La “Guerra Permanente” del Pentágono enfrenta a la OTAN contra China, Rusia e Irán

pepe-escobar

por Pepe EscobarPase lo que pase con las negociaciones nucleares de este verano, y por mucho que Teherán quiera la cooperación y no la confrontación, Irán está destinado a seguir siendo – junto con Rusia – un objetivo geoestratégico clave para Estados Unidos.

Por mucho que el presidente estadounidense, Barack Obama trate de desestimarlo, la venta por parte de Rusia del sistema de misiles S-300 a Irán es un cambio táctico monumental. A pesar de la táctica añadida por los militares iraníes al asegurar que el Bavar 373 de fabricación Iraní puede ser aún más eficiente que el S-300.

Esto explica por qué el semanario Jane’s Defense Weekly ya había dicho hace años que Israel no podía penetrar el espacio aéreo iraní, incluso si lograba llegar allí. Y después de los S-300s a Irán, inevitablemente, se le ofrecerán los aún más sofisticados S-400s, los cuales están siendo también entregados a China.

El secreto implícito detrás de estos procedimientos de cambio de juego realmente aterroriza a los belicistas de Washington; esto delinea un frente adicional de la integración eurasiática, como un escudo antimisiles euroasiático en evolución desplegado contra los planes balísticos del Pentágono y la OTAN.

En la Conferencia de Moscú sobre Seguridad Internacional (MICS) a mediados de abril se pudo apreciar un valioso vistazo de lo que viene.

Allí tuvimos al ministro de Defensa iraní, el general de brigada Hussein Dehghan, declarando abiertamente que Irán deseaba en conjunto con los miembros del BRICS China, India y Rusia oponerse a la incontrolada expansión hacia oriente por parte de la OTAN, y caracterizando como una amenaza a su seguridad colectiva a todo lo que en la práctica son los escudos antimisiles con propósitos ofensivos de la OTAN.

También tuvimos al Ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigu, y al Ministro de Defensa chino Chang Wanquan enfatizando que sus relaciones militares son una “prioridad absoluta”; además de Teherán y Moscú subrayando que están estratégicamente en sintonía en su impulso hacia un nuevo orden multipolar.

Rompiendo el Nuevo Telón de Acero

La aventura del Maidan por parte de Washington ha producido no sólo la cristalización de un nuevo Telón de Acero desplegado desde el Báltico hasta el Mar Negro. Este es el juego visible de la OTAN. Lo que no es tan visible es que el objetivo no es sólo Rusia, sino también Irán y China.

El campo de batalla está trazado claramente entre la OTAN y Rusia/China/Irán. Así que no es de extrañar que se estén acercando. Irán es un observador en la OTSC (Organización del Tratado de Seguridad Colectiva) y está destinado a convertirse en un miembro de la OCS (Organización de Cooperación de Shanghai) para el año 2016.

Con el suministro por parte de Rusia de los sistemas S-300 a Irán; los sistemas S-400 a China (con nuevos, misiles guiados de mayor alcance); y el desarrollo de los sistemas S-500, que son capaces de interceptar objetivos supersónicos, para sí misma, todo apunta a un contragolpe de ultra alta tecnología. Y la OTAN lo sabe.

Esta naciente integración militar en Eurasia es una subtrama clave del Nuevo Gran Juego que va en paralelo con el proyecto liderado por China de la(s) Nueva(s) Ruta(s) de la Seda.

Como contragolpe a la invasión, esto tenía que suceder; después de todo Beijing se enfrenta a la invasión de Estados Unidos a través de la región Asia-Pacífico; Rusia a la invasión a través de Europa del Este; e Irán a la invasión a través del suroeste de Asia.

Washington también llevaría a cabo la invasión a través de Asia Central si tuviera los medios (no los tiene, y sobre todo ahora con las Nuevas Rutas de la Seda planificadas para entrecruzar Asia Central).

La geopolítica de Eurasia depende de lo que suceda ahora con Irán. Algunas selectas facciones en Washington se entretienen con el mito de que Teherán puede “venderse” a los EE.UU. – abandonando así sus complejas relaciones estratégicas con Rusia y China para beneficiar la entrada en el Cáucaso y Asia Central de un expandido Estados Unidos.

El Líder Supremo, así como el Presidente Rouhani ya han dejado claro que esto no va a suceder. Saben que los intentos de Washington por seducir a Irán para alejarla de Rusia y convertirla en un estado cliente no implican que Washington alguna vez acepte la ampliación del área de influencia de Irán en el suroeste de Asia y más allá.

Así que la alianza estratégica multivectorial de Rusia, China e Irán es una oportunidad. Porque pase lo que pase con las negociaciones nucleares de este verano, y por mucho que Teherán quiera la cooperación y no la confrontación, Irán está destinado a seguir siendo – junto con Rusia – un objetivo geoestratégico clave para Estados Unidos.

Ese largo y sinuoso camino

Y esto nos lleva – inevitablemente – a la GGCT (Guerra Global Contra el Terror).

El Pentágono y una variedad de neoconservadores estadounidenses siguen profundamente enfrascados en su estrategia de promover el Divide y Reinarás entre Chiítas y Sunitas con el objetivo clave de demonizar a Irán. Yemen es apenas otro ejemplo gráfico.

Sólo los tontos creerían que los Houthis en Yemen podrían salirse con la suya montando un juego de poder justo en frente de una base militar estadounidense infestada de aviones no tripulados de la CIA en Yibuti.

Una vez más, todo esto es el proceder de acuerdo al manual del Divide y Reinarás. Washington no hizo absolutamente nada para “proteger” a su régimen títere yemení de una ofensiva Houthi, mientras que acto seguido proporciona “liderando desde atrás” todo lo necesario para que la Casa de Saud se vuelva loca, matando a un montón de civiles – todo en nombre de la lucha contra la “expansión iraní “. Los medios corporativos de EE.UU., como era previsible, se han vuelto completamente locos por esto.

Nada nuevo bajo el sol. Esto ya había sido previsto desde el 2008 por el informe de la Corporación RAND, Desplegando el Futuro de la Guerra Prolongada.

Si, este es el fantástico proceder de la Guerra Prolongada del Pentágono contra los enemigos, fabricados o no, a lo largo de todo el “mundo Musulmán”

Lo que la RAND prescribía se ha convertido en la nueva normalidad. Washington apoya el fraude del petrodólar del CCG (Consejo de Cooperación del Golfo) sin importar lo que pase, siempre con el interés de contener “el poder y la influencia iraní”; desvía recursos salafi-yihadistas “apuntando a los intereses iraníes en todo el Medio Oriente”, especialmente en Irak y el Líbano, de ahí “reduce… operaciones anti-occidentales”; apuntala a los patrocinadores del CCG de al-Qaeda -y al ISIS/ISIL/Daesh- y “empodera” a islamistas viciosamente anti-chiíes en todos lados para mantener la “dominación occidental”.

La Guerra Prolongada fue formulada por primera vez en la era del “eje del mal” por el Foro Highlands, un think tank del Pentágono relativamente oscuro e infestado de neo-cons. No por casualidad la Corporación RAND es un “socio” mayor.

Esto se pone aún más jugoso cuando sabemos que los profesionales notorios de la Guerra Prolongada, como el actual jefe del Pentágono “Ash” Carter, su adjunto Robert Work, y el jefe de inteligencia del Pentágono Mike Vickers están ahora a cargo de la autodenominada estrategia militar del “Nada de estupideces” de la administración Obama.

Lo que el Pentágono – con su arrogancia habitual – no ve, es que Moscú y Teherán fácilmente identifican el juego de poder; la agenda oculta del gobierno de Estados Unidos de manipular a un Irán “rehabilitado” para vender cantidades de petróleo y gas a la UE, socavando así a Gazprom.

Técnicamente, esto tomaría años en suceder – si alguna vez sucede. Geopolíticamente, no es más que una quimera. Llámenlo, de hecho, un sueño de oleoducto.

Por mucho que Washington haga, jamás “asegurará” el Medio Oriente con Irán como un estado vasallo, lo que permitiría la transferencia de activos militares clave de Estados Unidos para la OTAN con el fin de hacer frente a la “amenaza” rusa, olvídense de volver a la Rusia de los 90 bajo el desastre del capitalismo, cuando el complejo militar-industrial se había derrumbado y Occidente saqueaba los recursos naturales de Rusia a voluntad.

La conclusión: el Pentágono ladra, y la caravana estratégica de Rusia, China e Irán continúa.

Publicado el 29 de abril de 2015 en http://sputniknews.com

Fuente de: Comunidad Saker Latinoamérica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: