¿Puede implantarse la Renta Básica en España gracias a la extracción de petróleo?

CARLOS MARTINEZ-CAVA

por Carlos Martínez-Cava – La noticia saltaba a finales de mayo de este año. El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente daba vía libre a los “sondeos exploratorios” en busca de petróleo en aguas próximas a Canarias aunque fijaba medidas “preventivas y correctoras” para evitar riesgos. Dichas fuentes han explicado que el proyecto evaluado “en esta fase no implica en ningún caso la extracción de petróleo” y, en el caso de que el promotor quiera sacar hidrocarburos en este lugar, tendrá que presentar un nuevo proyecto que también deberá someterse a un nuevo procedimiento de evaluación ambiental.

¿Cómo revertir la riqueza del petróleo en la ciudadanía?

Lo cierto es que el momento en que en territorio español veamos plataformas de extracción petrolífera parece cercano. Ni que decir tiene que ya hemos visto la protesta social y política aflorar. Desde los movimientos ecologistas a la reivindicación política de los cabildos canarios que se sienten sobrepasados por un poder central que no ha contado con su opinión. De todas las cuestiones que este proyecto energético coloca sobre la mesa hay una que puede resultar novedosa y es la pregunta de cómo revertiría esa riqueza o beneficio empresarial privado sobre el pueblo español. Es evidente que ya no existen empresas estatales que exploten esos yacimientos y que, de aprobarse la extracción, esta lo sería por una empresa privada como es Repsol. ¿A quién pertenece la riqueza extraida de la Naturaleza? Alguien tan poco sospechoso de izquierdismo como Thomas Paine. Lo resumía así: “Los hombres no hicieron la Tierra. Es el valor de las mejoras y no la Tierra en sí misma, lo que es propiedad individual. Cada propietario debe a la comunidad una cantidad de renta por la tierra que lo sostiene económicamente”. Creaba con ello el concepto de Dividendo de ciudadanía o ingreso de ciudadanía, propuesta política basada en el principio de que la naturaleza es propiedad común de todas las personas y no puede privatizarse o apropiarse individualmente.

El dividendo ciudadano de Alaska

Es así como en Alaska, tierra rica en yacimientos petrolíferos, se dispensa un dividendo ciudadano llamado ‘Alaska Permanent Fund’ que sostiene inversiones estatales a partir de los recursos minerales. En 2005, cada ciudadano de Alaska elegible políticamente recibía un cheque por valor de 845,76 dólares. Es el único ejemplo existente en todo el mundo de política económica a gran escala que combine la imposición tributaria sobre un recurso natural no renovable con la distribución individual e incondicional de parte de la renta acumulada en el fondo soberano constituido a partir de los recursos recaudados.

Una solución al problema de distribución de la renta

¿Por qué en determinados círculos se plantea que los yacimientos de petróleo en España hayan de revertir en sus beneficios al pueblo? Porque España es el país de la eurozona donde más se han acrecentado las diferencias en la distribución de la renta de sus habitantes. Porque España ha visto como desde el estallido de la crisis el número de personas en esta situación ha crecido un 26,2% desde que comenzó la crisis, pasando de lo 10,4 millones de personas en esta situación a los 13,1 millones en 2012, un 18% de la población total. No es una idea o propuesta de la extrema izquierda. Suiza, en este 2014, verá sometido a referéndum la idea de que todos los ciudadanos mayores de 18 años, reciban una cantidad equivalente a 2.000 € al mes.

Irán y Brasil también contemplan las rentas mínimas pagadas por los hidrocarburos

Además de Alaska, ya hay otros precedentes: Irán. El régimen de Mahmud Ahmadineyad estableció el 1 de enero de 2011 una renta mínima dirigida a las familias (no a nivel personal) que sustituía una serie de subsidios para la adquisición de alimentos. La renta la recibe el varón que ejerce de “cabeza de familia”. Otro ejemplo serían los gobiernos de Brasil que siempre han tenido sobre la mesa una propuesta sobre renta básica que, a causa de la situación económica, se ha dejado aparcada. A cambio, en el país se otorga lo que se conoce como Bolsa Familia, un programa que se inició en 2003 y gracias al cual se ha atendido a 13,8 millones de hogares. Thomas Paine lo dejó escrito: la naturaleza es propiedad común de todas las personas y no puede privatizarse y apropiarse individualmente. El debate está abierto.

Fuente: Valuaria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: