Alexander Dugin y sus fábulas apocalípticas de la civilización contemporánea

WILLIANS DE JESUS SALVADORpor Willians De Jesús Salvador* – “EEUU y Rusia, tienen misiones comunes que realizar como es la lucha contra el terrorismo, la lucha contra la pobreza a nivel global, trabajar por un mundo más equilibrado y seguro, seguir avanzando en la investigación tecnológica y poner estos logros al servicio de la humanidad, y forjar una gran alianza en beneficio de la paz mundial”.

Siempre he leído al escritor ruso Alexander Dugin, sus análisis geopolíticos, filosóficos, políticos donde aborda desde la historia de las religiones hasta el neo-eurasianismo del que es su ideólogo y fundador. Debo confesar que despertó en mi un interés extraordinario “La Cuarta Teoría Política”, obvio que entre su visión del mundo contemporáneo y la mía, hay un choque de civilización brutal, yo pertenezco y defiendo a Occidente (Punto cardinal por donde se oculta el Sol en los equinoccios), y porque negarlo Occidente es la cuna donde se ha erigido el último de los imperios de la era moderna que conoce la humanidad los Estados Unidos de América,

Es importante establecer que el concepto de Occidente como civilización se suele contraponer al concepto de Oriente (este) o civilizaciones orientales. La cultura occidental se identifica con el cristianismo y su proyección y presencia es global.

Dugin, es un intelectual de ideas antioccidentales y ultranacionalistas, en su último artículo publicado el 1 de enero 2016, en el prestigioso portal “Página Transversal”, “Principios y estrategia de la guerra que viene (I)”, el dice, cito: “ha estallado la guerra entre dos civilizaciones: la civilización de la Tierra, representada por Rusia, y la civilización del Mar, representada por los EEUU. Se trata de un enfrentamiento entre un sistema basado en el comercio y una civilización heroica, entre Cartago y Roma, Atenas y Esparta. No obstante, en ciertos momentos se llega a una etapa “caliente”. Estamos en este momento de nuevo. Es decir, estamos al borde de la guerra. Sin embargo, en cualquier momento esta guerra puede convertirse en una importante y, tal vez, en la única batalla de nuestras vidas. Como los principales actores – Estados Unidos y Rusia – son potencias nucleares, la guerra involucra a todas las naciones de la Tierra. Tiene todas las papeletas para convertirse en el fin de la humanidad. Por supuesto, esto no está garantizado, pero no puede excluirse tal giro en la trama.”

La guerra nunca ha dejado de existir en la historia de la humanidad, y todos los imperios en las diferentes épocas viven en pie de guerra, ya sea conquistando nuevos territorios o a la defensiva para preservar los conquistados, la guerra constituye una industria que mueve grandes capitales, y es parte del gran negocios de las potencias mundiales, pero una guerra nuclear no parece ser una realidad atemorizante en la actualidad, el invierno nuclear a nivel global, no parece estar en los planes de Estados Unidos, Rusia, China, India, Europa y otros países que son portadores de la bomba atómica, por lo que la visión apocalíptica de Dugin, no parece tener cabida en el mundo actual, la principal guerra es geofinanciera y tecnológica; es también de las divisas y de los mercados, porque el estado de bienestar de una sociedad se mide por índices de desarrollo, PIB, tasa de desempleo, mortalidad materna e infantil, perspectivas de vida al nacer, viviendas, seguridad social y garantías en la tercera edad, ahora se agregan otros parámetros que tienen que ver con la calidad de vida, conformando este conjunto los niveles de satisfacción plena material y espiritual del ser humano.

Para lograr esa etapa del desarrollo de los pueblos en la era moderna, hay una condición inherente, que es la competitividad en todos los órdenes, y si el competir por las metas de mercado conlleva el escenario áspero del enfrentamiento y hasta la guerra, el stablissmen gobernante actúa en consecuentemente a sus intereses.

“El imperio es el sujeto político que efectivamente regula estos intercambios globales, el poder soberano que gobierna al mundo”. (Michael Hardt y Antonio Negri, Imperio, publicado por Harvard University Press, edición inglés 2000, traducida por Editorial Paidós Ibérica, S.A. 2002).

La Federación Rusa, es una fuerza emergente de extraordinaria potencialidades y de hecho actualmente ocupa un lugar de supremacía en la era contemporánea, marcando un hito para una alianza de naciones nacientes hace apenas un cuarto de siglo, porque tras el colapso de la URSS, ese basto e inmenso territorio quedó sumergido en la miseria, y hoy día, Rusia ha resurgido de la ceniza con bríos renovados, con una nueva filosofía de gobierno la democracia, dejando atrás el marxismo y la dictadura del proletariado.

La Rusia de hoy, es fascinante, extraordinaria, gigante, imponente en el escenario internacional, que en dos décadas y media de vida democrática, ha sido capaz de readecuarse a los signos de una era caracterizada por la velocidad implacable de los cambios mundiales.

En todos mis artículos he abogado por un entendimiento entre EE.UU y Federación Rusa, leer en la Voz de Rusia: Obama y Putin, convocados por la madurez de los tiempos (http://mundo.sputniknews.com/spanish_ruvr_ru/2013_08_12/Obama-y-Putin-convocados-por-la-madurez-de-los-tiempos-6367/).

Hoy más que nunca reitero mi convicción de que Estados Unidos de América y Rusia pueden coexistir como países amigos muy por encima de sus diversidades, que son propias de sus idiosincrasias producto de la diversidad étnica, cultural y religiosa, las cuales hoy se encuentran en un punto común, la globalización como forma de gobierno universal.

En este contexto existen bondades de la Federación Rusa de la que puede beneficiarse Estados Unidos, y viceversa, veremos:

La Federación de Rusia cuenta con una superficie de 17 125 246 kilómetros cuadrados, ocupa la novena parte de la tierra firme del planeta, con una población al tener 146 020 000 habitantes. Ocupa todo el Asia del Norte y alrededor del 40 % de Europa (principalmente Europa Oriental),[n. 3] siendo un país transcontinental. Rusia tiene las mayores reservas de recursos energéticos y minerales del mundo todavía sin explotar y es considerada la mayor superpotencia energética. Posee las mayores reservas de recursos forestales y la cuarta parte de agua dulce no congelada del mundo. Datos extraídos de https://es.m.wikipedia.org/wiki/Rusia.

Desde el punto de vista geoestratégico tiene la importancia que hace frontera con 16 países, es la mayor conexión fronteriza del mundo :Noruega, Finlandia, Estonia, Letonia, Bielorrusia, Lituania,[n. 6] Polonia,[n. 6] Ucrania, Georgia,[n. 7] Azerbaiyán, Kazajistán, China, Mongolia y Corea del Norte. Además de varios de los anteriores, comparte fronteras marítimas también con Japón y Alaska, estado federado de Estados Unidos. Asimismo comparte fronteras con los Estados con reconocimiento limitado, Abjasia y Osetia del Sur. Sus costas están bañadas por el océano Ártico, el océano Pacífico del Norte, y por mares interiores como el mar Báltico, el mar Negro y el mar Caspio. Datos extraídos de https://es.m.wikipedia.org/wiki/Rusia.

Yo me atrevería hablar del gran milagro económico ruso si hacemos las comparaciones de los amos 1998 y 1999, cuando la deuda externa era igual al 90 % del PIB y el Rublo se devaluó en un 400 % y las cifras e indicadores financieros y sociales de la actualidad que equiparan a Rusia con los niveles de crecimiento y desarrollo más extraordinarios del mundo contemporáneo.

La economía de Rusia es un mercado caracterizado que por la exportación de recursos y bienes de consumo y un desarrollo en sectores tecnológicos como la industria aeroespacial, la energía atómica y los complejos militares e industriales.

La estructura sectorial de su economía, según el Servicio Federal de Estadísticas de Rusia (Rosstat). Rusia es una economía de servicios donde el sector servicios representa el 55,9 % del Producto Interior Bruto (PIB); la industria, el 39,5 %; y la agricultura, un 4,5 %.

Finalmente, debo precisar que en 2014 la cifra del PIB fue de 1.399.850 M.€, con lo que Rusia es la 10ª economía en el ranking de los principales 196 países. Es una economía prometedora.

EEUU y Rusia, tienen misiones comunes que realizar como es la lucha contra el terrorismo, la lucha contra la pobreza a nivel global, trabajar por un mundo más equilibrado y seguro, seguir avanzando en la investigación tecnológica y poner estos logros al servicio de la humanidad, y forjar una gran alianza en beneficio de la paz mundial.

* El autor fue embajador de la República Dominicana en Alemania, República Checa, República de Polonia y concurrente ante la Federación Rusa, actualmente articulista y analista de política internacional.

4 comentarios to “Alexander Dugin y sus fábulas apocalípticas de la civilización contemporánea”

  1. Si usted dice que Alexander Duguin es un fabulista, quien si sustenta sus argumentos con profundidad, ¿usted como se calificaría, como un idealista, soñador, iluso o utópico?

  2. Sus deseos del articulista son interesante y bien intencionadas, pero, debe tener en cuenta que NUNCA los EE.UU. apoyará cualquier decisión de trabajar en conjunto con Rusia, cuando ahora, Rusia se comporta como una nación y estado soberano, sin someter su soberanía y decisiones a occidente; la razón, es que lo que quiere el pueblo ruso es que se le respete sus raíces e idiosincracia, pues, lo que hace occidente es anatemizar al pueblo ruso y en especial a su gobierno. El gobierno Ruso, sus decisiones no pasan por aceptar ser vasallos de occidente y, ahora, no hay un país de este grupo que pueda exigirle eso. Todo aquel que considere dialogar con Rusia, lo hará en igualdad de condiciones como países soberanos y independiente de injerencias externas.

  3. “EEUU y Rusia, tienen misiones comunes que realizar como es la lucha contra el terrorismo”.

    Afortunadamente no están de acuerdo en todo:

    «Rusia: Hezbolá y Hamás no son organizaciones terroristas»:
    https://resistiendoya.wordpress.com/2015/12/31/rusia-hezbola-y-hamas-no-son-organizaciones-terroristas/

  4. Caribeño pro-anglosajón tenía que ser.

    Dugin y tantos otros europeos como nosotros no se refiere a occidente como la rica cultura grecolatina y cristiana que fue en su esplendoroso pasado. Se refiere a occidente como la hegemonía del “Atlantismo” sobre el resto del mundo occidental (como por ejemplo la manipulación de Europa a su antojo, la desestabilización de Oriente Medio,el secuestro de las economías de los países de la UE, la destrucción de las tradiciones y raíces de los pueblos que no se someten a su globalización Hollywoodiense….. )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: