Pasividad internacional ante masacre de palestinos

ISRAEL ENTIDAD SIONISTA ASESINA

por Rasul Gudarzi – Gaza ha sido la mayor cárcel del mundo, con una situación totalmente diferente de las demás; su creador, el régimen de Israel, la ataca cuando le apetece y no permite la entrada de medicamentos, ni agua, ni nada. En ella, no hay anciano, niño, mujer o adolescente que esté a salvo de su hostilidad.

Las agresiones del régimen de Israel se llevan a cabo con todos los medios aéreos, marítimos y terrestres posibles, incluso se ha llegado a recurrir a las armas ilegales. Según el Centro Palestino para los Derechos Humanos (CPDH), el ejército israelí ha hecho uso de bombas de dardos de acero contra el pueblo palestino en la Franja de Gaza.

El régimen de Tel Aviv dice que el blanco de los ataques son los miembros del Movimiento de Resistencia Islámica de Palestina (HAMAS), no obstante de acuerdo con las cifras entregadas por fuentes médicas y del Ministerio de Educación de Palestina, los niños y mujeres son la mayor parte de las víctimas. Los incesantes ataques israelíes han dejado cientos de muertos y miles de heridos. Además, la escasez de medicamentos ha sido otro motivo del aumento de las bajas entre civiles.

Las hostilidades de dicho régimen se producen mientras las organizaciones y aquellos gobiernos que se autoproclaman defensores de los derechos humanos se han mantenido en silencio, o solo se han limitado a condenar los ataques sin ningún tipo de acción. Ni siquiera el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), que según su Carta Magna es el principal garante de la paz en el mundo ha podido, o mejor dicho, no ha querido poner fin a estas agresiones, y tomar medidas eficaces para castigar al régimen de Tel Aviv.

Mientras tanto, si se desarrollara un crimen de esta magnitud en cualquier otro país o contra el propio régimen de Israel, seguramente, la situación sería otra; un ejemplo se puede apreciar en lo ocurrido recientemente, poco después de que el avión de pasajeros de Malasia fuera derribado en Ucrania. El CSNU convocó una reunión urgente y sus representantes, además de condenar el hecho, reiteraron la importancia de una amplia investigación al respecto. No obstante, la reacción ante el caso de la agresión israelí no ha sido igual. No solo no condenaron los ataques contra los palestinos, sino que ni siquiera calificaron de agresor a un régimen que con sus desproporcionados ataques con bombas de racimo y de dardos de acero está cometiendo crímenes de guerra y ha llevado a cabo un genocidio en el barrio de Shejaiya, al este del enclave costero palestino, donde ni siquiera los palestinos pueden recoger los cadáveres de sus seres queridos de las calles para trasladarlos a los hospitales.

Si bien en las últimas décadas se han realizado esfuerzos por parte de la Organización de Naciones Unidas, ONU, especialmente en la Asamblea General, para aprobar resoluciones contra el régimen israelí, ha habido un gran obstáculo en el camino de estos esfuerzos, es decir, el veto de los Estados Unidos. Cuando el régimen israelí, con el apoyo de las superpotencias, en especial de Washington, fue reconocido como miembro de la ONU, se comprometió a aceptar y cumplir con una serie de condiciones, entre ellas a reconocer las fronteras determinadas por la ONU, el derecho a la autodeterminación de los miles de desplazados palestinos y el retorno a su patria. No obstante, el paso del tiempo demostró que no solo no ha cumplido con ello, sino que, con el apoyo indiscriminado de EE.UU., Francia y el Reino Unido, empeora cada día la situación de los palestinos, así como el bloqueo de Gaza y los ataques desmedidos contra civiles.

Actualmente y en medio de la masacre de los palestinos en Gaza, en lugar de que las superpotencias contribuyan al cese del alto el fuego y tomen medidas para detener el derramamiento de sangre en este enclave, el senado de EE.UU. apoyó de forma unánime la continuación de la escalada de la contienda contra los palestinos. El pasado 11 de junio, 140 diputados de la Cámara de representantes estadounidense firmaron una resolución en apoyo a los ataques del régimen del premier Benyamin Netanyahu contra los palestinos.

La situación en Gaza pone de relieve la continua política de doble rasero de Occidente en cuanto al tema de los derechos humanos que ellos mismos, EE.UU. y Francia, plantearon en la década de los 80 y mediante el cual se abrieron paso hacia la intervención en cualquier país que deseen bajo la alegación de defender los derechos humanos. De este modo atacaron Libia, acusando al régimen del exdictador Muamar Gadafi de violación sistemática de los derechos de sus ciudadanos. Bajo la misma alegación presionaron y sancionaron a varios países, incluido Irán, e intervinieron en otros como Irak y Afganistán. No obstante, muchos otros temas se producen en diferentes partes del mundo y ninguna de estas superpotencias condena siquiera las tragedias humanas, como el caso del ataque de Irak contra Irán en 1980 que duró 8 años y durante el cual, el régimen de Sadam Husein recurrió a todo lo que tuvo a su alcance para ocupar el país persa, como bombas y armas prohibidas. Entonces, el Consejo de Seguridad de la ONU no condenó los ataques ni reaccionó al respecto, hasta que Irán llegó a las fronteras iraquíes, ahí fue cuando las superpotencias reaccionaron y entraron en escena. Ahora ocurre lo mismo, mientras el régimen de Israel atacaba al pueblo palestino no había reacciones de parte de las organizaciones internacionales, pero ahora que los palestinos se están defendiendo con sus cohetes, misiles y drones, todos se esfuerzan por un alto el fuego.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, en sus palabras en medio de la guerra, dijo que el régimen de Israel está defendiéndose ante los misiles de HAMAS, y así pretendió legitimar la hostilidad del régimen de Tel Aviv. ¿Acaso no fue el régimen de Israel quien lanzó la guerra y atacó Gaza con misiles, bombas, tanques y drones? En las normas internacionales y jurídicas aparece bien claro que cuando un país ataca a otro, el agredido puede defenderse hasta que entre en escena el CSNU, lo que está haciendo ahora en Palestina. No obstante, Netanyahu que cuenta con luz verde de sus socios occidentales, dice que no habrá un alto el fuego, mientras sigan los ataques de HAMAS, como si hubiera sido este el detonante de la guerra.

¿Acaso es lógico que uno empiece una agresión y, luego, declare que está dispuesto a un alto el fuego? Esto es lo que está pasando con el régimen israelí, lanza una guerra contra los palestinos y sus socios proponen un alto el fuego. Así, una vez que el régimen se vuelve a recuperar para otra guerra incumple los requisitos del alto el fuego y ataca tranquilamente, sin preocupaciones, ya que cuenta con el apoyo de los miembros del CSNU.

En este momento, los palestinos de la Franja de Gaza no tienen acceso a medicamentos, no tienen agua potable, ni electricidad, algo que en tiempos de paz causa graves problemas, incluso si es durante una etapa de guerra se convertirá en una tragedia como lo que está pasando ahora en Palestina. No se olviden que son niños, mujeres y ancianos quienes están perdiendo la vida por la ambición del poder de unos y la indiferencia de muchos otros. Pero, hasta cuando se puede ser indiferente ante la muerte de personas inocentes y seguir con la política de doble rasero en apoyo de un régimen que solo piensa en sí mismo.

Fuente: HispanTV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: