Charlie Hebdo o Francia

JE SUIS MANIPULE

por Jorge Cuello* – De pronto la pantalla del televisor corta el programa que tiene atrapada nuestra atención.

Titulo catástrofe. Música y tono de voz acorde. Todo junto y armoniosamente para la mala nueva.

Han perpetrado un atentado en algún lugar de la Gran Aldea Mundo.

Inmediatamente las primeras imágenes del hecho, también catástrofes.

Nuestra mente, instintivamente despliega un alerta que nos tensa.

¿Qué está sucediendo? La gran prensa libre ha encendido sus motores de penetración sicológica profunda y masiva, para aprovechar al máximo el acontecimiento.

Se ha producido un atentado. Hay que decirle a las masas qué cosa tienen que pensar y qué no. Hay que relatar “como ocurrieron los hechos” y luego, en el momento justo, “expertos” y notables analistas nos dirán cómo tenemos que interpretar el suceso y cómo pensarlo de ahora en más.

Charlie Hebdo se ha teñido de sangre apenas comienza el año. París llora los mártires de la “prensa libre”, de la “laica y libre expresión”, y Europa la acompaña.

Y bien. El relato oficial parece cerrar; un grupo de fanáticos islamistas mataron personal del inocente Charlie Hebdo. ¿Motivo, si los hay? Sí, por supuesto: el semanario tiene de cliente a Mahoma y a Alá, profeta y Dios de los Musulmanes. Y eso ha desatado la ira de un par de fanáticos de ese credo, siempre asimilables a loquitos sueltos.

Sin embargo, apenas comenzamos a analizar “en serio” el tema, surgen dudas por doquier.

Ante todo es preciso ubicar en su exacto lugar “qué cosa es un atentado”.

Un “atentado”, es decir, esa acción agresiva llevada adelante por un grupo ( o un individuo, ahora lo llaman “lobo solitario”) que sorpresivamente la realiza sin miramientos respecto al daño humano o material que provoca, es, por su naturaleza “un hecho táctico”. Esto es el concepto fundamental de donde debemos partir para analizar un “atentado”.

Nunca, salvo rarísimas excepciones, estos hechos de violencia calculada son en sí mismo, sino son parte de una operación mayor. Necesariamente están insertos en una estrategia que los contiene y les da sentido.

Si lo vemos en sí mismo, ningún atentado tiene sentido. Y como el verdadero sentido no se puede decir, pues a ese sentido se la da una estrategia que nunca puede ser develada, (como corresponde, por otro lado, a toda buena estrategia), el grupo que maneja la estrategia ya tiene de antemano planeada las señales que dará para hacer creer que el motivo de la operación fue tal o cual cuestión, que por supuesto nada tiene que ver con el verdadero fin de la acción llevada a cabo, que por otra parte, se le da a entender a quienes corresponda.

El “atentado” es, por lo tanto y en general, una operación de orden militar, ya que es un hecho violento de guerra.

Ahí está en nuestros días el bueno de Charlie Hebdo, maltrecho, mal herido y sangrando, llorando muertes y dando explicaciones que solo pueden creer la masa sicomanipulada y los repetidores de slogans y frases hechas que acostumbramos a leer o escuchar en pantalla.

Si la operación “atentado” es una táctica ¿A qué estrategia responde o está inserta la matanza en el inocente Charlie? ¿Quiénes conciben, planean, instrumentan y ejecutan esa estrategia? Señores, estamos ante el quid de la cuestión.

Antes de entrarnos en este terreno de las conjeturas posibles, tengamos en cuenta otra característica vital de un atentado: nunca modifica un curso de acción ni una línea estratégica. Hace falta una cadena de hechos, de índole adecuado, para afectarla. Pero lo que hemos vivido puede ser la flecha al aire y encendida, que indica el inicio de las operaciones.

Es muy importante también considerar y tener muy presente que los efectos o consecuencias de esos hechos u operaciones tácticas son concebidos como multidireccionales. Se disparan directa o indirectamente hacia múltiples círculos o ámbitos de la vida de la entidad destinataria. O se insertan en procesos en los que pasan a tener un significado.

Todo está previsto en la planificación estratégica para explotarlo al máximo.

En este sentido podemos apreciar distintos ámbitos, niveles y entidades donde ha salpicado la sangre de Charlie.

Si comenzamos por casa, tengamos en cuenta que por las ventanas de Francia se están asomando algunos fantasmas que no son ni del gusto ni del interés de ciertos factores de poder tanto europeos como americanos.

¡Observad¡ ¿Qué rostro es aquel que se asoma por la ventana oriental..? Es Putin !! ¡Horror! El oriente semibárbaro otra vez a las puertas de la bella Europa de la “democracia y el multiculturalismo”

En efecto. Es llamativo que comienzan a aparecer en el ambiente político francés señales a favor de una mejor relación con Rusia. El 05 de enero, dos días antes de la masacre de Charlie Hebdo, el Presidente Francois Hollande declaraba a radio France Inter, según la agencia AFP, Hay que levantar las sanciones (a Rusia) si hay avances (sobre Ucrania). Si no los hay, las sanciones seguirán vigentes”. Y expone el marco en que tamaña cuestión se resolvería “Voy a Astana(Kezajastian) el 15 de enero con una condición: que pueda haber nuevos avances. Si se trata de reunirse y hablar sin que haya progresos, no vale la pena. Pero pienso que sí se avanzará”.

En esta importante reunión, los líderes de las potencias de Europa continental, Hollande de Francia, Merkel de Alemania y Putin de Rusia, junto a Poroshenko de Ucrania tratarán de resolver la suerte del Donbass ucraniano, y tal como están desarrollados e interconectados los procesos económicos, geopolíticos y militares vigentes, todos sabemos que Rusia, dada la capacidad natural e histórica que posee para influenciar en ese territorio en disputa, puede llegar a imponer condiciones favorables, pero siempre dentro de la resolución de la cuestión, o al menos de avances significativos. De lograrse, y tal como lo declara Hollande, estos avances ponen a los europeos en condiciones de resolver el otro gran problema que EEUU, de la mano de Ucrania, les ha puesto sobre sus espaldas: las consecuencias peligrosamente negativas para las economías del continente originadas en las sanciones económicas a Rusia. El acuerdo o los avances sobre el este ucraniano, pueden servir de pretexto para que Francia, Alemania y otras naciones europeas levanten las sanciones impuestas a Rusia y el necesario intercambio económico, financiero y cultural vuelva a florecer entre ellas, pese a los grupos duros de poder de la OTAN.

Pero el fantasma ruso no solo se asoma por la ventana ucraniana de Francia. Hay otra ventana, rosada, rebosante de “profumo di donna”, que abre o cierra una señora llamada Marine Le Pen, cuyo partido, el Frente Nacional, ganó las elecciones europeas en Francia. Reitero GANÓ las elecciones europeas en Francia el 25 de mayo del 2014, hace solo seis meses. Y ahora, elegida presidente de su Partido, hace campaña electoral para la presidencia de la nación en compañía de autoridades rusas, enviados especiales del Sr. Putin, Sres. Andreï Issaïev, vicepresidente de la Duma, la cámara baja del Parlamento ruso, y Andreï Klimov, jefe adjunto de la comisión de asuntos internacionales del Consejo de la Federación Rusa, la Cámara Alta, presentes y hasta oradores en el Congreso Nacional del Frente Nacional en Lyon. (ABC España, 1 de diciembre de 2014).

Nadie duda en lo más mínimo el mensaje político que dicha presencia moscovita significa. Menos aún de los nueve millones de euros que el Sr. Putin facilitó, para su desarrollo político, al Frente Nacional en calidad de préstamo. Pareciera que el genio de De Goulle, desde la gloria de Francia, señala el horizonte hacia donde mira Le Pen y sus cuadros políticos.

Y entonces ¡explota en sangre el “inocente” semanario Charlie Hebdo!

Un grupo de “fanáticos musulmanes”, al grito de Ala, Ala, Al Qaeda, Al Qaeda, sorprende a los Charlie´s boys y hace una masacre….dicen.

Yo pregunto: si dos individuos usan uniformes de combatientes, se mueven como combatientes, disparan sus armas como combatientes, operan como combatientes, escapan como combatientes ¿Qué son?

Exactamente lo que el Canciller ruso, Sr. Lavrov, asegura: combatientes, que lucharon en Siria contra el Presidente Assad (RT, 12 de enero 2015)

De la misma información es el editor jefe de la cadena francesa iTele, Sr. Menget, que afirma que los hermanos Kouachi (de origen argelino), presuntos ejecutores del ataque pertenecen a la célula terrorista «Buttes-Chaumont», que «está directamente vinculada con al-Qaeda». Según el periodista Mitchell Prothero, del diario norteamericano McClatchy, el 07 de enero afirma que los hermanos Kouachi, fueron reclutados por un hombre de la inteligencia francesa, David Drugeon, que operaba en las filas de Al-Quaeda en el área de explosivos.

Es muy evidente: el atrevido don Charlie fue atacado por personas entrenadas militarmente. No es por lo tanto un acto de violenta reacción de simples musulmanes hartos de soportar los agravios del bueno de Charlie. Fue una operación militar.

Sobre los paredones de Francia alguien escribe con el rojo de esa sangre: “señores futuros presidentes, ¿han observado con atención lo que os depara el destino si osan desafiarnos? Firmado: los patrones de los yihadistas”.

De todos los grupos “rebeldes” que luchan en el Masrek, en el Magreb y en el Levante, no hay ¡uno solo! que no esté inventado, reclutado, entrenado, armado, financiado, fanatizado, sicolavado, degenerado, estructurado, organizado, orientado, conducido y, en fin, lanzado a la guerra, por los servicios de inteligencia de las potencias occidentales, súbditos todos de la sociedad CIA-MI6-OTAN.

¡He ahí pues los firmantes patrones!

Y si el atentado fue un mensaje de los “patrones”, como todo hace suponer, la traducción sería: “Francia de acá no se mueve”.

Paul Roberts, ex Subsecretario del Tesoro de Estados Unidos lo expresa sin pelos en la lengua: “fue una operación de bandera falsa“diseñada para apuntalar el estado vasallo de Francia ante Washington”. (www.PaulCraigRoberts.org, enero 11 del 2015).

¿Destinatarios? La clase política francesa en su conjunto, y Francois Hollande y Marine le Pen en particular. Y en segundo lugar, los líderes europeos inquietos hoy por la cuestión rusa y las imposiciones norteamericanas a Europa, que dañan a las clases medias y medias altas industriosas del viejo mundo.

Puede entonces la masacre de Charlie tener también un mensaje muy específico para la Sra Marine Le Pen: “Madame, en caso de ganar, cuidado cómo gobernareis, o la guerra yihadista azotará Francia sin piedad. Observad lo que hicimos en Siria, y no tembleis, mas bien, piensa”.

De ser también el FN un destinatario del “atentado”, estaríamos entonces ante el primer trabajo práctico de un nuevo actor en el escenario francés: los islamistas armados, luchando en tierra europea, por primera vez desde que se expulsó a los turcos de las puertas de Viena en 1683.

El mensaje a la rubia gala de parte de los grupos duros de poder de Estados Unidos y Europa, está referido sin dudas a las políticas que promete impulsar Marine Le Pen desde el Estado, ya sea como Presidente de Francia o ejerciendo el poder del número desde las bancas.

Esta operación Charlie-Kosher sería el inicio del desgaste de la Sra. Le Pen.

Estamos en el momento justo para desatar el proceso sicológico masivo tendiente a manipular la opinión de los seguidores de tal o cual político e instalar las preferencias de otros tantos, mediante acciones, de diferente índole, pero armonizadas a tal fin. Falta un año y medio para las elecciones presidenciales, y ya mismo hay que comenzar con esta operación. Ni antes ni después. Todo buen director de propaganda lo sabe. Y los “patrones” cuentan con todo el dinero y todos los medios necesarios para llevarlo a cabo, en Francia, en Europa y en el Mundo, si se lo proponen. Tienen vasta experiencia en el tema.

A la vez, reaparece Sarkozy, el inefable hombrecito, según las malas lenguas demasiado cercano a la CIA.

De seguir adelante los duros “patrones” con la línea estratégica de violencia, se irá construyendo un clima emocional de embozada guerra civil, y la misma le dará el marco a la campaña presidencial. Ese es el peligro para Le Pen. En ese clima, Sarkozy, el candidato del establishment francés americanizado, cuenta con infinitos medios: el complejo mediático-cultural de los duros de la CIA-MI6-OTAN, los “patrones” de los dihayistas, entre otros tantos súbditos.

La segunda operación consecuente en ese sentido ya ha sido lanzada, y se llama “la unión nacional”.

Han creado un acontecimiento que abre las puertas a las sensaciones, a los anhelos, al deseo colectivo de sentirse “todos unidos”, pues “fuimos atacados” por una fuerza armada, en resumidas cuentas, externa.

La consigna es ¡ Unión Nacional!

Y ahí fueron todos, millones de franceses arrastrados de sus emociones trabajadas al milímetro, lanzados a expresar su amor “por la libertad de expresión” simbolizada en “Yo Soy Charlie”. En realidad mostraron su profundo temor porque la guerra exhibía su soplo helado en la vida cotidiana de la burguesa ciudadanía parisina.

Y en ese “todos unidos” se licuan las subjetividades. “Los yihadistas nos atacan, mejor malo conocido que bueno por conocer”. “Votemos a Hollande o Sarkozy, con Le Pen la guerra civil será un hecho, no queremos mas líos”.

Todo muy sutil, muy noble, muy “francés”, en el sentido de nacionalidad lavada, de comodidad burguesa.

Heyyy, pero yo soy diferente a todos esos”, dice la Sra. Marine.

Esa será su tumba. No es el momento de ser diferente, ¡“unidad nacional”, Señora!

El sistema de dominación buscará establecer la hora de las izquierdas “populares”, los socialismos del sistema, que todo lo cambian con el discurso pero en los hechos todo seguirá igual. O las “derechas” salvadoras, que ponen orden, que da a cada uno su merecido y promueven la “libertad del mercado” al que, imaginariamente, todos los franceses pueden libremente concurrir. Pero en los hechos, todo seguirá igual.

Es una posibilidad.

¿Y el bueno de Charlie Hebdo, a que jugaba? Realmente no sabemos si jugaba o jugaban con él.

Pero en la geopolítica, “todo es una herramienta”. Y por lo que ha hecho hasta ahora el bueno de Charlie, también es evidentemente “una herramienta”. ¿En qué sentido? Charlie crea ambiente, nos guste o no. Opera sobre las mentes, en el rango “valores” y sus consecuencias: “conductas masivas”. Crea estados de ánimo en dirección a… En este caso en tener constantemente disgustado, juntando odios y rencores día a día, mes a mes, año a año, alimentando sed de venganza a nada menos que cuatro o cinco millones de musulmanes franceses sin olvidar a los treinta y tres millones de musulmanes europeos, y siempre recordando que en Francia cuentan con cerca de trescientas Mezquitas. Estas instituciones legales que además de realizar su misión religiosa respetable y valorable, en muchos casos también orientan a “los muchachos” hacia tal o cual acción.

Charlie Hebdo no hizo más que meter presión a un horno que en algún momento “alguien” haría estallar en dirección a…, como es lógico de suponer aún al más lelo de los homínidos. Se les escapó a todos, empachados de ideología, cómo vive la Europa comunitaria de nuestros días. Naturalmente a todos, menos a los “patrones”, expertos en sacar provecho de los errores o estupidez ajena

Charlie Hebdo y los políticos de turno, los pensadores y los ideólogos, los policías y los analistas, los profesores y los alumnos, confundieron “Libertad de Expresión” con “libertad de agresión”, y “laicismo” con “militancia anti cristiana y anti Mahoma y Alá”. ¿O no agredía don Charlie a cinco millones de “compatriotas musulmanes”, como los llama Marine, con sus burlas y abusos sobre Mahoma? ¿Y no agredió asquerosamente a la comunidad cristiana, evidentemente hoy sin capacidad de reacción? ¿Es acaso que la “Libertad de Expresión” está por sobre la agresión masiva? A mí me enseñaron desde pequeño, que mi libertad termina donde empieza la del otro. Y de ahí supe que mi libre expresión termina donde empieza la libre expresión del otro. ¿Tan difícil es aprender y practicar esto? Creo que no. Y aunque nos duela la panza del empacho ideológico que padecemos, ¡digámoslo! o nos hacemos los idiotas o nuestro empacho ya está llegando al cerebro y lo está paralizando.

La olla a presión que alimenta Charlie cocina en una mezcla de odios y rituales el caldo de cultivo donde crecen y se predisponen a la acción cientos de hombres y mujeres. Es el fuego necesario, para que todos los argumentos cobren un sentido. Es el polo dialéctico que direcciona las enseñanzas y creencias religiosas hacia una síntesis buscada: la violencia religiosa; es la aguja que les pincha el traste. Es, para los operadores tácticos y planificadores estratégicos, la herramienta “pretexto”.

En las cercanías, con sus sofisticadas redes siempre listas, se pasean atentos a una buena pesca los agentes subversivos, desde la CIA hasta el ISIS, y desde Al Qaeda hasta el MI6,

En esta línea de pensamiento encontramos al periodista y analista del The Telegraph, del Reino Unido, Sr. Michael Diácono, que en su análisis del 8 de enero del 2015, deja entrever lo que él llama “el triunfo de los yihadistas” en caso que Francia y Europa se lancen sobre ellos a cazarlos como ratas, a “culparlos, perseguirlos, quemar sus libros, atacar a sus mezquitas, amenazarlos en la calle, exigir su expulsión de las sociedades occidentales. Acciones que, a su vez, asustan a los musulmanes occidentales, los aíslan. Y así conducir a algunos de ellos para apoyar – e incluso convertirse -a terroristas”.

Lo peor que pueden hacer los cristianos es seguir este tren, el que describe M. Diácono.

Sin embargo, ya hay instituciones cristianas que están presionando en aquel sentido.

Arriba hablábamos de “ámbitos”, niveles, donde la operación comando Charlie Hebdo hace sentir su existencia.

Tal como están dadas las cosas en el viejo mundo, no es de extrañar que otros círculos de poder hagan uso y hasta abuso de la masacre en Charlie Hebdo. Me refiero a la política exterior francesa.

De seguir Francia en la línea de los duros de la OTAN, pudiéramos estar ante la posibilidad, siempre considerando una escalada en Francia y Europa de ataques “yihadistas”, es decir, de la CIA-MI6-OTAN, de una mayor participación de las Fuerzas Armadas de Francia, aludiendo al motivo yihadista, en acciones militares en el mundo árabe, en el cercano y medio oriente, en el Cáucaso, en Africa, en fin, donde el Mundo parece estallar en mil pedazos.

Todo depende hacia qué línea estratégica mundial recuestan a Francia sus clases dirigentes. Si es Marine Le Pen o Sarkozy. Pero esto es muy delicado, porque las líneas de desplazamiento de influencia natural de Rusia y la OTAN necesariamente chocan. Rusia solo puede expandir su influencia vital hacia el Oeste. Y la OTAN solo hacia el Este. ¡Y ya están casi cara a cara!

Personalmente estoy convencido que la lucha, si bien es cierto los territorios ricos en recursos naturales y sobre todo energéticos son fundamentales, creo sin embargo que la lucha ¡es por Europa! Y no estoy seguro que los europeos piensen lo mismo.

Tal vez porque yo esté equivocado. O porque ¿No estarán sufriendo ellos también “la traición de sus clases dirigentes”?

Por último, y permaneciendo en el ámbito de la política internacional, la presión de los círculos de poder francés en el Parlamento para reconocer el Estado Palestino puede también ser otro foco de discordia donde el elemento “yihadista” está a disposición de ser utilizado para un lado o para el otro. Y esto a nivel europeo.

En fin, son tiempos decisivos, duros, arduos, pero henchidos de gloria.

Desde la lejana Argentina, atentos siempre a Europa (también somos un poco de ella) y más allá de Charlie Hebdo, de los yihadistas, de la OTAN y la CIA, estoy seguro que Francia “bien vale una Misa”.

Rosario, Argentina, 14 de enero del 2015

*Jorge Cuello, Licenciado en Historia.

jorgecuello.personal@gmail.com

NOTAS.

(1) La línea de escape que sigue Hayat Boumeddiene, novia del terrorista que ataca el supermercado Kosher: Madrid, Estambul, Siria del norte, es “una línea limpia de la OTAN”.

(2) http://www.eldiarioexterior.com/resultadosbusqueda.asp

2 comentarios to “Charlie Hebdo o Francia”

  1. Un certero análisis. La lucha es por Europa. La ‘cosa nostra’ atlantista, al más puro estilo de la mafia siciliana, dice protegernos pero en realidad somos sus prisioneros, y amenaza con el desastre si nos alejamos mínimamente de ellos.

  2. Me resultó ameno y claro, lo entendí a pesar de no estar empapada en el tema. “Con tanto humo el bello fiero fuego no se ve” dicen los redondos. Siempre hay que pensar de ante mano que hay algo que no te están diciendo. Espero que su análisis deje a alguien pensando al menos, como a mi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: