En defensa del simposio

EDUARDO ARROYO

por Eduardo ArroyoLos que ahora se rasgan las vestiduras son los mismos que hace años condenaban o huían de quienes hablaban de España. Y creen que por la vía administrativa frenarán el desvarío nacionalista.

Leo un artículo de Jesús Laínz en El Diario Montañés titulado “¿España contra Cataluña?”, en alusión al célebre simposio catalán. La conclusión del artículo es clara: el Govern debería de ir adelantando trabajo y emplearse a fondo en la quema de libros y periódicos, para justificar con hechos la “opresión” de Cataluña por España.

En tan solo un folio, Laínz muestra ejemplos de cómo el amor a España ha sido el canon de conducta de los catalanes desde que Cataluña existe. Por supuesto, no era este un amor de solo una parte de los catalanes, sino del pueblo en su conjunto, desde las clases humildes hasta sus instituciones. Así que Artur Mas –antiguamente Arturo a secas- debería aplicar los métodos de Farenheit 451, descritos en la conocida distopía de Ray Bradbury, antes de que le pille el toro.

Laínz cierra su artículo con una frase de Mark Twain: “Muchas cosas no suceden como debieran, y la mayor parte de ellas ni tan siquiera llegan a suceder. Es la tarea del historiador consciente corregir estos defectos”. Que un grupo de “historiadores conscientes” –con la excusa de lo “académico”- estén ahora en puro trance corrector, lo único que debería de enseñarnos es hasta qué nivel de “chusmificación” ha caído la universidad española.

Pero es un craso error la postura del PP, Ciudadanos y UPyD, que piensan que todo puede arreglarse por la vía ejecutiva que prohíbe. Las ideas delirantes tienen calado solo en sociedades desnortadas, en las que durante mucho tiempo lo absurdo, la mentira y la majadería simple han campado por sus respetos. Esto viene sucediendo en Cataluña –y también en otras partes- sin que a nadie se le moviera un músculo a la hora de impedirlo: ya se sabe, la “tolerancia” y el respeto a la ley todo lo justifican.

Ahora, la izquierda jacobina radical de UPyD, el jacobinismo “light” de Ciudadanos y PP quieren arreglar con una sentencia judicial y con la intervención del Fiscal General del Estado lo que la casta política no han hecho nada por impedir en treinta años. Más exactamente, quieren arreglar aquello a lo que la totalidad de esa casta política española ha contribuido durante los últimos treinta años: la desnacionalización de España.

No sé si recuerdan, pero hubo un tiempo en que hablar de España era casi como ser un “skin head”. ¿De verdad que no lo recuerdan? Yo sí. También recuerdo cuando los muertos por terrorismo eran enterrados en secreto y a espaldas del pueblo. Los políticos solo asistían a título institucional. Nada más. ¿Siguen sin recordar? Yo sí.

Los principales beneficiados por esta deserción del deber han sido los mismos que hoy anuncian una fecha para consumar la traición a Cataluña y a España, a la fe por la que murieron sus padres. Quizás sea demasiado tarde. La chica lista del PP, María Dolores de Cospedal, se percata ahora de que fue un error dejar en manos autonómicas la educación. Qué portento.

Y sin embargo sigue sin penetrar en el problema porque no solo es “la educación”; es más bien la batalla por las ideas, la hegemonía social lo que se ha abandonado. Por eso, quieren acabar con un simposio a golpe de fiscalía sin entender que a un simposio hay que oponer otro simposio. Es necesario oponer idea a idea, propaganda a propaganda, sin ceder un ápice. Pero esto no lo va a entender jamás gente como Cospedal, por poner un ejemplo. Es necesario embarcarse en una lucha feroz por la verdad, hasta que la celebración de simposios absurdos, plagados de “académicos” apesebrados no signifique nada e implique tal desprestigio que no merezca la pena ni plantear el asunto.

Por lo demás, su estrategia, aún concediendo el bienintecionado beneficio de amor a España –que ya es decir-, es totalmente ineficaz. Ahí lo tienen: Torres Dulce se lava las manos porque el Fiscal General del Estado no está para atajar la conjura contra la nación. El “fiscal contra el odio y la discriminación”, al que quizás compete más que a nadie una denuncia presentada por “odio” en Cataluña, el señor Miguel Ángel Aguilar, por supuesto no sabe y no contesta porque su función real es otra. En suma, nada de nada.

Mientras tanto, la esencia de la nación se hace gravitar exclusivamente sobre el “constitucionalismo”. La idea de España, anterior a la Constitución –y en esto tiene razón Artur Mas- ha sido suplantada por ésta que se ha transformado en un ídolo de nuestro tiempo. Se supone que la Constitución ha permitido la “convivencia” cuando la situación a la que nos vemos abocados demuestra que no es así. Derechos fundamentales, como el de la vivienda o el del trabajo, se conculcan a diario.

El mercado oprime a las clases trabajadoras de modo creciente y, por si fuera poco, la nación misma amenaza con disgregarse. Es hora de atender más a lo que somos que a las formas de lo que somos. Y por eso, es necesaria una pedagogía para el conjunto de la nación acerca de las amenazas que el capital global cierne sobre nuestro futuro. La disgregación nacional no es más que uno más de sus horribles rostros.

Esto es algo que nadie quiere entender y por eso hace falta otros simposios de signo contrario al simposio de la infamia: no una prohibición. Las obras de Laínz son un buen ejemplo de esa pedagogía. Javier Barraycoa ha hecho lo propio. Ambos son diferentes del “constitucionalismo” desnacionalizador, que nos ha llevado al momento presente. ¿Serán tenidos en cuenta?

Fuente: ESD

2 comentarios to “En defensa del simposio”

  1. Buenísimo este artículo. De verdad es así, lo que decíamos de la educación, de la desespañolización, de la leyenda negra, que nos la hemos creído…. está bien que alguien lo escriba al menos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: