Anticomunistas

TODOS COMUNISTAS
por Juantxo García – Cuando yo tenía 7, 8 , 9 años mi padre me llevaba los domingos por la mañana de paseo. Íbamos, con preferencia, a la valencianísima plaza redonda, a intercambiar cromos, desde Benicalap. Cogíamos el “trenet” que nos llevaba hasta la estación central del llamado “puente de madera” y, desde allí, nos íbamos andando al centro. Muchos de esos días, para variar, íbamos a vistar a un hombre enjuto y alto llamado Miguel, al que mi padre llamaba Miguel “el cristalero”, que era de Albacete como él. Recuerdo que su mujer se llamaba Maruja y no pocas veces nos recibió con las lágrimas en los ojos: habían detenido a su marido. Miguel “el cristalero” era militante clandestino del PCE y sobre él se cebaron los “grises”, por lo que comentaba mi padre, en más de una ocasión y, desde luego, siempre con escasísimos modales; esto es, lo molían a palos.

Miguel “el cristalero” es el único comunista al que conocido. Años después, en la universidad, me topé con algunos otros comunistas, pero estos ya no eran del “temple” de Miguel “el cristalero”, estos comunistas eran ya un recuelo pasado por el cedazo del la revolución pequeño-burguesa de mayo del 68; esto es, puro plexiglás.

Los comunistas de hogaño, después de décadas de estupidización a través de los planes de educación (aunque mejor sería decir trepanación) demo-capitalistas aún son de infinita peor calidad que los pululaban durante la “transición”. Al menos, aquellos, que ahora rondarán los sesenta tacos, leían a Marta Harnecker y eso que se llevaban al coleto.

Seamos realistas. Comunistas, comunistas, lo que se llama comunistas no hay, salvo en la reserva prusiana (y no sé si decir espiritual) de Corea del Norte. En España es posible que quede alguna secta perdida, pero lo que en los medios de comunicación y en los chascarrillos se entiende (nos venden) por comunista es una trola del tamaño de la pirámide de Keops.

¿Qué hay, pues?

Por un lado, niñatos que, como mucho, juegan al bolivarianismo de salón en una suerte de cocktail que reúne todos los “ismos” evacuados por las diferentes izquierdas a lo largo de todos estos decenios y para los que Lenin, caso de vivir en esta navidad de 2014, no tendría más remedio que aplicar el calificativo de “mencheviques blanditos”… para volverse inmediatamente después a la tumba.

Stricto sensu, el comunismo no existe salvo de manera nominal. En todo caso, los medios de comunicación del sistema pasean por las teles un espantajo para acobardar a la masa. Cuando empiece la andanada electorera contra Podemos (otro pálido, pálido, pálido recuelo de viejos relatos vagamente comunistas) veremos con mayor asiduidad este grosero show intimidatorio. Pero que nadie se espante: un show televisivo es un show televisivo.

¿Significa esto que el anticomunismo no tiene su eficacia como vía para que la grey no se desmadre? En absoluto. El anticomunismo vende y es útil todavía. Así, el anticomunismo, entre otras cosas, sirve para que la mesnada “de orden”, facha y postfranquistoide, a través de su terminales mediáticas (Es-radio, Intereconomía y otros “coches escoba” sistémicos), esté “en guardia frente a la que se avecina”.

El anticomunismo, pese a ser una zanahoria para tontos, sigue cumpliendo un importantísimo papel.

Mientras el tonto ve su cerebro invadido por el “anticomunismo”, queda incapacitado para hacer cualquier análisis de la realidad medianamente serio. Mientras el fachilla de a pie, piensa en que Stalin sigue al acecho, le es inevitable pensar que Estados Unidos es el emporio de la libertad, el paladín de la democracia y el superhéroe de la Marvel que nos bendice (y nos defiende) al resto de mortales con el justiciero mazo de la libertad liberal.

Mientras el tonto ve su cerebro invadido por el “anticomunismo”, no puede dejar de percibir a Valdimir Putin como una suerte de gatuno Mefistófeles que vino del frío, ser diabólico que se desayuna todas las mañanas con tres bebés crudos, y cuyo objetivo (avieso objetivo) no es otro que quitarnos las vacaciones de verano, deportar a Jorge Javier Vázquez y a Paz Padilla a algún lugar recóndito de Siberia y, por supuesto, arrebatarnos la liga de fútbol profesional.

Mientras el tonto ve su cerebro invadido por el “anticomunismo”, el ser inerte que padece de imbecilidad no piensa en que su país es una colonia económica, militar y cultural del Tío Sam. Es tan idiota, tan idiota, que incluso ha olvidado como estos hijos de puta nos trituraron en 1898 y hasta les ponen carita y sonrisa boba.

Mientras el tonto ve su cerebro invadido por el “anticomunismo” y piensa que “el Coletas” quiere convertirnos en una Venezuela cualquiera, no se da cuenta de que, de facto, España ya es, en su faz más tétrica, una Venezuela cualquiera. Y, por supuesto, ni remotamente ha oído hablar de lo que representa el TTIP para él, su familia y su bolsillo.

El anticomunismo es pura diarrea mental y sopa para esquizoides.

Postdata: lo dicho para los anticomunistas es, dándole la vuelta a la tortilla, aplicable al 100% a los de la acera de enfrente, a esos otros analfabetos funcionales que conocemos como “antifas”.

Anuncios

3 comentarios to “Anticomunistas”

  1. Totalmente de acuerdo.

    Pero no me fío un pelo de Podemos. Por unos días me dejé llevar de una cierta euforia; ahora ya no:

    Monedero a favor del federalismo asimétrico; con naciones, nacionalidades y regiones y cámara territorial legislativa

    http://www.burbuja.info/inmobiliaria/politica/601924-monedero-a-favor-del-federalismo-asimetrico-naciones-nacionalidades-y-regiones-y-camara-territorial-legislativa.html

  2. El anti comunismo está vivo y actualizado todos los días. El Sistema y sus medios de manipulación médicos nos bombardea diariamente con sus técnicas de lavados de cerebro. ¿Porque lo hace? Po miedo al comunismo, La burguesía desde la toma del palacio de invierno por los bolcheviques estará siempre temeroso de la revolución. No lo evidenciara claro en sus expresiones de ideología dominante. Por las razones obvias de su propia ideología que niega la división en clases y la propia lucha de clases. Su visión de la sociedad se limita a una estúpida e hipócrita concordia entre ciudadanos. A través de sus medios, el poderoso Poder Mediático, uno de los Podres del Estado, no declarado evidentemente, claro, incrusta en los cerebros partículas del vacío apolítico, pretendiendo hacer de la población, sobre todo de la clase trabajadora, la mayoritaria y determinante clases trabajadora que deambule desorientada y desestructurada de su naturaleza de clase. Porque si algo teme el Poder burgués es un a clase trabajadora CONCIENCIADA ORGANIZADA Y CON DETERMINACION DE GANAR. Es por eso que pretende vaciar y desorientarla para en época de vacas flacas deambule desorientada como zombis egoístas e insolidarios. El sistema no nos hablara nunca del comunismo directamente, a veces algún tertuliano ultra soltara bilis pero eso no s hablar de comunismo eso es hablarnos de anticomunismo, Nos dirán y aburrirán diariamente con que el comunismo esta fracasado, caduco y que además no es ” modelno y astual” tal y como nos lo presenta nuestro inefable PIT. Pero no dejemos embaucar por nuestros burguesitos que siempre han sido el sumun de la mentira y el engaño. Recoiendo lee ” QUE ES Y PARA QUE SE CREO EL ANTICOMUNISMO”
    http://beniezu.blogspot.com.br/2014/04/que-es-y-para-que-se-creo-el.html

  3. Bueno, dejaré de lado el debate sobre si el comunismo (o los comunismos, pues no todos han sido iguales) es la alternativa oportuna a “lo que hay”. No veo que el artículo pretenda abrir este tema ni tampoco me parece el más interesante para poder concluir puntos en común (me está saliendo la vena “sunnita”, vaya) que nos sirvan para clarificar el panorama y combatir la infecta confusión totalitaria y alienante que nos rodea.

    De lo que habla el artículo es de la FUNCIÓN que ha ejercido y ejerce el anticomunismo para mantener adocenado, aborregado y acobardado al personal. Este es el tema.
    Como veo que el autor ha expuesto bien las cosas, reproduciré tal cual cinco párrafos, que destaco:
    «El anticomunismo vende y es útil todavía. Así, el anticomunismo, entre otras cosas, sirve para que la mesnada “de orden”, facha y postfranquistoide, a través de su terminales mediáticas (Es-radio, Intereconomía y otros “coches escoba” sistémicos), esté “en guardia frente a la que se avecina”.
    El anticomunismo, pese a ser una zanahoria para tontos, sigue cumpliendo un importantísimo papel.
    Mientras el tonto ve su cerebro invadido por el “anticomunismo”, queda INCAPACITADO para hacer cualquier ANÁLISIS de la realidad medianamente serio. Mientras el fachilla de a pie, piensa en que Stalin sigue al acecho, le es inevitable pensar que Estados Unidos es el emporio de la libertad, el paladín de la democracia y el superhéroe de la Marvel que nos bendice (y nos defiende) al resto de mortales con el justiciero mazo de la libertad liberal.
    Mientras el tonto ve su cerebro invadido por el “anticomunismo”, no puede dejar de percibir a Valdimir Putin como una suerte de gatuno Mefistófeles que vino del frío, ser diabólico que se desayuna todas las mañanas con tres bebés crudos, y cuyo objetivo (avieso objetivo) no es otro que quitarnos las vacaciones de verano, deportar a Jorge Javier Vázquez y a Paz Padilla a algún lugar recóndito de Siberia y, por supuesto, arrebatarnos la liga de fútbol profesional.
    Mientras el tonto ve su cerebro invadido por el “anticomunismo”, el ser inerte que padece de imbecilidad no piensa en que su país es una colonia económica, militar y cultural del Tío Sam. Es tan idiota, tan idiota, que incluso ha olvidado como estos hijos de puta nos trituraron en 1898 y hasta les ponen carita y sonrisa boba.»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: