¿En qué se ha convertido la civilización occidental?

PAUL CRAIG ROBERTS

por Paul Craig-Roberts – No hace mucho tiempo, el gobierno y los defensores del libre mercado estaban en el punto de la espada, pero nada más. Con lo poco que queda en el sector privado para estafar, los gánsteres financieros se han vuelto al sector público y han puesto a trabajar a su favor la defensa de la privatización que hacen los economistas de libre mercado.

Los propios gobiernos se convirtieron en parte de la conspiración, cuando los políticos se percataron de que saquear los activos públicos era una forma eficaz para compensar a sus benefactores privados.Podemos ver una imagen completa de esto en la privatización que ha hecho el Gobierno de David Cameron del Correo Real Británico (Royal Mail). El primer ministro ha descrito el saqueo como “capitalismo popular”, a pesar de que la población británica se opone de forma abrumadora a entregar el servicio de correo a una empresa con fines de lucro.La aplicación de políticas contrarias a la opinión pública por parte del Gobierno de Londres muestra la ausencia que hay en Gran Bretaña, de esa democracia que los primeros ministros británicos, Blair y Cameron, han estado tan ansiosos de ayudar a Washington a difundir con invasiones, bombas de racimo y uranio empobrecido en Afganistán, Iraq, Libia, Siria e Irán.Así es como se está privatizando el Correo Real o, más bien, saqueando.

En primer lugar, el Gobierno de Cameron, guiado por los gánsteres financieros, infravaloró los activos del Royal Mail y asumió gastos de envío por correo inferiores a los que se cobrará. Esta contabilidad ficticia permite que los activos públicos se transfieran a los benefactores privados de los políticos a un precio inferior a su valor.

Por ejemplo, todos los bienes inmuebles del Royal Mail están siendo transferidos a los nuevos propietarios privados, por menos del valor de las ofertas inmobiliarias del Royal Mail. Neil Clark informa que uno de los almacenes del Correo Real en Londres vale alrededor de mil millones de libras esterlinas, pero la totalidad de los activos inmobiliarios del Royal Mail -propiedad pública- se está transfiriendo a los nuevos propietarios privados por las tres cuartas partes de los mil millones de libras esterlinas. El acuerdo estaba tan inclinado a favor de los compradores particulares que el precio de las acciones subió casi un 40 por ciento en el primer día de cotización. (Esto podría haber sido una especie de negociación nominal, dado que el acuerdo posiblemente no se haya completado.)

Según los informes, muchos de los carteros van a perder sus puestos de trabajo, y la población, no los compradores privados, se ha quedado atascada con el pasivo del fondo de pensiones del Royal Mail, que es de unos 55 mil millones de dólares. Así que los saqueadores privados obtienen los activos, pero no los pasivos.

Los compradores son los gánsteres financieros, en nombre de los cuales se ejecuta la política económica en los EE.UU., Reino Unido y Europa, y lo has adivinado, Goldman Sachs hizo unos 33,5 millones “asesorando” a Cameron en la venta.

Wall Street y el City of London, los dos centros financieros del mundo, tan amados y malinterpretados por economistas del libre mercado como los financieros de la inversión y el crecimiento económico, son, de hecho, bandas mafiosas legales, apoyadas por el gobierno que saquean. Sus beneficios provienen de estas acciones de saqueo.

Estamos viendo cómo trabajan en Grecia, donde la santidad de los beneficios financieros requiere que se vendan bienes públicos a los intereses privados a precios de ganga. El acuerdo requiere que islas del patrimonio nacional protegidas sean entregadas a los constructores, y que los bienes públicos, tales como las empresas del agua, puertos, y la lotería del Estado se vendan a precios mucho más rentables a los intereses privados, consistentes en la banca privada y sus clientes.

En Italia, el endeudamiento público está obligando a los inversores privados a vender villas y castillos históricos, y la isla de San Giacomo, en una de las lagunas de Venecia. Estos tesoros nacionales se convertirán en hoteles, restaurantes, y centros turísticos para el uno por ciento.

¿Están próximos a ser privatizados el Museo Británico y la Smithsonian?

En Estados Unidos, las cárceles son privatizadas, a pesar del incentivo que esto provoca para producir reclusos.

Las escuelas públicas se están privatizando en forma de “escuelas charter”. Las escuelas charter son un plan para eliminar los sindicatos de docentes del sector público, y convertir su paga en beneficios privados, mediante la incorporación de contratos para enseñar durante algunos años, antes de ser reemplazados por un nuevo grupo de empleados contratados.

La civilización occidental, en la medida en que cualquier civilización lo sigue siendo, se enfrenta a un colapso total de la moral económica y gubernamental. Es la regla del saqueo y la explotación, y los prenstitutos medios de comunicación hacen todo lo posible para ocultar el hecho.

La civilización occidental se ha reducido a artefactos remanentes históricos, pueblos pintorescos de Inglaterra y Francia, la eficiencia alemana, la alegría de vivir y la buena comida en Francia e Italia, así como las obras maestras de arquitectura y música clásicas creadas antes de nuestros tiempos.

Además de los mecanismos de Wall Street para el saqueo, Estados Unidos aporta la tecnología para poner al mundo entero bajo constante vigilancia, utilizando la información para el beneficio económico y silenciar a los disidentes.

La civilización occidental ha perdido su atractivo. Dado que no queda nada más que una sombra de lo que fue, no será echada de menos mientras desaparezca en un pozo sin fondo de corrupción.

Fuente: HispanTV

One Comment to “¿En qué se ha convertido la civilización occidental?”

  1. Resulta increíble (bueno, creíble porque la estupidez congénita de los progres y la mayor parte de los presuntos anticapitalistas no es menor que la estupidez de los conservadores y mitomaniacos de la derecha más borde) que todavía le achaquen, treinta años después, el haber ocupado el puesto de Subsecretario del Tesoro con Ronald Reagan y haber puesto en marcha la «Reaganomía».
    En uno y otro lado, tenemos a los memos y memas de los celosos guardianes de la primacía de la «sangre vieja» («yo estuve antes que tú con estas banderas»). Imbéciles.
    En España pasa lo mismo. A Jorge Verstrynge buena parte de la izquierda le sigue reprochando haber sido secretario general de Alianza Popular con Manuel Fraga.
    Patético. Justamente Verstrynge y Craig-Roberts demuestran una lucidez mucho mayor en sus posiciones críticas al capitalismo que la inmensa mayoría de los «izquierdistas de toda vida»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: