El Kurdistán y el Gran Oriente Medio

ALEXANDER DUGINpor Alexander Dugin – El primer punto que debe tenerse en cuenta es la identidad de los kurdos. El mundo moderno presenta un modelo complejo de entender las diferencias entre la nación y el pueblo. La nación es una noción política, mientras que el pueblo es histórica. No todas los pueblos pueden convertirse en una nación, al igual que no todas las naciones consisten en un pueblo en particular. Por ejemplo, tenemos la nación belga que consiste en valones y flamencos, que representan diferentes grupos étnicos.

Hay kurdos que, por supuesto, representan a un pueblo. Es muy importante que, en términos de unidad cultural, los kurdos formen un todo integral dondequiera que vivan, ya sea en Turquía, Siria, Irak o Irán. Los kurdos son indudablemente un pueblo, y su estatus debe ser reconocido por todos los estados y naciones políticas en las que se encuentran los kurdos.

Permítanme reiterar la definición de “el pueblo” que utilizo en mis libros. El pueblo es una unidad de gente unida por el destino histórico. Es la unidad de destino la que define a un pueblo, no la unidad de las raíces étnicas o la religión. Por supuesto, el lenguaje y la cultura juegan un papel muy importante, pero la historia es el punto esencial de la unificación, ya que los humanos que hablan un lenguaje específico lo hacen por razones históricas. Así, los kurdos son un pueblo unido por el destino histórico, la cultura y el lenguaje.

En términos de ser un “pueblo”, los kurdos son formados por la unidad histórica. Sin embargo, los pueblos pueden existir sin un estado y sin una nación durante cientos de años. La nación es una noción política de la era moderna. La estructura nacional del Estado se convirtió en la forma básica de la unidad política en Europa a partir de la Reforma, en el siglo XVI. El Estado-nación es una sociedad compuesta de ciudadanos individuales, donde distintos rasgos de la población que es más numerosa son tomados prestados y atribuidos a los demás. Si en los grupos étnicos tradicionales los humanos hablaban el idioma que querían, entonces en los estados-nación tenían que hablar uno en particular. Este modelo para unir a los grupos en una sociedad completa aparece al mismo tiempo en el que los ciudadanos llegan a ser tradicionalmente divididos según una base de clase. Por lo tanto, las naciones políticas son un fenómeno burgués.

La cuestión kurda reside en que el pueblo kurdo, que existe con certeza, ahora está imitando o siguiendo a otros pueblos, por ejemplo, los Estados árabes o Turquía, tratando de crear su propio Estado para convertirse en una nación. Este cambio de un pueblo a una nación es lo más problemático ya que da lugar a nuevos problemas para las otras naciones en Turquía, Siria, Irán e Irak.

Por supuesto, si examinamos este tema con mayor precisión, vemos que la existencia del Estado-nación en Siria, Turquía, Irán e Irak es una construcción artificial. Hace mucho tiempo estos estados eran parte de imperios, como el asirio, sumerio, persa y otomano. El Estado-nación es la forma reducida del imperio que fue creada en el marco de la historia moderna.

Después de no haber enfrentado ningún problema en el período imperial, los kurdos se encontraron entonces en una situación dividida entre varias formaciones post-imperialistas. Sólo cuando otros pueblos vecinos se transformaron en estados-nación apareció la cuestión de un Estado-nación kurdo, el Kurdistán.

Naturalmente, esto dio lugar a la confrontación en todos los países donde viven los kurdos. En Irak, durante el mandato de Saddam Hussein, fueron perseguidos por esto. Una vez que Turquía fue construida como un estado-nación, estalló una seria fricción en la lucha entre el PKK y Turquía. En Siria e Irán, este asunto planteaba menos problemas. En un momento dado, los kurdos de los cuatro estados empezaron a desarrollar un proyecto de construcción de estado kurdo. Cuanto más consistentemente se afirmaba este proyecto, mayor era la contradicción en los estados-nación existentes en los que se encontraban los kurdos. Esta es la base política de la cuestión kurda.

De hecho, aunque los británicos no consideraron particularmente el factor kurdo en la era postcolonial, los británicos trabajaron con los kurdos para resolver ciertos problemas específicos relacionados con la reorganización del mundo postcolonial y el debilitamiento del Imperio Otomano. Pero, en cualquier caso, los kurdos resultaron ser un pueblo que no pudo construir un estado-nación en el período post-colonial. Pero ahora quieren.

Durante una revisión de la política de Oriente Medio, y especialmente con el anuncio de los estadounidenses del proyecto para crear el “Gran Oriente Medio” (que Condoleezza Rice presentó en Ankara en 2002), los estadounidenses ofrecieron su apoyo para crear un Estado-nación kurdo. Esta es la misma política neocolonial de los países occidentales de antes. Pero ahora no son los ingleses, sino los estadounidenses, los Estados Unidos, los que han decidido redibujar el mapa de los estados-nación en el Medio Oriente y crear un estado kurdo.

Así, los partidarios de la creación de un Estado-nación kurdo se convirtieron automáticamente en aliados o instrumentos estadounidenses. El único país en el mundo que prometió a los kurdos crear un estado fueron los Estados Unidos. Los estadounidenses usaron a los kurdos para sus propios fines. Pero, ¿cuáles eran sus verdaderos objetivos?

En primer lugar, los estadounidenses apoyaron a los kurdos en Irak. Dado que Saddam Hussein no era un socio muy agradable para los EE.UU. y que periódicamente perseguía una política nacional basada en la población sunita, los kurdos y los chiítas iraquíes se convirtieron en parias en este sistema gubernamental. A medida que los estadounidenses necesitaron presionar a Saddam, apoyaron a los separatistas kurdos para agitar la situación en Irak. El apoyo kurdo desempeñó un papel importante durante la invasión estadounidense, el derrocamiento de Hussein y su ejecución. En este caso, los kurdos actuaron como una mera quinta columna de los EE.UU. en la invasión de Irak.

La situación con los kurdos en Turquía era completamente diferente, mientras los turcos siguieran obedientemente las políticas estadounidenses. Los kurdos turcos, por otra parte, eran considerados enemigos por los estadounidenses, y eran apoyados por la Unión Soviética en la Guerra Fría por inercia. De ahí que se fundara el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). ¿Por qué tienen ese nombre? Después de todo, no tenían nada que ver con el comunismo o con el estilo de gobierno soviético, pero usaban este nombre simplemente de acuerdo con la lógica geopolítica, ya que carecían de otro apoyo. Así, el PKK fue creado para defender sus propios intereses con el apoyo de la Unión Soviética.

La situación cambió dramáticamente en los años 2000, cuando Turquía dejó de orientarse exclusivamente hacia los Estados Unidos y se preocupó más por la preservación de su integridad territorial y el fortalecimiento de su estado-nación. De hecho, cuando la tendencia kemalista fue fuerte, la tensión entre Turquía y Rusia desapareció y los Estados Unidos iniciaron la cooperación con los kurdos turcos. Entonces, comenzó el proyecto del “Kurdistán” en conexión con la necesidad de los estadounidenses de mantener bajo control a su socio menor amante de la libertad, Turquía. El factor kurdo fue utilizado por los estadounidenses para presionar a Ankara.

Los estadounidenses comenzaron a tomar el factor kurdo en sus manos cuando los kurdos en Siria, Turquía, Irak e Irán llamaron la atención de las agencias de inteligencia estadounidenses y el proyecto del “Kurdistán” se convirtió en una importante dirección estratégica de la política estadounidense. Los kurdos sirios están orientados hacia los Estados Unidos y han recibido su apoyo en la guerra civil, mientras que los kurdos iraquíes también están bajo el control directo de Washington. Los kurdos turcos son administrados por los estadounidenses directamente a través de agentes, e indirectamente a través de un segmento de una red de espionaje estadounidense y británica dentro de la dirección militar turca y dentro de los servicios secretos turcos. El control de los kurdos es complejo en la medida en que son muy heterogéneos. Gradualmente, paso a paso, los estadounidenses elevaron el factor kurdo cada vez que necesitaban influir en Ankara. Ahora que los estadounidenses han dado por amortizado a Erdogan por su comportamiento impredecible, podemos predecir que los kurdos serán cada vez más activos en la realización de las políticas estadounidenses, así como en la organización de la actividad terrorista. Es en este contexto que el PKK, después de haber sufrido el colapso de la Unión Soviética, ha sido sometido gradualmente al control estadounidense debido a su orientación anti turca. Rusia no tiene prácticamente ninguna razón para llevar a cabo operaciones dentro de Turquía destinadas a la desestabilización a través de los esfuerzos de los kurdos, pero Estados Unidos, por el contrario, tiene tal motivación.

Ahora podemos ver que el mundo kurdo, en el que los kurdos representan a un pueblo, es utilizado por los estadounidenses como un instrumento para realizar sus intereses. En primer lugar, en términos económicos, el territorio kurdo en Irak es rico en petróleo. En segundo lugar, los kurdos controlan las principales fuentes y suministro de agua en Irak. Por lo tanto, los kurdos pueden ser utilizados para gestionar procesos ambientales e incluso geopolíticos muy serios en la región.

Así, los kurdos juegan un papel importante en los juegos geopolíticos de hoy. Ellos tienen dos opciones geopolíticas:

1. La primera es la construcción de un Estado-nación. Esto sólo se puede hacer con el apoyo de Estados Unidos, que ve muchos beneficios estratégicos en este proceso, incluso si nunca se alcanzara el resultado real de un estado kurdo. Un proyecto de estado-nación kurdo podría dirigirse contra Assad, manipular para contener a Erdogan, dañar a Irán y vigilar el Iraq kurdo. De ahí que los actuales partidarios de un Estado-nación kurdo estén condenados a convertirse en instrumentos de los Estados Unidos en su búsqueda de objetivos de política regional. Esta orientación es confirmada por los kurdos yazidís, tan activos en Europa y más pasivos en los Estados Unidos. Las agencias de inteligencia estadounidenses, bajo el pretexto de desarrollar una identidad yazidí entre la población kurda, están utilizando el núcleo más importante y paradigmático de la población kurda para llevar a cabo proyectos de Estados Unidos.

El contacto directo entre los servicios secretos estadounidenses y británicos y el liderazgo israelí, los conductores en conjunto de la gran estrategia geopolítica atlantista, impulsa el apoyo al establecimiento del Kurdistán. En las actuales circunstancias, el Kurdistán es, por lo tanto, un proyecto atlantista.

2. La segunda opción posible es desarrollar la identidad kurda sin crear un Estado-nación, pero insistiendo en ciertos derechos autónomos. Esto se adapta a la parte más multidimensional de la población kurda, que se caracteriza por grandes diferencias entre sus alas y opiniones radicales y moderadas, sus movimientos políticos, ideológicos y religiosos, e incluso sus organizaciones sufís, que representan un amplio espectro de los kurdos que pueden ser llamados razonables y no herramientas de las agencias de inteligencia estadounidenses.

Estos kurdos pueden encontrar su lugar en el proyecto eurasiático de reorganización del equilibrio de poder en el Medio Oriente.

Pueden ser leales, por ejemplo, al rumbo kemalista turco que se aplicará si Turquía se vuelve contra la OTAN y se acerca más a Rusia. Entonces, dentro del marco del modelo eurasiático, todas las naciones, sean o no estados, recibirán una forma especial de protección, como es el caso en la propia Rusia, un imperio con numerosas minorías nacionales. Otras potencias eurasiáticas son también multiétnicas, así que la protección de estos grupos étnicos o pueblos en el marco del proyecto eurasiático será una prioridad. Muchos problemas culturales, de civilización, religiosos y étnicos pueden resolverse si se adopta la postura del eurasianismo. Por supuesto, esta posición exigirá ciertas concesiones por parte de los políticos turcos, pero de una calidad completamente diferente.

Digo que en ningún caso se debe socavar la identidad nacional kurda. Debe ser apoyada, pero separándola claramente del proyecto extremista y pro-americano del estado-nación kurdo. Existen tendencias eurasiáticas entre el pueblo kurdo. El camino de Eurasia significa renunciar a servir a los Estados Unidos como una marioneta y no insistir en el establecimiento de un estado-nación que ahora sólo puede existir bajo la égida de Norteamérica y que sería dirigido contra las potencias eurasiáticas y tradicionales como Siria, la Turquía kemalista, el Irán tradicional y, por supuesto, un Irak desmembrado. Los kurdos iraquíes necesitan una protección seria que los estadounidenses no podrán proporcionar sin crear el Kurdistán como un escollo para todos los demás pueblos. Al mismo tiempo, todas las fuerzas regionales, como Turquía, Irán y Siria, junto con Rusia como socio principal de la configuración eurasiática, pueden comprometerse a garantizar la libertad e independencia de los kurdos iraquíes en el marco de una política eurasiática. En cualquier caso, los kurdos que se encuentran en el camino de Eurasia y defienden su identidad en el contexto de un mundo multipolar tienen la oportunidad de alcanzar pacíficamente sus objetivos históricos.

El último factor al que debemos prestar atención es otra fuerza que ha aparecido como parte del proyecto del Gran Oriente Medio y que ha comenzado a desempeñar un papel clave en la suerte de los kurdos y de toda la región. Tengo en mente el Estado islámico, que representa el islamismo radical del tipo radical wahabí o salafista sunní. Detrás de esta fuerza se encuentran Arabia Saudí y Qatar como las dos fuerzas básicas que dirigen este movimiento. Esta fuerza es la amenaza más terrible para la existencia de los kurdos, Siria, Irak y Turquía, ya que es otra herramienta de la política estadounidense para destruir el equilibrio de fuerzas en el Medio Oriente.

Este factor del sunnismo árabe radical es una amenaza terrorista, ya que son ellos los responsables del genocidio directo de los kurdos. Han sometido a ataques a posiciones turcas, tratan de derrocar el régimen secular de Bashar al-Assad, y están luchando contra Rusia.

He aquí un punto muy interesante. Hoy en día, el Estado islámico es tal vez la amenaza más terrible para los kurdos que uno podría imaginar – no Assad, Ankara, Teherán, que es leal a los kurdos iraníes, ni la coalición kurda-chiíta de Irak. Todos estos actores son, de hecho, leales a los kurdos o tienen sólo reclamaciones limitadas contra ellos. Los terroristas islamistas del tipo sunní árabe-wahhabi son una amenaza existencial para los kurdos. Han sometido a los kurdos al genocidio directo y total, especialmente a los yazidís.

La misma fuerza que está detrás del Estado islámico y del Estado-nación kurdo es Estados Unidos. Ambas tendencias son consecuencia del plan del Gran Oriente Medio, que ha dado como resultado el colapso de Irak, la destrucción de Libia, el sangriento conflicto en Siria y el desafío contra Turquía.

¿Saben los kurdos que, de hecho, las mismas fuerzas que los apoyan también crearon, armaron y apoyaron al ISIS, que está llevando a cabo un genocidio contra ellos? Qué buen socio son los EE.UU., creando el ISIS para alcanzar sus objetivos en la región y, por tanto, estando detrás de los que están masacrando a los kurdos. Este es un hecho muy importante.

Todos los kurdos necesitan entender que la construcción de un Estado-nación con el apoyo de Estados Unidos es imposible. Esto significa ni más ni menos que la transformación de la guerra civil, el terrorismo y el genocidio en un proceso interminable que podría muy bien conducir a la destrucción del pueblo kurdo. La participación en el plan americano como herramienta y la adopción del apoyo occidental es un suicidio para los kurdos.

¿Que deberían hacer? ¿Seguir a los americanos o simplemente aceptar las condiciones existentes y adaptarse a ellas? Ambos escenarios son mortales. Se necesita un camino diferente.

Creo que ahora es necesario apelar al concepto del eurasianismo. Es necesario adaptar el modelo eurasiático para el Kurdistán. Debemos hablar de la integración del pueblo kurdo como una comunidad histórica unida y de su participación en la construcción del proyecto eurasiático. Esto implicará una ruptura completa de las relaciones con los estadounidenses y el establecimiento de una unión estratégica a largo plazo con Rusia como garante del orden mundial. Al mismo tiempo, con la ayuda de Rusia, los kurdos podrían encontrar un estatu quo con Ankara. En esta situación, toda la tensión con Irán se aliviaría y podríamos discutir la creación de un estado o regiones kurdo-chiíes. Todos los componentes actuales de un estado kurdo podrían ser considerados como parte del proyecto eurasiático.

Entonces los kurdos tendrían sólo un enemigo: el ISIS. Examinando los países vecinos de la región, el ISIS es también el enemigo de Siria, Irak, Irán, Turquía y Rusia. Si los kurdos quieren derrotar a su verdadero enemigo, el terrorismo, entonces deben buscar socios incluso entre los estados con los que no siempre han disfrutado de buenas relaciones. Los kurdos deben unirse a la coalición anti-ISIS en el Medio Oriente. A la cabeza de esta coalición podría estar la superpotencia nuclear rusa, neutral e imparcial en relación con estos detalles históricos, y que es el bastión de la civilización eurasiática, principal garante del sistema eurasiático multipolar que está librando la guerra.

Fuente: Katehon.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: