No hay fiscal para esto

EDUARDO ARROYO

por Eduardo Arroyo – La alcaldía de la ciudad británica de Birmingham lo tiene claro: si usted utiliza en alguno de sus correos electrónicos la versión abreviada de “communist” -“commie”- su mensaje será rápidamente bloqueado. La razón es que “commie” está en una lista de palabras ofensivas, agresivas, términos racistas, homofóbicos, antisemitas, sexistas y discriminatorios en poder del ayuntamiento. Por supuesto, no sucede igual con las palabras “nazi” o “fascista”, que tan alegremente se pronuncian en la política de hoy día.

Para conseguir esta alquimia intelectual, ha hecho falta, naturalmente, mucha labor propagandística detrás. Esto es lo que sucede en España desde hace tiempo. Efectivamente en nuestro país, además de la tarea de lavado de cerebro y de lobotomización mediática, sucede que esos mismos lobotomizados ocupan puestos dirigentes en nuestra sociedad.

Así, el teniente fiscal de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares, Madrid, Jesús Alonso, ha tomado la decisión de informar a favor del acto proetarra que tendrá lugar hoy día 4 de enero en Durango. Tras analizar los informes de la Policía, la Guardia Civil y la Ertzaintza, la conclusión de Alonso es que de la mera convocatoria no se puede deducir que, con ella, se esté ensalzando a ETA. Entre los argumentos que esgrime Alonso para llegar a esta brillante conclusión figura el hecho de que se celebre en un lugar cerrado y que haya sido un particular el que haya solicitado el alquiler del local.

¿Es idiota Alonso? ¿Es un farsante? Nada de eso. Y ello a pesar de que cosas mucho peores que ésta deben de estar pensando las víctimas del terrorismo a quienes Alonso ha humillado con su decisión. Alonso es un producto perfecto de la ingeniería ideológica obrada en España en los últimos treinta años. Pero no es un jurista. Si los convocantes del acto fueran del otro extremo del espectro, por salvar su normalización social, por convicción ideológica o por la simple respetabilidad que merece un eminente “aparatchik” como él, adoptaría la decisión de prohibir inmediatamente el evento. Se dirá que esto es un juicio de intenciones. Puede ser.

Pero el asunto es que el doble estándar en España, el doble rasero de la justicia es precisamente lo que ha convertido a los etarras, a la izquierda abertzale, en los niños mimados del Estado de Derecho. De otra manera no puede entenderse que una banda de subnormales, cuya formación intelectual no excede de la de un gorgojo, pero que extorsionan, amenazan y asesinan por la espalda desde obreros hasta policías municipales, taxistas y viandantes, personajes en cuyo historial no existe una sola acción de hombría o audacia, digo, gocen de un sistema político prácticamente a su merced, dispongan de periódicos, partidos políticos, televisiones y hasta de una parte de chusma académica que les apoya.

Pero hoy ha sido precisamente el gobierno del PP, con el que ha caído el telón del último acto: es ahora la “justicia” quién se suma a la humillación de las víctimas. Gracias a la repugnante corrupción de un partido defensor del electorado conservador y “de principios” -con la izquierda no puede contarse para nada que tenga que ver con los principios-, una corrupción por cierto mucho peor que la de Bárcenas y Gürtel juntas, se mira para otro lado y se escenifica esa nauseabunda voluntad legalista de no inmiscuirse en la justicia aunque la justicia se haya convertido en su caricatura.

Lejos de eso, es el PP quién, como Zapatero, vive en connivencia con la escoria terrorista quizás no negociando pero sí propiciando la defección en bloque de todo nuestro sistema legal. Son ellos los que demandan el voto del orden y de la decencia para implementar el caos y la mierda pura y dura en nuestra sociedad. Por eso respetan la decisión de la basura de Estrasburgo pero no respetan el dolor de las víctimas. Con este último acto, nada queda en España que justifique no abominar de las instituciones que nos han conducido hasta nuestro estado actual.

Pero, naturalmente, el asunto excede con mucho del terrorismo. El fiscal “contra el odio y la discriminación” Miguel Angel Aguilar, de Barcelona, inspirador de la futura “Stasi” contemplada en el nuevo Código Penal de Alberto Ruiz Gallardón, anda investigando a no se qué banda que amenaza a homosexuales a través de la Red. Es bueno que se impida la amenaza a cualquier ciudadano pacífico y así lo declaramos en esta columna porque a nosotros nos gustaría que eso mismo pensara tanto “fiscal” y tanto “ministro” que no son otra cosa que militantes políticos disfrazados.

No ha habido “investigación” cuando se ha agredido y amenazado a los alumnos de la facultad de económicas de Barcelona que acudían a misa. Tampoco se ha contemplado como “odio” o “discriminación” la profanación de iglesias en Sabadell. No hay “fiscal” para esto. Es tanta y tanta la hipocresía y el doble rasero que, al menos, tiene la ventaja de dejar al descubierto su verdadera estrategia. Solo tiene derecho a existir la “progresía”. Cada día que pasa, hay una vuelta de tuerca que no vuelve atrás. Llegará el día en que las víctimas del terrorismo sean “fascistas”: es decir, serán “fascistas” por haber quedado mutilados cuando iban a comprar o de camino al trabajo.

Cosas así se transmiten ya en la formidable ofensiva propagandística internacional del entorno abertzale ante la pasividad del detritus político pepero. Y por eso, como digo, llegará un día en que ser víctima del terrorismo será “fascista” como lo será pensar que solo hay un tipo de familia con relevancia social, que la inmigración masiva es una lacra en la que todos pierden, que la historia no es como la cuentan o que el cine español no merece ser subvencionado.

Vaya usted a saber a qué le cuelgan el sambenito. Lo que sí que es seguro es que ese día llegará. Lo que pocos sospechaban es que las simas de indecencia moral del gobierno de ZP serían sobrepasadas por el partido destinado a “regenerar” España. Pero ya se sabe que lo que importa es la economía (liberal, por supuesto). Qué asco.

Fuente: ESD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: