Deudocracia

CARLOS MARTINEZ-CAVA

por Carlos Martínez-Cava – Una mayoría absoluta para no rendir cuentas al español de a pie. Una mayoría absoluta para obedecer a las tres poderosas agencias de calificación y estar pendientes de sus dictados (Standard & Poor’s, Moody’s y Fitch). Una mayoría absoluta para someter a todo un pueblo a los dictados de una deuda que no se creó para beneficiarle. Si algo ha evidenciado la crisis que, visualmente, nace de la caída de Lehman Brothers es la desviación de caudales que debieron sostener un Estado de Bienestar para pasar a mantener unos entes financieros que se convirtieron en delicuescentes órganos al servicio de la especulación y el enriquecimiento de minorías que nadie eligió en unas urnas.

Cuando una empresa privada quiebra, despide a sus empleados y se disuelve. Cuando es un Banco el que aflora unas pérdidas insondables, es el Estado el que corre en su ayuda. Se habla de los pasivos bancarios y de las deudas de las comunidades autónomas.

Una empresa privada es auditada y sus cuentas depositadas en el Registro Mercantil. Una Comunidad Autónoma no tiene una Auditoría Pública que pueda ser conocida por los españoles que, en ella, residen. Nadie sabe de dónde nace la deuda que las convierte ahora en la excusa para desmontar el Estado de Bienestar, subir impuestos y organizar por Decreto Ley una Reforma Laboral que, en su propio Preámbulo reconoce hacerse de forma urgente por LAS PRESIONES DE LOS MERCADOS FINANCIEROS SOBRE LA ZONA EURO Y LA DEUDA PUBLICA ESPAÑOLA Y LAS RECOMENDACIONES DE LA UNION EUROPEA.

¿Qué clase de Deuda tiene España y sus Comunidades Autonómas? Conociendo los efectos y que dicho endeudamiento no ha ido, en ningún caso, a beneficiar directamente al ciudadano, cabe calificar esa deuda como DEUDA ODIOSA, en el sentido y concepto que, jurídicamente, se le ha dado por el Derecho Internacional.

El concepto fue enunciado por Alexander Sack en 1927:

“Las deudas odiosas son aquellas contraídas en contra de los intereses de la población de un país, sin el consentimiento de los ciudadanos y con pleno conocimiento por parte de los acreedores. De esta forma, estas deudas no pueden hacerse valer contra un estado deudor”.

El mismo Sack, decía: “Igualmente podríamos colocar en esta categoría los préstamos contratados con el objeto manifiesto de responder a intereses personales de los miembros de un gobierno o de las personas o grupos ligados a un gobierno, y que por ello no tienen ninguna relación con los intereses del Estado”. “Los acreedores de tales deudas, cuando han prestado con conocimiento de causa, han cometido un acto hostil con respecto al pueblo, y por lo tanto no pueden contar con que la nación liberada de un poder despótico asuma las deudas “odiosas” que son las deudas personales de ese poder”.

¿Cómo no ver en esta enunciación la concesión de grandes sumas de las Cajas y Bancos a Partidos Políticos a los que luego se les ha condonado esa deuda o otorgado a interés que dista mucho de ser el que se le da a un español de la calle? ¿Cómo no ver que detrás de la deuda de las Comunidades Autónomas no hay la persecución de un Bien Común? ¿?A quién deben las Comunidades Autónomas…?

Son deudas que el Pueblo Español no tiene que asumir ni verse obligado a pagar con sus impuestos como si de una maldición se tratase. Del mismo modo que Estados Unidos apeló a este principio de “Deuda Odiosa” cuando, tras obtener de España la soberanía de Cuba en 1898, no quiso asumir las deudas porque expuso que era dinero empleado contra el pueblo cubano para reprimir que declarase su independencia. Y también empleó ese argumento para que Irak se liberara de la deuda hacia Francia y Rusia de compra de armas militares.

No deja de ser llamativo que partidos griegos como el ND y el PASOK se muestren contrarios a la idea de realizar una Auditoria Pública de la Deuda. Es fácil imaginar el porqué: porque fue dinero obtenido por una casta política y usado en contra de los intereses de los ciudadanos.

En 2001, el gobierno griego hipotecó el futuro para presentar un presente próspero falso. Hicieron que la deuda griega se hiciera más baja de lo que era mediante el cambio de un préstamo de Yen al Euro, utilizando tipos de cambio obsoletos. Fueron ayudados por Goldman Sachs, que ganó millones por este acuerdo. Esto se desveló con gran escándalo en 2010. El escándalo aumentó cuando Alemania al negociar el apoyo a Grecia le impuso que le comprara armas. Grecia debía reducir pensiones y prestaciones sociales, pero…debía comprar armas a Alemania.

Que en España se comience a hablar de esta posibilidad, aterra al Poder establecido. Se ha convertido en un argumento poderoso en manos de quienes están levantando políticas contra el Estado Autonomico como sistema de depredación del pueblo español.

Seguir aceptando subidas de impuestos, incumplimientos de programas electorales, sin modificar en nada el Sistema que permite que el dinero público no revierta al Pueblo en forma de servicios y bien común es una bomba de relojería.

El régimen se convierte entonces en una “Deudocracia”, en el gobierno de la deuda. Gobierno de los acreedores sobre los que deben pagar, sin saber porqué deben hacerlo.

Yo no quiero vivir en un pueblo sometido ni esclavizado por entidades sin nombre que mediatizan la Soberanía Española. No quiero este destino para mis hijos.

La Deuda odiosa NO se paga.

La Liberación de España comienza por enunciar y formular la Verdad. Esta es una de ellas. Te invito a compartirla.

Fuente: Carlos Martínez-Cava

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: