El desmembramiento de los Estados europeos se define

PIERRE HILLARD

por Pierre Hillard – Nuestros políticos son portavoces y difusores, en su mayor parte inconscientes, de una política a largo plazo que conduce a la esclavitud mundialista.

En el espacio de algunas semanas, han caído en ráfagas acontecimientos de primera importancia para el futuro de los Estados europeos. El anuncio hecho por el gobierno regional catalán para organizar un referéndum el 09 de noviembre de 2014, acerca de la creación de un Estado catalán y de su independencia, ha provocado una onda de choque en toda España.

Inmediatamente, el gobierno español dijo que estaba fuera de lugar la celebración de un referéndum, mientras que la Generalidad de Cataluña mantuvo su decisión. Se establece un pulso entre Madrid y Barcelona y aumenta la tensión. No hay que olvidar que la Guerra Civil española estalló debido a, entre otros motivos, el deseo de independencia de Cataluña en la década de 1930 con el objetivo de promover una República Federal Ibérica.

Además del caso catalán, Escocia se embarcó en un referéndum previsto para el 18 de septiembre de 2014, con el consentimiento de Londres. El iniciador de este movimiento, Alex Salmond, a la cabeza del SNP (Partido Nacional Escocés, miembro de los Verdes/ALE en el Parlamento Europeo), presentó un libro blanco por la independencia de Escocia (Scotland’s future [El futuro de Escocia]) que, en 670 páginas, enumera todas las ventajas de romper los lazos con Londres mientras promete -si gana el sí- el mantenimiento de la libra esterlina y de la Reina de Inglaterra.

Al mismo tiempo, el primer ministro Jean-Marc Ayrault anunció el 13 de diciembre, ante una audiencia de líderes en Quimper, Bretaña, su voluntad de fortalecer la regionalización pero también de poner en marcha la ratificación de la Carta Europea de las lenguas regionales presentada con el Número 56 en el programa presidencial de François Hollande.

Bruselas, que ha asumido la causa regionalista, quiere debilitar a los Estados con el fin de ser el único amo a bordo y conseguir así la creación de un bloque europeo compuesto por una miríada de regiones sometida a su única autoridad. También es cierto que esta evolución podría facilitar la creación de un mercado transatlántico donde sólo dos interlocutores – la administración de EEUU y la Comisión Europea – se enfrentarían vis-à-vis. Por lo tanto, el principio regionalista provocando la muerte de las naciones permitiría la emergencia de ciudades-estados y de regiones en el marco de una Europa federal y ferozmente tecnocrática. Nada está llegando al azar, tal desarrollo es promovido por las principales entidades financieras y las multinacionales en base a las medidas de diferentes mentores, como Leopold Kohr (1909-1994).

De origen austríaco, huye de su país natal cuando es anexionado por Alemania en 1938, e imparte clases de economía en varias grandes escuelas anglosajonas, absorbiendo las ideas transmitidas por los ultraliberales. Profesa el principio según el cual, para evitar las guerras, mini-bloques regionales deben estructurar los continentes dentro de un marco federal, Europa incluida. Impregna a muchos líderes políticos y empresariales de sus conceptos. Expresando su ideal con la frase Small is beautiful (Lo pequeño es hermoso), la fórmula es tomada por su alumno Fritz Schumacher, quien se convirtió en profesor de economía y, de hecho, la utilizó para titular un libro popular a principios de 1970. La obra clave de Leopold Kohr apelando a la descomposición de las naciones, The Breakdown of Nations (El Derrumbe de las Naciones), publicado en 1957 , expresa la idea de un retorno a una forma de feudalismo específica de la organización del Sacro Imperio Romano Germánico. En este libro, él no duda en recomponer las fronteras de los Estados Unidos [PDF] y de Europa de acuerdo a criterios geométricos [PDF] o étnicos [PDF].

Su poder de persuasión fue grande, porque influyó incluso en el gran magnate de la cerveza Freddy Heineken (1923-2002). Este último publicó poco tiempo después de la adopción del Tratado de Maastricht (1992) un libro impregnado del ideal de Leopold Kohr, Les Etats-Unis d’Europe, une Eurotopia [Los Estados Unidos de Europa, una Eurotopía]. Subdividiendo Europa en 75 bloques geográfica y demográficamente equilibrados, encontramos – en 1992 – los límites que en lo esencial determinan la ex-Yugoslavia desde la intervención de la OTAN en 1999, o las demarcaciones electorales en siete bloques que estructuran de una manera casi idéntica la Francia metropolitana, desde su adopción en 2004, en lo que concerniente a la representación de sus miembros en el Parlamento Europeo [PDF].

A la luz de estos hechos, nos damos cuenta de que nuestros políticos no son más que los portavoces y los difusores, en su mayor parte inconscientes, de una política a largo plazo que conduce a la esclavitud mundialista.

Fuente: Boulevard Voltaire

(Traducción de la Página Transversal)

One Trackback to “El desmembramiento de los Estados europeos se define”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: