Publicaciones prohibidas en España señalan a Juan Carlos de Borbón como la “X” y el “conseguidor” del “caso Urdangarín”

CRISTINA SANCHEZ

por Cristina SánchezAl más puro estilo siciliano”. Así es como califica “Espía en el Congreso”, el comportamiento de la Familia Real al completo. Y tiene pruebas. Y a pesar de que la “prensa oficial” lo silencia, obligada por intereses particulares y partidistas, inconfesables, y se une en esta nueva cruzada por la defensa de los privilegios políticos y económicos de los de sangre azul, son muchas las voces independientes, y todavía más las pruebas, que indican, cuanto menos, “la cooperación necesaria” de todos los miembros de la Familia Real al completo para lo que se ha dado en llamar “trama Undargarín”, Urdanga, para los amigos, a través de la cual las arcas públicas de los españoles cuentan cientos de millones menos.

La confianza que los actores reales tenían en la fácil tarea que es practicar el insulto a la inteligencia de los españoles, y arropados por la gran trama de corrupción que asola a la casta política en España, ha hecho posible que las pruebas estén en simples llamadas telefónicas y humildes correos electrónicos –se llama prepotencia-, en manos de un socio que hoy por hoy ha decidido que nadie se vaya de rositas. Así de sencillo. Y en realidad, todos sabemos que la cantidad de millones que han salido de las arcas públicas de las CCAA, no lo han hecho por la cara más o menos bonita de Diego Torres, el profesor y economista que, si en su momento demostró: uno, que no era tonto, y dos, que tenía cuello de sobra para aguantar la tensión que supone semejante desfalco a las arcas del Estado al unísono con un miembro de la Familia Real de socio y el resto de compañeros, hoy continúa demostrando que no va a ser un hueso fácil. Y como prueba de ello, y publicado en Canadá, con seudónimo de Ricardo Grenville, existe un libro titulado “Urdangarín y la Copa América”.

En sus páginas demuestra la “trama” de toda la Familia Real al completo, apoyando el proyecto Ayre, frente al otro sindicato y competidor, el Desafío. Al parecer, echando un simple vistazo a la última versión del organigrama, según apunta el mismo Diego Torres, alias Ricardo Grenville: “El propio príncipe Felipe se sumó al proyecto. No hay más que consultar la última versión del dossier del proyecto Ayre que Pedró Perelló y Jorge Forteza repartieron con generosidad entre posibles patrocinadores y periodistas deportivos. En éste se incluye un organigrama en el cual ya se devela quien ocupa la cúspide de la organización del proyecto: “Presidencia de Honor: S.A.R. D. Felipe de Borbón y Grecia“. Ocurre que, a lo mejor, como su hermana, tiene mala memoria o lo hizo por amor.

Además, añade Grenville: “La reina había aceptado la presidencia de honor de la pinacoteca infantil que lleva su nombre, creada por Cristobal Gabarrón a través de su propia fundación. Y, justamente, es la Pinacoteca Infantil Reina Sofía la que iba a responsabilizarse de una parte central del programa cultural del proyecto Ayre”. Por su parte, “el rey ha jugado un papel central en este proyecto de Urdangarin. Conocía perfectamente la iniciativa, tanto de forma informal como de modo oficial tras las presentaciones del propio equipo. Realizó gestiones con Francisco Camps para asegurar que Ayre pudiera disponer de la base adecuada en el puerto de Valencia. Realizó contactos personales con presidentes de grandes empresas para apoyar la búsqueda de patrocinio. Y, finalmente, llegó a encontrar un patrocinador único dispuesto a aportar 110 millones de euros; un patrocinador que era nada menos que una casa real de oriente medio, al que nadie, salvo la familia real española, hubiera podido tener acceso”. Este particular se explica más adelante añadiendo las investigaciones del periodista de El Confidencial.com, José L. Lobo.

Pero eso no es todo, aún hay más: “La infanta Cristina también jugó un papel clave en el proyecto Ayre. Fue nombrada asesora deportiva del sindicato, figurando oficialmente en el organigrama presentado a la prensa. Recomendó a otros cargos claves del área deportiva, como Paul Cayard. Sirvió de canal de comunicación entre el rey y Urdangarin, tal y como atestiguan los documentos escritos. Y fue la encargada de gestionar las difíciles relaciones con el equipo competidor, el Desafío Español”. Y por si alguien pensaba que habían dejado sin trabajo a la pobre hermana, Torres afirma en su libro: “La infanta Elena también tenía su papel en el proyecto. Y no era mínimo. La infanta Elena aparece en el organigrama presentado a los medios como asesora en el área cultural. Su actividad iba a estar bajo la coordinación de Cris Gabarrón y, si se hubiese cerrado la Copa América, habría tenido relación con la ejecución de las actividades previstas a cargo de la Pinacoteca Reina Sofía”.

Los periodistas que señalan a Juan Carlos de Borbón como la X del “caso Urdangarín”

José L. Lobo, Esteban Urreiztieta e incluso el famoso cronista del régimen, Eduardo Inda, incriminan directamente al que hoy por hoy, en un país decente, sería el ciudadano Juan Carlos de Borbón, en los sucios negocios y desfalco de las arcas públicas cometidos por su hija y su yerno. Las palabras de éstos coinciden con el texto ya nombrado de Diego Torres, así como con otro de los libros escritos por este último, igualmente bajo el seudónimo de Ricardo Grenville, “Valencia Summit 2004”, publicados por la editorial Ivy Bussiness Press y prohibidos en la España democrática, para mayor gloria del Régimen Juancarlista.

Un tercer volumen repleto de pruebas: “Urdangarín: un conseguidor en la Corte del Rey Juan Carlos”, sumado a los dos anteriores podrían haber sentado al anterior monarca y Jefe del Estado en el banquillo de los acusados. Pero no será en España. Podría haber ocurrido en otros países, Alemania, por ejemplo, donde los aforados brillan por su ausencia. No aquí, en una monarquía bananera, donde la Casta recluida en asociaciones pro crímenes económicos organizados, PP y PSOE, como actores principales, junto a otros muchos secundarios, lo han impedido.

Por otra parte, tan pomposo como falto de transparencia ha sido la carrera para proclamar a un nuevo rey Borbón, sin, cómo no, pedir una sola explicación sobre su “presidencia de honor” en todos los enjuagues que finalmente, insistimos, han hecho desaparecer millones y millones de euros de dinero público que, escandalosa y tristemente, hoy faltan en escuelas, hospitales, a discapacitados, desahuciados, autónomos, trabajadores… en esencia, al pueblo español.

Lobo, periodista de El Confidencial.com escribía: “el Rey no sólo conocía las actividades presuntamente ilícitas de su yerno, sino que las avaló y, además, movió todos los hilos a su alcance para ayudar a Urdangarin en sus negocios”. De los escritos de Lobo se desprende, y según publica Espía en el Congreso, coincidiendo en la esencia de los datos con Torres, “Juan Carlos ejerció el tráfico de influencias para conseguir dinero para él y Urdangarín a través de Miguel Fluxá, presidente del Grupo Iberostar, al que en el Congreso se relaciona con Martí Fluxá, un alto cargo del PP que ejerce de mediador de la Casa Real en instituciones públicas y privadas. Martín Fluxá fue secretario de Estado de Seguridad con Mayor Oreja y está presente en el Consejo de la Universidad Rey Juan Carlos, mientras que Miguel Fluxá fue “tocado” por el rey para que le pidiese dinero al presidente del BBVA, Francisco González. El monarca también hizo gestiones con el regatista Pedro Perelló para que ayudase a Urdangarín y a la infanta Cristina y pretendía repartirse con Urdangarín y su amiga Corinna 110 millones de euros que querían sacarle al rey saudí Abdullah”.

Y para más pruebas, escribe Lobo: “En abril de 2012, Torres ya entregó al juez José Castro, instructor del caso Nóos, una remesa de correos electrónicos en la que implicaba directamente al Rey como conseguidor en los negocios de su yerno”. En uno de esos emails, fechado en agosto de 2007, Urdangarín escribe a Torres: “Hemos conseguido que el Rey se viera con Pedro para presentarle el proyecto. La reunión fue muy bien, y aparte de parecerle bien armado, ha ofrecido toda su ayuda para encontrar ayuda [sic] financiera”. El duque de Palma se refería al regatista mallorquín Pedro Perelló, íntimo amigo suyo y de la infanta Cristina. Sin embargo, las gestiones entre el entonces Rey de España y el Rey Abdullah, de Arabia Saudí, para conseguir los 110 millones de euros, a repartir entre su real persona, la de su yerno y la de su inteligente amante salieron mal, a pesar de que, añade Lobo, utilizó instituciones del Estado e incluso galardones oficiales para conseguir sus fines: por ejemplo, la entrega del Toison de Oro al responsable de una de las monarquías más crueles y déspotas que se conocen. El heredero de un gran amigo “hermano”, como a Juan Carlos de Borbón gustaba de llamar al, ya fallecido, Rey Fahd.

Dos meses más tarde, el 27 de agosto, continúa el periodista de El Confidencial.com, “Don Juan Carlos se desplazó sorpresivamente a Marbella, interrumpiendo sus vacaciones en el palacio de Marivent”, para visitar al príncipe Salman, hermano del desaparecido Rey Fahd, tío de Abdullah y gobernador de Riad. En ese encuentro, celebrado en el palacio Al Riyadh que Salman posee en Marbella, éste y Don Juan Carlos pactaron, según Torres, que la familia real saudí aportaría los 110 millones de euros que Urdangarín necesitaba para el proyecto Ayre. Todo ello, como ya sabe el Pueblo español, con la ayuda de la inestimable Corinna, que por aquel entonces todavía no había sido portada del Hola.

En definitiva gestiones y gestiones directas que no pueden borrar su estela. Una estela protegida por la ausencia de Justicia y que lleva el nombre de abuso de poder y tráfico de influencias. No fue el rey de todos los españoles. A pesar de que ese fue su mantra preferido. El ex Jefe del Estado, en su condición de privilegiado por su sangre, y por el que fuese Jefe del Estado antes que él, Francisco Franco, hizo todo lo que estuvo en su mano por forrarse él y a los suyos. Así lo resume Espía en el Congreso: “Invitó a Paco Camps y Rita Barberá a la Zarzuela para cerrar el “negocio” con Urdangarín, que le esperaba en una sala contigua, se entrevistó personalmente con el presidente del BBVA, Francisco González y con el de Iberostar, Lottusse y Camper, Miguel Fluxá y envió emisarios para negociar con directivos de esas empresas y de otras como Mutua Madrileña; logró apalabrar un patrocinio del rey Abdulá y del príncipe Salman (Arabia Saudita) por 110 millones de euros y metió a sus 3 hijos (Elena, Cristina y el hoy rey Felipe VI) y a su esposa (Sofía de Grecia) en el “sindicato”. La gigantesca mentira con que se ha construido el “caso Urdangarín” para separar del mismo a Juan Carlos de Borbón sonrojaría a cualquier jurista o estudiante de derecho, pues la catarata de pruebas, indicios y alertas son de tal calibre que avergüenzan por la escasa consistencia y el enorme infantilismo del engaño”.

Recordemos, por último, el contenido del correo de 20 de septiembre de 2007, -uno más en los que el yerno da detalles de las actividades del suegro- enviado por Urdangarin a Pedro Perelló y publicado por la misma fuente: “Pedro, S.M. El Rey me comenta que un amigo suyo ha hecho la gestión que le pedimos a Miguel Fluxá (Iberostar) y sorprendentemente Miguel no sabía nada del proyecto. Claro, se ha quedado un poco parado. Comenta que si hacemos el contacto a alto nivel asegurémonos de que el equipo de la reunión reporta al Presidente, porque si no queda extraño y dejamos a los interlocutores al descubierto. Mira cómo está el tema porque Fluxá ya ha recibido el mensaje. Por otro lado le he transmitido la buena sintonía con BBVA y que le iba a dar un empujón a Paco Gonzalez. Lo sabrá ¿no?”. Es difícil que pueda estar más claro”.

Es imposible, como asegura la fuente, creer que Urdangarin actuó a escondidas del rey y que éste no sabía nada de sus gestiones, cuando vemos como estaban permanentemente en contacto hablando de detalles precisos de sus actividades.

Fuente: El Espía Digital

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: