Trilema de EU frente a Rusia: guerra nuclear, nueva guerra fría o acomodamiento

ALFREDO JALIFE-RAHME

por Alfredo Jalife-Rahme – Si fue un error de juicio de Estados Unidos y la Unión Europea (UE) haber subestimado la capacidad de respuesta de Rusia en la era del zar Putin –en la fase post Crimea del despliegue del nuevo orden mundial multipolar–, sería un mayor error minimizar el poderío nihilista letal de Washington, que no se quedará con los brazos cruzados ante las veleidades libertarias de Alemania y Francia, que se han acercado a Rusia mediante el acuerdo de Minsk-2, donde brilló la notable ausencia de Gran Bretaña y Estados Unidos (http://goo.gl/O8CRB0).

Una serie plural del relevante think tank Brookings Institution (BI) –El orden que proviene del caos: la política exterior en un mundo turbulento– aborda el papel que deberá asumir Estados Unidos frente a Rusia en la crisis de Ucrania.

Jeremy Shapiro –anterior miembro del Departamento de Estado y hoy becario de la BI– arguye que en lugar de armar a Ucrania, Estados Unidos debe escoger entre dos opciones, no tres, porque ni siquiera considera la guerra nuclear: la “nueva guerra fría del siglo XXI” mediante la cual Occidente contiene a Rusia; y/o un acomodamiento con Moscú al concederle una esfera de influencia en su vecindad con una mayor voz en la arquitectura de seguridad europea.

Debido al elevado riesgo de un conflicto militar entre Estados Unidos y Rusia, Jeremy Shapiro se pronuncia por el acomodamiento, que no goza buena prensa en Occidente desde 1930, pero que es preferible a una nueva guerra fría (http://goo.gl/nz08KY).

Thomas Wright, director del Proyecto sobre el Orden Internacional y Estrategia de la BI y anterior director ejecutivo del Chicago Council on Global Affairs, juega al malabarismo geoestratégico que suena hasta contradictorio: “Cómo contener a Rusia sin una nueva guerra fría” (http://goo.gl/BlsYHQ).

Más allá del contencioso de Ucrania oriental, a juicio de Thomas Wright, la fractura de la relación entre Rusia y Occidente tiene que ver ante todo con la diferencia fundamental sobre como constituir el orden de la seguridad europea.

Admite que Kiev no puede ganar la lucha contra los separatistas en Donbass, por lo que Estados Unidos y sus aliados europeos deben enfocarse en defender el resto de Europa (todo el resto que controla Kiev bajo el acuerdo de Minsk-2).

Favorece la peregrina idea de la tóxica amazona israelí-polaco-estadunidense Anne Applebaum –deThe Washington Post y esposa del superhalcón y rusófobo ex canciller de Polonia Radoslaw Sikorski–, quien aboga por construir una Muro de Berlín alrededor de Donetsk en forma de una zona desmilitarizada y tratar el restante como lo fue Alemania occidental.

¿Un nuevo Muro de Berlín en Ucrania no equivale a una nueva guerra fría?

Thomas Wright desecha cualquier perspectiva de guerra nuclear entre Estados Unidos y Rusia, pero reclama el fortalecimiento de la OTAN en su cerco económico a Rusia, cuyo PIB equivale hoy a 12.5 por ciento del de Estados Unidos, mientras que su participación del PIB global es de sólo 3.4 por ciento, cuando en la etapa de la URSS había alcanzado 60 por ciento. ¡La prestidigitación de las cifras sin armas nucleares!

Se detecta que el ataque masivo de Estados Unidos se centrará en el talón de Aquiles de Rusia: su maltrecha economía y sus vulnerables finanzas.

Thomas Wright se pronuncia por la reducción de la influencia de Moscú en Europa central mediante una moderna contención aplicada por Washington y sus aliados europeos, mientras rechaza los altos costos de una guerra fría, así como las consecuencias catastróficas del regreso del orden de las esferas de influencia en Europa.

Para Wright la contención moderna comporta tres características: debe ser regional (confinada a Europa central), basada en armas convencionales sin armas nucleares y dirigida contra Putin y no contra Rusia. Sin contar sus exorcismos pueriles, Wright exhibe exageradas contradicciones y acrobáticos malabarismos que no toman en cuenta la nueva doctrina nuclear estratégica del Kremlin (http://goo.gl/C7HiIK).

La flagrante contradicción de Thomas Wright es que su “contención sin guerra fría” será equiparada justamente como “una nueva guerra fría” por Rusia, que tampoco se quedará con los brazos cruzados, como ha demostrado fehacientemente desde 2008 en Osetia del Sur, Abjasia, Crimea y ahora en Donbass.

Fiona Hill –directora del Centro sobre EU y Europa en la BI– es de las pocas académicas de Estados Unidos que no desprecian los alcances de Rusia en Europa, en la era de Vlady Putin, como consecuencia de su triunfo estratégico en Ucrania mediante el acuerdo Minsk-2 y la derrota estrepitosa del ejército del régimen de Kiev en Debaltsevo: “así como Estados Unidos festejó su victoria en la guerra fría, ahora es el turno de Occidente de ser humillado”, cuando Putin intenta que Rusia trace las nuevas fronteras de Europa.

Para Fiona Hill la historia de Rusia, su nostalgia imperial, su religión y valores han probado ser potentes instrumentos para que Putin reafirme la posición de Rusia.

No lo dice, pero la historia milenaria de Rusia se inicia en el siglo IX desde la región de Kiev Rus, la matriz eslava de Rusia y Ucrania, para alcanzar su máxima extensión territorial en el apogeo de los imperios zarista y soviético, para luego caer en el agujero negro (Zbigniew Brzezinski dixit) de su balcanización en su recorrido de 11 siglos (video interactivo: http://goo.gl/2xeWTD).

A juicio de Hill, el objetivo de Putin es jalar a los europeos lejos de Estados Unidos, dividirlos entre ellos y obtener que la UE levante las sanciones, todo sin conceder algo en Crimea y sin resolver la guerra en Ucrania.

Fiona Hill ostenta muchas coincidencias con mi tesis sobre la multipolaridad del nuevo orden mundial: Putin desea que Europa entienda, como declaró en un discurso a los embajadores de Rusia en 2014, que el orden unipolar encabezado por Estados Unidos había finiquitado.

También otra coincidencia conmigo es la prevalencia de un sutil orden tripolar geoestratégico entre Estados Unidos, Rusia y China: EEUU está sobrextendido después de más de una década de guerras en Afganistán y en Irak, y parece incapaz de tratar con las crisis en el Medio Oriente, mientras China es el jugador dominante en el este de Asia.

Europa perdió su aureola de antaño y a los ojos de Putin, según Hill, no juega cuando la crisis de la eurozona ha socavado a la UE política y económicamente.

Fiona Hill, especialista en la relación trasatlántica entre Estados Unidos y Europa, juzga que hoy el presidente Putin ve a Rusia como un país muy diferente, mientras Occidente le parece débil, por lo que desde su punto de vista la mesa se volteó (http://goo.gl/sv50tk).

Llamó la atención que Qu Xing, embajador de China en Bélgica (¡nótese el lugar!), haya declarado quelas naciones occidentales deberían atender las preocupaciones legítimas de seguridad de Rusia en Ucrania (http://goo.gl/6BknTh).

A mi juicio, la tripolaridad geoestratégica es consecuencia de la decadencia de Estados Unidos, la resurrección de Rusia y el ascenso irresistible de China, quienes tienen la suprema responsabilidad de definir sus respectivas esferas de influencia sin nuevos muros de Berlín ni nuevas guerras frías, lo cual, en suma, (re)clama el acomodamiento del nuevo orden multipolar que parece definirse en su cúpula como un G-3 que no se atreve a pronunciar su nombre.

01/03/2015

Fuente: www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: