¿Es la democracia una estrategia de poder?

EDUARDO ARROYO

por Eduardo Arroyo – Recientemente el cofundador de Mozilla fue cesado por financiar una campaña contraria al matrimonio homosexual. Claro. libertad de expresión debe existir siempre que se opine lo mismo que yo

Hace poco, Brendan Eich, el inventor del Java-Script y cofundador de la empresa de software Mozilla –entre cuyos logros se cuenta el famoso navegador de internet Mozilla Firefox- ha sido cesado como director ejecutivo (CEO) de la exitosa compañía que ayudó a crear. ¿El motivo? Dio 1.000 (mil) dólares a los defensores de la “proposición 8”, votada mayoritariamente por los californianos en 2008 para que fuera prohibido el matrimonio del mismo sexo en su Estado.

Más aún, incluso contribuyó a la campaña de Pat Buchanan para optar a la nominación por el partido demócrata en 1992, hace 24 años. Como se ve, hay “crímenes” que no prescriben y por consiguiente los activistas “gays” de OkCupid.com le consideraron “contrario a la igualdad de oportunidades” y se emplearon a fondo. Finalmente consiguieron su objetivo.

Naturalmente, esto no puede considerarse un atentado a la libertad de expresión de Brendan Eich. Para James Ball, de The Guardian, que ha escrito el pasado día 4 de abril un artículo al respecto en el citado periódico (véase Brendan Eich´s coming-out party ended the Mozilla way: free, open – and shut), esto es una “victoria –la expulsión por su propia gente de un director ejecutivo y fundador, de una institución basada en la apertura y la igualdad de opiniónW. Así que la dimisión forzosa de Eich, siempre según escribe Ball, “debería estar en los manuales como ejemplo de un sistema que funciona exactamente como debe”.

Lo que dice en realidad el articulista de The Guardian es que la libertad de expresión debe existir siempre que se opine lo mismo que él opina. Más aún. Lejos de apoyar a su antiguo compañero, Mitchell Baker, directora ejecutiva de la Fundación Mozilla que expulsó a Eich, declaró en un mensaje colgado en el blog de la compañía que “Mozilla cree tanto en la igualdad como en la libertad de expresión. La igualdad es necesaria para las opiniones significativas y la libertad de expresión es necesaria para luchar por la igualdad. Saber cómo defender ambas al mismo tiempo puede ser difícil”.

El argumento de Baker es el mismo, esencialmente, que el de Ball: la libertad de expresión debe existir en tanto sirva para defender la igualdad. La conclusión –a modo de corolario de lo anterior- es que esa misma libertad de expresión debe ser denegada a los que creen, por ejemplo, que el matrimonio propiamente dicho solo puede tener lugar entre un hombre y una mujer; no entre personas del mismo sexo.

Por esta razón, la nueva dictadura está dispuesta incluso a pasar por encima de los votantes de California, cuya opinión mayoritariamente contraria al matrimonio homosexual deja de ser relevante por ser opuesta a la “igualdad”. En este contexto, la “igualdad”, la “libertad de expresión” y otros términos regularmente citados devienen en mera retórica y la democracia en una simple estrategia con la que conseguir el poder total.

De manera análoga a lo que sucede en los EEUU, en España existen leyes para garantizar tales recortes en la libertad de expresión e incluso conocemos algún que otro personaje –fundamentalmente un religioso- que ha sido objeto de verdaderos linchamientos mediáticos. En esta misma columna hemos tratado ya estos asuntos (véase El sendero de la traición o La dictadura de los jueces).

Y es que, para los que sostienen opiniones semejantes, no puede haber libertad de expresión, porque resulta evidente que, si como pretende la ideología dominante, la España de Franco encarcelaba a los disidentes, hoy los disidentes son otros mientras que sus opresores son los supuestos encarcelados del pasado.

Está claro que para el poder actual la “diversidad”, de razas, culturas, “opciones” sexuales y demás es positiva pero la libertad de opinión y de pensamiento debe ser severamente recortada, incluso con el código penal o simplemente obviando la opinión de la mayoría.

Fuente: target=”_blank”>ESD

A %d blogueros les gusta esto: