¿Y si reclamamos Tierra Santa? Las impertinencias de la Federación de Comunidades Judías de España

CRISTIANOS ORIENTE

por Manuel Fernández Espinosa – Si, en un caso remoto, nos viniera un romano (digo un romano actual), y les dijera a los segovianos: “El acueducto es mío. Como comunidad romana en España os exijo su devolución”. ¿Qué pensaríamos?. Si uno de nosotros, españoles, fuésemos a México y les dijéramos a nuestros hermanos mexicanos: “En nombre de la comunidad española en México os reclamamos la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe por derecho histórico”. ¿No sería como para que los mexicanos nos mandaran a hacer gárgaras o, llanamente, a tomar por culo?.

Es impensable. De todo punto impesable que un romano actual venga a reclamar el Acueducto de Segovia, por muchos años que lleve residiendo en España y por mucho que España fuese otrora la Hispania romana. E igual podemos decir que es inconcebible que un español (en su sano juicio) reclame a los mexicanos la Basílica de la Bendita Guadalupana, por mucho que México fuese la Nueva España y por muchos años que lleve el gachupín en México, conservando su nacionalidad española.

Sin embargo, hete aquí que vienen unos señores que se hacen llamar “comunidad judía española” y reclaman Santa María la Blanca de Toledo (véase aquí la noticia: “La comunidad judía pide la devolución de la sinagoga mayor de Toledo“). Y no se les cae la cara de vergüenza. Se quedan tan frescos los tíos. Es posible que piensen que somos débiles, que aquí todos seamos tontos, que nos hayan reblandecido con todas sus películas sobre el “holocausto judío” perpetrado por los nazis y que, en virtud de eso, tengan carta blanca para pedir lo que se les antoje. Y, la verdad, en España hay sobrados débiles y bastantes cretinos, pero quiero pensar que todavía quedamos españoles normales que no estamos dispuestos a reír las gracias de quienes quieren abusar de nuestra hospitalidad. Y si no queda ni un español que les conteste, aquí estoy yo que, mientras otros se lo piensan, no voy a dejar la ocasión pasar.

En primer lugar, esta reclamación no es, ni mucho menos, nada nuevo. Estos señores residentes en España siempre han estado dando la lata con la misma tema. Por ejemplo, nada más proclamarse la II República Española aprovecharon para exigir la devolución de este templo católico, tal y como dejó claro una magnífica entrada del blog ÍDOLOS Y SINIESTROS (véase aquí la entrada: “El retorno de los chafardistas“). De aquí entresaco estas líneas cuya procedencia es la hemeroteca y que se remontan al día 12 de Junio de 1931: “El Gran Rabino [de Buenos Aires, en visita a Niceto Alcalá Zamora] no se contentó con promesas en el aire y le pidió a Don Niceto nada más y nada menos que la iglesia de Santa María de Toledo, para convertirla en Sinagoga judía, como lo había sido antiguamente”.Uno se pregunta si estos señores no tienen bastante con haber ocupado Palestina y fundado su propio Estado de Israel. Y la respuesta salta a la vista: no, no se conforman con eso, pues para aquellos que no son unos rematados ignorantes, es de saber que de todos los supremacismos habidos en la historia (el nazi-ario, el anglosajón, etcétera), el único que nunca ha dejado de aspirar al dominio universal sin rubor ni recato alguno es el supremacismo judío.

Los miembros de la así llamada Comunidad Judía Española son señores residentes en España. En España somos muy hospitalarios con todos los extranjeros, pero lo que no vamos a aceptar es que nos reclamen cosas que nos pertenecen. Al menos, los españoles como yo… No sé lo que pensarán los que no dicen esto bien alto y bien claro.

Señores de la Comunidad Judía en España: si los romanos o los españoles nos ponemos a reclamar todo lo que por derecho histórico nos pertenece, no habría una parte del mundo que no fuese romana o española. Y tanto Roma como la Corona Española tendrían sobrados derechos para reclamar Jerusalén.

Fuente: Raigambre

4 comentarios to “¿Y si reclamamos Tierra Santa? Las impertinencias de la Federación de Comunidades Judías de España”

  1. El problema es que la decisión no la tomamos los españoles, ni listos ni tontos, ni buenos ni malos, la decisión la tomarán las autoridades, para mí satánicas o en todo caso sometidas al poder anglosionista.

  2. Este artículo que acabo de leer es lo más absurdo que he visto en mucho tiempo.
    Como una persona, que no tiene unas nociones básicas de historia puede ni siquiera emitir un juicio.
    Igual que en Paris, New York o en Jerusalén conviven con sus correspondientes templos varios credos………… Por qué en Toledo no???
    Sabe este señor desde cuando no hay culto en la mal llamada sinagoga de santa maría la blanca???
    Creo que la principal enfermedad que padece este señor que esgrime estos argumentos tan estériles es la incultura y la falta de información….
    Es una pena pero esto es España.

  3. No todos los judíos son sionistas, así como no todos los cristianos son de derecha o izquierda, se ha estado por mucho tiempo caricaturizando a los judíos camuflando el antisemitismo recalcitrante con el antisionismo. ¿Y qué hay de Naturei Karta, movimiento judío ultraortodoxo opuesto al sionismo? ¿Donde encaja en vuestra generalización idiota?

    Por otro lado, los edificios de culto religiosos son edificios privados, son eso, la religión es un asunto de comunidades privadas, por lo que no es lo mismo que se reclame un patrimonio nacional que el que se reclame un patrimonio religioso ¿acaso si se reinicia el culto judío en ese edificio no será exáctamente igual de español que antes? No se trata de extranjeros sino de judíos españoles (hasta cuando siguen fusionando religión y estado como si ser de otra religión fuera dejar de ser español).

    Por último lo más democrático es que ese edificio se convierta en un museo laico, con una hermosa exposición de imaginería católica y reliquias judías (que es lo que Querub propone, a pesar de la mutilación de la información hecha por la prensa). Y en todo caso, si se lo piden al papa Francisco, viendo su sencillez y humildad evangélica, es muy capaz de devolverla tal cual, para que los judíos hagan sus rituales luego de limpiarla de imágenes católicas.

  4. “No todos los judíos son sionistas”.

    En este blog tenemos muy clara la diferencia, de ahí que haya textos de autores como Atzmon, Cohen, Finkelstein o Neturei Karta, judíos o de origen judío y absolutamente contrarios al sionismo. La generalización idiota es la suya, que ni siquiera se digna mirar la lista de autores que figura a la izquierda.

    “… se ha estado por mucho tiempo caricaturizando a los judíos camuflando el antisemitismo recalcitrante con el antisionismo.”

    Los primeros que usan y abusan del término antisemitismo son los propios judíos, dado que no son los únicos semitas y sin embargo sí, al parecer, los únicos que sufren “antisemitismo”. De otra parte, sin duda contribuye al supuesto o real antisemitismo la identificación de los propios judíos con la entidad sionista, racista, genocida y usurpadora llamada Israel. Esta identificación se ve en cualquier comunidad judía del mundo, siendo muy minoritarios los judíos -de origen o de confesión; grupos o individualidades- que denuncian esta identificación y que denuncian el expolio, expulsión y diario genocidio contra el pueblo palestino.

    “No se trata de extranjeros sino de judíos españoles (hasta cuando siguen fusionando religión y estado como si ser de otra religión fuera dejar de ser español)”.

    Por nuestra parte, aceptamos sin duda que hay judíos españoles -no sabemos si españoles judíos- aunque usted mismo contribuye a la confusión que los propios judíos debieran esforzarse en aclarar, acerca de sus lealtades y fidelidades. En realidad, es difícil saber qué es un judío a día de hoy: si lo es por raza, por nacimiento, por cultura, por religión… como es complicado saber si su lealtad hacia su Dios conlleva la lealtad a la entidad sionista llamada Israel antes que a su país de ¿origen?. Entidad sionista que es la primera en fusionar religión y estado de manera racista, antidemocrática, etc.

    “Por último lo más democrático es que ese edificio se convierta en un museo laico, con una hermosa exposición de imaginería católica y reliquias judías (que es lo que Querub propone, a pesar de la mutilación de la información hecha por la prensa).”

    No sabemos qué pinta aquí lo “democrático”. El templo en cuestión es un templo católico, aunque sin culto (de modo que un “museo laico” pinta menos aún) y no hay nada que “democratizar”. Como dice el autor del texto que recogemos en nuestro blog, siguiendo su criterio igualmente podríamos exigir los católicos Jerusalem, o pedir que la ciudad se convirtiera en un bonito museo laico… lo mejor sin duda, sería el retorno a Palestina de sus legítimos habitantes, expulsados por los judíos sionistas de ayer y de hoy; de aquí, de allá y de acullá.

    Con Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: