España, sierva de la deuda

ESCLAVITUDpor Malco Arija – Según los datos difundidos por el Banco de España, la deuda pública española superó en el primer trimestre de 2016 el 100 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), la primera vez que ocurre en más de un siglo. Entre enero y marzo las administraciones públicas acumularon una deuda de 1,095 billones de euros. Según estos datos, el Estado debe ya más dinero que la riqueza que genera España. Y eso sin entrar en la cuestión de la más que probable sobrevaloración de la riqueza nacional, o PIB, de España desde hace años, y que algunos economistas cifran un 20% inferior a los datos oficiales en base a los indicadores de actividad, de fiscalidad y de empleo.

Pese a la propaganda que diariamente votiman los medios de comunicación de masas, amplificando el discurso de las élites agazapadas tras sus organismos transnacionales, agencias de calificación, bancos centrales y privados, partidos políticos, etc. ni hay ni habrá ningún proceso de recuperación en marcha en tanto no se reduzca drásticamente el volumen de deuda total de España.

Como han defendido voces más competentes que la de un servidor, la actual crisis del sistema de la economía española se inscribe en otra mayor crisis sistémica global, crisis en la que esas élites decidieron un día que sus desmanes debía pagarlos la sociedad en su conjunto, con la aquiescencia de la clase política – su brazo ejecutor -, de suerte que lo que era una crisis de deuda privada acabó convirtiéndose en una crisis de deuda soberana disparada en la mayor parte de los países del Occidente ultraliberal y capitalista que disfrutamos.

Una verdadera política de tierra quemada en pleno marcha, y cuyos resultados son cada vez más visibles, siendo el aumento de la pobreza una de las profundas heridas que ha dejado la larga crisis: en España es ya un 28,6% de españoles el que está en riesgo de pobreza y exclusión social, según datos del INE.

Es evidente para quien no pretenda engañarse con los cantos de sirena liberales, que el volumen de la deuda española no se va a poder pagar, a no ser que se arrase con las expectativas de vida que los españoles han mantenido y todavía mantienen dentro de este alucinado paradigma económico. La evolución del endeudamiento desde el comienzo de la crisis ha sido exponencial, y el mayor en toda la UE, de tal suerte que ya se ha llegado a un límite en el que resulta imposible su devolución, por lo que antes o después habrá que “reestructurarla”, suspendiendo pagos y negociando las quitas correspondientes con los acreedores.

Fueron las decisiones de los lacayunos gobiernos neoliberales del PSOE y del PP las que hicieron explotar la deuda pública, y sus políticas de austeridad provocaron después un pírrico “crecimiento económico” y una reducción de los ingresos fiscales, lo que a su vez hizo necesario aumentar la financiación a través de más deuda con el fin de equilibrar los presupuestos.

Por si fuera poco, las imposiciones de Bruselas acerca de limitar el déficit fiscal y de tener un superávit primario han provocado que los gobiernos vengan jugando la carta de la austeridad (lo menos posible en lo que respecta a sus prebendas y chiringuitos, lo más posible en lo que respecta al pueblo), una austeridad que se traduce en menos inversiones públicas en infraestructuras, en salud pública, en educación, en investigación, al tiempo que, por ejemplo, aumentan los impuestos.

Para justificar los sacrificios que imponen a la plebe, nuestros corruptos políticos explican la necesidad de sus políticas de austeridad debido a lo elevado de la deuda, culpando al gasto público del aumento de la misma cuando no es el gasto social el problema, sino el gasto para pagar la deuda de la que ellos son directos responsables.

Este discurso perverso de este perverso sistema lo vemos también en el hecho de que la deuda privada se ha ido reduciendo casi en una proporción idéntica al incremento de la deuda pública, sobre todo la del sector bancario, lo que sirve a los “opinadores” académicos, televisivos y políticos a sueldo de los grupos financieros para justificar sus exigencias de más recortes en el gasto público debido a la “ineficiencia” del sector público.

Pero fue precisamente el dinero público el que ha salvado a los bancos privados con la complicidad de los bancos centrales y los gobiernos, que se dedicaron a avalar y garantizar gran parte de la deuda privada de los bancos y de otros sectores. Ahora, los acreedores de la deuda española, en buena parte los bancos españoles y extranjeros responsables de su aumento, los sacrosantos “mercados financieros”, presionan sobre las finanzas públicas no vaya a ser que éstas tengan que salir otra vez al rescate de sus impagos.

Así las cosas, ¿queda alquien que no sepa que las élites políticas y económicas se hallan muy lejos de los intereses nacionales y populares, y trabajan sólo para su exclusivo beneficio?.

Es hora ya de denunciar el carácter evidentemente ilegítimo de la mayor parte de la deuda publica identificando el cómo y el porqué se ha generado y quiénes son sus responsables, para hacerles pagar los innumerables costes que ha supuesto la socialización de las pérdidas bancarias. Esto, naturalmente, tras identificar mediante una auditoría qué parte de la deuda pública ha sido creada y utilizada contra los intereses de los ciudadanos de la nación y es, por lo tanto, ilegítima. Una deuda que España no debe pagar.

Aquí debería incluirse toda deuda de las administraciones públicas no destinada a gastos propios, sino a ser prestada de nuevo a terceros, normalmente a espaldas de los ciudadanos y sin su consentimiento, como también toda obra pública inútil, o toda la que haya superado abusivamente lo reflejado y asumido por las partes en los respectivos concursos públicos.

Un segundo paso sería reorganizar el sector bancario con una operación de nacionalización bancaria junto con la salida de España del euro para restablecer la propia soberanía nacional y económica.

A partir de aquí, las alternativas son múltiples, siempre y cuando todo ello se haga con la mente puesta en otros paradigmas políticos comunitarios alejados del universo de significados de la pesadilla demoliberal occidental. Lejos de las interesadas supersticiones acerca de una supuestamente exacta y positiva ciencia económica, bajo la cual se disfraza una simple ideología que convierte el egoísmo en una virtud, la competencia en un modo de vida, y el mercado en un fatum omnipresente e infalible que dirige la vida de las personas y las comunidades y que todo lo justifica, haciendo que los valores se basen en el mercado y no el mercado en los valores.

3 comentarios to “España, sierva de la deuda”

  1. “las alternativas son múltiples, siempre y cuando todo ello se haga con la mente puesta en otros paradigmas políticos comunitarios alejados del universo de significados de la pesadilla demoliberal occidental”

  2. Estimados Amigos

    Sigo esta página desde casi 3 años, y estoy muy satisfecha con lo que publican. Hace cerca de 1 año comencé a trabajar con EL Saker, como traductora. Desde Marzo soy lider de la Pagina en Español. El Saker tiene muchos análisis que quizás tienen algunos puntos de concordancia con esta línea. Les invito a visitar y compartir los contenidos. Aca les doy el link:

    http://sakerlatam.es/anglosionismo-fascismos-1porcien/una-advertencia-rusa/

    Saludos Cordiales

    Ana Maria Araya

    079 / 554 01 44

  3. Estimada Ana. Muchas gracias por la recomendación. Conocemos el buen trabajo de The Saker y la versión en español, de la que hemos echado mano para esta página y otras inciativas con las que colaboramos. Seguiremos haciéndolo. ¡Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: