SUNT MALA QUAE LIBAS

por Luis R. Sanfrutos – I. ETIMOLOGÍA Y ANTROPOLOGÍA DE LA PORNOGRAFÍA

La pornografía es la “presentación abierta y cruda del sexo que busca producir excitación”. Se deriva de la palabra griega porne, que significa prostituta o prostitución, y grafos, que significa descripción.

Transhumanismo

La pornografía es parte del transhumanismo que, bajo definiciones engañosas y utópicas como, por ejemplo, la de la World Transhumanist Association “movimiento intelectual y cultural que afirma la posibilidad y la deseabilidad de mejorar fundamentalmente la condición humana a través de la razón aplicada, especialmente desarrollando y haciendo disponibles tecnologías para eliminar el envejecimiento y mejorar en gran medida las capacidades intelectuales, físicas y psicológicas” esconde intenciones aviesas donde el hombre (varón o mujer) no es más que un animal manipulable, al que hay que desproveer de la razón y reducirlo a solo emoción, propagando el mito de la superpoblación por lo que debe reducirse la especie humana a través de todo tipo de estrategias. Estas ideas son justificadas filosóficamente en base a la consideración modernista del hombre como una Tabula Rasa, una pura substancia carente de esencia presta a adquirir cualquier forma y contenido que se disponga para él.

Ideología de género

En el artículo de Esaúl R. Álvarez Feminismo y género: ingeniería social al asalto de la Tradición el autor expone que “es un imperativo reaccionar ante el tsunami disolvente con que la postmodernidad hace tabula rasa de todo lo que encuentra a su paso, dejando tras de sí un desolador horizonte de ruinas y escombros sobre el que fundar su Nuevo Orden, muy probablemente algún tipo de transhumanismo”.

En este escenario en el que el feminismo moderno forma parte de un “programa de fractura social completo”, la pornografía cumple su función de demolición.

La deriva de la pornografía sirve como metáfora del camino seguido por la modernidad y la doctrina revolucionaria. La necesidad constante de incluir novedades para que parezca que “ocurre” algo. La utilización de la pornografía no solo como mecanismo de control social sino como parte fundamental de un nuevo sistema ideológico que pretende acabar (el transhumanismo diría “superar”), decimos, acabar con la naturaleza humana y la ley natural se manifiesta también en el hecho de la evolución del contenido de las imágenes de las películas de este tipo desde sus inicios, principios del siglo XX, pasando por cierto auge comercial en los años 70, hasta los contenidos más grotescos del siglo XXI, de los que evitaremos aludir de manera explícita.

Dada la evolución de caída en espiral, la pornografía dentro de menos de 100 años incluirá las imágenes y actos más aberrantes que pueda imaginar el ser humano.

  1. FUNCIÓN DE LA PORNOGRAFÍA

La pornografía cumple la función de agente socializador, es decir, de transmisor de las creencias de la cultura dominante. Se asume que las relaciones sexuales deben ser violentas y humillantes. Acorde con la politización de la vida humana predicada por el politólogo Michel Foucault y el feminismo postmoderno, incluso en sus menores actos y decisiones, la pornografía muestra el sexo como una relación de poder. Por tanto, existe una aparente contradicción entre el discurso de las ciencias sociales que se dicen emancipadoras y la permisividad por parte de estas mismas de la pornografía como algo tolerable. Las ciencias sociales temen posicionarse en contra para no ser tachadas de carcas y retrógradas. Es, una vez más, el triunfo del puritanismo moderno en formato de lo “políticamente correcto”.

CARACTERÍSTICAS Y EFECTOS DE LA PORNOGRAFÍA

    1. Biológicas

  • Según los expertos, su consumo provoca una adicción con efectos en el cerebro similares a la adicción a drogas duras como la cocaína o el crack.

  • Su consumo puede provocar patologías como eyaculación precoz, disfunción eréctil, hiperexcitación.

  • Necesidad de estímulos cada vez más intensos.

  • Promueve un lógico rechazo de la procreación.

    1. Emocionales

  • Presenta relaciones violentas, de humillación y sumisión.

  • Busca generar excitación en ese momento.

  • Placer rudimentario.

  • Provoca baja autoestima.

  • Se utiliza como refugio emocional ante adversidades.

    1. Psicológicos

  • Los estímulos cada vez deben ser más intensos para mantener el nivel de excitación.

  • Asociado al consumo pornográfico hay otras conductas que pueden ser patológicas como la masturbación.

  • Su consumo merma la autoestima.

  • Incapacita para el amor: para amar hay que darse, para darse hay que poseerse, para poseerse debe haber dominio de sí mismo, lo que no es posible si uno sigue sujeto a filias y fobias sensibles.

    1. Sociales

  • Desnaturaliza el acto sexual.

  • Pretende sustituir agentes socializadores tradicionales (familia y colegio): lo que ves en una peli porno lo vas a querer repetir en la realidad.

  • Tiene efecto sobre el comportamiento de quien consume: condiciona nuestra manera de relacionarse afectivamente, sexualmente. Tb a través de nuevas prácticas sexuales.

  • Todo compañero sexual es meramente un instrumento para el placer.

  • Daña los matrimonios.

  • Mercantilización del cuerpo.

  • Aumenta el consumo de pornografía por mujeres.

  • Puede llevar al consumo de prostitución.

  • Más consumo = menos natalidad.

  • Más consumo = menos matrimonios estables.

    1. Morales

  • Es un subproducto ideológico de la postmodernidad.

  • Parece creíble o verosímil pero no es real. Se basa en el engaño de hacer pasar por placentero algo que no lo es.

  • Es una ofensa a la castidad.

  • Atenta gravemente la dignidad de quienes se dedican a ella: actores, comerciantes y público.

  • Supone una ganancia económica ilícita.

  • No hay fidelidad en las relaciones que muestra.

  • Desprecio del hombre (varón y mujer) cuando no especialmente de la mujer; no parece esta pornografía igual que la pornografía de hace doscientos años.

  1. PORNOGRAFIA Y PODER

La comunidad política tiene el deber de honrar a la familia y asegurarle su protección de seguridad e higiene de peligros como la pornografía (CCE 2211) (1).

Las autoridades civiles deben impedir la producción y la distribución de material pornográfico (CCE 2354) (2).

E. Michael Jones, Libido Dominandi: Sexual Liberation and Political Control (3), defiende que en los últimos 200 años, la sexualidad ha sido utilizada como estrategia de dominación, dado que las relaciones sexuales son un medio más sutil para conseguir la subordinación que el ejercicio de la fuerza.

El autor atribuye a la ideología liberal la imposición este sistema de dominación basado en la manipulación de las pasiones como forma de control político. Liberación (o emancipación) como liberación de las pasiones y el ego a costa de derribar los controles supra-individuales: Freud y Foucault otra vez.

Liberar para controlar. Liberar de la moral católica para controlar (Revolución Francesa 1789), reemplazando la razón por la pasión/emoción y convirtiendo las relaciones sexuales como un mecanismo de control de masas (4).

Esta estrategia representa un desencadenamiento del mal, es decir, se relaciona con otras conductas inmorales y delitos, a la vez que pretende una naturalización de los mismos, pues dejan paulatinamente de ser condenables y perseguibles.

La subordinación de los poderes públicos al orden moral como una exigencia del bien común. En la conferencia del P. Ángel David Martín Rubio en el Seminario de Metapolítica 2017 celebrado en El Escorial, en cuya ponencia “La doctrina social o el papel que debiera jugar la Iglesia: Teo-política” citando a monseñor José Guerra Campos, “la misma estructura constitucional de la sociedad ha de estar subordinada eficazmente al orden moral”.

PORNOGRAFÍA E INDUSTRIA

En un mundo donde todo está mercantilizado, mientras el acceso a otro tipo de contenidos en internet es de pago o se pone trabas al acceso a determinados contenidos (v.g. música) resulta curioso observar que la pornografía en internet es de acceso gratuito. Esto plantea una serie de preguntas:

¿quién produce la pornografía de acceso gratuito? ¿Qué intención esconde una industria o sus propietarios que desarrollan un negocio para distribuir su mercancía de manera gratuita? ¿Cómo se financian? ¿Está relacionado con otros delitos o con el lavado de dinero? ¿Quién cede los espacios de auténtico lujo para filmar determinadas películas pornográficas, rodadas como la mejor producción de Hollywood? ¿Quién paga a los actores? ¿Cómo se financia la pornografía si no se proyecta en salas de cine?

PORNOGRAFÍA Y FEMINISMO

El feminismo encuentra en la pornografía una piedra de escándalo a la que no le resulta fácil, por el momento, dar una respuesta mayoritaria, homogénea o convincente. Se advierte una divergencia, posturas incluso excluyentes. Una divergencia que se niega en otros ámbitos, hasta el punto de preguntarse si es posible una pornografía feminista.

Por un lado, el feminismo defiende que los contenidos pornográficos son reflejo de las fantasías y los deseos de la sociedad. Esto es a todas luces falso, ya que, en todo caso, ese contenido solo refleja el deseo o las fantasías de una persona concreta o una minoría, que a través de la película pornográfica lo generaliza y naturaliza, lo que podemos afirmar que es el objetivo real. Por tanto la realidad es la contraria: la pornografía, producida por minorías, “educa” los deseos y las fantasías de la mayoría.

Para el feminismo la pornografía es un asunto político porque genera “deseos”, ya que la política aspira a gobernar sobre los asuntos que afectan a la sociedad.

Hay contradicciones dentro del feminismo: uno a favor del contenido mayoritario (heterosexual, dominación masculina con violencia y humillación, donde la mujer es objeto sexual), pasando por una pretendida pornografía feminista, hasta otra a favor de contenido alternativo (prácticas marginales y minorías) (5).

Otros feminismos se posicionan contra la pornografía y la prostitución por ser un fenómeno liberal y capitalista.

  • La pornografía convencional

¿Cómo resuelve este feminismo la contradicción de un contenido pornográfico basado en la violencia y en la humillación de la mujer en las relaciones sexuales?

Para esta línea del feminismo que defiende una pornografía convencional dirigida al consumo de las mujeres se justifica la pregunta argumentando que los deseos y fantasías no son buenos ni malos, sino que es la expresión de esos deseos y fantasías lo que puede ser inmoral o ilegal.

¿Cómo trata este feminismo de conciliar el consumo convencional de pornografía con el hecho de que haya mujeres que fantaseen con la violencia no consentida en las relaciones sexuales?

Las feministas de esta línea creen que argumentando que si la violencia y la humillación son consensuadas, entonces ya no hay contradicción. Sin embargo, apliquen esta argumentación a una relación afectiva y se encontrarán que este tipo de relaciones donde el varón maltrata a la mujer está prohibida por la Ley de Violencia de Género. Además, otra objeción la podemos realizar desde su propio paradigma argumentando que la mercantilización del cuerpo, es decir, realizar un acto a cambio de dinero (relación contractual) no es un acto libre, necesario para que haya consenso.

Al reconocer que la pornografía modela, educa e impone los deseos y fantasías, ya no deberían culpar al llamado heteropatriarcado.

Otra cuestión interesante en esta línea de feminismo es el problema de la culpa (reminiscencia laica de la conciencia y el pecado original). Este feminismo dice que la mujer no se debe culpar por tener determinadas fantasías (v.g. sexo no consentido). Aquí se reduce a un subjetivismo el dictamen de la conciencia de practicar el bien y evitar el mal.

  • La pornografía emancipatoria del varón

Para esta línea, la pornografía está diseñada y dirigida por y para varones, es decir, heteropatriarcal, centrada en el placer masculino. Defienden la comercialización de una pornografía hecha por y para mujeres, cuyos contenidos deben ser expresión de deseos y fantasías femeninas.

¿Vivimos en una sociedad heteropatriarcal? Para Esaúl R. Álvarez (6), el heteropatriarcado es “un concepto marcadamente político que se hace pasar por científico y con el cual se persiguen varios fines: deslegitimar el orden social -objetivo revolucionario donde los haya-, estigmatizar la normalidad y culpabilizar a la mayoría social acusándola de complicidad y colaboracionismo con el secular orden opresor”.

Al centrar su argumentación en el placer masculino esta línea cae en una evidente contradicción al utilizar como argumento las características sexuales de las personas (atributos biológicos) y no los roles de género, como se hubiera esperado de la ideología de género. Además, los contenidos pornográficos elaborados y dirigidos a mujeres parece que no tienen gran aceptación entre ese sector, es decir, que la pornografía feminista para excitar a las mujeres debe recurrir a la pornografía convencional.

  • La postpornografia

Se puede definir el postporno como la pornografía feminista autogestionada, utilizando cuerpos no normativos y prácticas sexuales heteronormativas, además de utilizar otros contextos donde ocurre la acción (doméstico o al aire libre).

Ciertamente, así definido no vemos claramente dónde está la novedad. Con cuerpos no normativos parece referirse a personas con discapacidades, por ejemplo. Esta línea también critica a la pornografía convencional (hegemónica) por su connivencia con el sistema capitalista patriarcal.

Paradójicamente, el sistema de heteronormatividad mantiene la relación dominador/dominado en todas las categorías dicotómicas, que podemos reconocer en el sistema filosófico de M. Foucault (7).

  1. PROTEGERSE CONTRA LA PORNOGRAFÍA

  1. Estrategia conductual

  • Educación en la sexualidad como expresión del amor.

  • Se puede dejar su consumo totalmente y es fácil.

  • Los adultos no deben ver pornografía.

  • No compartir videos de contenido sexual v.g. WhatsApp.

  • Controlar el acceso al contenido de internet de tus hijos.

  • Habla con ellos sobre asuntos sexuales.

  • Infórmate e investiga porqué y quiénes promueven la pornografía.

  • Puede llevar al deseo de realizar las prácticas que se han visto, por lo que puede generar más victimización entre las prostitutas.

  • No dejes que confundan a tus hijos; sé crítico con lo que le puedan enseñar en el colegio.

  • Recuperar el valor de la castidad y el dominio de sí mismo.

  1. Estrategia espiritual

  • Oración

  • Acudir con frecuencia a los sacramentos

  • Medalla de San Benito: empleada con devoción, fe y confianza, es eficaz como defensa en las tentaciones, sobre todo las impuras. En su reverso se puede leer: Vade Retro Sátana, Numquam Suadeas Mihi Vana, Sunt Mala Quae Libas, Ipse Venena Bibas (retrocede Satanás, no me sugieras cosas vanas, es malo lo que ofreces, bebe tu propio veneno).

(1) Catechismus Catholicæ Ecclesiæ 2211

(2) Catechismus Catholicæ Ecclesiæ 2354

(3) Jones, E. Michael, Libido Dominandi: Sexual Liberation and Political Control, South Bend: St. Augustine’s Press, 2000.

(4) Olivera Ravasi, Javier (2015), Pornocracia: Los orígenes históricos de la dominación sexual . Infocatólica, http://www.infocatolica.com

(5) En Clave Tuerka, 2016, septiembre 28, Pornografía y feminismo.

(6) Esaúl R. Álvarez (2016), Feminismo y género: ingeniería social al asalto de la Tradición. Página Transversal https://paginatransversal.wordpress.com.

(7) Agulló, Pedro (2014), La revolución antropológica de las teorías Queer. Observatorio de Bioética, http://www.observatoriobioetica.org/.

(8) Regla de San Benito, página 180, 10ª edición, 2009, Abadía de Santo Domingo de Silos, Burgos, España.

 

Guardar

Guardar

Guardar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: