Los ultranacionalistas ucranianos le hacen el juego a EEUU

ALAIN DE BENOIST

Al observar los asuntos ucranianos actuales, parece casi que volvemos a los “buenos viejos tiempos” de la Guerra Fría, época en la cual era todo simple: los “buenos” en un lado y los “malos en otro. ¿La Historia se repite?

La historia nunca se repite, pero sí hay algunas constantes históricas. La tensión entre la potencia de la tierra (telurocracia), representada por el continente euroasiático, y la potencia del mar (talasocracia), representada por los Estados Unidos, es una de ellas. ¿Vuelta a la Guerra Fría? Yo diría más bien que nunca acabó. La prueba de esto es que la OTAN, que iba a desaparecer a la vez que el Pacto de Varsovia, no solo no lo ha hecho, sino que por el contrario, se ha transformado en una máquina de guerra americanocéntrica de vocación universal. Después de la caída del muro de Berlín, la OTAN no ha hecho más que extenderse hacia el Este, en una flagrante violación de lo acordado con Gorbachov tras la reunificación alemana. La crisis ucraniana se inscribe en este proceso. Se trata, para los americanos, de estar presente en las fronteras rusas, cosa que Rusia no puede aceptar. ¿Os imagináis a los Estados Unidos aceptando el establecimiento de bases militares rusas en México?

La novedad es que ahora Europa no tiene la excusa de la “amenaza soviética” para justificar su atlantismo.  El modo con el cual la opinión pública es sistemáticamente desinformada sobre el tema ucraniano demuestra el estado de servilismo en el que ha caído la Unión Europea. El gobierno elegido por el golpe de estado de la plaza Maidan envía sus bombarderos y sus blindados contra los “separatistas pro-rusos”, la guerra civil ya ha matado a más de 2500 personas, y la misma gente que acusó ayer a Bashar Al-Assad de “masacrar a su propio pueblo”,  aplaude hoy con las dos manos (o simplemente no les importa).

En cuanto a los nacionalistas ucranianos, cuyos objetivos no eran del todo despreciables, han tirado piedras contra su propio tejado debido a sus errores en el análisis de la situación. Al alzarse en armas contra sus compatriotas, han conseguido eliminar a un oligarca pro-ruso, a cambio de poner a un oligarca aún más corrupto, un rey del chocolate [1] a las órdenes de Washington y de la Unión Europea, que cuenta con Occidente para evitar la caída de Ucrania a un nivel de país tercermundista. Han ido de la sartén al fuego [2].

La verdad es que no hay una solución militar posible a la crisis ucraniana. Esta crisis es gravísima. Si Kiev no acepta formar un sistema federal en el que cada parte de Ucrania pueda hacer efectiva su autonomía, la guerra civil se extenderá por todo el país, dividiéndolo en dos o incluso en tres. Rusia no podrá permanecer inerte. Sin embargo, como ha afirmado el mismo Dominique Jamet, un enfrentamiento armado entre el Kremlin y una Ucrania convertida en socio (o miembro) de la OTAN está destinado a convertirse en el inicio de una Tercera Guerra Mundial. Los americanos no pueden no ser conscientes. Ahora deben pensar si eso es lo que quieren.

Vladimir Putin, dijo recientemente que la gran culpa de Occidente es que ha obligado a Ucrania a elegir entre el Este y el Oeste, mientras que la vocación natural de este país es más bien la de establecer un “puente” entre ambos. ¿Palabras de sentido común?

Claro, pero hay otras fronteras que pueden servir como un “puente” (se podría decir lo mismo de Alsacia-Lorena, lo que no impidió el estallido de la Primera Guerra Mundial). En 1823, los Estados Unidos adoptaron la Doctrina Monroe, que impide toda intervención extranjera en sus áreas de influencia. El drama de Europa es no tener ninguna Doctrina Monroe. Europa cada día es un poco más sierva de los Estados Unidos. Olvidada la “Europa europea”, en la actualidad no hay más que un par de euro-americanos sin ninguna visión estratégica de sus intereses, y por los cuales el liderazgo de Washington representa el mínimo común denominador. Putin, por su parte, ha dejado de hacerse ilusiones con los europeos y se ha volcado sobre China y los BRICS. ¿Quién sabe si en las próximas semanas países como la India, Pakistán, Irán y Mongolia no desean convertirse en miembros de pleno derecho de la Cooperación de Shanghai, que ya reúne a Rusia, China, Tayikistán, Uzbekistán y Kirguistán, con más de tres mil millones de personas?

A pesar de la propaganda de los medios, Putin mantiene un porcentaje de simpatía innegable en Francia, tanto entre la derecha como en la izquierda. ¿Usted está entre aquellos que lo ve como un “salvador”  cuyo ejemplo debe ser seguido?

No como aquellos que solo hablan con clichés, que no reflejan nada más que su ignorancia (“nuevo zar”“ex-KGB”“dictador rojo-pardo” , etc.), yo no idolatro a Putin. Vladimir Putin no solo tiene cualidades, sino también defectos. Su política interna y sus métodos de gobierno pueden, sin duda, ser criticados.  También hay, con él, una especie de dudas que impiden una decisión clara entre los diferentes clanes que lo aconsejan. Pero también está claro que es un gran, si no un grandísimo, Jefe de Estado, uno de los pocos que existen a día de hoy.  Con un índice de popularidad que roza el 90%, ha vuelto a poner a Rusia en su lugar en el mundo, y aspira a darle el status que merece. Quiere que Rusia sea fiel a su propia Historia y piensa que su pueblo merece tener un destino, un futuro. Todo esto es por sí solo enorme. El simple hecho de que los Estados Unidos vean en él el obstáculo número uno a la instauración del Nuevo Orden Mundial que quieren imponer justifica que le demos un apoyo merecido. Porque él está en contra de lo que nos amenaza. Aquí y ahora.

Notas:

[1] Petró Poroshenko, actual presidente ucraniano, es un magnate de la industria chocolatera. (Nota del traductor)

[2] Expresión italiana para decir que han ido de mal en peor. Podría ser traducida por la popular “ir de Guatemala a Guatepeor”. (Nota del traductor)

(Traducida por Pueblo Indómito)

Original en Millenivm

Extraído de Pueblo Indómito

Anuncios

3 Responses to “Los ultranacionalistas ucranianos le hacen el juego a EEUU”

  1. «El simple hecho que los Estados Unidos vean en Putin el obstáculo número uno a la instauración del Nuevo Orden Mundial que quieren imponer justifica que le demos un apoyo merecido. Porque él está en contra de lo que nos amenaza. Aquí y ahora»
    Así es.

Trackbacks

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: