EEUU decide hacerse cargo de China y Rusia [sobre las protestas en Ucrania]

PAUL CRAIG ROBERTS

por Paul Craig Roberts – Los varios días de protestas organizadas en Ucrania son notables por la falta relativa de violencia policial.A diferencia de los EE.UU., Canadá, Tailandia, Grecia y España, los manifestantes pacíficos no reciben golpes, gases lacrimógenos, chorros de agua y descargas eléctricas por la policía ucraniana. A diferencia de Egipto, Palestina y Baréin, los manifestantes ucranianos no han recibido disparos con munición real. Las limitaciones del Gobierno de Ucrania y de la policía frente a las provocaciones han sido notables. Al parecer, las fuerzas del orden de Ucrania no han sido militarizadas por la Seguridad Nacional de Estados Unidos.

¿Sobre qué son las protestas de Ucrania? A simple vista, no tienen sentido. El Gobierno de Kiev tomó la decisión correcta de permanecer fuera de la UE. Los intereses económicos del país se encuentran en Rusia, no en la UE. Esto es completamente obvio.

La UE quiere que Ucrania se una, a fin de que pueda ser saqueado, como Letonia, Grecia, España, Italia, Irlanda y Portugal. La situación es tan mala en Grecia, por ejemplo, que la Organización Mundial de la Salud informa que algunos griegos se están infectando a sí mismos con el VIH para recibir la asistencia mensual de 700 euros que se proporciona a personas infectadas.

Los EE.UU. quieren que Ucrania se una para que pueda convertirse en un lugar para más bases de misiles de Washington contra Rusia.

¿Por qué los ucranianos quieren ser saqueados?

¿Por qué quieren ser blanco de los misiles Iskander rusos como país anfitrión de la agresión de Washington contra Moscú?

¿Por qué los ucranianos después de haber ganado su soberanía de Rusia quieren perderla ante la UE?

Obviamente, una población ucraniana consciente e inteligente no aceptaría estos costes de adhesión a la UE.

Así que, ¿por qué las protestas?

Parte de la respuesta radica en el odio de los nacionalistas ucranianos a Rusia. Con el colapso soviético, Ucrania se convirtió en un país independiente de Moscú. Cuando los imperios se rompen, otros intereses pueden hacerse con el poder. Varias secesiones se produjeron dando lugar a una colección de pequeños Estados como Georgia, Azerbaiyán, las antiguas repúblicas soviéticas de Asia Central, Ucrania, los países bálticos, y los pedazos en que se desintegraron Checoslovaquia y Yugoslavia por el “nacionalismo”. Los gobiernos de estos Estados débiles eran presa fácil para Washington. Estos gobiernos impotentes responden más a la Casa Blanca que a su propio pueblo. Gran parte del antiguo imperio soviético ahora es parte del imperio de Washington. Georgia, el lugar de nacimiento de José Stalin, ahora envía a sus hijos a morir por Estados Unidos en Afganistán, al igual que lo hizo por la Unión Soviética.

Estos antiguos elementos constituyentes del imperio ruso/soviético se están incorporando en el imperio de Washington. Los nacionalistas crédulos, ingenuos en verdad, podrían pensar que son libres en estas colonias norteamericanas, pero simplemente han intercambiado un amo por otro.

Ellos son ciegos en su sumisión, porque se acuerdan de su subordinación a Rusia/la Unión Soviética, y aún no se han dado cuenta de la que tienen respecto a Washington, a quien ven como un libertador con un talonario de cheques. Cuando estos nuevos países débiles e impotentes, sin protector, se den cuenta de que su destino no está en sus propias manos, sino en las de EE.UU., será demasiado tarde para ellos.

Con el colapso de la Unión Soviética, Washington ocupó rápidamente el lugar de Rusia. Los nuevos países se fragmentaron todos, al igual que Rusia en ese tiempo y, por tanto, quedaron indefensos. Washington utilizó ONG financiadas por ellos mismos y sus títeres de la UE para crear movimientos en contra de los rusos, pero a su favor y de la UE en las antiguas regiones constituyentes de la Rusia soviética. Los pueblos crédulos estaban tan felices de haber escapado del yugo soviético que no se dieron cuenta de que tenían ahora nuevos amos.

Podría apostar que las protestas ucranianas son un evento organizado por la CIA, utilizando las mencionadas ONG patrocinadas por Washington y la UE, y manipulando el odio de los nacionalistas ucranianos hacia Rusia. Las protestas se dirigen contra Rusia. Si Ucrania puede ser realineada y sumada al imperio de Washington, Rusia se verá aún más reducida como potencia mundial.

Para este efecto, la OTAN llevó a cabo entrenamientos de guerra contra Rusia el mes pasado en la operación Jazz Steadfast 2013. Finlandia, Ucrania, Georgia y la neutral Suecia han ofrecido su participación militar en la siguiente repetición de entrenamientos de guerra de la OTAN cerca de las fronteras de Rusia, a pesar del hecho de que estos no son miembros de la Alianza.

La reducción de Rusia como Estado poderoso es fundamental en los intentos de Washington respecto a la hegemonía mundial. Si Moscú ve reducida su potencia, la única preocupación de EE.UU. es China.

El “Giro de Asia” del régimen de Obama anunciaba el plan de Washington de rodear a Pekín con bases aéreas y navales, e irrumpir en todas las disputas que tiene con sus vecinos asiáticos. China ha respondido a la provocación de Washington mediante la ampliación de su espacio aéreo, una acción que EE.UU. llama desestabilizador, cuando en realidad es él quien está desestabilizando la región.

Es poco probable que China se deje intimidar, pero podría perjudicarse a sí misma, si su reforma económica abre el país a la manipulación occidental. Una vez que China libere su moneda y acoja el “mercado libre”, Washington podría manipular la moneda china y dirigirla hacia la volatilidad, algo que desaliente su uso como rival para el dólar. China está en desventaja por tener tantos graduados universitarios de centros de Estados Unidos, donde han sido adoctrinados con la opinión que tiene Washington del mundo. Cuando estos graduados programados por los norteamericanos regresan a China, algunos tienden a convertirse en una quinta columna cuya influencia se aliará con la guerra de Washington contra su país.

Entonces, ¿adónde nos lleva esto? Washington prevalecerá hasta que se derrumbe el dólar.

Para el dólar se aplican muchos mecanismos de apoyo. La Reserva Federal y sus bancos dependientes de lingotes han hecho bajar el precio del oro y la plata con ventas cortas en el mercado de futuros de papel, lo que permite que los lingotes fluyan hacia Asia a precios de ganga, pero eliminando la presión de un creciente precio del oro en el valor de cambio del dólar norteamericano.

Washington se ha impuesto a Japón y, al parecer, al Banco Central Europeo, para imprimir dinero a fin de prevenir el aumento del yen y del euro frente al dólar.

Las asociaciones Transpacíficas y Transatlánticas están diseñadas para mantener a los países en el sistema de pagos en dólares de EE.UU., apoyando de esta manera su valor en los mercados cambiarios.

A los países de Europa del Este miembros de la UE que conservan sus propias monedas, se les ha dicho que impriman con el fin de evitar un aumento de su valor en relación con el dólar de EE.UU. que restrinja sus exportaciones.

El mundo financiero está bajo el yugo de Washington. Y este está imprimiendo dinero para el bien de 4 o 5 mega-bancos.

Eso debería decirles a los manifestantes en Ucrania todo lo que necesitan saber.

Fuente: HispanTV

One Trackback to “EEUU decide hacerse cargo de China y Rusia [sobre las protestas en Ucrania]”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: