Arabia Saudí incrementa su campaña contra Hezbolá

YUSUF FERNANDEZ

por Yusuf Fernández – Recientemente, el periódico británico ‘The Independent’ publicó un artículo de un conocido periodista irlandés, Patrick Cockburn, que describió la “feroz guerra librada a través de asesinatos, masacres, encarcelamientos y persecuciones que ha matado a decenas de miles” de chiíes en el mundo, incluyendo en los países musulmanes donde ellos forman una minoría vulnerable. Esta guerra está siendo llevada a cabo por Arabia Saudí, y especialmente por el jefe de su servicio de Inteligencia, Bandar bin Sultan, a través de los grupos wahabíes bajo su control, incluyendo algunos que tienen vínculos con Al-Qaeda.

El objetivo de Arabia Saudí es derrocar o destruir todos los gobiernos y movimientos que son aliados o amigos de Irán, incluyendo el Gobierno de Bashar al-Asad en Siria, el Gobierno de Nuri al-Maliki en Iraq y Hezbolá en El Líbano. En este sentido, Hezbolá se ha convertido en un obstáculo principal para los planes saudíes para dominar Oriente Medio. Para desmayo del régimen saudí, el éxito de Hezbolá en resistir el ataque israelí contra El Líbano en 2006 incrementó su popularidad en el conjunto del mundo islámico. Su participación en la guerra de Siria fue importante con el fin de abortar los planes saudíes y takfiríes para derrocar al Ejecutivo de Al-Asad y crear un gobierno estilo talibán en Siria bajo el control saudí. Los combatientes de Hezbolá ayudaron al Ejército sirio a conseguir una victoria estratégica en Al- Qussair y han jugado un papel importante en la protección de Siria y El Líbano frente a los grupos terroristas.

Con el fin de obligar al partido libanés a abandonar Siria, o incluso destruirlo, Arabia Saudí ha lanzado una estrategia de cuatro vías.

Acusaciones infundadas contra Hezbolá

En primer lugar, los aliados saudíes han estado intentando culpar a Hezbolá y su participación en el conflicto de Siria por todos los problemas de El Líbano. Saad Hariri, un multimillonario líder del Movimiento del Futuro, ha incluso intentado vincular a Hezbolá con algunos ataques contra El Líbano como el que mató a Mohammed Chatah, uno de sus asociados. Él también utilizó estas afirmaciones para presionar en favor de un nuevo gobierno libanés, más alineado con Riad, París y Washington.

Después del atentado, Hariri, que habló desde su autoimpuesto exilio en París, señaló con el dedo inmediatamente a Hezbolá. “Aquellos que asesinaron a Mohamad Chatah son los mismos que asesinaron a Rafiq Hariri (el padre de Saad)”, afirmó. Esto era una referencia al Tribunal Especial para El Líbano cuya creación fue instigada por la Administración Bush y cuyo objetivo era dar a esta última un pretexto para castigar a los adversarios de Washington en Oriente Medio. Sin embargo, según los medios libaneses, el beneficiario del ataque y el más probable autor de estos ataques fue el régimen de Israel u otro aliado de las potencias occidentales.

Debido a las afirmaciones de su antiguo investigador, el antisirio y anti Hezbolá Detlev Mehlis, el tribunal culpó en primer lugar a cuatro generales aliados de Siria -que estuvieron encarcelados durante cuatro años antes de ser puestos en libertad sin cargos- y luego alegó que algunos miembros de Hezbolá podrían ser los responsables. El tribunal reanudó sus sesiones en La Haya en enero.

Hezbolá rechazó la acusación de estar detrás del asesinato de Chatah y calificó el atentado de “crimen odioso que se produce en el contexto de una serie de crímenes y explosioines dirigidos a sabotear la estabilidad del país”. Siria negó también cualquier implicación en el ataque.

Takfiríes apoyados por Arabia Saudí contra Hezbolá

En segundo lugar, Arabia Saudí ha lanzado una guerra a través de terceros utilizando a diferentes grupos terroristas takfiris contra el partido. La estrategia es abrir un frente de guerra contra Hezbolá en el Líbano con el fin de obligarlo a sacar sus tropas de Siria. Esta estrategia utiliza las provocaciones tales como los ataques con bomba en Dahiyé (el Suburbio del Sur de Beirut, que está considerado como el principal bastión del Partido de la Resistencia).

El 9 de julio de 2013, 53 personas resultaron heridas después de que una bomba explotara en una concurrida calle de Dahiyé en la víspera del sagrado mes de Ramadán. Una facción del así llamado Ejército Sirio Libre (ESL) reivindicó el atentado.

El 15 de agosto, un mes después de la primera bomba, la explosión de un coche bomba golpeó Dahiyé. Al menos, 21 personas fallecieron y 200 resultaron heridas en la masiva explosión, la mayoría de ellas niños. Un grupo desconocido vinculado a la oposición siria reivindicó el ataque.

El 23 de noviembre de 2013, dos atentados suicidas tomaron como blanco la embajada iraní en el sur de Beirut en un ataque reivindicado por las Brigadas de Abdulá Azzam, vinculadas a Al-Qaeda.

El 4 de enero de 2014 otro atentado tuvo lugar en Haret Hreik, también en Dahiyé, matando a 6 personas e hiriendo a varias decenas. El 21 de enero, un nuevo ataque suicida en el mismo lugar causó la muerte a cuatro personas más. Significativamente, los grupos takfiríes atacaron el lugar exacto que fue bombardeado por la aviación israelí en la Guerra de Julio de 2006. La calle alberga varios edificios que fueron restaurados después de aquel conflicto. Hezbolá solía también celebrar allí los eventos de Ashura. En resumen, se trata de una de las calles más famosas de Dahiyé.

Según el periódico libanés Al-Akhbar, los residentes “parecían estar todos de acuerdo en la identidad de los perpetradores: los grupos salafíes takfiríes. La multitud mencionó el nombre de Bandar bin Sultán, el infame jefe de la Inteligencia saudí. Varias personas gritaban “Muerte a la Casa de Saud” y la mayoría dijeron creer que el príncipe Bandar es el principal patrocinador de los grupos extremistas que llevaron a cabo el ataque. “Ésta es la forma”, dijeron, “en la que la Casa de Saud muestra su gratitud al pueblo de Dahiyé, que derrotó a Israel y logró la primera victoria indiscutible de una fuerza musulmana sobre el enemigo de la nación”.

Al-Akhbar añadió: “Resulta claro que los residentes, tras el atentado en Dahiyé, estaban más convencidos que nunca de la necesidad de hacer frente a los grupos extremistas en Siria y el Líbano. Quizás los perpetradores pensaron que atacando a civiles inocentes, harían que la población renunciara a Hezbolá o presionarían al Partido de la Resistencia para que se retire de Siria. Sin embargo, lo contrario ocurre después de cada ataque”.

El atentado del 4 de enero en Dahiyé tuvo lugar al mismo tiempo que el ciudadano saudí Mayid al-Mayid, líder de las Brigadas Abdulá Azzam, vinculadas a Al Qaida, fue arrestado. Él fue el hombre que ordenó supuestamente el ataque contra la embajada iraní en Beirut. Sin embargo, murió en prisión por un “fallo renal” unos días más tarde. Riad hizo todo lo posible para convencer a las autoridades libanesas que lo extraditaran a Arabia Saudí. Algunos analistas afirmaron que los gobernantes saudíes temían, en realidad, que los vínculos de su servicio de inteligencia con Al-Mayid hubieran salido a la luz si él hubiera sido juzgado en el Líbano.

Al-Mayid fue arrestado a su regreso de Siria, donde él había suscrito un pacto de cooperación con Abu Muhammad al Yulani, líder del grupo Frente al-Nusra, afiliado a Al-Qaeda, que lucha contra el gobierno de Bashar al Assad. Este acuerdo habría suministrado a los grupos sirios takfiríes una base logística en el Sur del Líbano. Otro grupo vinculado a Al Qaida, el así llamado Estado Islámico en Iraq y Siria (EIIS), ha amenazado también a Hezbolá y prometió atacar los bastiones del partido en el Líbano.

Un gobierno sin Hezbolá

En tercer lugar, Arabia Saudí y sus aliados en el Líbano han intentado durante meses aislar a Hebolá creando un gobierno que excluya al partido. Mientras Hezbolá y los otros partidos de la coalición del 8 de Marzo propusieron un gobierno de unidad nacional, las fuerzas del 14 de Marzo, lideradas por Saad Hariri, continuaron rechazándolo hasta recientemente. Hariri estuvo presente en un reciente encuentro entre el rey saudí Abdulá y el presidente libanés, Michel Suleiman, y también se reunió con el presidente francés, François Hollande, en la misma ciudad. Esto demuestra su coordinación con sus espónsores saudíes en el diseño de una estrategia contra Hezbolá y sus aliados en el Líbano.

Hariri y los saudíes presionaron a Suleiman para crear un gobierno llamado “neutral” (en realidad formado por personalidades favorables al 14 de Marzo) incluso aunque ellos sabían que éste no lograría obtener el apoyo del Parlamento. Esto fue visto como un ataque abierto contra Hezbolá y las fuerzas del 8 de Marzo, que prometieron, por su parte, una “reacción sorpresa” si Suleiman seguía adelante con este plan.

Sin embargo, los últimos ataques terroristas en Dahiyé llevaron a Suleiman a pensárselo dos veces. Según el periódico libanés Al-Akhbar, las fuerzas del 14 de Marzo lo ven ahora como “débil porque él no formó el gobierno que había prometido muchas veces”. Ellas afirman que “cada vez que el presidente Suleiman prometía formar un gobierno neutral y se disponía a anunciarlo, una explosión o un asesinato tenía lugar allí y esto paralizaba sus planes”.

“Suleiman admitió que el gobierno que él buscó formar estaba dirigido contra Hezbolá y el Movimiento Amal. De este modo, era imposible después de los últimos atentados con bomba de Dahiyé, el crear un gobierno provocador de este tipo y hacérselo tragar a los seguidores de Hezbolá y Amal. Suleiman sabía también que la mayoría parlamentaria no les permitiría formar un gobierno exclusivamente del 14 de Marzo, dado que el diputado druso Walid Jumblat insistió en no dar un voto de confianza a este gobierno de “hechos consumados” y abogó por el diálogo y por un gobierno en el cual todos los partidos participaran.

Los nuevos desarrollos en el Líbano han llevado, sin embargo, a que un gobierno de unidad pueda formarse tras la última aceptación por parte del 14 de Marzo de tal posibilidad, debido a las presiones internas y externas. Esto mostraría el fracaso del plan saudí para aislar políticamente a Hezbolá.

Armas francesas pagadas por Arabia Saudí contra Hezbolá

El cuarto frente abierto por Arabia Saudí contra Hezbolá es quizás el más peligroso. Durante el reciente encuentro entre el rey Abdulá y su nuevo amigo y aliado Hollande, ambos alcanzaron un acuerdo para enviar armas francesas por valor de 3.000 millones al Ejército libanés. Las armas estarán pagadas enteramente por Arabia Saudí. Los medios han informado que se trata de la mayor exportación militar al Líbano.

Hollande dejó claro que las armas no serían utilizadas “donde no deben” (contra el Ejército israelí), de tal modo que la única conclusión lógica es que ellas estarían dirigidas contra Hezbolá si una presidencia o gobierno controlados por el 14 de Marzo así lo decidieran.

Con el fin de mostrar su gratitud personal a los gobernantes saudíes, Suleiman puso fin a un discurso en el que habló sobre este asunto diciendo “Viva Arabia Saudí”, una expresión que fue condenada y se convirtió en objeto de burla por los periodistas y comentaristas libaneses.

Ibrahim al Amin, un destacado comentarista libanés, acusó a Suleiman de estar dispuesto a convertirse en el portavoz del rey saudí o de Hollande con el fin de buscar su apoyo para continuar en su puesto, dado que su mandato termina en Mayo de 2014, o conseguir otro cargo internacional.

“Durante la última visita a Riad, el autor de esta generosidad (el rey saudí) dijo que era el deber del Ejército libanés el luchar contra Hezbolá, desarmarlo e impedirle entrar en Siria”, escribió Amin. Él añadió que el objetivo claro del acuerdo era reforzar a los aliados saudíes en el Líbano y se preguntó por qué las ofertas rusas e iraníes para enviar armas al Ejército libanés habían sido rechazadas. Además, señaló, la iniciativa franco-saudí debería ser aprobada por el Gobierno y el Parlamento del Líbano y no ser aceptada sólo por la Presidencia.

Fuente: HispanTV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: