Se celebró con éxito la X Conferencia Internacional sobre Terrorismo y Medios Digitales en Austria

X Conferencia Internacional sobre Terrorismo y Medios Digitales Austria

La percepción que los ciudadanos tienen de las cosas que pasan se debe, en buena parte, a la acción de los medios de comunicación. Y, de un tiempo a esta parte, Internet y las nuevas redes sociales constituyen la esencia de la información que se recibe. Para abordar este y otros problemas relacionados con el terrorismo y la información, se celebró en la ciudad austriaca de Baden, cerca de Viena, la X Conferencia Internacional sobre Terrorismo y Medios Digitales, organizada por la International Academy of Television and Radio de Rusia (http://www.interatr.org/en/) el 20 al 24 de octubre con el patrocinio de la reconocida empresa de ingeniería de software rusa Karspersky. Por parte española asistieron la agencia EFE, El Mundo Financiero y nuestra publicación.

La primera jornada de la Conferencia Internacional, en la que tomaron parte numerosos expertos el mundo académico y de los medios de comunicación, se centró especialmente en lo que significó la I Guerra Mundial, de la que ahora se conmemora exactamente el I Centenario de su estallido en 1914, precisamente en Austria, y su relación con la aparición de fenómeno terrorista. El inicio de la Gran Guerra se sitúa precisamente en Austria, como resultas del asesinato, en un acto que se presenta como terrorista, el conocido atentado contra el archiduque en Sarajevo.

Ha habido expertos, sin embargo, que, entendiendo la oportunidad del momento histórico, no han querido dejar pasar la oportunidad para recordar actos violentos que podrían considerarse subversivos o incluso terroristas, y que se produjeron mucho antes que los que se señalan que dieron lugar a la Primera Guerra Mundial, como pudiera ser el caso de los sabotajes de los españoles organizados en una especie de milicia durante la Guerra de la Independencia, o incluso la propia Revolución Francesa, en la que se utilizó el terror institucionalizado para derrocar un sistema entero.

La sesión de apertura estuvo a cargo de Anatoly Lysenko, Presidente de la International Academy of Television and Radio, al que siguieron las palabras de Vladimir Kozlov, Director de la Agencia Federal de Prensa de la Federación de Rusia, Nikolay Bordyuzha, secretario general de la Collective Security Treaty Organiztion, el embajador de Rusia en Austria, señor Sergey Nechaev, y Galina Sidorova, directora del International Press Institute.

El miércoles 22 de octubre tuvieron lugar dos mesas redondas, una sobre “Cómo la sociedad civil y los medios digitales deben luchar contra el terrorismo”, y otra a las 12:30 sobre “El papel de los medios en la cobertura de los ataques terroristas (Oriente Medio y Siria como ejemplos). El jueves 23 de octubre la dos mesas redondas se centraron en “Cyber terrorismo como amenaza a la seguridad nacional e internacional” y “El papel de los nuevos medios en la cobertura de los puntos calientes”.

Durante las jornadas se visionarán ejemplos de programas de televisión, documentales y reportajes, y se intercambiaran experiencias de diversos especialistas en las diferentes materias, entre los que e encuentran periodistas, historiadores, politólogos y comunicólogos.

Entre algunos de los expertos presentes destacaban Yonah Aexander, Director del Inter.-University Center for Terrrorism Studies (IUCTS) de Estados Unidos, el sirio Ahmad Samir Ataqi, director del Orient Research Center, Shmuel Ben-Zvi, editor de radio “Kol-Israel”, David Dadge, portavoz de la Oficina del Director Ejecutivo de la agencia de Naciones Unidas contra las drogas y el crimen organizado, el experto noruego Stig Jarle Hansen, profesor del departamento de desarrollo internacional de la Universidad Noruega de Ciencias de la Vida o la profesora de Ciencia Política Teresa de Almeida e Silva, de la Universidad de Lisboa, entre otros. Destacaron también los representantes de publicaciones alcance geopolítico como Niccolo Locatelli, de la Revista Italiana de Geopolítica LIMES, Kostis Geropoulos, editor de NEW EUROPE o el mismo ELespiadigital.com.

El problema de informar sobre el terrorismo y tratarlo de “modo civilizado”

Los expertos presentes en la conferencia, organizada por la Academia Internacional de Radio y Televisión, incidieron en la influencia que el terrorismo está ejerciendo en la sociedad a través de las redes sociales y la traslación que estas tienen a los medios de comunicación, muy en particular a los digitales.

Si es un hecho sabido que el terrorismo necesita de la propaganda para sobrevivir (puesto que en sí mismo cada acto terrorista es un acto de propaganda), en nuestros días ese axioma cobra una especial relevancia. En este sentido, varios expertos subrayaron que “no se puede culpar a internet de la expansión de la propaganda terrorista”.

La red, indicaron, es un medio abierto donde cualquiera puede dejar constancia de sus criterios, también los terroristas, que, en casos como Al Qaeda o en la actualidad y de forma mucho más sofisticada el Estado Islámico (EI), hacen alarde de un gran dominio de las técnicas de comunicación digital para difundir sus mensajes. “Si no hay prensa no hay terrorismo. Salir en los medios es la mejor carta de presentación para un grupo terrorista”, indicaron expertos como los rusos Leonid Mlechin o Yuri Pivovarov.

Pivovarov, miembro de la Academia de Ciencias de Rusia, señaló que la progresión exponencial que han experimentado en los últimos años las tecnologías de la información ha permitido “un incremento del mensaje de los terroristas, que ahora llega a mucha más gente”.

En el caso del Estado Islámico es muy claro el uso del mensaje como elemento de penetración en las masas, las cuales manejan (o se guían por quienes lo hacen) con soltura internet y las redes sociales.

Como apuntaron algunos expertos, en el sustrato ideológico del terrorista se asienta la pretensión de crear una “nueva sociedad”, un “mundo feliz”, orwelliano, totalitario, de pensamiento único, un mensaje que si realmente no resiste un análisis intelectual desapasionado, también es cierto que tiene unos efectos y una capacidad de seducción muy poderosos.

En este sentido, el presidente de la Academia Internacional de Radio y Televisión, Anatoli Lysenko, se refirió a la “visión romántica” que en los años 70 del siglo XX se tuvo de algunos grupos terroristas, con su discurso revolucionario y su iconografía muy definida en la que no faltaban mitos como el guerrillero argentino-cubano Ernesto “Che” Guevara.

Ese mensaje hoy en día parece haber quedado oscurecido por el que aportan los grupos yihadistas. Ahora la revolución es otra. No se trata de cambiar a todo el mundo, sino de convertirlo. Quizá -apuntaron los expertos- el fondo del mensaje siga siendo el mismo, pero cambia la metodología, la iconografía y también el planteamiento.

Por ello, resaltaron, los medios de comunicación tienen que ser muy cuidadosos y no caer en el fenómeno de la propaganda, que, como dijo en su intervención el periodista ruso Leonid Mlechin, parte del supuesto (y por eso mismo adquiere capacidad de influencia) de que “el terrorismo aparece como el resultado de una situación no resuelta políticamente.”

Por su parte, el comunicólogo y politólogo británico Yuri Goligorsky hizo una reflexión sobre la dificultad que se les presenta a las sociedades democráticas para combatir al terrorismo con medios al no lesivos para el concepto mismo de democracia.

La aplicación de esos medios, que suponen la esencia misma del Estado de derecho, tropieza con el desprecio que los terroristas sienten por ese concepto, que les es completamente ajeno, muy en particular en lo que se refiere al Estado Islámico. “La democracia -argumentó Goligorsky- trata de aplicar medios civilizados para combatir un fenómeno que, en sí mismo no es civilizado.”

Goligorsky se refirió a la propuesta presentada recientemente por el ministro británico de Asuntos Exteriores, Phillip Hamond, de desempolvar una vieja ley de la Edad Media para juzgar por traición a los terroristas del EI que regresen al Reino Unido, donde en los últimos días se ha incrementado el nivel de alerta ante la posibilidad de un atentado.

Dicha ley, que en su tiempo condenaba a la pena capital al culpable de traición, pena que ahora se modificaría por la cadena perpetua, se aplicó por última vez en 1946, cuando se envió a la horca a Lord Haw Haw, un aristócrata británico acusado de haber colaborado con los nazis durante la II Guerra Mundial.

El Estado Islámico ha llegado para quedarse

El Estado Islámico (EI), que controla ya amplias zonas de Siria e Irak, “ha llegado para quedarse y probablemente existirá durante mucho tiempo”, afirmaron varios expertos en terrorismo y seguridad en la segunda jornada de la X Conferencia sobre ciberterrorismo que se celebra en Baden (Austria).

Los expertos, que debatieron sobre el papel de los medios en la cobertura de conflictos en Oriente Medio, en particular el caso de Siria, manifestaron que la aparición del EI no es un fenómeno meramente coyuntural, sino que su presencia en la zona se sustenta en circunstancias profundas de orden político, religioso, sociológico o incluso cultural.

En este sentido, el periodista jordano Raed Jaber, corresponsal en Moscú del periódico árabe Al Hayat, subrayó que el EI “probablemente existirá durante mucho tiempo” porque presenta el mensaje de la vuelta a una edad de oro, cuyo icono semántico sería el califato, un concepto político y religioso periclitado hace siglos y que los yihadistas han vuelto a proclamar.

“El EI lo que hace, lo que nos trae, es una mezcla entre un mundo tradicional, sustentado en la propia noción del califato”, acompañado de métodos maximalistas que emplea en las zonas bajo su control, y un concepto moderno de la propaganda, basado en un manejo muy ágil, rápido y eficaz de los recursos que proporciona internet, señaló Jaber.

Lo cierto, incidió el periodista jordano, es que desde que el EI se presentó ante el mundo, el pasado junio, tras materializar su ruptura con Al Qaeda y proclamar el califato, el número de sus militantes ha crecido sistemáticamente, hasta situarse en, tal vez, en 50.000 combatientes armados, si bien esta cifra puede ser mucho mayor.

Jaber llamó la atención sobre el hecho de que muchos combatientes del EI no son sirios o iraquíes, sino extranjeros y se da por sentado que regresarán a sus lugares de origen en algún momento, un hecho que en sí mismo “supone una amenaza dentro de la amenaza” que representa el grupo yihadista.

Por su parte, la experta rusa en seguridad Elena Suponina, del Instituto de Estudios Estratégicos de Rusia, afirmó que el EI “se ha aprovechado del letargo en el que parecían sumidos Estados Unidos y la Unión Europea” ante lo que ocurría en Siria para tomar carta de naturaleza y afianzarse en la zona.

Suponina incidió en que “los terroristas usan internet de manera muy rápida y precisa. Manejan muy bien todos los resortes de la red y saben muy bien la repercusión de sus mensajes por ese medio.”

En este sentido, el periodista y politólogo italiano Niccoló Locatelli, editor de la revista de geoestrategia “Limes” presentó un aspecto de la estrategia de comunicación y propaganda del Estado Islámico que lo hace diferente de su elemento matriz, Al Qaeda, y que se basa en un mejor aprovechamiento de los recursos de la red al servicio del mensaje.

Cuando Al Qaeda quería difundir un mensaje, normalmente se lo remitía -en soporte de vídeo o audio- a un medio de comunicación convencional para que lo difundiera. Ahora, por el contrario, el Estado Islámico coloca sus mensajes a través de sus propias redes, con el convencimiento de que los medios las utilizarán para difundirlos, precisó Locatelli. “El Estado Islámico está haciendo un buen trabajo de reclutamiento y captación de voluntarios, algo en lo que la red desempeña un papel muy relevante”, afirmó. Locatelli también se refirió al dilema ético que se presenta sobre en qué medida y de qué manera se debe dar información vinculada al Estado Islámico u otros grupos similares.

En este sentido indicó que publicaría “una entrevista con un terrorista para que el público entendiera y supiera quiénes son. Lo que nunca publicaría es un vídeo que mostrara una decapitación”, uno de los recursos propagandísticos más utilizados por el EI con un fin de amedrentamiento a Occidente, puesto que occidentales han sido los ciudadanos que han aparecido en imagen mientras eran decapitados.

Algunos de los expertos también se refirieron a la sensación de sorpresa, cuando no de estupor, que había supuesto para Occidente la aparición del Estado Islámico y señalaron que entraba en lo previsible que surgiera un grupo de esas características teniendo en cuenta la volatilidad de Siria e Irak, países que como dijo Saponina “pueden estallar en cualquier momento”.

Un peligro en aumento: el ciberterrorismo

El ciberterrorismo es una actividad “en continuo crecimiento”, lo que la convierte en una amenaza constante contra la que de momento no se dispone de los suficientes recursos.

Los expertos reunidos en este foro, incidieron en la necesidad de que las sociedades, los gobiernos y los organismos de seguridad activen nuevos y más eficaces mecanismos para afrontar la amenaza ciberterrorista, que suele concluir en una acción de tipo terrorista convencional, cuya pista de lanzamiento es la propia red.

“No se dispone de suficiente información ni se cuenta con la suficiente preparación para luchar contra el ciberterrorismo, que constituye una amenaza para todos nosotros, principalmente porque es una actividad en continuo crecimiento”, manifestó el politólogo italiano Niccoló Locatelli.

El ciberterrorismo se basa en un principio de actuación muy simple: aprovecharse de que hoy día casi todo el mundo se conecta a internet y concibe la red como una prolongación de su vida social y laboral, en particular aquellas capas de la sociedad (por lo general los más jóvenes) más permeables a las nuevas tecnologías, la conocida como “gadget people”.

Esta “gadget people” o “generación clip”, como la definió el periodista ruso Vladimir Taller, percibe la información generada en internet como algo natural, tanto que muchas veces no se da cuenta del efecto negativo -casi “radiactivo”, afirmó- que puede tener si está descontrolada o desvirtuada.

En ese ámbito es donde se mueve libremente el ciberterrorismo, tanto en lo concerniente a la difusión de simple propaganda, como en lo que se refiere a la comunicación o transmisión de elementos más concretos, como puede ser un manual para la elaboración de explosivos o un chat que más que para el intercambio de ideas funcione como una especie de escuela virtual de adoctrinamiento.

El ciberterrorista parte del supuesto de que el acceso a internet es fácil, el flujo de información en la red está poco regulado (apenas existen mecanismos de control) y, por consiguiente, sabe que potencialmente cuenta con una gran audiencia en todo el mundo, con la que se puede comunicar de manera virtual desde el anonimato.

Incluso los ciberterroristas llegan más lejos y se aprovechan de las redes sociales más convencionales y más ampliamente utilizadas, como Facebook, para difundir -casi sin restricción alguna- sus mensajes, a sabiendas de que encontrarán un receptor seguro en aquellos que los quieran seguir, afirmó Jokkinen.

En definitiva, tres días intensos y un éxito de organización, que ha conseguido reunir decenas de especialistas y profesionales en un ambiente de trabajo y compañerismo inmejorable. Un años más, un buen trabajo del personal de la IATR, con el que solo podemos tener palabras de agradecimiento.

Fuente: El Espía Digital

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: