¿Es culpable el cristianismo?

por Tormod – Se ha convertido en una posición muy extendida entre el Alt-Right que la culpa por la pérdida de la identidad y la lealtad al grupo e incluso del auto-sabotaje de las sociedades occidentales es el resultado (el resultado inevitable, como sostienen algunos incluso) del cristianismo. Algunos de los que sostienen este punto de vista llegan incluso a intentar resucitar o al menos extraer ciertos elementos de las religiones precristianas de Europa. Sin embargo, considero que este punto de vista es erróneo y está basado en un horizonte histórico que se remonta en el pasado a apenas hace un siglo.

Tengo que discrepar con que la autodestrucción de Europa y de Occidente en general tengan algo que ver con un “puro altruismo cristiano”, por usar las palabras de un comentarista en su respuesta a este post de Sean Gabb. No obstante, el propio comentarista reconoce que las iglesias cristianas establecidas han sido corrompidas hasta el punto de ser irreconocibles. Los europeos y sus primos coloniales eran mucho más cristianos en el pasado de lo que lo son hoy en día o de lo que lo han sido durante los últimos cien años… y sin embargo es precisamente en el transcurso de este período reciente (un período caracterizado por un agnosticismo creciente y una continua deriva lejos de la enseñanza de la doctrina cristiana, culminando en una política que la Iglesia Católica califica ambiguamente como “ecumenismo” y en un Occidente predominantemente irreligioso) cuando se han abierto las compuertas.

Más de una vez en la historia fue precisamente el pegamento del cristianismo el que unió a los europeos para repeler las invasiones de fuera de Europa. Es muy difícil imaginar que Jan Sobieski hubiese llevado a su ejército a Viena para unirse a la batalla contra los turcos o que los francos hubieran acudido en ayuda de los griegos en la primera cruzada si alguno de ellos hubiera permanecido pagano. Ciertamente, los paganos griegos y romanos no veían a sus colegas europeos como “compañeros”. Eran bárbaros para ellos. A sus ojos, mucho más civilizados eran los persas y los mesopotámicos. El concepto de Europa como entidad distinta sólo fue posible gracias a la aceptación y el crecimiento del cristianismo.

No fue de las iglesias cristianas ortodoxas (orientales u occidentales) que fue engendrada la enfermedad actual de la mente occidental. Más bien provino de la proliferación de ideologías izquierdistas, nacidas de las herejías cristianas -perversiones de la Fe-, que principalmente se extendieron primero entre el clero laico de la Iglesia y que tarde o temprano dejaron totalmente de lado la noción de una deidad, manteniendo y continuando desarrollando sus propios dogmas pervertidos al mismo tiempo. Es este desarrollo el que nos ha llevado a nuestras actuales circunstancias. Pero esta parafernalia cristiana es sólo eso: parafernalia. Estas ideologías no son más genuinamente cristianas que el paganismo fabricado por los nazis reflejaba genuinamente las religiones antiguas de sus antepasados precristianos.

Estos dogmas materialistas no reconocen la igualdad universal de las almas, porque no reconocen la existencia de almas en primer lugar. En cambio, exigen la igualdad universal de los cuerpos vivos y eso exige la muerte de una doctrina cristiana fundamental, el principio de subsidiariedad. Esto exige la muerte de la localidad y del carácter distintivo de las culturas, las lenguas, la raza y hasta del género. Todo debe fusionarse junto, todo volverse fluido. Todo lo que es exclusivo debe ser compartido, todo lo separado debe ser combinado. El cristianismo nos dice que las distinciones naturales como estas son el resultado de un acto de creación intencional por parte de una deidad omnisciente y amorosa, y que, por lo tanto, estas distinciones representan algo que debemos celebrar y por lo cual debemos dar gracias. La ideología izquierdista que asalta estas diferencias tacha todo lo distintivo como un accidente, y uno que podría ser y, de hecho, debería ser remediado por la intervención humana.

El logro de este objetivo satánico requiere la construcción de una institución universal, totalitaria y temporal para llevar a cabo la transformación. En otras palabras, un gobierno mundial. Nuestros adversarios están ocupados en erigir afanosamente una verdadera Torre de Babel, y están sentando las bases aquí mismo, en nuestros países de origen. Un proyecto inherentemente no cristiano.

Desde los jacobinos de los siglos XVIII y XIX hasta los nacionalsocialistas, los fascistas y los bolcheviques del siglo XX, los izquierdistas han tratado de crear la igualdad rompiendo la desigualdad por la fuerza. Las poblaciones nativas de Europa son hoy mucho menos distintas de lo que lo eran en el pasado, y gran parte de esta evolución fue causada por la fuerza física. Pero donde primero fracasó el logro de la uniformidad por la erradicación del otro, la izquierda ahora busca la uniformidad por la auto-inmolación.

No es el cristianismo lo que ha hecho que los europeos se corten sus propias gargantas, es la inversión del cristianismo. Al rechazar la doctrina cristiana, es decir, al rechazar la naturaleza espiritual del cristianismo, lo que queda es un sentimiento sin contexto. El anhelo de la igualdad en un mundo físico desigual y la expiación de un pecado original sin un salvador que lo lleve fuera o un Padre espiritual que lo perdone. ¿Cómo expiar el pecado en ausencia de un reino espiritual? Las acciones de los izquierdistas han respondido a esta pregunta para nosotros: por la extirpación del pecador. Todo ha sido transformado en su cabeza. Y si ellos tienen su camino, todo lo que es bueno y hermoso y distintivo en el mundo será molido, pulverizado, y arrojado al olvido con tan poca preocupación por lo que fue demolido como la que muestra un carpintero por el serrín que sopla de la superficie de un pedazo de madera que acaba de alisar mientras adapta su forma a su satisfacción.

Déjeme preguntar esto. Cuando un hombre enferma de cáncer, ¿decimos que es su cuerpo lo que lo enferma? No. Es la corrupción de su cuerpo -una enfermedad- lo que pone en peligro su vida. Lo mismo es cierto sobre la relación del cristianismo con el estado actual de las cosas en las sociedades occidentales. Un sistema de creencias ha sido corrompido y vuelto maligno. Pero eso no significa que debamos cortar todo el tejido sano junto con el tumor. Mi consejo a algunos elementos particulares de la Alt-Right sería el de afeitarse sus barbas vikingas, entrar en una catedral europea y admirar su belleza, en vez de venerar e imitar a aquellos que los despojaron en el pasado, mientras rabian, insípidamente, contra aquellos que los despojarían en el presente. ¿Puede ser que lo que inspiró su construcción haya sido tan pernicioso como usted piensa? Sus antepasados, en su tiempo, no parecían pensar así.

“Venga a nosotros Tu Reino, hágase Tu Voluntad, así en la tierra…” es, sin duda, un fragmento de oración peligroso. Tomado con el resto del verso, sin embargo, es inspirador. De hecho, esto inspiró gran parte del logro cultural europeo. Despojado de su contexto, es aterrador. ¿De quién es el reino y cuál es su voluntad? Ese es precisamente el problema del universalismo secular de la fe neoliberal. Esta voluntad es ahora artificial y arbitraria, sujeta a una evolución continua, pero en un momento dado se la considera infalible. Además, esa voluntad se hace real en la faz de la tierra por un reino inquebrantable, justo, sordo a los lamentos de los infieles vencidos. Es una voluntad que al parecer ha encontrado necesario atacar al cristianismo tradicional desde su creación y que ha tenido éxito, en su mayor parte, en impedir la enseñanza adicional de la doctrina ortodoxa. ¿Es realmente sabio ofrecer nuestra ayuda en este esfuerzo?

De hecho, un reino está a las puertas. Pero no es de Dios. Y sus príncipes son Legión.

Fuente: Tormod’s blog.

Extraído de: Geopolitica.ru

Guardar

Guardar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: