La gente, los bancos y el dinero

KERRY BOLTONpor Kerry Bolton – En artículos anteriores para Katehon he tratado de la alternativa a la financiación internacional – la usura – de forma que el Estado asuma la prerrogativa de crear y emitir su propio crédito. Aunque esto se ha hecho con éxito a lo largo de la historia, trayendo prosperidad a aquellos estados e incluso comunidades locales que la tienen, la idea sigue siendo ridiculizada por políticos y economistas como “inflacionaria” y, a menudo, menospreciada sin debate como “dinero falso”. Sin embargo el “dinero fiduciario” y la “flexibilización cuantitativa” irónicamente son usadas por los estados como último recurso cuando el caos financiero amenaza debido a la acumulación de la deuda. Entonces, el “dinero fiduciario” y la FC se vuelven aceptables repentinamente, y de hecho se rescata a los bancos que crearon la deuda y que normalmente son firmes en su oposición a la interferencia del Estado en las finanzas. Lo que falta crucialmente en el uso reciente del “dinero fiduciario” y la FC sin embargo, es que en vez de la impresión y la emisión de dinero directamente a la comunidad por parte del Estado a través de una “renta básica” o un “dividendo nacional”, o poniéndolo en circulación a través de proyectos estatales, este es adelantado al sistema bancario privado. Por lo tanto, lejos de reducir la deuda, el crédito adelantado a los bancos se utiliza para acumular más deuda. Por ello, el dinero fiduciario no es un problema, sino la manera en que se hace circular. De ahí que el crédito estatal y el dinero sean anatema para los plutócratas, hasta que se necesita para apuntalar su sistema de deuda y sacarlos de los problemas de su propia creación.

El uso creativo de la moneda fiduciaria a una amplia escala, a nivel nacional, fue de 4.000 millones de dólares de bonos del Tesoro de EE.UU. emitidos bajo la administración Kennedy en 1963. Es significativo que eran Letras del Tesoro y no divisas de la Reserva Federal. Se hicieron circular en la economía, sin pasar por el sistema bancario y siendo así un medio de aumentar la oferta de dinero libre de deuda. Lincoln emitió 150 millones de “Lincoln Greenbacks,” pero esto fue socavado y sustituido por la National Banking Act de 1863, que autorizaba a lo que se llamó de forma reveladora “bonos del tesoro remunerados y con interés compuesto (Ver K. R. Bolton, The Banking Swindle, London, 2013, p. 88). Los estados y las comunidades (a través de monedas locales, cupones o “pagarés”), como el que he descrito anteriormente en “Katehon” en relación con la moneda “Kolionovo” de un pueblo ruso, muestran que el crédito y la moneda puede y debe ser emitido precisamente no “con interés”, con “interés compuesto” o, en pocas palabras, con lo que ha sido condenado por milenios como “usura “por todas las grandes religiones hasta la Reforma.

Nueva Zelanda fue uno de los pioneros de la edición moderna de crédito estatal durante la década de 1930. El primer gobierno laborista nacionalizó el Reserve Bank en 1935, y comenzó poco después la emisión de crédito estatal, inicialmente para la construcción de viviendas estatales. No hubo inflación; sólo producción y reactivación de la economía durante la Gran Depresión. Ahora, irónicamente, hay una crisis de la vivienda en Nueva Zelanda con mucha cantidad de reciente atención de los medios centrándose en las personas sin hogar. El gobierno no sabe cómo superar la crisis mediante la simple construcción de viviendas estatales con el crédito del estado, debido a que la interferencia del Estado en la economía, y especialmente en el sistema financiero, ha sido tratada durante décadas como un anatema por los partidos nacional y laborista. Por otra parte, incluso académicos y políticos no recuerdan el uso del crédito estatal en años pasados; es como si se tratara de una época mítica en torno a la cual hay una niebla de olvido. Los historiadores citan los programas estatales de vivienda de la década de 1930 y ni siquiera aluden a la forma en que se financiaron. He reproducido recientemente dos importantes panfletos del famoso político neozelandés John A. Lee sobre el sistema bancario del estado de Nueva Zelanda de la década de 1930. Estos folletos, “Money Power for the People”, y “A Letter which every New Zealander should read” pueden leerse por primera vez desde la década de 1930 en mi libro Opposing the Money Lenders (Londres, 2016, pp. 39 -93).

Las potencialidades continuas del crédito estatal fueron reafirmadas, aunque no con aprobación, por el gobernador del Reserve Bank de Nueva Zelanda en 1996. Había sido el mismo Banco de la Reserva que exactamente sesenta años antes emitió el crédito estatal que llevó a Nueva Zelanda fuera de la Depresión. Sin embargo, el gobernador del Banco de la Reserva era en 1996 el Dr. Don Brash, un celoso exponente de la economía de mercado y de la no inferencia del estado en la banca. Brash tiene una distinguida carrera en la banca internacional. Después de haber sido líder del Partido Nacional y brevemente líder del marginal y libertario Partido ACT, Brash ha sido profesor universitario en economía, sirvió como economista en Washington en el Banco Mundial en 1966; volvió a Nueva Zelanda en 1971 para convertirse en director de la Broadbank Corporation, y en 1986 como gerente general del Trust Bank. Durante catorce años, desde 1988, fue gobernador del Banco de la Reserva de Nueva Zelanda. Fue bajo Brash que el Reserve Bank se hizo libre de perseguir la política monetaria sin interferencia del Estado, conforme a la Reserve Bank Act de 1989, estableciendo una relación contractual entre el Gobierno y el Banco. (Ver “Don Brash”, http://www.donbrash.com/about-don/). Desde entonces cualquier noción de que el Estado debe tener una dirección sobre la banca es considerado como herejía. Es una idea sostenida tanto por el “ala izquierda” del Partido Laborista, como por el Partido Nacional. Al igual que muchos entusiastas del libre mercado, Brash comenzó en la “izquierda” de la política, y se movió hacia la economía de libre mercado (muchos de los fundadores del Partido ACT había sido incondicionales del Partido Laborista, como Trevor De Cleene, Richard Prebble, Roger Douglas), mientras que el otrora ávido socialista Mike Moore se convirtió en director del Banco Mundial y uno de los asistentes a las conferencias Bilderberg. Esto sigue un patrón entre el mundo de la izquierda.

La Carta de 1996 del Dr. Brash

Con este telón de fondo, la detallada respuesta del Dr. Brash a un solicitante sobre la naturaleza de la banca y las finanzas internacionales tiene muchas características muy significativas. En 1996 (28 de octubre) un investigador formuló al Dr. Brash un gran número de preguntas sobre el carácter del dinero y del crédito, y sobre el poder de los bancos internacionales sobre la política estatal. El Dr. Brash respondió cada pregunta con sorprendente detalle. La primera serie de preguntas es:

(A) ¿De dónde viene el dinero (en particular, de Nueva Zelanda)?

(B) ¿En qué se basa su valor (cualquier cosa intrínseca)?

(C) ¿Quién lo emite, y es esta fuente totalmente controlada por Nueva Zelanda?

(D) ¿Quién dicta y controla la cantidad en circulación?

Dr. Brash respondió con el membrete del Reserve Bank (25 de noviembre), a la pregunta ¿De dónde viene el dinero?:

“En Nueva Zelanda, como en casi todos los países con un sistema monetario moderno, el “dinero” comprende los pasivos emitidos por el Reserve Bank (billetes y monedas) y por los bancos comerciales e instituciones financieras similares (a cuenta de cheques y otros depósitos líquidos).

“Los depósitos bancarios comerciales son controlados por los préstamos de los bancos. Cuando un banco concede un préstamo, en primer lugar, depositará el producto en la cuenta del prestatario. Por supuesto, el prestatario, invariablemente, recauda fondos para gastarlos, por lo que los productos (los depósitos), normalmente van a terminar en la cuenta bancaria de una persona distinta del prestatario, a menudo en otro banco que el que hizo el préstamo. Sin embargo, lo cierto es que las operaciones de préstamos bancarios en última instancia, están detrás del depósito de los saldos que mantienen los bancos. Al influir en las tasas de interés, el Reserve Bank es capaz de influir en la tasa de crecimiento de los préstamos bancarios y por lo tanto la tasa del crecimiento del dinero (depósito bancario)”.

Por lo tanto, el “dinero” se crea como una deuda cuando se hace un préstamo por parte de un banco (los “bancos comerciales e instituciones financieras similares”). A continuación, se devuelve en riqueza real (como el resultado del trabajo del prestatario), más los intereses.

Sobre la cuestión de en qué se basa el valor del dinero, Brash respondió:

“El dólar de Nueva Zelanda (al igual que todas las demás monedas modernas que yo sepa) es dinero fiduciario, es decir, no está respaldado por ningún activo físico”. Brash afirma que la circulación del dinero se basa en el contacto entre el Reserve Bank y el Gobierno para mantener la inflación entre el 0% y el 2%. El “dinero” no puede ser convertido en algo físico por parte del Reserve Bank, afirma Brash. La “fiabilidad” del poder adquisitivo del dinero se basa en que los objetivos del 0% a 2% de inflación se mantengan.

Brash aquí afirma que “todas las monedas modernas” son dinero fiduciario. El dinero fiduciario no tiene ningún respaldo aparte del reconocimiento de su legalidad por el Estado. Sin embargo, cuando los oponentes de la usura sugieren que el “dinero” debe ser emitido sobre la base de los bienes y servicios producidos y la posibilidad de comprar estos en su totalidad, los partidarios del statu quo objetan que esto sería dinero “fíat” o facilitación cuantitativa, y daría lugar a la inflación. Cuando Russell Norman, en su momento miembro del Parlamento y líder del Partido Verde, sugirió que el estado expidiera dinero fíat, su sugerencia fue ridiculizada y borrada del mapa, y comparada con la política monetaria de Zimbabwe, y Norman rápidamente retiró la idea, para no ser nunca planteada de nuevo por el Partido verde. Sin embargo, la moneda es “dinero fíat.”

Por lo tanto no es el “dinero fiduciario” per se lo que es objetable. La cuestión es en qué se basa el dinero fiduciario: ¿oro?, ¿plata?, ¿trabajo?, o como dice Brash de “todas las monedas modernas”, en “nada”. Pero lo que significa “nada” en realidad es deuda basada en la usura. Los bancos dan préstamos en base a nada y reciben el préstamo original basado en el trabajo real más el interés añadido. No obstante, así es como estados enteros toman prestado, y no sólo los individuos y las empresas. La moneda se obtiene comprándola de un banco como un débito, y estas cuentas son a su vez prestadas como un débito del Reserve Bank. Estas cuentas del Reserve Bank son llamadas por Brash “una forma de deuda pública monetarizada”.

El resto de la respuesta de Brash sobre que la moneda de Nueva Zelanda es controlada “totalmente desde Nueva Zelanda” es falso, ya que evita el origen del endeudamiento del estado de los bancos internacionales. Se refiere al “suministro de dinero dólar de Nueva Zelanda”, que sólo comprende una pequeña fracción de lo que se llama en términos generales “dinero”, que el Dr. Brash coloca correctamente en comillas. La mayor parte del comercio se lleva a cabo con el crédito, que no está representado por billetes y monedas.

Brash responde después a una pregunta de vital importancia, aunque responde con sencillez convincente:

(A) “Antes de 1961, entiendo que el gobierno de Nueva Zelanda podía emitir su propio crédito y controlar las condiciones del reembolso (tasa de interés, etc.) para grandes proyectos tales como proyectos hidroeléctricos. ¿Es esto correcto?”

Brash responde: “Fue correcto, y sigue siendo correcto en la actualidad.”

¿Qué pasa entonces con el hombre del saco de la “inflación” que los economistas y los políticos nos advierten causaría un tipo de “inflación” de Zimbawue o Weimar, con un montón de cubos de billetes de banco sin valor? Es evidente que no hay nada intrínsecamente inflacionario sobre el crédito del Estado. Esto lleva a la siguiente pregunta y su respuesta:

(B) ¿Existe ahora un límite (y cuánto) a la cantidad de crédito que podemos emitir (crear) nosotros mismos sin pedir prestado a fuentes en el extranjero?

El Dr. Brash respondió:

“Técnicamente no hay límite. Sin embargo, esta respuesta debe matizarse en algunos aspectos importantes. Si creamos demasiado dinero en relación a los bienes y servicios disponibles, vamos a sufrir la inflación y, dado nuestro tipo de cambio flotante, una disminución en el valor de nuestra moneda frente a otras monedas (es decir, una depreciación del tipo de cambio). El problema entonces sería la erosión de la confianza en Nueva Zelanda y una menor disposición por parte del extranjero a prestar a Nueva Zelanda, y / o un deseo de retirar préstamos y activos existentes de Nueva Zelanda. En este sentido, durante el tiempo que Nueva Zelanda desee poder acceder a capitales extranjeros – que durante la mayor parte de nuestra historia ha sido necesario para financiar los niveles de inversión más allá de nuestros ahorros – entonces tenemos que ejecutar políticas equilibradas y no inflacionistas”.

Brash responde que un estado puede emitir su propio crédito en base a sus necesidades productivas. Por qué este “dinero fiduciario” libre de deudas daría lugar a una inflación monetaria, a diferencia del actual “dinero fiduciario”, basado en la deuda y la usura, no se indica. Como fue mencionado por el investigador y reconocido por Brash, Nueva Zelanda expidió crédito estatal durante décadas. En cuanto a cómo comenzó esto bajo el primer gobierno laborista, se remite al lector a los folletos de John A. Lee anteriormente mencionados, reimpresos en el libro Opposing the Money Lenders. En 1949, el Gobierno publicó un informe sobre el estado de la vivienda, refiriendo

“El rumbo un tanto inusual de utilizar el crédito del Reserve Bank, reconociendo así que el factor más importante en el costo de la vivienda es el precio del dinero, el interés es la parte más pesada en la composición de la renta ordinaria. El recién creado Departamento [de la Vivienda] fue capaz de obtener fondos al más bajo tipo de interés posible, del 1% por las primeras 10.000.000 libras adelantadas, y del 1½% en otros anticipos. Las cantidades anticipadas por el Reserve Bank no fueron suscritas o aseguradas por otras instituciones financieras. Esta acción moldeó la intención del Gobierno de demostrar que era posible que el estado use el crédito del país en la creación de nuevos activos para el país. “(C. Firth and G. Wilson, State Housing in New Zealand, Wellington, Government Printing Office, 1949).

Así es como Nueva Zelanda funcionó con éxito durante décadas. Ahora, bajo nuestro “moderno” sistema financiero el Gobierno lucha por mantenerse a flote sin saber qué hacer con la recientemente publicitada “crisis de la vivienda”. Los límites puestos en los préstamos para evitar la inflación se basan en las necesidades productivas, no en los requisitos del sistema de comercio internacional controlado por los intermediarios de las finanzas internacionales. También en este caso el Estado asumió el control de la comercialización internacional de productos agrícolas. Mientras que esto era un tipo de “socialismo”, no era comunismo, ya que la empresa privada estaba protegida y avanzaba bajo los auspicios del Estado. Ahora tal noción es vista con horror, no menos por los partidos de la “izquierda” que por los neo-liberales (a menudo identificados erróneamente como “de derecha”).

A la pregunta 2 (c) “¿estamos en deuda con los financieros internacionales?” Brash afirma que lo estamos “sólo en la medida explicada en 2 (b)”. Es un muy grande “sólo”, sin embargo. Brash ha aludido a un estado que es bloqueado para crear su propio crédito por las exigencias del comercio intencional, después de haber dicho anteriormente: “En este sentido, durante el tiempo que Nueva Zelanda desee poder acceder a capitales extranjeros – que durante la mayor parte de nuestra historia ha sido necesario para financiar los niveles de inversión más allá de nuestros ahorros”. No hay ninguna necesidad para un estado de acceder a capital extranjero para construir su infraestructura, más que para asegurar los materiales en el mercado mundial. Es absurdo afirmar que se necesitan niveles financieros de inversión “más allá de nuestros ahorros”. El “ahorro” tiene poco que ver con el asunto. Es como la creencia popular de que los bancos sólo utilizan “dinero” en las cuentas de los depositantes. Ya hemos visto, de acuerdo con lo que el Dr. Brash ha dicho, que los préstamos bancarios se basan en los débitos, no en entregar el dinero de los ahorros de los depósitos a un prestatario. El préstamo se devuelve con dinero real, incluidos los intereses. Así es cómo funciona todo el sistema bancario. Además, uno no “necesita” cámaras de compensación internacionales como intermediarios parasitarios para realizar transacciones comerciales entre los estados. Los estados pueden crear crédito para facilitar el trueque en el mercado internacional con la misma facilidad, ya que pueden crear crédito para el mercado interior, y hay estados que lo hacen actualmente. (Ver “A barter way of doing things”, The Guardian, 4 de enero de 2013, https://www.theguardian.com/commentisfree/2013/jan/04/barter-exchange-goods-recession).

A la pregunta (5 (b) “¿Cuál es la ventaja de un sistema de crédito central mundial en lugar de emitir cada país el suyo propio?,” Brash respondió:

“Creo que no hay una ventaja en tener un” sistema de crédito central mundial en lugar de emitir cada país el suyo propio”, y de hecho no es menos cierto que prácticamente todos los países continúan emitiendo su propia moneda nacional”.

Mientras Brash ha aclarado muchos puntos significativos sobre la banca, aquí oculta uno de los más importantes y mal entendido. Ya se ha comentado cómo el crédito es creado por los bancos y emitido como débito. Muy poco de esto toma la forma de billetes y monedas o “moneda”. Por lo tanto debe haber una distinción entre “crédito” y “moneda”. Los billetes de banco son comprados “por un banco que pasa un débito” a la cuenta de depósito del prestatario. Los billetes son comprados por el banco para el Reserve Bank. Esto se hace a su vez por el banco para pasar un débito a la cuenta de depósito que el banco mantiene con el Reserve Bank, financiado mediante la venta de billetes del Reserve Bank, ellos mantienen el Reserve Bank. Son estos billetes del Reserve Bank los que son una forma de “deuda pública monetarizada” (Brash, 1 (a)). Pero la mayor parte del comercio no se lleva a cabo con “billetes de banco”. Es, por tanto, carente de sentido aludir a los billetes que están en circulación como un factor significativo en la economía, y además, como se suele dar a entender, creyendo que el crédito se basa en la cantidad de dinero que un banco tiene en depósitos de ahorro. Brash alude a esto comentando que “se necesita capital financiero… más allá de nuestros ahorros”. El capital financiero es crédito prestado en usura, no una “moneda nacional”.

La pregunta final formulada al Dr. Brash fue:

6. (a) He oído decir que “el dinero debe estar ahí para servir al pueblo y no a la inversa”. Por la gente no sólo me refiero a la “élite”. ¿Es esto un mito, un sueño puramente utópico, o es una posibilidad presente de ajustar el balance un poco más a nuestro favor? (Sabemos que no hay almuerzos gratis), pero parece que si nuestro dinero o crédito ahora es sólo una entrada de ordenador, ¿esto indicaría una fuente un poco más abundante para compartir con todos?

Dr. Brash respondió:

“Me temo que la idea de crear más dinero como un medio para mejorar nuestro bienestar económico real es un sueño utópico. Por desgracia, repartir simplemente más dinero para que la gente gaste, sin el correspondiente aumento en la producción de bienes y servicios, no va a hacer otra cosa que aumentar los precios. El verdadero truco es encontrar maneras de aumentar la producción de bienes y servicios y, en lo que concierne a la política monetaria, lo mejor que se puede hacer es mantener la estabilidad del valor del dinero. La experiencia indica que cuando la gente pierde la confianza en la estabilidad de la unidad monetaria que se utiliza tan extensamente en las transacciones económicas y en los contratos, la eficiencia global de la economía se ve afectada negativamente, y los estándares de vida reales van hacia abajo, no hacia arriba”.

Cuando el investigador se refirió al aumento de “dinero o crédito” mediante la opción de una entrada de ordenador, es bastante obvio que se refiere al crédito, no a los billetes y monedas, que se imprimen, acuñan y ponen en circulación como el símbolo más pequeño de los medios de cambio. Por lo tanto, no es una cuestión de producir grandes cantidades de billetes de banco, como Zimbabwe o la Alemania de Weimar. Una vez dicho esto, sin duda hay margen para un aumento en la oferta de dinero, o facilitación cuantitativa.

Como el Dr. Brash afirma, repartir dinero sin un aumento correspondiente en la producción va a tener efectos negativos, no positivos, si se hace de forma caótica y no científica. Pero no hay reformadores bancarios y oponentes de la usura sugiriendo tal cosa. Es una cortina de humo para desacreditar la reforma bancaria. El Dr. Brash ya ha dicho que el dinero fiduciario, es decir, el dinero que tiene el respaldo del Estado, no está en la mayoría de las economías respaldado por nada físico. Por lo tanto, es el status quo que es aleatorio, y se traduce en ciclos de subidas y bajadas, sin equilibrio, hasta el momento en que hay una crisis importante, como la crisis de la deuda aún en curso. Entonces, los bancos reclaman el estado “rescatarlos” con dinero fiduciario, que pueden volver a emitir con usura. Lo que es una estafa.

Brash afirma que “el verdadero truco es encontrar maneras de aumentar la producción de bienes y servicios”. Esto se traduce en el eterno problema de la sobreproducción. El Dr. Brash y otros economistas convencionales “ponen el carro delante del caballo”. Uno no puede haber incrementado la producción hasta que uno tiene los medios para facilitar su creación y consumo: la moneda y el crédito suficiente en la circulación para consumir la totalidad de la producción. Como C. H. Douglas y otros reformadores bancarios han mantenido, el sistema bancario actual, basado en el interés compuesto, retira más dinero y crédito de la disponibilidad en la comunidad que bienes y servicios disponibles. De ahí que no hay demasiada moneda en circulación, sino insuficiente. Esto causa el problema recurrente de “la pobreza en medio de la abundancia”. El aumento de la producción no es el problema. Podemos estar inundados de productos. Si la moneda está ahí para comprar es otra cuestión.

El militante británico del Crédito Social, John Hargrave, líder de los Green Shirts durante la época de la Depresión, proporcionó treinta y dos ejemplos donde los estados habían ordenado a las granjas destruir los cultivos y el ganado, ya que, a pesar de que las masas estaban pasando hambre, no había poder de compra (dinero) para consumir la producción. El ejemplo que da para Nueva Zelanda en 1933, es decir, varios años antes de la nacionalización del Reserve Bank y la emisión de crédito estatal, es de 5.000 corderos “conducidos hasta el mar y ahogados” (Ver Hargave, “Social Credit Clearly Explained”, en Bolton, Opposing the Money Lenders, pp. 102-104). Los granjeros ofrecieron comida gratis para los habitantes de las ciudades hambrientos, si se podía proporcionar el transporte, pero esto fue rechazado por el Gobierno.

Cuando el Dr. Brash escribe sobre “perder la confianza en la estabilidad de la unidad monetaria”, se está refiriendo realmente a la pérdida del control de las instituciones financieras privadas para crear y emitir crédito, cuando el Estado asume la prerrogativa por sí mismo.

Fuente: Katehon.

Guardar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: