividad que planea sobre nuestra existencia material todos los días de nuestra vida.

En el pasado los muertos y los vivos compartían el mismo espacio, no se moría del todo porque se seguía viviendo a través del recuerdo, del rastro material y espiritual que cada ser dejaba en su entorno y que era conservado con amor, cada ser hundía sus raíces en esa forma panteísta del vivir la comunidad. La muerte estaba presente y la vida cobraba un sentido profundo y trascendente precisamente por su fragilidad, por su fugacidad.

Se vivía desde la infancia con la consciencia de la muerte, con la capacidad para asumir la condición de mortal, con la facultad de sentir y dolerse de la desaparición de los seres queridos.

Y se entendía el tiempo, el valor del tiempo que es la vida, la intensidad que se ha de dar al lapso que nos corresponde, el valor de las obras que dejamos en el corto plazo de la existencia.

read more »

20/10/2013

Lo nuevo y lo femenino

PRADO ESTEBAN

por Prado Esteban“¡Triste “hoy” que anhela el “mañana” para trocarlo en “ayer”!” Pedro Antonio de Alarcón.

Este artículo fue publicado en el libro “Reflexiones sobre el 25-S”. Lo publico aquí con algunas modificaciones. 

Lo cierto es que el sistema de dominación ha colocado entre los puntos centrales de su estrategia conquistar a la mujer para su causa, o, cuando ello no es posible, simplemente destruirla como mujer y persona, proyecto que está en un grado de consecución muy alto en el presente. El régimen actual se refunda a través de estas operaciones que incorporan nueva savia a sus estructuras, le dan legitimidad y le permiten fagocitar el entusiasmo que suscita en los sectores victimizados la falsa emancipación tutelada. Así está utilizando a las mujeres como correa de transmisión de sus proyectos, al igual que lo hiciera el sistema patriarcal decimonónico con los hombres.

Si para el poder es cardinal ganar a las mujeres, mucho más lo es para cualquier proyecto de regeneración social; todo movimiento que no sea capaz de atraer la energía femenina a su causa está, por definición, condenado al fracaso. No puede haber una subversión de las instituciones ilegítimas de poder si no hay integración de los sexos, esto es, si se consuman la división social por géneros y el gravísimo desequilibrio entre mujeres y hombres en las luchas.

Por eso, ignorar la “cuestión femenina” o reducirla a un punto en el programa denunciando la “desigualdad de género y políticas patriarcales” es un desatino si no una majadería, pues lo constatable es que las mujeres se han movilizado en las tareas que les asigna el sistema, mientras están paralizadas en todo aquello que busca la subversión de las estructuras de opresión social. Las consignas anti-patriarcales son una apostilla que manifiesta el machismo residual de quienes las usan, que las incluyen por puro paternalismo pero las contemplan como una concesión a lo trivial y poco significativo, las “cosas de mujeres”, lejos de comprender el carácter estratégico que la cuestión femenina tiene en nuestra época y que significa que los  hombres y mujeres que deseen una revolución regeneradora deben tomarlo como uno de los ejes de su actividad.

Los que deseamos comprometernos con un ideal de renovación social integral e integrador que ponga fin a la sociedad de la maximización de la opresión, necesitamos entender los motivos de la parálisis femenina en las luchas, pero sobre todo las causas del ascenso de la participación de la mujer en los proyectos del Estado y el capitalismo, un asunto cuya intelección se me antoja especialmente difícil.

Muchos piensan que esa escasez de mujeres en los indigentes movimientos de masas del presente (tan tristes que no pueden, en puridad llamarse ni movimientos pues solo las subvenciones los mantienen en pie) tiene que ver con el rechazo de la violencia por parte de las féminas, algo que está inscrito en nuestra psique y es consustancial a nuestra biología. No es un argumento aceptable. Nada hay en nuestra naturaleza singular de mujeres que nos incapacite para tomar parte en los choques más duros del conflicto social. Que las mujeres pueden ser tan violentas como los hombres es un hecho constatable cada día en la vida social, y que lo pueden ser tanto personal como institucionalmente se comprueba en que el contingente femenino en el ejército español (y en prácticamente todos los del planeta) es cada vez mayor y más eficaz.

read more »