De mujer a progenitor B. De lucha de clases a lucha de sexos, y no es sólo cine porno

PASCUAL TAMBURRI

por Pascual Tamburri – La ideología de género dio contenido a una izquierda derrotada y humillada por los fracasos socialistas y comunistas. La tragedia de Europa es su aceptación sumisa por el centroderecha.

Hace muy pocas semanas, en sus Crónicas Navarras, Fernando Vaquero Oroquieta recordaba una opinión digna de George Orwell del ex juez Francisco Serrano diciendo a los varones que “Si usted, yo o cualquier otro hombre no estamos en la cárcel es porque nuestras mujeres no quieren. Porque como quieran…”. Y las cosas son dignas del Gran Hermano: ´cada año son detenidos en España más de 100.000 varones por supuestos delitos de maltrato en el ámbito familiar. Para ello es suficiente la denuncia de una mujer -con su único testimonio- que asegure en una comisaría o juzgado haber sido «maltratada verbalmente». Existe una subvencionada «industria del maltrato», dirigida por el lobby feminista, encargada de controlar y dificultar la relación de los padres varones con sus hijos. Ha aumentado exponencialmente el número de familias monoparentales en las que los hijos desconocen la figura y los efectos de la relación con un padre´.

Es toda una obra de ingeniería social, que tiene más ramas y que implica toda una dimensión ideológica, de matriz materialista y marxista a cuyo análisis actualizado ha dedicado el mismo Fernando Vaquero interesantes páginas en el número 181 de la revista de pensamiento Razón Española.

No es una casualidad, ni una excepción. El “hembrismo” es una vanguardia ideológica radical de la modernidad actual, en la que su aún borroso contenido programático ha adelantado a Marx, a Engels y a Lenin, dando empleo a Gramsci, a Freud, a Marcuse, a Sartre y a De Beauvoir. Adelantado y hasta reemplazado, porque mientras que la izquierda materialista tradicional ha quedado puesta en evidencia y derrotada por el siglo XX, este materialismo hormonal ha encontrado su espacio de acción en la sociedad diseñada por y para los valores liberal-capitalistas. Modernidad materialista también, al fin.

Para el neomarxismo, y más después de 1989, las distinciones clásicas entre estructura y superestructura desaparecen, sea siguiendo a Gramsci, sea siguiendo a la Escuela de Frankfurt. Ante el evidente fracaso de la lucha de clases, ahora luchan los sexos, o mejor los géneros, y se abren otros nuevos frentes culturales contra la “opresión del enemigo fascista“… con la comodidad añadida de que no hace falta derribar el capitalismo. Para la nueva izquierda, la ideología de género es un mecanismo adecuado de interpretación del mundo. Los humanos ya no pertenecemos a dos sexos genéticos, sino a múltiples, variopintos y variables géneros, y de ahí nace la idea de poderlos cambiar, combinar y vaciar de contenido social, cultural y espiritual, y el concepto represivo y discriminador de “violencia de género” .

´La ideología de género reinterpreta, desde tales premisas, la naturaleza, el individuo, la historia, la economía… Con su pretensión de liberar al hombre del hecho objetivo, «dado» por la naturaleza, de su propio cuerpo, promueve inevitablemente la revolución de un nuevo hombre, una nueva cultura y, en consecuencia, una nueva sociedad. El término «género» deviene, en esta cosmovisión, en concepto clave y revolucionario de su correspondiente neolenguaje, otra característica de los totalitarismos´. Por la lucha de sexos han encontrado otro camino a la revolución social y cultural.

Para las feministas radicales o hembristas, tanto los sexos como los roles sociales son variables y no permanentes. Se trata de acabar con la familia con padre y madre, por todos los medios, y de separar todas las relaciones sexuales de la procreación, mientras se atribuyen a ésta otras y más placenteras funciones. Vaquero explica cómo mucho antes de José Luis Rodríguez Zapatero el lenguaje ya estaba en manos de partidarios de la subversión de todas las “estructuras” tradicionales, convirtiendo tendencias en su origen tan extremadamente poco de izquierdas como homosexuales y feministas en vanguardias de ese “hembrismo” que ahora domina. Lo singular del caso es que  ese Derecho a la carta de estos radicales, instaurado por unos, no está siendo corregido por los otros. En parte convencidos de la nueva corrección política, y en parte, sin más, acomplejados y amedrentados.

Sigue adelante pues la agenda de ingeniería social impulsada por esta ideología, que pretenden redefinir los roles de hombres y mujeres; el mal llamado “derecho a la salud sexual y reproductiva” es radicalmente revolucionario y estamos viviendo las consecuencias en la vida de nuestras familias. Por esta vía, esta nueva izquierda convierte la familia y la sociedad en campo de batalla, la identidad masculina pasa a ser percibida como enemiga de la convivencia, el Estado interviene, dirime y decide. Estamos ante una revolución cultural sin precedentes en un terreno que afecta como ningún otro a nuestro futuro.

La ideología de género desborda la naturaleza, el instinto de supervivencia de la especie y la razón humana. Como señala José Javier Esparza, tiene su centro en la destrucción de la figura del padre, visto como enemigo de esa modernidad disruptiva que “nos estamos dando”. Curiosamente el feminismo actual, “hembrista”, es por radical contrario a la igualdad: busca imponer la desigualdad. Y con ella el triunfo de un materialismo mucho más viejo y menos original, que empapa en este 2013 a unos y a otros, y a nuestro mismo Código Penal. ¿Es de aceptación obligatoria?

Fuente: ESD

2 comentarios to “De mujer a progenitor B. De lucha de clases a lucha de sexos, y no es sólo cine porno”

  1. Se continúa echando la culpa al marxismo cuando resulta que en el marxismo se habla de la igualdad entre hombres y mujeres, pero en ningún caso a favor del feminismo, de sexismo, que como otras falsas ideologías Marx las calificaba de “puras”, en el sentido de que no son revolucionarias, al estar desconectadas del problema de fondo, cual era la explotación capitalista y la lucha de clases. Todo el mundo coincide en que hay un problema ecológico, o que la guerra con frecuencia sirve a intereses inconfesables; ello no quiere decir que el ecologismo o el pacifismo no sean ideologías reaccionarias (según lo veía Marx), puesto que se quedan en la superficie, no atacan el problema real.

    La prueba es que el feminismo ha realizado su expansión no en países que fueron o son socialistas, sino en países capitalistas desarrollados, y actualmente en retroceso. No es el marxismo sino Soros, Rockefeller, la ONU controlada por ellos, el instituto Tavistock quienes diseñan las estrategias del sexismo: aborto, apología de la homosexualidad, destrucción de la familia, destrucción de la figura del padre.

    Ahí están Evo Morales y Rafael Correa oponiéndose al aborto, y al matrimonio homosexual junto con Rusia, China, Corea del Norte, Vietnam.

  2. Más que al marxismo, habría que decir los neomarxistas. Una vez que la izquierda convencional muda a una amplia gama de tendencias socialdemócratas, abandona el mensaje revolucionario para adoptar este tipo de discursos (sobre la ideología de género, sobre los derechos de los homosexuales, de apoyo a la inmigración masiva, o al independentismo burgués, etc.) al alimón, efectivamente, con las instituciones mundialistas. De eso se contagia hasta la izquierda más extrema… no en vano, todo este tipo de discursos son prácticamente hegemónicos en la Academia y, normalmente, también en los medios de comunicación, cada vez más en la legislación, etc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: