Escenarios de la gran Eurasia: Europa y Oriente Medio

vintage_map_eurasiapor Andrew Korybko – Esta nueva serie explora una serie de escenarios que, o bien están actualmente en curso en Eurasia, o tienen el potencial de ocurrir en el futuro próximo. El lector no debe asumir que todos ellos van a pasar, y muchas cosas pueden ocurrir para compensar incluso lo más aparentemente inevitable de estos acontecimientos, pero tampoco nadie debería suponer que cualquiera de estas posibilidades está siendo necesariamente refrendada por el autor. El objetivo en la elaboración de esta serie es sincretizar la mayor cantidad de información y de las tendencias a disposición del público como sea posible, pronosticando objetivamente las realidades que podrían aparecer al otro lado del horizonte.

La esperanza optimista es que este trabajo inspire a los que toman las decisiones, a los investigadores y a los observadores casuales para tomar la iniciativa de seguir estos escenarios mediante la promoción, la investigación y / o la interpretación de los mismos tanto como sea necesario, dependiendo de los propios objetivos personales y del papel vis-à-vis de estas posibilidades.

¿Bloques regionales o dictadura en toda regla?

Si la UE no consolida su control sobre todos los estados miembro en forma de una verdadera dictadura no declarada, entonces probablemente se descentralizará (ya sea de hecho o de forma) en una colección de bloques regionales:

(El mapa y el artículo del autor que acompañan este texto están disponibles en The Duran).

Bloque vikingo:

Suecia (núcleo) / Finlandia / Estonia / Letonia / Noruega / Dinamarca / Islandia / Escocia / Groenlandia.

Esta organización tratará de contrarrestar a Rusia en el Ártico y en el Báltico, con la antigua zona de confrontación centrada en establecer control, influencia o perturbaciones sobre la Ruta del Mar del Norte.

La Neo-Commonwealth:

Polonia (núcleo) / Lituania / Ucrania

Polonia, como ha hecho históricamente, tratará de empujar la periferia de la frontera occidental de Rusia, restableciéndose sobre el antiguo territorio de la Comunidad polaco-lituana.

Núcleo central:

Alemania (núcleo) / Holanda / Bélgica / Suiza / Austria / República Checa / Eslovenia

El centro neurálgico de Europa seguirá utilizando su ubicación en la posición central y la infraestructura de movilidad existente (ferrocarriles, caminos, conducciones, etc.), para conservar su hegemonía continental, con especial énfasis en sus inmediatos vecinos.

Europa latina / clásica:

Francia (núcleo) / Italia / España / Portugal / Grecia

París conducirá a los económicamente inestables PIGS (Portugal  / Italia / Grecia / España) del sur de Europa al establecimiento de una esfera de comercio basada en el Mediterráneo, que también es probable se expanda en el norte de África con el tiempo.

Espacio de San Esteban:

Hungría (núcleo) / Croacia / Eslovaquia / la porción habitada por los croatas de Bosnia / posiblemente partes de Rumanía

Budapest se esforzará para recrear parte del antiguo esplendor de la monarquía dual mediante la expansión de su influencia en zonas históricas actualmente pobladas por húngaros étnicos, y por aliarse con Croacia, el país con el que previamente estuvo unificado durante siglos.

Bloque del Mar Negro:

Bulgaria / Rumania / Moldova (no hay núcleos, Sofía y Bucarest son demasiado débiles)

El objetivo de integrar el litoral occidental del Mar Negro, es el de comenzar la construcción de una naciente marina de guerra controlada por la OTAN que eluda legalmente las restricciones del Convenio de Montreux, con el toque añadido de que también podría ejercer su poder simultáneamente hacia los Balcanes centrales en caso de necesidad.

El agujero negro balcánico:

Serbia / República Srpska en Bosnia / Macedonia / Montenegro / Albania

Este último rincón de Europa no tiene un núcleo diferenciado, aunque siendo realistas Serbia podría funcionar como tal atrayendo a la República Srpska y Macedonia, con la última más que probablemente entrando en una relación estratégica limitada con Belgrado, que sería muy sensible a cualquier posible cesión de soberanía por razones históricas. Montenegro se une a la OTAN pronto y probablemente se convertirá en un puesto avanzado directo de ese bloque fuera de la influencia de cualquier actor principal, mientras que Albania servirá como el disruptor último en la promoción periódica de la agenda irredentista de la “Gran Albania”, siempre que se adapte a los intereses de los EE.UU. en desestabilizar a los vecinos cristianos de su intermediario.

Focos de tensión balcánicos

(Todos estos escenarios se basan en la creencia de que los EE.UU. recurrirán a la representación indirecta para desestabilizar los Balcanes y sabotear los megaproyectos de Rusia y China a través de la región).

El loco choque de la feliz Croacia:

Zagreb, entusiasmado con confianza en medio de la reactivación patrocinada por el estado de su era ustacha de ideología fascista durante la II Guerra Mundial, decide alterar el delicado equilibrio étnico-religioso en Bosnia y hace poder blando/avances asimétricos en la provincia del norte de Serbia de Voivodina, todo ello como parte de una guerra más grande alentada por la OTAN contra la Serbia amiga de Rusia.

Ruptura bosnia:

Acosada por innumerables conflictos políticos y contradicciones desde el final de su guerra civil de 1995, supervisado por la comunidad internacional, Bosnia se descompone tarde o temprano en el estado artificial disfuncional que siempre ha sido, con Sarajevo desencadenando una crisis mediante de su ilegal campaña de centralización, que a su vez apunta a una retirada federativa de la entidad serbia.

Regresa la “Gran Albania”:

La militante conquista albanesa de la provincia serbia de Kosovo fue sólo el comienzo de la larga misión de Tirana de “unificar” las tierras pobladas por albaneses, con el país siendo empujado por los EE.UU. para provocar el separatismo étnico-religioso en sus vecinos de Macedonia y Montenegro.

Locura en Macedonia:

Enfrentando los retos interrelacionados de la Guerra híbrida, de una revolución de color y una guerra no convencional apoyada por Albania (ya sea por separatismo o por propósitos “federativos”), la República de Macedonia cae en la locura y su agitación interna se filtra hacia el exterior a sus vecinos serbios, búlgaros y griegos.

Mi mitad, tu mitad

Alemania y Francia, los dos líderes principales de la UE, se separan más en su visión sobre el bloque y su política fiscal, con la ultraliberal Alemania que continua abogando por una mayor integración y conservadurismo fiscal, mientras que una Francia nuevamente conservadora propone mejorar la soberanía estatal y la indulgencia hacia los miembros agobiados por la deuda (como una extensión a los PIGS). Moviéndose en direcciones opuestas, Berlín y París terminan dividiendo cordialmente la UE entre ellos en esferas de influencia, o se involucran en una lucha intra-bloque muy competitiva. El factor decisivo en última instancia podría descender a lo que son sus políticas sociales y su actitud en hacerlas cumplir, lo que podría dar lugar a algunas contradicciones geográficas extrañas (por ejemplo, la influencia conservadora francesa en Polonia y la influencia liberal alemana sobre Italia).

La tradición imperial

El recién ‘liberado’ Reino Unido, recién salido de la finalización institucional del Brexit, vuelve a su tradición imperial clásica de oponer a sus contrapartes europeas continentales entre sí, si Londres ve que esto divide y domina a París y Berlín, o tal vez participando en la mucho más complicada diplomacia multidimensional en el “Concierto de las potencias europeas”, que podría surgir si la UE se descentraliza a lo largo de las líneas de los bloques regionales descritos anteriormente.

Françafrique

Empujada fuera de Europa por la excesiva influencia alemana y la intimidación institucional de Berlín, y junto con los severos cambios demográficos que experimenta a través de las altas tasas de natalidad de sus antiguos ciudadanos coloniales que ahora viven en el “centro imperial”, Francia toma una decisión concienzuda para redirigir su gran enfoque estratégico hacia las geográficamente grandes y altamente pobladas partes de África de habla francesa, donde todavía mantiene una presencia militar y una considerable influencia hegemónica. París puede o no reclutar a Roma para ser su “compañera” en esta iniciativa.

Crisis migratoria argelina

El Estado argelino se derrumba después del accidente cerebrovascular que causa la muerte sorpresiva del presidente Buteflika en el poder, que pone en marcha un violento conflicto sucesorio entre las agencias de seguridad que compiten en el país y los militares, lo que lleva al estallido de otra guerra civil que rápidamente será capitalizada por el Daesh y otros grupos terroristas islámicos. En el caos resultante, millones de personas huyen hacia el norte hasta la cercana Francia a través de España, trasplantando de ese modo la inestabilidad estructural de la crisis migratoria del Medio Oriente de la península balcánica a la ibérica y más allá. Francia, España, Portugal e Italia – el bloque europeo latino / clásico en el escenario antes mencionado – se une para hacer frente a esta amenaza realizando patrullas conjuntas en el Mediterráneo e incluso conduciendo una intervención de la OTAN en el estado del norte de África. Los cuatro países experimentan dramáticos cambios demográficos dentro de sus fronteras en el momento en que la crisis es sofocada, y millones de inmigrantes/refugiados musulmanes de habla árabe se asientan en sus nuevos hogares históricamente cristianos.

Hungría arruina el Heartland

El centro de Europa es arrojado al desorden después de que una Hungría ultranacionalista (o tal vez incluso una pura y simplemente fascista, si Jobbik llega al poder) afirma agresivamente los “derechos” de los húngaros étnicos que viven fuera de sus fronteras y separados de su tierra natal por el Tratado Mundial de Trianon tras la IGM, llevando a Budapest a las manos con Bratislava, Belgrado y Bucarest, y posiblemente desencadenando grandes cambios geopolíticos en todo el espacio del sur / centro / este de Europa (por ejemplo, con Polonia impulsando de forma militante sus reivindicaciones históricas en el oeste de Ucrania, con Rumania abalanzándose hacia Moldavia, etc.).

Oriente contra Occidente Redux [de nuevo y a peor]

No separados ya por el “telón de acero”, los países de Europa oriental y occidental han encontrado todavía alguna manera de realinearse a sí mismos en sus bloques históricos, aunque ahora separados por la ideología del liberalismo occidental contra el conservadurismo del este, con la crisis migratoria, el Brexit y las políticas de Bruselas en general, preparando el escenario para una Guerra Fría entre bloques mediante la cual Occidente busca volver a imponer el statu quo dictatorial centralizado, mientras que la resistencia del Este quiere reformar la UE en algo más flexible y soberano.

Recogiendo las piezas españolas

El modelo pseudo-federal de España de un estado unitario se desmorona de repente, ya que otras regiones periféricas como Galicia y Andalucía se unen a sus homólogos catalanes, ya sea presionando por la independencia pura y simple, o por una “federación de identidades” cuasi-soberanas al estilo bosnio, conduciendo a una ruptura de las hostilidades entre las autoridades centrales de Madrid y la frontera conflictiva, en una ruptura de la ley y el orden del una vez unificado estado español, que se desmorona en varios pedazos. Este escenario se vuelve más probable si va precedido de un colapso de Argelia y la consiguiente afluencia de millones de inmigrantes/refugiados civilizacionalmente diferentes, que desequilibran el delicado status quo del estado y lo empujan más allá del punto de inflexión hacia la inestabilidad política.

Oriente Medio

Guerra Fría/Civil suní

Turquía y Arabia Saudí se enfrentan por los corazones, las mentes y los territorios de la población mayoritariamente suní de la región, con la inclinación multipolar de Ankara alcanzando un punto crítico con el Riad devotamente unipolar, y posiblemente incluso haciendo equipo con el odiado rival del Reino, el Irán chií, con el fin de “flanquear” al principal aliado de los EE.UU. en la región.

Continuación de la Guerra de Nagorno-Karabaj

Una guerra a gran escala provocada por Estados Unidos estalla en la frágil región del sur del Cáucaso, precisamente en el peor momento posible, cuando parecía que las grandes potencias multipolares de Rusia, Irán y Turquía estaban finalmente al borde de una solución duradera a sus problemas. La niebla de la guerra que se instala de inmediato sobre la región conduce a la incertidumbre generalizada, que hunde el realineamiento del Gran Medio Oriente de Eurasia y posiblemente contribuye a una nueva ronda de hostilidades trilaterales entre las tres grandes potencias implicadas.

La daga armenia

Armenia sufre, ya sea una revolución de color hiper-nacionalista al estilo Pravy Sektor, o a candidatos en el poder ideológicamente afiliados que son elegidos democráticamente, que al instante desplazan al país cerca del campo unipolar, cuando los líderes exaltados expulsan la presencia militar de Rusia debido a la cautelosa negativa de Moscú a ayudar en las provocaciones hostiles del nuevo liderazgo armenio contra Azerbaiyán. Ereván oscila rápidamente cerca de la UE y la OTAN, y Washington no pierde tiempo en desplegar sus recursos militares allí con el fin de proteger a su nuevo régimen de sus enemigos azeríes “pro-rusos”, y de este modo convertir el país en una daga decisiva para golpear directamente el corazón del Tripartito de grandes potencias ruso-iraní-turco.

“Kurdistán” y “Sunistán”

Estos dos proyectos geopolíticos unipolares nunca se convierten en estados independientes de-jure, sino que viven como entidades sub-estatales transnacionales nacidas por la aplicación paralela del “federalismo identitario” en Siria e Irak, teniendo el efecto de la expansión de la frontera con Arabia Saudita, esencialmente hacia el norte hasta Turquía. En consecuencia, Siria e Irak están prácticamente separados el uno del otro debido a la doble “bosnificacion” de sus países, y a la aparición de dos gobiernos sub-estatales pro-estadounidenses estratégicos entre ellos, con esos ‘países’ hermanos semi-independientes conservando la presencia unipolar en el corazón del Medio Oriente en las próximas décadas.

La “democrática” partición de Siria

Mientras que la integridad territorial internacional de Siria está salvaguardada por la Res. 2254 del CSNU, la doméstica es hecha pedazos por la imposición del “federalismo identitario” y la división interna de jure en porciones del diverso estado en un tablero de ajedrez de pequeños estados mutuamente antagonistas. Las entidades ampliamente autónomas que surgen en lugar de la antigua Siria unitaria, proporcionan una diversidad de oportunidades a las grandes potencias para dividir, dominar, y “comerciar” entre ellos mismos, todo ello como parte de una lucha por el poder más grande, como fronteras del Sykes-Picot del Medio Oriente gradualmente revisado.

La Nueva Ruta de la Seda junto a Asia occidental

El Medio Oriente o Asia occidental, como es visto desde la perspectiva china, pueden volver a unirse y “fijarse” si son completados los dos proyectos de infraestructura complementarios y unidos entre sí, siendo estos el renacimiento en el siglo XXI del Ferrocarril Hiyaz desde el Levante hasta Yemen, y el Corredor Ferroviario del CCG, de Kuwait a Omán. Estos dos proyectos podrían unirse en territorio saudí por medio de una interconexión a través de Riad y/o una línea del mar de Arabia que una Yemen y partes de Omán. Aden podría entonces convertirse de forma más viable en el puente a través del Estrecho hacia Djibouti y en adelante, hacia el mercado de 100 millones de personas de Etiopía a través del ferrocarril chino desde el puerto hasta la capital de esta última.

Irak: ¿descentralizado, transferido, o destruido?

Irak inevitablemente se moverá hacia una mayor descentralización, siendo la única pregunta hasta qué punto se llevará a cabo la misma. Una “federación de identidades” dejaría del conjunto del país sólo el nombre, pero podría ser un compromiso adecuado para todos los interesados de la región que no tienen estómago para otra Siria “libre para todos”. Sin embargo, como dice el dicho, “el diablo está en los detalles”, y hay un riesgo muy real de que, ya sea que el Gobierno regional kurdo en el norte de Irak siga siendo parte del país (bien autónomamente, o legalmente “federalizado”), ya sea que se convierta en un estado independiente, no renunciará a su conquistada ciudad árabe de Kirkuk, rica en petróleo, ni a Mosul si tiene éxito en su captura, estableciendo así las bases, ya sea para una guerra civil iraquí o para un sangriento conflicto árabe-kurdo.

Inestabilidad en la zona fronteriza iraní

Irán, un surtido de gente cosmopolita multi-identitario, está en riesgo de ser víctima de insurgencias terroristas fronterizas a manos de dos grupos trans-fronterizos particulares, los kurdos y los baluchis. Los EE.UU., Arabia Saudita, e Israel están ayudando a los primeros, mientras que la India está curiosamente ayudando a los segundos como un instrumento intermediario contra su odiado enemigo Pakistán, a pesar de que esto tiene la peligrosa posibilidad de que se extienda a la provincia iraní de Sistán y Baluchistán, y sin querer sabotee la irreemplazable terminal del Corredor Norte-Sur de Chabahar. El único conflicto limítrofe en curso es con los kurdos, que están luchando por un Irán “federal” y están políticamente alineados con varios partidos étnicos minoritarios, pero si no se controla, esta insurgencia podría llegar a atraer a los azeríes y los árabes también, aunque en particular sólo los kurdos y los baluchis son sunitas, y por lo tanto más susceptibles a la influencia de Arabia en la instigación de un mayor malestar.

La coalición anti-kurda y el “concierto de las grandes potencias”

Ante la perspectiva de que emerja un “segundo Israel geopolítico” pro-estadounidense en el centro del Medio Oriente, los estados afectados de Siria, Irán, Irak y Turquía – todos bajo la orientación del “liderazgo desde atrás” ruso – podrían converger en una coalición oficial o no declarada, en la organización de sus actividades anti-insurgentes para anticiparse lo más eficientemente posible al hecho de que este escenario regional sin precedentes tome forma. Este marco podría servir de base para un futuro ‘concierto de grandes potencias’ en el Medio Oriente, uno que excluya notablemente a los EE.UU. y produzca un rediseño del espacio geoestratégico del pivote afroeuroasiático.

La encrucijada azerí

Azerbaiyán está en una posición única para funcionar como cruce de caminos de infraestructuras entre Rusia, Irán y Turquía (el “concierto de grandes potencias”, también conocido como el tripartito), debido a su implicación en los proyectos del BTC, el TAP/ TANAP, y el corredor norte-sur, lo que de ese modo podría convertirlo en uno de los estados más geoestratégicos en Eurasia por el potencial que tiene para profundizar la integración entre todos sus socios mayores, o para sabotearlos cínicamente e interferir en la formación de la infraestructura del emergente orden mundial multipolar.

Arabia Saudita se disuelve

Arabia Saudita, una vez uno de los pilares más fuertes de la estrategia del “Nuevo Oriente Medio” de los EE.UU., es ahora uno de los países más frágiles y vulnerables en toda la región, acosado como está por los precios en picado del petróleo y los problemas presupuestarios relacionados, la ruinosa guerra contra el Yemen, y los problemas de seguridad consiguientes a lo largo de su mal protegida frontera sudoeste, las amenazas de células internas dormidas del Daesh y de otros grupos terroristas que alguna vez engendró para su uso en el exterior, y una rivalidad real entre príncipes digna de “Juego de tronos” . No se sabe cuál puede ser la chispa exacta que deje todo el pajar en llamas (tal vez un fallido golpe militar o real), pero una vez que la estructura entera comience a arder, es probable que de las cenizas al menos acaben surgiendo tres entidades distintas, si el incendio no puede ser controlado ni retenida la integridad territorial:

El republicanismo islámico salta al Golfo:

El autor escribió sobre esta posibilidad previamente, como parte de una extensa serie de artículos para The Saker, pero la idea general es que la población de mayoría chiíta en la Provincia Oriental, rica en petróleo, se levantará con el apoyo encubierto de Teherán (de manera similar en algún sentido a cómo Rusia apoyó a sus compatriotas étnicos en medio del deterioro de las condiciones internas en Ucrania), con el fin de deshacerse de sus antiguos líderes y adoptar el sistema de gobierno de su líder ideológico, que en este caso sería el tipo de republicanismo islámico que volvió a la vida después de la revolución de 1979. El estado árabe chiíta probablemente no se unirá con su patrón mayoritariamente persa del otro lado del Golfo Pérsico, aunque tratará de permanecer alineado, pero siendo sin embargo una entidad independiente.

Yeda y los lugares sagrados:

En realidad no hay mucho a lo largo de la costa del Mar Rojo de Arabia Saudita a excepción de las metrópolis de Yeda y los lugares sagrados de La Meca y Medina, los tres en proximidad relativa entre sí y probablemente bajo el control del mismo pequeño Estado emergente, el cual puede estar alineado con uno o algunos de los muchos príncipes saudíes, o tal vez incluso con otro líder o sistema político totalmente diferente.

Riad y el “cuartel vacío” [desierto de Rub al-Jali]:

La capital saudita podría formar su propio nexo de poder, no sólo porque geoestratégicamente podría ejercer su voluntad en 360 grados a la redonda contra todas las provincias en rebelión o secesionistas (aunque al mismo tiempo sometida a la máxima presión si ellos coordinan sus estrategias anti-Riad), sino también porque es el lugar de tránsito para el gasoducto Este-Oeste que toma la mayor parte del petróleo de la provincia oriental de mayoría chiíta, para lo que para entonces podría ser la consolidada ciudad del Mar rojo de Yanbu.

El gran CCG

El Consejo de Cooperación del Golfo encabezado por Arabia Saudita podría ampliar sus filas oficialmente o no, para incluir al ocupado Yemen, Egipto, Jordania, e incluso Marruecos, lo que entonces catapultaría a Arabia Saudita indudablemente como el líder institucional del “mundo sunita”, y a la formación de un espacio básico ampliado para su coalición transcontinental “antiterrorista”.

Ormuz sale perdiendo sobre Omán

El poco conocido pero geoestratégicamente significativo Reino de Omán del CCG, saldrá ganando mucho si los proyectos ferroviarios y de conducciones del Golfo transitan existosamente a través de su territorio en ruta hacia el mar de Arabia, como un desvío fiable del cuello de botella del Estrecho de Ormuz. El puerto de aguas profundas de Duqm está siendo desarrollado en parte con ayuda china, y no sólo podría ser una terminal crítica en la ruta de la seda del Golfo si se construye un ferrocarril desde ella a Abu Dabi y más allá, sino que también podría terminar siendo un nudo de energía importante en el futuro, debido a los planes de Irán para construir allí un gaeoducto y una planta de procesamiento de GNL. La participación de Omán en el Acuerdo Ashgabat, con Irán, Turkmenistán, Uzbekistán, Kazajistán, y más recientemente la India, significa que tiene un futuro brillante por delante, por supuesto siempre que una destructiva crisis sucesoria (influenciada posiblemente de manera externa religiosamente) no lo eche abajo como consecuencia del fallecimiento del rey Qaboos y la incertidumbre total sobre quién tomará su lugar.

Vuelve la rivalidad Real: el wahabismo contra la Hermandad

La rivalidad de 2013-2014 entre las Casas de Saud y de Thani podría volver un día, lo que en este caso produciría otra guerra subsidiaria de alta tensión entre sus complementarias pero también competidoras ideologías wahabista y de los Hermanos Musulmanes, todo ello con el efecto de dividir el CCG y debilitar a ambos jugadores antagonistas. Este escenario podría ser activado durante la “la guerra fría/civil suní” (siempre que la Hermandad Musulmana alineada con Qatar esté del lado de su mayor aliado ideológico turco), una crisis sucesoria en Omán (con la cual los monárquicos saudíes son empujados contra los partidarios qatarís de los Hermanos Musulmanes), o por los esfuerzos de Qatar para conectarse provocativamente con sus vecinos de Baréin y los Emiratos marítimos, vía una calzada que evite Arabia y que haga temer a Riad que Doha está lista para arrebatarle los reinos justo debajo de sus Reales narices.

La batalla por Bab el-Mandeb

La Guerra de Arabia en el Yemen se ha vendido como una operación “antiterrorista” contra los supuestos poderes iraníes, pero en realidad se trataba de un juego de poder mayor destinado a establecer el control sobre el estratégico estrecho de Bab-el-Mandeb, que conecta Europa con Asia. Ya ocupando el principal puerto yemení de Adén, pero sin la voluntad política para lanzar una sangrienta campaña para desalojar a los houthis en el norte montañoso, los saudíes podrían o bien terminar aceptando la nueva división de facto del Yemen en Norte y Sur, o institucionalizarla a través de un “federalismo identitario” o una independencia de jure. Adén es la joya de la corona, sin embargo, ya que podría ser la ubicación para un puente a través del estrecho que una la península arábiga con el Cuerno de África, dando así a los reinos acceso directo unimodal a sus inversiones agrícolas (y tal vez incluso en ese momento, también industriales) en Etiopía, por medio del ferrocarril chino construido desde el puerto de Djibouti a la capital de Etiopía, Addis Abeba. El puente sería aún más importante si se adapta un componente ferroviario y se une a los ferrocarriles interrelacionados de Hejaz y el CCG, que conectarían cada uno de una forma u otra a Arabia Saudita.

La República de Estambul

La principal ciudad de Turquía podría erigirse como un centro independiente de poder dentro de la República, potencialmente, incluso moviéndose hacia el tipo de “ciudad-estado secesionista’ del que Londres ha estado hablando últimamente, aunque por supuesto que necesita el desencadenante correcto y factores de empuje para hacerlo (por ejemplo, obligando a la islamización de la población secular vehementemente opuesta, el incontrolable terrorismo kurdo e islamista en el interior de Anatolia, un golpe existoso o fallido, etc.).

Red de Gas Oriental Mediterránea

Los gigantescos campos de gas del Mediterráneo oriental están haciendo algunos cambios interesantes en la geopolítica de la cuenca, con la oportunidad ahora disponible para un oleoducto que se extienda desde aguas israelíes a través de Chipre y sobre Grecia, desde donde podría entonces conectarse al proyecto TAP para complementar el corredor meridional de gas de la UE. Sin embargo, Turquía está obligada a querer un pedazo de la actuación, y podría usar su territorio ocupado del norte de Chipre como moneda de cambio buscando “reunir” las dos partes de la isla bajo un sistema de “federalismo identitario” que permitiría a Ankara ejercer de facto un cierto grado de influencia sobre la totalidad de sus asuntos. Rusia podría terminar la negociación y mediar entre las partes debido a sus relaciones muy positivas con cada uno de ellos, lo que le permite capitalizar cualquier interrupción turco-chipriota con el fin de profundizar su autoridad regional como nuevo líder del Medio Oriente.

La Ruta de la seda arábigo-pérsico-anatolia (APA Silk Road)

El siguiente mapa forma la base de una visión de la  conectividad euroasianista para el futuro del espacio pivote transregional del hemisferio oriental, y constituirá un artículo separado que será publicado en las próximas semanas. Este modelo sirve como base para un sistema de proyectos de conectividad regionales multipolares cuyo objetivo sería vincular un Medio Oriente post-Daesh unido, al igual que la Comunidad Europea del Carbón y del Acero hizo en Europa en la postguerra de la Segunda Guerra Mundial, hace 65 años.

Fuente: Katehon Europa y Oriente Medio.

Guardar

Guardar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: