Archive for ‘Esparza, José Javier’

23/01/2017

Seminario de metapolítica: claves y visiones para una resistencia metapolítica en España

raizEl seminario que nos proponemos realizar nace de la constatación de la disolución de Occidente, de la pérdida de los elementos cualitativos, metafísicos y de imaginación política que nos permitían ser en nuestro entorno portadores de sentido. Estamos inmersos en una profunda decadencia, y para nuestra perplejidad España está en la punta de lanza de esta demolición.

12/02/2016

El Nuevo Orden del Mundo (NOM)

JOSE JAVIER ESPARZA

por José Javier Esparza(Publicado en 1997 como capítulo de su “Curso General de Disidencia”, Editorial El Emboscado).

¿Qué es el Nuevo Orden del Mundo? Podemos decir que el Nuevo Orden del Mundo es el espíritu de nuestro tiempo, el aire que respiramos, la atmósfera política e ideológica que envuelve nuestras vidas, tanto colectivas como individuales.

14/05/2015

Hillary Clinton delata la agenda oculta del nuevo orden mundial para la religión

JOSE JAVIER ESPARZA

por José Javier Esparza – Un incómodo manto de silencio se ha extendido sobre las sorprendentes palabras de Hillary Clinton. Quizá la dama ha hablado más de lo conveniente.

“Los códigos culturales profundamente arraigados, las creencias religiosas y las fobias estructurales han de modificarse. Los gobiernos deben emplear sus recursos coercitivos para redefinir los dogmas religiosos tradicionales”. Estas palabras de Hillary Clinton, pronunciadas públicamente y sin tapujos en un simposio pro abortista, han dejado a más de uno con la boca abierta.

¿Reformar coercitivamente las religiones? ¿Dónde queda entonces la libertad religiosa? ¿Modificar las identidades culturales?

17/01/2015

Claves para entender lo que pasa en el mundo

JOSE JAVIER ESPARZA
por José Javier Esparza – Desde hace años, todo lo que está ocurriendo en la escena internacional viene determinado por tres vectores de fuerza principales. Sin ellos, es imposible entender nada de cuanto sucede a nuestro alrededor.

Primer vector, que es el dominante: el proyecto norteamericano de construir un orden mundial regido por los principios que Washington determina. Normalmente se traduce, en la prensa occidental, en algo así como “democracia global”. Es una forma de verlo. Más apropiado sería concebirlo como un espacio único de libre comercio bajo una única regulación política, con las consiguientes implicaciones en el terreno social y cultural. Un solo mundo y un solo poder hegemónico. Esta idea del One World es un clásico del pensamiento norteamericano desde los tiempos fundacionales y está en la base de la propia naturaleza de los Estados Unidos como nación. Su traducción contemporánea es el proyecto mundialista que Washington abandera sin recato y que la Unión Europea –a veces a regañadientes- secunda.

25/11/2014

Ahora el problema ya no es Cataluña: es España

JOSE JAVIER ESPARZA
por José Javier Esparza – No sólo este Gobierno, sino todas las instituciones del Estado, se han mostrado incapaces de defender lo único que cabalmente justifica su poder: la soberanía nacional.

Es una evidencia que Artur Mas ha ganado. Sencillamente, porque ha conseguido lo que quería. Los separatistas nunca habían creído realmente posible un referéndum legal a la escocesa; el precedente Ibarreche era demasiado claro. Lo que Artur Mas buscaba era una puesta en escena lo suficientemente espectacular como para invocar ahí una legitimidad nueva, distinta de la constitucional española. Objetivamente, lo ha conseguido. ¿Sólo de cara a su parroquia? Claro, pero es que esa es la única que le importa.

22/10/2014

La cosmocracia española

JOSE JAVIER ESPARZA

por José Javier Esparza – Lo peor no es la crisis económica. Lo peor no es la corrupción. Lo peor no es el descrédito de las instituciones. Lo peor no es el desgarro del tejido nacional. Lo peor es que nos hemos quedado sin destino, sin proyecto, sin futuro. Ese es el gran problema de los españoles, la verdadera crisis de España. Que no es de ahora, pero que hoy, en el marasmo de un sistema enfermo, sale a la luz con una violencia estremecedora.

España se está convirtiendo en un país de viejos arruinados. La frase es de Jean Sevilla, un historiador francés que, por otra parte, ama sinceramente a España. Y la definición no puede ser más exacta.

Hoy han aparecido nuevas formaciones políticas que aspiran a regenerar el tejido nacional. Ciudadanos en el espacio del centro-izquierda, Vox en el campo de los innumerables decepcionados por el PP, Impulso Social en el ámbito de la derecha católica…

17/07/2014

La cuestión religiosa y la “Nueva Derecha”

JOSE JAVIER ESPARZA

por José Javier Esparza“En la naturaleza, en el cosmos, hay una dimensión divina, sacra. En este sentido el moderno “neopaganismo” es una conclusión apresurada o, por lo menos, una fase de transición”. Ernst Jünger, Los titanes venideros.

Cuando se habla de las ideas de la “nueva derecha”, la corriente intelectual surgida en Francia en los años setenta, hay un asunto que aparece de manera recurrente: su posición ante la cuestión religiosa y en particular su opción por el “paganismo”. ¿Qué quiere decir exactamente ese paganismo? ¿De dónde salió? ¿Son incompatibles las ideas de la nueva derecha con una confesión cristiana? ¿Adónde ha conducido, intelectualmente hablando, el paganismo de la ND? He aquí las respuestas de alguien cuya formación intelectual se inscribe en la nueva derecha y, sin embargo, es católico. Un texto para el debate.  

23/04/2014

La verdad sobre la “Operación Urbano”

JUAN CARLOS I

por José Javier Esparza“Lara se ha metido en este lío porque hay en marcha una operación de largo aliento para que el Rey abdique en su primogénito”.

Tal como me lo han contado, lo cuento:

“Lo que no estáis entendiendo es que todo esto no se ha montado para demoler el sistema, sino al revés, para sostenerlo, si es que es posible sostener algo aún. ¿Por qué crees, si no, que un tipo como Lara, que es parte fundamental de la estructura del poder desde hace mucho tiempo, se ha metido en el berenjenal de editar el libro de la Urbano? ¿Por independencia de criterio? ¿Por amor a la libertad de expresión? ¿Porque necesita dinero? ¡Venga, hombre…! Pilar Urbano ha escrito ese libro –como antes el de la Reina- y Lara lo ha editado –como antes el de la Reina- porque hay en marcha una operación de largo aliento para que el Rey abdique en su primogénito.

17/04/2014

El por qué Mas puede ganar y España perder

JOSE JAVIER ESPARZA

por José Javier Esparza – A una identidad que se afirma sólo se puede responder proponiendo una identidad más atractiva. Al anhelo de una patria sólo se puede responder ofreciendo una patria más fuerte.

Nos han vendido que el Parlamento español ha “tumbado” el proyecto separatista del nacionalismo catalán. Nos lo dicen los mismos –y con la misma voz campanuda- que tratan de persuadirnos de que “ETA está derrotada”. Pero sólo se engaña quien se quiere engañar. Lo que ha pasado en las Cortes ha sido, simplemente, un episodio para consumo interno de la propia clientela. PP y PSOE tratarán de demostrar a sus fieles –catalanes incluidos- que el Estado es fuerte y a la vez dialogante.

27/01/2014

Triturar al Ejército

JOSE JAVIER ESPARZA

por José Javier EsparzaLos gobiernos españoles han confundido la política exterior con el comercio exterior y la política de defensa con la industria de defensa. En ambos casos han puesto el interés nacional al servicio de la conservación del sistema.

Los quebrantos del rey de España durante los actos de la Pascua militar han oscurecido un dato que, sin embargo, es sin duda más trascendente: la constatación de que la Defensa española está bajo mínimos, el anuncio oficial de que el grueso de nuestras capacidades militares va a concentrarse en un “núcleo” de 10.000 efectivos (“Fuerza de Acción Conjunta”, lo llaman) y la confirmación de que el presupuesto del ramo nos sitúa al nivel de Luxemburgo.

¿Diez mil hombres?

Diez mil hombres es lo que cabe en un fondo del estadio Santiago Bernabeu un día de entrada mediocre. Los listísimos “especialistas” que desde hace años flagelan a la opinión pública española, y que no tienen la menor idea de qué es un combate de verdad, arguyen que hoy en día lo importante es la electrónica y la aviación (o la diplomacia), que las guerras ya no se ganan en el campo de batalla y que una buena inversión tecnológica es mejor que un “derroche” en hombres y equipos. Ese mito ha venido funcionando hasta que la realidad ha demostrado que es sólo eso, un mito. La calamidad de Irak, el empantanamiento de Afganistán, el desastre de Libia y la tragedia de Siria están revelando todos los días que no puede haber resolución efectiva de un conflicto si no hay un elemento humano que asegure el objetivo estratégico. Inversamente, acciones como la de Mali, donde los 3.500 soldados franceses actuaron como punta de lanza de una fuerza africana de más de 20.000 efectivos, han demostrado lo decisivo del factor humano. No hay Defensa sin defensores. Y si prescindimos del personal, nos quedamos indefensos.

01/11/2013

ETA, proyecto de Estado

JOSE JAVIER ESPARZA

por José Javier EsparzaSi Rajoy ha seguido el proyecto de Zapatero, es porque la cesión ante ETA no era el capricho ocasional de un demente, sino una política de Estado en el sentido completo del término, que compromete a todas las instituciones de la nación.

Si el Gobierno Rajoy se ha apresurado a ejecutar sin la menor protesta la sentencia de Estrasburgo sobre la doctrina Parot, es porque deseaba aplicarla.

Si el Gobierno Rajoy deseaba aplicar esa sentencia, es porque deseaba beneficiar muy directamente a la vieja guardia de ETA, la de Josu Ternera y los grandes asesinos de los años de plomo.

Si el Gobierno Rajoy deseaba beneficiar a la vieja guardia de ETA, es porque ha seguido a pies juntillas el plan trazado en su momento por Zapatero: cese de la violencia a cambio de réditos políticos y penales.

Si Rajoy ha seguido el proyecto de Zapatero, es porque la cesión ante ETA no era el capricho ocasional de un demente, sino una política de Estado en el sentido completo del término, que compromete a todas las instituciones de la nación.

Si todo el proyecto de Estado que la España actual es capaz de alumbrar respecto a ETA consiste en facilitar a la banda por vía política lo que no pudo conseguir por vía criminal, es porque el Estado contempla positivamente la perspectiva de que una fuerza política rabiosamente independentista, potencialmente violenta y edificada sobre el odio a España y al sistema democrático se haga con el poder, y porque al Estado eso le parece bien mientras no haya sangre en la calle.

Si todo esto es así, es porque el Estado ha olvidado –o ha querido olvidar- que ETA no mataba por gusto de la sangre ajena, sino porque ese era su instrumento para obtener unos fines que no podía obtener por vía pacífica: la ruptura de la nación española.

30/09/2012

Universidad de otoño 2012: “España: guía para sobrevivir en tiempos de crisis”

Introducción

El objeto que tiene esta Universidad de Otoño es iniciar un debate acerca de los nuevos retos que se abren en España ante la crisis moral, económica, social y nacional que atraviesa Europa.  No se trata de volver a rescatar los viejos y manidos conflictos que han   caracterizado la España surgida con la Constitución de 1978: centralismo frente a nacionalismo periférico, liberalismo frente a socialismo, reducción del Estado frente a una economía subsidiada, etcétera, tomando postura a favor de unos o de otros. De lo que se trata es de alejarse de la lógica imperante en política, en economía, en cultura, para proponer una nueva forma de entender España y permitir construir un futuro en común. Para ello hay que plantear nuevos conceptos, nuevas formas de entender la persona y la comunidad, un nuevo espíritu y una nueva concepción del mundo y de la vida. Debemos movilizar a los que están hartos de ver cómo nuestro país se desangra en odios entre comunidades autónomas y el Estado Central, entre poderes ejecutivos y judiciales, entre clases sociales, entre creencias milenarias e ideas antirreligiosas, para rejuvenecer y revitalizar a nuestros conciudadanos con nuevas fuerzas basadas en la espiritualidad, en la comunidad, en la solidaridad y en la libertad.

26/12/2008

Miseria del antisistema

JOSÉ JAVIER ESPARZA
26 de diciembre de 2008

Es enternecedor escuchar cómo los portavoces del desorden establecido reprueban los altercados de los “antisistema”, en Grecia o en otros lugares. En el fondo, los severos amonestadores no dejan de sentir cierta inclinación hacia los iconoclastas: no en vano ellos fueron cocineros antes que frailes, pirómanos antes que bomberos, velocidad antes que tocino. Los turbulentos abuelos que en su juventud incendiaron el mundo, apelan ahora a la sensatez de los nietos (la sensatez que ellos no tuvieron). Es la esencia misma del liberalismo, por otro lado. Pero hablemos de cosas serias.

Abandonemos por un momento a los vigilantes del orden y escuchemos a los autodenominados “antisistema”, esos muchachos que salen a la calle para romperlo todo. ¿Qué dicen? ¿Qué quieren? Es casi cómico: envueltos en una vetusta retórica aprendida en alguna web demencial, hablan de hundir el capitalismo y el “fascismo” para devolver el poder al pueblo. Juego de rol: me pido Trotski o, mejor, Bakunin; del mismo modo que hace algunos años, en la otra orilla, uno podía “pedirse” Mussolini o Himmler. Si cada sistema tiene el enemigo que se merece, al nuestro, tan ruin, no podía corresponderle otro que estos miserables espíritus atiborrados de porros y rap, con pelos rastafari y lecturas fragmentarias de fanáticos hoy olvidados.

Pero no creamos que todo esto carece de significado. Del mismo modo que hubo una vez un lumpenproletariado, indeseable casta paria de la clase obrera, hoy ha crecido una lumpenburguesía expulsada del paraíso de la prosperidad y que clama venganza. Esa generación es hija del optimismo desbocado de los “treinta años gloriosos” (1950-1980, más o menos) y ha crecido en un mundo que, a falta de esperanzas, multiplicaba las expectativas (de riqueza, de bienestar, de democracia, de prosperidad). Mas he aquí que el mundo se cierra, las expectativas se esfuman y, entonces, ¿qué? Nada. Y contra la nada oficial, se despierta otra nada subversiva. Lo decía Jünger: la frase “la propiedad es un robo” tiene un sabor singular cuando la pronuncian no los expoliadores, sino los expoliados. Pero no dejamos de movernos en el mundo del nihilismo, a ambos lados del campo de batalla.

El Emboscado tampoco está a gusto en el sistema. No acepta que la función social de las personas se reduzca a ser una pieza de la Gran Máquina, no acepta que lo económico sea el único horizonte de nuestras vidas, no acepta que las cosas del espíritu se hayan reducido a una suerte de vicio privado que el (des)Orden Establecido ha de extirpar (“por nuestro bien”), ni acepta tampoco que las relaciones entre los sexos se conciban como si el prójimo fuera simplemente una muñeca hinchable destinada (y destinado) a darnos placer, ni que la democracia se reduzca a esta farsa de caciques partitocráticos y banqueros plutocráticos, ni que nuestras identidades personales y colectivas se disuelvan en el magma fofo de una cosmópolis sin alma, ni que…

Pero el Emboscado no es un “antisistema” como estos orcos que queman contenedores y vehículos y tiendas, esta horda necia que hace pagar al pueblo la incompetencia y la corrupción de quienes exprimen la buena fe o la pereza de ese mismo pueblo –al final siempre es el pueblo el que paga: esto ha sido así en todas las revoluciones, revueltas, algaradas y fervorines que en el mundo han sido, incendiados todos ellos en nombre, precisamente, de la liberación del pueblo. El Emboscado, digo, no es un antisistema porque percibe con toda claridad la trampa, a saber: el antisistema termina siendo exactamente lo que el sistema necesita para sobrevivir. Ningún orden puede sobrevivir sin enemigos. Cuanto más primario y elemental sea ese enemigo, mejor. Y el enemigo ideal es aquel que sólo aspira a romperlo todo para sustituirlo por el vacío –un enemigo que se hace necesariamente despreciable tanto por sus medios como por sus fines.

El antisistema es un tipo que, cuando el sistema reparte las cartas, rompe la baraja y escupe sobre el tablero. Con ello se gana la animadversión de la concurrencia, da razones a la policía para que intervenga y, lo que es peor, deja las cosas como estaban. El antisistema de la lumpenburguesía, descerebrado por definición, no daña al Desorden Establecido, sino que lo fortalece. Ha entrado en el juego.

El Emboscado es otro tipo de temperamento. Para empezar, no acude a la timba. Y después, cuando el sistema reparte cartas, el Emboscado las desdeña. El Emboscado construye su propio juego fuera, en el exterior, reedificando la vida desde el principio, lo más lejos posible de las imposiciones de los vigilantes. ¿Dónde? En todas partes: en la vida familiar, en la educación de los hijos, en las lecturas que elige o las músicas que escucha, en las ropas que viste y en las oraciones que reza, incluso en su forma de hacer el amor.

Vivir en el bosque significa reconstruir la propia vida en un acto soberano de libertad personal. No es posible vivir como si el sistema no existiera, por supuesto; tampoco es cómodo vivir contracorriente. Sin embargo, es posible sentir de otra manera y plasmar todo eso en un orden propio y más digno.

Cuanto más crezca el bosque, menos temible será el sistema.

Extraído de El Manifiesto

Etiquetas: