OTROSI 4. Breve antología de desahogos colgados en FB en estos tiempos de crispación y desasosiego

por Fernando Márquez “El Zurdo” – (La cual dedico a Gigi L’Eurasiático, exiliado de FB por indigestión de estupendeces).

La geopolítica es el test definitivo para chequear “izquierdas”.

Siempre me ha llamado la atención que en los comienzos de ETA asumiesen como homólogas no sólo las guerrillas típicas de la época (argelina, vietnamita, cubana, etc) sino también el IRGUN israelí, que no puede considerarse precisamente “de liberación nacional”. También es curioso que todas las escisiones del mundillo abertzale que primaban más lo “social” a lo “nacional” fuesen de signo troskizante (¿el troskoatlantismo, que diría un francés de la postguerra cuando los troskos del país de Astérix, sin cortarse un pelo, exigieron el ingreso de Francia en la OTAN?). Y no puedo olvidar el calificativo de “socialdemócratas” usado contra ETA por los libertarios Comandos Autónomos (el único grupo activista vasco que atacó de manera sistemática al PSOE, frente al peculiar “blindaje” que pareció disfrutar el partido del GAL respecto de ETA -o, cuando no era así, las retorcidas razones para que atentasen, caso de la “providencial” muerte del peón Isaías Carrasco, que les permitió robar votos antiterroristas del PP y continuar la negociación zapateril-).

La clave, como siempre, está en la diferencia entre JUGAR A ALGO y SER ESE ALGO. Esto es, entre Occidente y Oriente. Entre BIENESTAR y BIENSER (no es casual que el punto extremooriental más ligado tanto a Occidente como al bienestar, Japón, sea la tierra donde los jovencitos se suicidan con mayor facilidad, dando testimonio con ese acto de un vacío al que no están dispuestos a plegarse, aunque tal vacío lo interioricen más desde el instinto autodestructivo del animal que se deja morir en el zoo que desde la basuresca pedantería ¿existencialista? tan propia de las latitudes hacia las que el sol se dirige para su eterna coyuntura de muerte).

La ley de los animales (como la ley de los freaks en el film de Browning -esto es, la ley implacable de la naturaleza-) sería la única válida: un humano siempre encontrará la trampa de la ley para escamotear sus responsabilidades (es lo verdaderamente humano: la zona gris, la ley y la trampa). Las ecodemagogias al respecto emanadas como excrecencias de esa gran bola de hipocresía que es lo políticamente correcto no atienden a la dignidad del animal (incluido el animal humano) sino al narcisismo de la buena conciencia y a la doma del planeta como parque temático. Sólo humanos renegados como yo (que me asumo como posthumano y doberghan -perro mutante de diseño, tan mutante y de diseño como César, el pionero de los simios rectores del planeta aquél que al final era éste-) podemos hacer nuestra la ley y, con esa paciencia tan propia de los adventistas y de los extremoorientales (esa mezcla perfecta de la bestia y del alien -siempre ajenos, benditos sean, a la gran mentira del “humanismo”-), dictar sentencia. Esa foto del gato no vale: ya hay foto para dictar sentencia y es ésta, anticipo de Jomeini (porque con Jomeini, el planeta de los simios comenzó a ponerse en marcha atravesando la pantalla -no es casual que los chinos comenzasen a hacerse cargo del capitalismo casi a la vez que Jomeini asumía plenos poderes en Irán-: en ambos casos, los humanos -esto es, los occidentales- entraban en remisión sin ellos saberlo -con alguna excepción en cuanto a esa ignorancia, caso de Baudrillard- embriagados de ilusiones pírricas donde iban explicitando lo peor de sí mismos, esa constante neroniana de depredación maquillada de sensibilidad -el concierto de lira mientras Roma se churrasca-):

EL PLANETA DE LOS SIMIOS ILUSTRACION DE DIEGO ROMO

La UE fuera de la UE. Lo demás son parches.

Explicación (for use of dumbers) del comentario anterior: si ha aumentado notablemente el euroescepticismo en el europarlamento, lo más cabal sería una alianza bajo programa de mínimos de todos los partidos reticentes con la UE para cambiarla desde dentro hacia otras fórmulas que ataquen la euroburocracia, la pérdida de soberanía de las partes (empezando por el eurotimo de la moneda única), la dependencia atlantista (en un sentido de contestación neoimperial franco/británica -con la incógnita austríaca- a las directrices de Washington -lo que pudiéramos llamar “la revancha de Suez”-) y defiendan una estructura más flexible de un espacio donde las diferencias son cada día más reafirmadas ante la pérdida de las certezas unipolares que había pretendido dar el Nuevo ¿Orden? Mundial diseñado en los sanedrines usacos.

Además, para defender al Pentágono (versión Obama) con uñas y dientes ya tenemos a los flamantes nostálgicos del zapaterismo pendiente, los gauchoatlantistas coleteros. Es bastante probable que el bloque atlantista se refuerce con ¿izquierdistas? troskoides y que ello ahonde una fisura transversal con una izquierda más jonda que se repliegue hacia posiciones más cercanas al nuevo polo de atracción eurasiático y rusófilo. Esto tal vez fracturaría diversos grupos y coaliciones hoy existentes y, desde luego, clarificaría bastante el panorama de la izquierda europea.

Si ya de entrada es una conmoción el resultado electoral francés, lo es más sabiendo que ese subidón incluye apoyo a las querencias putinianas del FN: ese es el tema de fondo (un fondo de opinión cuantitativamente importante que se posiciona en plan eurasiático y no atlantista dentro de una de las potencias rectoras de la UE) y lo que más nos puede animar. Ahora, una de dos, o la izquierda francesa se posiciona toda ella en plan gauchoatlantiste o se produce una fractura y un sector prosoviético hace pinza con el clan Le Pen. También puede esperarse un cisma en el FN (no sería la primera vez) pagado por el establishment. De cualquier modo, es un momento interesante y que yo, desde luego, no esperaba.

 

El mérito de Putin es que, a diferencia del padrecito georgiano, está recuperando la casa Rusia (mejor aún, la casa Eurasia) sin costes humanos y procurando que su construcción no muera con él, sino que la asuma plenamente el pueblo como comulgante y participante. Y sabe que, en buena medida, la consolidación eurasiática va ligada al hundimiento irreversible de Occidente pues está claro que, en la espiral terminal de paranoia y soberbia del llamado ¿Mundo Libre?, ya no hay realpolitik que valga a lo Nixon/Kissinger, sólo protegerse de las últimas coces de un organismo enfermo de irrealidad cada vez más parecido en sus alucinaciones al nazismo tocado de ala.

El revisionismo apocalíptico para quien se lo trabaja y todos los hostigamientos del ¿Nuevo Orden Mundial? contra Rusia (desde todos los flancos, del Báltico al Cáucaso, pasando por la siempre dispuesta Ucrania a sacar lo peor de sí con el apoyo del Oeste) han logrado una cohesión popular en torno a Putin que sólo consiguió Stalin cuando la invasión alemana, con la diferencia de que esta vez la violencia la ha puesto exclusivamente el enemigo, sin feroz represión interna.

No confundir Odessa (localidad ucraniana) con la truculenta novela de Forsyth (esos están en Kiev bendecidos por la crema y NATO de UEccidente y por la ONU)

Entiendo que, a diferencia de los “estupendos” de FB (que ¿arreglan? el mundo en nanosegundos a base de gestitos posteados), la realpolitik exige su cuota de tragedia previa para dar mayor autoridad moral a una intervención pero confío en que quien lleva lustros desfaciendo los entuertos del beodo Yeltsin, no aguarde demasiado a afrontar este pulso de un Occidente más degenerado y terminal que nunca (sí, t-e-r-m-i-n-a-l, por mucha coz que suelte en sus estertores: por experiencia sabemos por estos pagos -año 1975- que el recrudecimiento de la represión no alarga la vida de un organismo agonizante).

Mi sentimiento de distancia/negempatía/náusea en relación con Occidente a cada nuevo asomarme a algún medio sea escrito o audiovisual del ¿Mundo Libre? que toca el tema Ucrania debe de ser muy parecido a quienes en los últimos 40 cruzaban los dedos por que la URSS se hiciese a la mayor brevedad con los arcanos atómicos monopolizados a la sazón por los USA.

Olvidan que Rusia ha vivido ya unos cuantos terciopelos y “terciopalos” (perestroika, caída de Gorbie a manos de Yeltsin en el 91, consolidación de éste a cañonazos en octubre ’93-) y que jamás la hostilidad a Occidente, la recuperación del orgullo patrio (nunca -ni siquiera en vida- la querencia por Stalin como zar intrahistórico, jungiano, trascendiendo anteojeras ideológicas, ha sido mayor que en los últimos años, hábilmente alimentada desde posiciones duginianas -esto es, revolucionario/conservadoras- por Putin) y la popularidad del primer mandatario ha sido más rotunda. Todas las intrigas ya ensayadas desde fines de los 80 para desestabilizar Rusia sólo podrían ser repetidas y, tan sólo en plan hitleriano, embistiendo con la fuerza bruta y dejando el escaso crédito occidental por el camino. A lo que ha de añadirse la intervención china en caso de que un intento de aniquilar Rusia (y, con ella, Siberia -el Far East en el que tanto Moscú como Pekín tienen tantas expectativas-) fuese más allá de la mera anécdota gore y tomase sesgos más serios.

“Es que es una guerra en la que Rusia perdería mucho aunque no perdiera la guerra. Ucrania es un polvorín. Rusia gana así porque deja claro quiénes son los agresores. Creo que la intención de Rusia es causar el menor daño posible a Malorossiya. Putin es muy listo -en estrategia no tiene rival- y con eso se asegura un enorme apoyo popular. Si Rusia entrara en una guerra la población rusa sufriría y recordaría lo mucho que perdió en la II guerra mundial. Es muy probable que no esté preparada para más muertos a su costa. La II guerra mundial pesa demasiado. El mérito de Putin es haberse anexionado Crimea sin muertes, y no quiere empañarlo.” (ANDREA BYBLOS –una de las escasas muestras de lucidez y honestidad que he encontrado en FB-, en referencia a este artículo).

Otros desahogos afines con lo aquí expuesto:

http://luminar21.blogspot.com.es/2014/05/a-veces-voto-por-una-mancha-en-la-pared.html

http://luminar21.blogspot.com.es/2014/05/dino-velvet-y-la-escuela-de-las-ucranias.html

http://luminar21.blogspot.com.es/2014/05/ojito-ojito-que-josetxu-de-prorruso-nada.html

http://luminar21.blogspot.com.es/2014/04/al-loro-de-moscu-quien-nos-lo-iba-decir.html

http://luminar21.blogspot.com.es/2014/03/desfaciendo-entuertos.html

http://luminar21.blogspot.com.es/2014/03/reflexion-en-la-duermevela-del-dia.html

http://luminar21.blogspot.com.es/2014/02/ukranian-velvet-sopa-de-ganso.html

http://zurdman.blogspot.com.es/2014/01/visiones-apocalipticas-32.html

http://zurdman.blogspot.com.es/2014/01/maniqueismo-cabal-y-no-muy-catolico.html

http://zurdman.blogspot.com.es/2013/09/visiones-apocalipticas-31.html

http://zurdman.blogspot.com.es/2013/07/visiones-apocalipticas-29.html

http://zurdman.blogspot.com.es/2013/05/visiones-apocalipticas-28.html

Fuente: Línea de Sombra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: