Archive for ‘Bricmont, Jean’

09/11/2015

La tragedia de los refugiados y la izquierda moral

JEAN BRICMONTpor Jean BricmontEl físico y ensayista belga analiza la crisis de los refugiados y plantea algunas cuestiones a la izquierda moral en su artículo para RT Francia.

Desconfiad de esos cosmopolitas que van a buscar lejos, en sus libros, deberes que desdeñan cumplir a su alrededor. Tal filósofo ama a los tártaros para estar dispensado de amar a sus vecinos“. Jean-Jacques Rousseau, Emilio o la educación, primer libro.

read more »

Anuncios
07/10/2015

Preguntas a la izquierda “zombi” sobre el caso Dieudonné

DIEUDONNE NO FEMEN SIpor Jean Bricmont – El 17 de mayo de 2015, Dieudonné debía representar su espectáculo La Bête immonde [La Bestia inmunda] en Bruselas. Dada la presión ejercida sobre los propietarios de las salas del espectáculo, intentó un subterfugio: hacer pasar su espectáculo por un desfile de moda. Pero este fue, sin embargo, prohibido por el alcalde de Bruselas, que se basó en la opinión de un organismo encargado de las amenazas “terroristas y extremistas” que pesan sobre Bélgica y que evaluó la amenaza que este espectáculo representaba como de nivel 3 (en una escala de hasta 4).

read more »

08/09/2014

Reacción ante el alto el fuego en Gaza

JEAN BRICMONT

por Jean Bricmont – ¿Quién ha ganado? Para responder a esta pregunta no hace falta partir de la cantidad de personas muertas. El hecho de matar a gran cantidad de civiles no es lo mismo que ganar la guerra, de lo contrario Alemania habría ganado a la URSS, Francia habría ganado a Argelia y los estadounidenses en Vietnam.

Para evaluar quién ha ganado hay que tener en cuenta la relación de fuerzas y los objetivos declarados de una guerra. Israel, acusando sin pruebas a Hamás de haber secuestrado y matado a tres adolescentes israelíes y lanzándose a una vasta operación represiva contra Hamás basándose en estas acusaciones, es claramente responsable del desencadenamiento de las hostilidades. ¿Cuáles eran sus objetivos? No está nada claro, pero sin duda estaban destinados a debilitar a Hamás. Desde este punto de vista el fracaso es total. Tanto Hamás como las demás organizaciones de la resistencia armada salen reforzadas por el simple hecho de haber sobrevivido al diluvio de fuego israelí. Los túneles destruidos se reconstruirán y acabarán, como ocurrió en el pasado, entrando en Gaza nuevos cohetes, a pesar de los “controles”.

read more »

05/01/2014

¿Por qué no apoyo a Dieudonné?

JEAN BRICMONT

por Jean Bricmont* – 31 de diciembre 2013 – Los amigos se inquietan por mi “apoyo” a Dieudonné. Yo no apoyo a Dieudonné, al menos no directamente o principalmente. Lo que yo apoyo es mucho más fundamental, y es la misma base del derecho – que la justicia sea igual para todos.

Por mí, se pueden prohibir sus shows; soy contrario a las leyes “contra el odio” que permitirían posiblemente hacerlo, pero ellas existen. Pero si debemos prohibir los espectáculos de Dieudonné, que lo hagan dentro de las reglas, con juicio público y comparación entre su humor y el de otros (Desproges, Carlos Leeb, Coluche…). Por supuesto, este enfoque (incluso con tales leyes) no tiene ninguna posibilidad de éxito.

Lo que no acepto es que prohíban sus shows por orden del ministro de policía. Esto es el reinado de la arbitrariedad y es más profundamente “inaceptable” que todo lo que Dieudonné pueda decir o hacer.

Me pidieron por lo menos condenar o criticar sus “derivas”. No hay duda. Jamás diré nada en contra de un individuo que tiene para él sólo su palabra y que tiene en contra a todos los “faux-culs” [hipócritas, lameculos. N.T.], todo el pensamiento-correcto, todo el poder del Estado y los medios de comunicación. Diré tal vez lo que pienso de Dieudonné el día que cesen todos los ataques legales contra él.

¡Me responden a veces que el problema no es la libertad de expresión -banda de “faux-culs”! Por supuesto que lo es. Las leyes contra el racismo (o las más surrealistas aún que condenan la “negación de la historia”), han permitido a las asociaciones del mismo nombre perseguir a cantidad de personas ante los tribunales, tanto a la “izquierda” (Sine, Mermet, Morin, las llamadas a boicotear a Israel) como a la “derecha” (Le Pen, Gollnisch, Faurisson) y muchos otros. Ponemos en la lista negra, a solicitud de la LICRA, libros. Un diputado “centrista” propone prohibir por ley el gesto de la “quenelle“. ¿Y no hay ningún problema con la libertad de expresión?

read more »

14/09/2013

Los agentes involuntarios de la Orden Imperial – La izquierda ilusa

JEAN BRICMONT

por Jean Bricmont – Hubo un tiempo, a principios de la década de 1970, en que muchas personas, incluido yo mismo, pensaban que todas las “luchas” de aquella época estaban relacionadas: la Revolución Cultural en China, las guerrillas en América Latina, la Primavera de Praga y los“disidentes” de la Europa del Este, mayo del 68, el movimiento de los derechos civiles [estadounidense], la oposición a la guerra de Vietnam y los nominalmente socialistas movimientos anticoloniales en África y Asia. También pensábamos que, por analogía con la Segunda Guerra Mundial, los regímenes“fascistas” de España, Portugal y Grecia solo podrían ser derrocados por medio de la lucha armada, muy probablemente prolongada.

Ninguna de estas suposiciones era correcta. La Revolución Cultural no tenía nada que ver con los movimientos antiautoritarios en Occidente, los disidentes de la Europa del Este en general eran procapitalistas y proimperialistas, y a menudo de una manera fanática, las guerrillas latinoamericanas eran una quimera (excepto en América Central) y los movimientos de liberación nacional eran exactamente eso: con bastante acierto, su objetivo era la liberación nacional y se denominaban a sí mismos socialistas o comunistas solo por el apoyo que les ofrecían la Unión Soviética o China. Los regímenes “fascistas” del sur de Europa se transformaron ellos mismos sin ofrecer una resistencia importante y no digamos ya una lucha armada. Muchos otros regímenes autoritarios siguieron el ejemplo: en la Europa del Este, en América Latina, en Indonesia, África y ahora en parte del mundo árabe. Algunos se desmoronaron desde dentro, otros después de unas pocas manifestaciones.

Me acordé de todas esas ilusiones juveniles cuando leí una petición “en solidaridad con los millones de sirios que han estado luchando por la dignidad y la libertad desde marzo de 2011”, cuya lista de signatarios verdaderamente incluye a las figuras más destacadas de la izquierda occidental. La petición afirma que “[…] La revolución en Siria es una parte fundamental de las revoluciones del norte de África, pero es también una extensión de la revuelta zapatista en México, el movimiento de los sin tierra en Brasil, las revueltas europeas y norteamericanas contra la explotación neoliberal, y un eco de los movimientos por la libertad en Irán, Rusia y China”.

read more »

15/12/2012

Cuidado con la izquierda anti-anti-guerra

JEAN BRICMONT

por Jean Bricmont* – Desde la década de 1990 y en particular desde la guerra de Kosovo en 1999 los adversarios de las intervenciones occidentales y de la OTAN han tenido que enfrentarse a lo que se podría llamar una izquierda (y una extrema izquierda) anti-anti-guerra que reúne a la socialdemocracia, a los verdes y la mayor parte de la izquierda radical (el Nuevo Partido Anticapitalista francés[1], diversos grupos antifascistas etc.)[2]. No se declara abiertamente a favor de las intervenciones occidentales y a veces las critica (en general, únicamente en relación a las tácticas seguidas y los intereses, petroleros o geoestratégicos, que se atribuyen a las potencias occidentales),pero emplea todas sus energías en “advertir” de las supuestas derivas de la izquierda que se sigue oponiendo firmemente a estas intervenciones. Nos llama a apoyar a las “víctimas” frente a los “verdugos”, a ser “solidarios con los pueblos frente a los tiranos”, a no ceder a un “antiimperialismo”, un “antiamericanismo” o un “antisionismo” simplistas y, sobre todo, a no aliarse a la extrema derecha. Después de los albano-kosovares en 1999, les tocó a las mujeres afganas, a los kurdos iraquíes y más recientemente a los pueblos libio y sirio a los que “nosotros” tenemos que proteger.

No se puede negar que la izquierda anti-anti-guerra ha sido extremadamente eficaz. La guerra en Iraq, que se había presentado bajo la forma de una amenaza pasajera, suscitó una oposición pasajera, aunque en la izquierda solo hubo una oposición muy débil a las intervenciones presentadas como “humanitarias”, como la de Kosovo, el bombardeo de Libia o actualmente la injerencia en Siria. Cualquier reflexión sobre la paz o el imperialismo simplemente se barrió ante la invocación del “derecho de injerencia” o del “deber de asistencia a un pueblo en peligro”.

read more »