Doce razones por las cuales el cristianismo progresista se extinguirá

MISA IGLESIA DERRUIDApor P. Dwight Longenecker – El reciente furor en la Comunión Anglicana ha puesto de relieve una vez más la verdadera división en el cristianismo mundial. La he analizado aquí. La división es entre cristianos que, a falta de un término mejor,  podrían llamarse cristianos “históricos” y cristianos “progresistas”.

Los cristianos históricos creen que su religión es revelada por Dios en la persona de su Hijo Jesucristo, y que las Escrituras son el principal testimonio de esa revelación. Creen que la Iglesia es la encarnación del Señor Jesús resucitado en el mundo y que su misión de buscar y salvar lo que está perdido es todavía válida y vital. Los cristianos históricos creen en la vida sobrenatural de la Iglesia y esperan que Dios trabaje en el mundo y en sus vidas.

Los cristianos progresistas creen que su religión es un accidente histórico de circunstancias y personas, que Jesucristo es, a lo sumo, un profesor divinamente inspirado, que las Escrituras son documentos humanos imperfectos influenciados por el paganismo, y que la Iglesia es un cuerpo de personas de mentalidad espiritual que desea traer la paz y la justicia para todos y hacer del mundo un lugar mejor.

Soy consciente de que pinto con trazos gruesos, pero la brecha esencial es reconocible, y los creyentes de ambos lados deberían admitir que cristianos “históricos” y “progresistas” existen dentro de todas las denominaciones. La división real en el cristianismo ya no es protestante y católica, sino progresista e histórica.

Cuando digo “brecha” debería decir “batalla” porque ambas partes están encerradas en una batalla interminable e irresoluble. Interminable porque ninguna de las partes cederá, e irresoluble porque las divisiones se extienden a las raíces teológicas y filosóficas de ambas dimensiones.

Sin embargo, es cierto que observar la dinámica del cristianismo progresista es ver que a finales de este siglo el mismo, o bien se habrá extinguido, o dejará de ser cristianismo.

En este momento el modernismo todavía se viste con ropajes cristianos en las principales iglesias protestantes y en partes de la Iglesia Católica. Esto no puede durar mucho más por doce razones muy simples:

1. Los modernistas niegan lo sobrenatural y por lo tanto no son realmente religiosos. Ahora por “religión” me refiero a una transacción con lo sobrenatural. La religión (sea la de pueblos primitivos que saltan alrededor de una fogata o una Alta Misa Solemne en una Catedral Católica) se trata de un intercambio con el otro mundo. Se trata de la salvación de las almas, la redención del pecado, el cielo, la condenación del infierno, el más allá, los ángeles y los demonios y todas esas cosas.

Los progresistas no se ocupan de todo eso. Para ellos la religión es una cuestión de luchar por la igualdad de derechos, hacer del mundo un lugar mejor, ser amable con todo el mundo y la “espiritualidad”. No se necesita mucho tiempo para que la gente se dé cuenta de que no tiene que ir a la iglesia para eso. Así que las personas dejan de ir, lo que a la larga significa la muerte del cristianismo progresista. La primera generación de cristianos progresistas asistirá a la iglesia regularmente. La segunda asistirá a la iglesia a veces. La tercera casi nunca. La cuarta y la quinta no verán ninguna necesidad del culto. Llegarán a la conclusión de que si la religión no es más que las buenas obras, entonces el ritual religioso es redundante… y estarán en lo correcto.

2. La religión progresista es esencialmente individualista y no comunitaria. Cada persona se forma su propia opinión sobre los asuntos. Por lo tanto, en lo que respecta a la religión, la naturaleza fisípara* de la religión progresista será cada vez más aguda. Los individuos con opiniones firmes formarán grupos cada vez más pequeños y más apasionados con gente con ideas afines, y cuanto menor es el tamaño de los grupos, más se marchitan y mueren tarde o temprano.

El cristianismo progresista es también subjetivo y sentimental. Evita la doctrina y favorece la espiritualidad individual y las respuestas sentimentales a las doctrinas y a las cuestiones morales. No pasará mucho tiempo, por lo tanto, antes de que las inclinaciones individualistas y sentimentales empujen a la persona de una Iglesia que es dogmática y exigente. Los modernistas preferirán su propia espiritualidad y experiencias emocionales a cualquier tipo de compromiso religioso formal, corporativo. De ahí el moderno reconocimiento: “Estoy interesado en la espiritualidad pero no en la religión.” Cuando esta actitud prevalece, la religión modernista muere porque sus devotos no ven el sentido de pertenecer y creer.

4. El cristianismo progresista es históricamente revisionista. Reescriben la historia de acuerdo a sus prejuicios. En términos religiosos, esto significa que son aislados de la tradición. Por tanto, están separados de la corriente vital de la religión verdadera. Como se aíslan de la tradición sólo tendrán el último reclamo, moda o adaptación religiosa a la cultura contemporánea. Una actitud tan efímera no puede asegurar a largo plazo un longevidad religiosa sostenida. La religión florece como una tradición que se nutre y se expande a través de los años. Por tanto, una religión que destruye la tradición se destruye a sí misma.

5. El cristianismo progresista se basa en unos estudios bíblicos obsoletos. El cinismo, la duda de moda y el desestimar la fiabilidad de la Biblia están basados en la escuela bíblica racionalista que ya ha pasado de sobra su fecha de caducidad. Los descubrimientos históricos, arqueológicos y textuales del siglo pasado están haciendo que las suposiciones de los críticos bíblicos protestantes de principios del siglo XX se vean como pintorescas. Los nuevos eruditos bíblicos más jóvenes están usando los mismos métodos críticos de análisis e investigación para demostrar que la Biblia es mucho más histórica de lo que los viejos alemanes pensaban. El castillo de naipes que es la escuela bíblica modernista se viene abajo y continuará haciéndolo. A los cristianos progresistas les quedará, ya sea un retorno al cristianismo histórico, o buscar la puerta de salida sin que quede de su fe nada en absoluto.

6. El cristianismo progresista se extinguirá porque no demanda grandes exigencias a sus devotos para ser religiosos. Pregunte a cualquier modernista: “¿Por qué debería ir a la iglesia?” ¿Qué contestaría?: “Usted no tiene que ir a la iglesia. Va allí si lo desea. Si le hace bien, y le hace sentir mejor, estamos aquí para servirle”. Los sacerdotes católicos modernistas se retuercen las manos y se preguntan por qué nadie va a Misa. Se debe a que durante cuarenta años han estado diciendo: “No es realmente un pecado mortal perderse la Misa. Usted debería venir porque ama a Dios, no porque Lo teme.” Aunque este sentimiento pueda ser loable, no deben, por tanto, sorprenderse si nadie va a Misa.

El propio progresista realmente no entiende por qué alguien debería ser religioso. Comenzó como un hombre religioso creyendo en el pecado, la redención y la historia sobrenatural. Se convirtió en modernista gradualmente y durante todo el tiempo continuó su práctica religiosa, pero nunca se detuvo a preguntarse por qué tal cosa debería ser necesaria. Si es honesto y se plantea a sí mismo la cuestión pronto pondrá fin también a la práctica de su religión. A menos que, por supuesto, sea un clérigo. Si es un profesional religioso tendría que conseguir otro trabajo, por lo que es más fácil mantener en cartel el espectáculo.

8. Los progresistas permiten la degeneración moral que socava la fuerza de la religión verdadera. Los devotos de todas las religiones sobrenaturales exigen pureza moral, autodisciplina y moderación. La verdadera religión requiere autodisciplina. El modernista ve la religión no como la negación de sí mismo, sino como su realización personal. Los hedonistas pronto se darán cuenta de que la religión, incluso en su forma diluida modernista, no vale la pena.

Otro aspecto de este punto es que los cristianos progresistas utilizan la contracepción artificial y aprueban el aborto. No hay que ser un genio para llegar a la conclusión de que una población que deja de tener bebés se extinguirá pronto.

9. La Iglesia del Sur está en aumento. El cristianismo es más vital en África, Asia y América del Sur. Hay cristianos tanto históricos como modernistas. Son jóvenes, son enérgicos y siguen un Evangelio alegre y dinámico. Los anglicanos africanos moviéndose para expulsar a los episcopalianos son un indicio del futuro. El cristianismo histórico se levantará para derrotar al cristianismo progresista simplemente porque el primero es auténtico y el segundo es una falsa fe.

10. Los progresistas son aburridos y respetables. Solían pensar que los radicales eran ellos, pero han salido del lado clandestino y suburbano y se han convertido en parte del sistema dominante. Siempre van con la masa, sobre todo si esa masa pretende ser “radical” o “subversiva”. La respetabilidad es el beso de la muerte para la religión verdadera, y el radicalismo burgués es realmente la fosa.

11. Los cristianos históricos son ahora los radicales. Cuando todo el mundo se vuelve liberal, el radical es el conservador. Cuando todo el mundo está envuelto en la decadencia moral, la castidad se convierte en radical. Cuando el mundo entero se consume con la gula, el que ayuna es radical. Cuando todo el mundo es devorado por el relativismo, el dogmático es el radical. Cuando todo el mundo está cegado por el materialismo, el radical es el sobrenaturalista. El cristianismo sólo es buena nueva cuando es radical, y eso es por lo que los cristianos históricos y heroicos prevalecerán.

12. Todos son bienvenidos… a irse. La ironía es que su dogma final, infalible para los progresistas, es que “todos son bienvenidos”. Nunca suelen darse cuenta de que una religión sólo puede ser una religión si tiene límites. No es un club si no hay reglamento de socio y no es una iglesia si no hay dogma o expectativas morales. En consecuencia, mientras que lloran alegremente: “Esto es una casa de oración para toda la gente”, esto será cada vez más una vacía casa de oración para ninguna gente. Las puertas de las iglesias progresistas pueden estar abiertas… pero eso es para que la gente pueda salir tan pronto como sea posible.

(Traducción Página Transversal).

Fuente: Standing on my Head.

Nota de traducción: * Fisípara: que se reproduce por fisiparidad: 1. f. Biol. Modo de reproducción asexual mediante división simple de una célula o de un organismo animal o vegetal.RAE.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: