¿Rechazará Rusia el neoliberalismo?

rus_rubpor Paul Craig Roberts y Michael Hudson – Según varias informaciones, el gobierno ruso está reconsiderando la política neoliberal que ha servido tan mal a Rusia desde el colapso de la Unión Soviética. Si Rusia hubiera adoptado una política económica inteligente, su economía estaría muy por delante de donde se encuentra hoy en día. Se habría evitado la mayor parte de la fuga de capitales hacia Occidente, apoyándose en la auto-financiación.

Washington tomó ventaja de un gobierno ruso desmoralizado, que miraba a Washington para guiarse en la era post-soviética. Pensando que la rivalidad entre los dos países había terminado con el colapso soviético, los rusos confiaban en los consejos norteamericanos para modernizar su economía con las buenas prácticas de las ideas occidentales. En su lugar, Washington abusó de esta confianza, y cargó a Rusia con una política económica diseñada para repartirse los activos económicos rusos y transferir la propiedad a manos extranjeras. Engañando a Rusia para aceptar el capital extranjero y exponer al rublo a la especulación monetaria, Washington se aseguró de que los EE.UU. podrían desestabilizar a Rusia con la salida de capitales y los ataques sobre el valor de cambio del rublo. Sólo un gobierno no familiarizado con el objetivo neoconservador de la hegemonía mundial de Estados Unidos habría expuesto su sistema económico a tal manipulación extranjera.

Las sanciones que Washington impuso – y obligó a Europa a imponer – sobre Rusia, muestran cómo funciona la economía neoliberal contra Rusia. Su llamamiento a los altos tipos de interés y a la austeridad hundieron la economía rusa innecesariamente. El rublo fue derribado por las salidas de capital, lo que resultó en que el banco central neoliberal despilfarrara las reservas exteriores de Rusia en un esfuerzo por apoyar el rublo, pero en realidad apoyando la fuga de capitales.

Incluso Vladimir Putin encuentra atractiva la idea romántica de una economía global en la que todos los países tienen el mismo acceso. Pero los problemas derivados de la política neoliberal lo obligaron a recurrir a la sustitución de importaciones con el fin de hacer que la economía rusa sea menos dependiente de las importaciones. Esto hizo también a Putin darse cuenta de que si Rusia debía tener un pie en el orden económico occidental, necesitaba tener el otro pie en el nuevo orden económico que está construyendo con China, India y las antiguas repúblicas soviéticas de Asia Central.

La economía neoliberal prescribe una política de dependencia que se basa en los préstamos del exterior y la inversión extranjera. Esta política crea deuda en moneda extranjera y la propiedad extranjera de los beneficios rusos. Estas son peligrosas vulnerabilidades para una nación declarada por Washington como “una amenaza existencial para los EE.UU.”.

El establishment económico que Washington montó para Rusia es neoliberal. En particular, el jefe del banco central, Elvira Nabiullina, el ministro de Desarrollo Económico, Alexei Ulyukayev, y los ministros de finanzas actuales y anteriores, Anton Siluanov y Alexei Kudrin, son neoliberales doctrinarios. Esta gente quería lidiar con el déficit presupuestario de Rusia mediante la venta de activos públicos a los extranjeros. Si efectivamente esto se realizara, dicha política daría a Washington un mayor control sobre la economía de Rusia.

En oposición a esta colección de “economistas basura”, destaca Sergey Glaziev. Se ha informado que Boris Titov y Andrei Klepach son sus aliados.

Este grupo entiende que las políticas neoliberales hacen a la economía rusa susceptibles de desestabilización por parte de Washington si los EE.UU. quieren castigar al gobierno ruso por no seguir la política exterior de Washington. Su objetivo es promover una Rusia más autosuficiente con el fin de proteger la soberanía de la nación y la capacidad del gobierno para actuar en los intereses nacionales de Rusia en lugar de someter estos intereses a los de Washington. El modelo neoliberal no es un modelo de desarrollo, sino que es puramente extractivo. Los estadounidenses lo han caracterizado como hacer que Rusia, u otros territorios independientes, sea “quien corte la leña y saque el agua”, o en el caso de Ruisa, el petróleo, el gas, el platino y los diamantes.

La autosuficiencia significa no ser dependiente de las importaciones, o dependientes del capital extranjero para la inversión que podría ser financiada por el banco central de Rusia. También significa mantener partes estratégicas de la economía en manos públicas, no privadas. Los servicios de infraestructura básica deben proporcionarse a su coste, de forma subvencionada o libremente, no entregados a propietarios extranjeros para extraer renta de monopolio. Glaziev también quiere que el valor de cambio del rublo sea fijado por el banco central, no por los especuladores en el mercado de divisas.

Los economistas neoliberales no reconocen que el desarrollo económico de una nación con una dotación de recursos naturales como la de Rusia, puede ser financiada por el banco central creando el dinero que se requiera para llevar a cabo los proyectos. Pretenden que esto sería inflacionario. Los neoliberales niegan el hecho largamente reconocido de que, en términos de la cantidad de dinero, no hay ninguna diferencia si el dinero proviene del banco central o de bancos privados que crean el dinero a través de préstamos o desde el extranjero. La diferencia es que si el dinero proviene de bancos privados o desde el extranjero, el interés se debe pagar a los bancos, y los beneficios tienen que ser compartidos con los inversores extranjeros, que terminan con un cierto control sobre la economía.

Al parecer, los neoliberales de Rusia son insensibles a la amenaza que para el estado ruso suponen Washington y sus vasallos europeos. Sobre la base de las mentiras de Washington han impuesto sanciones económicas sobre Rusia. Esta demonización política es tan ficticia como lo es la propaganda neoliberal. Sobre la base de tales mentiras, Washington está acumulando fuerzas militares y bases de misiles en las fronteras de Rusia y en aguas rusas. Washington busca derrocar antiguas provincias rusas o soviéticas e instalar regímenes hostiles a Rusia, como en Ucrania y Georgia. Rusia es demonizada continuamente por Washington y la OTAN. Washington incluso politizó los juegos olímpicos e impidió la participación de muchos atletas rusos.

A pesar de estos movimientos hostiles manifiestos contra Rusia, los neoliberales rusos aún creen que las políticas económicas que Washington impulsa en Rusia están en el interés de Rusia, que no pretenden hacerse con el control de su economía. Enganchar el destino de Rusia a la hegemonía occidental bajo estas condiciones sería condenar la soberanía rusa.

Paul Craig Roberts es ex secretario adjunto del Tesoro de Estados Unidos y editor asociado del Wall Street Journal. La obra de Roberts How the Economy Was Lost ya está disponible en formato electrónico. Su último libro es The Neoconservative Threat to World Order. El nuevo libro de Michael Hudson, Killing the Host se publica en formato electrónico por CounterPunch libros y en la impresión de Islet. Se le puede contactar a través de su página web, mh@michael-hudson.com.

CounterPunch

Extraído de: Katehon.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: