Sin novedad en el frente de Eurasia

pepe-escobarpor Pepe Escobar – Irán ha vuelto a la silla caliente en el Consejo de Seguridad de la ONU. La razón: las recientes pruebas de misiles balísticos, de acuerdo con Occidente, “capaces de transportar armas nucleares”, son una supuesta violación de la resolución 2231 de 2015, del CS de la ONU.

El corazón de Eurasia

Es falso. Teherán realiza pruebas de misiles balísticos desde principios de marzo. El líder supremo, el ayatolá Jamenei hizo hincapié en que los misiles eran esenciales para la futura defensa de Irán. Los misiles balísticos no tienen nada que ver con el programa nuclear de Irán; sin embargo, Washington continúa a este día con una crisis nuclear fabricada.

Rusia lo sabe, por supuesto. El jefe de departamento del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia a cargo de la no proliferación y control de armas nucleares, Mijail Ulianov, ha dicho, una vez más, que las pruebas de misiles balísticos no han violado la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU.

¿Qué hay de nuevo? Nada. Washington va a mantener la presión sobre Teherán por una razón fundamental: los EEUU no han obtenido los compromisos en materia de gas natural que esperaban obtener después del acuerdo nuclear. Irán favorece la venta de su gas natural a sus clientes en Asia y Europa. La integración eurasiática es la justificación fundamental.

¿Un mar del sur de Estados Unidos, en su opinión?

La presión también trabaja sin descanso sobre China y sobre el Mar del Sur de China. Beijing no está realmente preocupado. Poco a poco, ya que Washington y Tokio están recurriendo a la mayonesa, Beijing está aumentando su presencia en las islas Paracel y Spratly. El quid de la cuestión está más al sur.

Para China, la clave es que un constante tráfico de energía fluye a través de una ruta marítima que está pasando por cuellos de botella críticos. Estos cuellos de botella -en especial el estrecho de Malaca- son supervisados por Indonesia, Malasia y Singapur.

No hay absolutamente ningún interés por parte de Indonesia en enfrentarse a China. Y Beijing, por su parte, se refiere a Yakarta como un poder que trabaja por la paz. Además, Yakarta está fortaleciendo sus lazos comerciales marítimos con Beijing. Lo mismo vale para Kuala Lumpur. Malasia y China, aunque tienen sus peleas, comparten intereses en el Mar del Sur de China.

El modelo (retórico) de Washington cumple con su ordinario torrente de palabras, por supuesto. Pero ¿qué pretende el Imperio del Caos? ¿Una toma del control naval del Mar del Sur de China? ¿Presionar a Indonesia y Malasia para que no mejoren aún más sus propios, y mutuamente beneficiosos, lazos económicos con Beijing?

Ampliando el panorama

Luego está la OTAN. Muchos actores importantes en Washington están absolutamente hartos del turbulento aliado de la OTAN, el sultán Erdogan. Sin embargo, se crea la impresión, por parte de los amos del universo entronizados sobre la administración del cero a la izquierda Obama, de que Turquía refuerza una OTAN ya anti-rusa y que todo el proceso está cubierto por una retórica terrorista. El hecho de que Ankara esté a todos los efectos en el proceso de chantajear a la Unión Europea es descartado como irrelevante. Esta es una clásica política equivocada.

Esto no quiere decir que la presión sobre Rusia se relaje tan pronto. El Pentágono ha anunciado que invertirá 3.400 millones de dólares para el despliegue de equipos y cientos de rotaciones de tropas de Estados Unidos en Europa oriental argumentando -¿qué más?- la agresión rusa, obviamente. Esto, después de que el Pentágono anunciara que va a cuadruplicar los fondos de la llamada Iniciativa de reaseguros Europea para el ejercicio 2017, a la espera de la aprobación del Congreso, que es casi inevitable.

Moscú no está realmente preocupado por ello tampoco. La brigada estadounidense tendrá cerca de 4.500 soldados. Tendrá algunos vehículos de combate Bradley, Humvee, obuses autopropulsados Paladín y tal vez, en 2017, una brigada de Stryker. Sin fuerza aérea. Tal vez la aeronave Warthog, poco probable. Esto es principalmente una fuerza decorativa para apaciguar a los histéricos vasallos del Báltico.

Ahora, vamos a cantar Bajo Presión

La presión sobre Irán. La presión sobre China. La presión sobre Rusia, que incluía una conspiración -se perdió- para destruir la economía rusa con la producción de petróleo por parte de la banda de los petrodólares de los países del Golfo, incluso si eso significa la destrucción de la industria del petróleo de EEUU en contra de los intereses nacionales de los EEUU.

Siria ha demostrado a los verdaderos líderes del imperio del caos, sobre el terreno, las capacidades militares rusas y ,les ha dejado aturdidos y confusos. Hasta la campaña de Rusia en Siria, la mayor parte de la atención se centraba en China, en particular los misiles chinos que podrían afectar los sistemas de guiado por satélite para ICBM [misiles balísticos intercontinentales de crucero], y la capacidad china para derribar a un enemigo incluso yendo a una velocidad más alta que un ICBM. Un submarino chino silencioso, sin poder ser detectado siquiera por un portaaviones estadounidense, ha agravado el estado de shock.

Ahora que los amos del universo se han dado cuenta de que el Pentágono es incapaz, hablan de que es Rusia y no China su mayor amenaza existencial.

Es verdad que Polonia, Hungría, Bulgaria, Turquía, por no hablar de Francia y el Reino Unido, sabían cómo Estados Unidos está realmente muy por detrás de los rusos, y que la OTAN, a continuación, puede colapsar, lo que sería bueno para Occidente si finalmente quisiera deshacerse de la hegemonía del Imperio del Caos. Y si eso no fuera suficiente drama, la realidad del animador de TV, Donald Trump diciendo que los Estados Unidos deben abandonar la OTAN abona la idea de la implosión/desintegración de la Unión Europea.

Puede ser instructivo volver a lo que ocurrió hace nueve años en la Conferencia de Seguridad de Munich. Vladimir Putin había visto todo lo que viene, si no en detalle, al menos conceptualmente. La expansión geoeconómica inevitable de China a través de la Ruta de la Seda era un llamado para unificar Eurasia. El avance constante de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), que evoluciona de una especie de comunidad económica y de negocios de Asia hacia una especie de OTAN de Asia. El éxito de la coalición 4 + 1 [Siria, Rusia, Irán y China, más Hizbulá, N.T.] en Siria debe ser visto como un precursor del creciente papel internacional de la OCS.

Lo que queda para el Imperio del Caos en el frente de Eurasia es la expresión del deseo de tratar de rodear a Rusia y China; los dos países continúan expandiéndose sobre el corazón de Eurasia, se deshacen del dólar para comprar oro, firman contratos en yuanes para la venta de petróleo y gas a todo el mundo. ¿Usted ha dicho que están bajo presión? Bueno, más bien llamadlo como una canción de Queen y David Bowie: Es el terror de saber / Lo que el mundo es / Viendo algunos buenos amigos / llorando, ¡Déjenme salir!

Fuente: Katehon.

One Trackback to “Sin novedad en el frente de Eurasia”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: